EL AMOR... EN­TRE DOS TRAN­SE­XUA­LES

ISA­BE­LA Y BRIAN

SoHo - Censurado (Colombia) - - Por­ta­da - FO­TO­GRA­FÍA: PI­ZA­RRO ASIS­TEN­TE DE FO­TO­GRA­FÍA: JOHAN BEL­TRÁN MA­QUI­LLA­JE Y PEI­NA­DO: HA­MIL­TON LA­DINO PRO­DUC­CIÓN Y STY­LING: LUCY MO­RENO / MAR­CE­LA CAR­VA­JAL

Brian se lla­ma­ba Pao­la, e Isa­be­la, Jo­nat­han. Am­bos na­cie­ron con un se­xo con­tra­rio al que aho­ra tie­nen y co­men­za­ron su pro­ce­so de trans­for­ma­ción cuan­do to­da­vía eran ni­ños. Pa­ra los dos fue un pa­so muy di­fí­cil de dar, pe­ro al mis­mo tiem­po re­sul­tó inevi­ta­ble.

“Cuan­do te­nía 4 años me di cuen­ta de que no me gus­ta­ban las co­sas de ni­ñas —di­ce Brian, an­tes Pao­la—. Me en­can­ta­ba el fútbol, siem­pre me iden­ti­fi­qué con eso. No me gus­ta­ban los ves­ti­dos y me po­nía go­rras pa­ra ocul­tar­me el pe­lo lar­go”. Cuan­do sa­lió del co­le­gio, lue­go de una lu­cha in­te­rior di­fí­cil, de­ci­dió asu­mir la si­tua­ción y con­tar­le a su fa­mi­lia, pe­ro su ma­dre no lo acep­tó y le pi­dió que se fue­ra de la ca­sa. En­ton­ces, tu­vo que lu­char so­lo pa­ra lo­grar ha­cer su trán­si­to. Por for­tu­na, en el ca­mino en­con­tró gen­te que pa­sa­ba por su mis­ma si­tua­ción y se con­vir­tió en su nue­va fa­mi­lia. Por eso, cuan­do la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal pro­mul­gó la Sen­ten­cia T-063 de 2015, que per­mi­te a los tran­se­xua­les cam­biar de se­xo con un trá­mi­te do­cu­men­tal, Brian co­rrió a mo­di­fi­car su cé­du­la y hoy es le­gal­men­te un hom­bre.

Isa­be­la, an­tes Jo­nat­han, vi­vió una his­to­ria si­mi­lar. “Des­de que era pe­que­ña em­pe­cé a te­ner gus­tos fe­me­ni­nos y muy pron­to me em­pe­za­ron a gus­tar los hom­bres —cuen­ta—. Fue muy di­fí­cil, lo ocul­té has­ta la ado­les­cen­cia, aun­que to­do mi en­torno ya sos­pe­cha­ba que era ho­mo­se­xual. Pe­ro yo sa­bía que eso no iba a que­dar­se ahí, que la co­sa iba más allá”. En el co­le­gio su­frió bull­ying y tu­vo que de­fen­der­se, se­gún di­ce, de ma­ne­ra vio­len­ta. No ha­bía de otra.

Y cuan­do de­ci­dió asu­mir­lo y con­tar­le a su fa­mi­lia, también su­frió re­cha­zo: aun­que fue un tan­to me­nos con­flic­ti­vo, tu­vo que ir­se de la ca­sa y lu­char so­la.

Se co­no­cie­ron en un gru­po de apo­yo. De en­tra­da, Isa­be­la no pen­só que Brian fue­ra tran­se­xual y so­lo se dio cuen­ta has­ta que se lo con­ta­ron (pa­ra acla­rar las du­das: has­ta el mo­men­to, nin­guno de los dos se ha so­me­ti­do a una ope­ra­ción de cam­bio de se­xo: Brian si­gue te­nien­do los ge­ni­ta­les fe­me­ni­nos e Isa­be­la, los mas­cu­li­nos). Días des­pués, él la agre­gó a Fa­ce­book y co­men­za­ron a char­lar. Hoy lle­van cua­tro me­ses de una re­la­ción que, ase­gu­ran, es­tá ba­sa­da en el res­pe­to y la to­le­ran­cia. “Pa­ra mí el amor es com­par­tir, te­ner con­fian­za en la otra per­so­na y, so­bre to­do, una bue­na co­mu­ni­ca­ción”, di­ce Brian. Al­go que, por for­tu­na, am­bos han en­con­tra­do en su no­viaz­go, con el que es­tán fe­li­ces.

Pe­ro ha si­do di­fí­cil so­por­tar la in­to­le­ran­cia de la so­cie­dad. “A mí has­ta me da­ba mie­do pa­sar por lu­ga­res don­de hu­bie­ra mu­cha gen­te —di­ce Isa­be­la—. Va­rias ve­ces han uti­li­za­do ex­pre­sio­nes te­rri­bles, lle­nas de odio, que yo me pre­gun­to en qué ca­be­za ca­ben. Una vez, por ejem­plo, me gri­ta­ron: ‘¿Qué es esa mier­da?’”. “Aun­que ha ha­bi­do avan­ces —com­ple­men­ta Brian—, yo sien­to que la so­cie­dad aún es muy ce­rra­da. La re­li­gión es­tá muy mar­ca­da”.

La úl­ti­ma re­fle­xión de Isa­be­la se ha­ce per­ti­nen­te en es­tos tiem­pos en que la in­to­le­ran­cia pa­re­ce agu­di­zar­se: “No es­toy de acuer­do con que na­ce­mos en cuer­pos equi­vo­ca­dos; creo que lo ha­ce­mos en cuer­pos co­rrec­tos, pe­ro que nos vi­mos obli­ga­dos a vi­vir es­te pro­ce­so y fue el or­den de nues­tras vi­das. Por eso, creo ha­ce fal­ta un po­co más de men­ta­li­dad abier­ta y de edu­ca­ción fren­te al te­ma”. No se equi­vo­ca.

(an­tes Jo­nat­han) (an­tes Pao­la)

ISA­BE­LA BRIAN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.