Per­fil Los úl­ti­mos días de Hugh Hef­ner, por San­dra Rodríguez

La vi­da del le­gen­da­rio fun­da­dor de Playboy es­tá lle­gan­do a su fin. A los 91 años, las co­ne­ji­tas han si­do re­em­pla­za­das por en­fer­me­ras. Es­ta es la fas­ci­nan­te his­to­ria del hom­bre que desató la re­vo­lu­ción se­xual más que na­die.

SoHo - Censurado (Colombia) - - Sumario - Por SAN­DRA RODRÍGUEZ NO­VOA Fo­tos AFP

Na­da en el ori­gen fa­mi­liar de Hugh Hef­ner ha­cía pen­sar que se­ría el pre­cur­sor de un mo­vi­mien­to de li­be­ra­ción se­xual que iba a cam­biar la his­to­ria del siglo XX. Cre­ció en una fa­mi­lia de cla­se me­dia, es­tric­ta, con­ser­va­do­ra y muy re­li­gio­sa. Re­cién ter­mi­nó el ba­chi­lle­ra­to in­gre­só al ejér­ci­to es­ta­dou­ni­den­se du­ran­te los úl­ti­mos me­ses de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Una vez ter­mi­nó el con­flic­to, se gra­duó de Psi­co­lo­gía en la Universidad de Illi­nois.

Te­nía un gran ta­len­to pa­ra el di­bu­jo y su ca­rre­ra ini­ció ha­cien­do ilus­tra­cio­nes pa­ra las re­vis­tas Chil­dren's Ac­ti­vi­ties y Es­qui­re. Sin em­bar­go, so­ña­ba con crear su pro­pia pu­bli­ca­ción, a la que pen­sa­ba lla­mar Stag Party. Esa fra­se en in­glés se re­fie­re a las fies­tas a las que so­la­men­te van hom­bres y en par­ti­cu­lar, a las des­pe­di­das de sol­te­ro.

Co­mo no te­nía un dó­lar, lo­gró con­ven­cer a di­fe­ren­tes ami­gos de que pu­sie­ran los 8000 ne­ce­sa­rios pa­ra sa­car el pri­mer ejem­plar. An­tes de que es­te fue­ra pu­bli­ca­do, des­cu­brió que el nom­bre Stag ya es­ta­ba re­gis­tra­do y op­tó por Playboy.

Cuan­do es­ta­ba en ese pro­ce­so su­ce­dió un mi­la­gro. Des­cu­brió que en un ca­len­da­rio de mu­je­res des­nu­das que ha­bía en un ta­ller, una de ellas se pa­re­cía mu­cho a Ma­rilyn Mon­roe. Era cres­pa y pe­li­rro­ja, pe­ro las fac­cio­nes eran in­con­fun­di­bles. Su cuer­po, so­bre un fon­do de te­la ro­ja, no po­día pa­sar des­aper­ci­bi­do, aun­que na­die no­ta­ba de quién se tra­ta­ba.

En ese mo­men­to, Ma­rilyn Mon­roe era la mu­jer más fa­mo­sa del mun­do. En po­cos años ha­bía con­quis­ta­do Holly­wood y se ha­bía con­ver­ti­do en el sím­bo­lo se­xual de la se­gun­da mi­tad del siglo XX. Al igual que su­ce­dió con Me­la­nia Trump, las fo­tos ha­bían si­do to­ma­das cuan­do era una as­pi­ran­te a mo­de­lo des­co­no­ci­da que no te­nía cómo pa­gar el al­qui­ler (pue­de leer el ar­tícu­lo so­bre el fo­tó­gra­fo que re­tra­tó a Me­la­nia Trump des­nu­da en la pá­gi­na 38). Cuan­do la se­sión fo­to­grá­fi­ca tu­vo lu­gar, Ma­rilyn bor­dea­ba ape­nas los 20 años y nun­ca ima­gi­nó que ella, que ha­bía cre­ci­do en or­fa­na­tos y ha­bía te­ni­do un bre­ve ma­tri­mo­nio con un po­li­cía, fue­ra al­gún día a con­ver­tir­se en la Cleo­pa­tra de su ge­ne­ra­ción.

Hay que te­ner en cuen­ta que an­tes de Playboy los des­nu­dos prác­ti­ca­men­te no exis­tían. Hoy son po­cas las ac­tri­ces que no han apa­re­ci­do en tra­je de Eva en al­gún mo­men­to. Pe­ro en los años cin­cuen­ta eso era un ta­bú aso­cia­do ca­si con la por­no­gra­fía. Por lo tan­to, la re­ve­la­ción de que la mu­jer más fa­mo­sa del mun­do ha­bía po­sa­do des­nu­da fue una bom­ba di­fí­cil de en­ten­der pa­ra los mi­llen­nials de hoy. Ellos en su ce­lu­lar pue­den ver en cual­quier mo­men­to, con un so­lo clic, más mu­je­res des­nu­das y más se­xo del que hay en el Ka­ma­su­tra.

Hef­ner, cons­cien­te del te­so­ro que ha­bía en­con­tra­do, ubi­có al fo­tó­gra­fo y com­pró los de­re­chos. En di­ciem­bre de 1953, cuan­do te­nía so­lo 27 años, sa­lió a la ven­ta la pri­me­ra edi­ción de la re­vis­ta Playboy con Ma­rilyn en la ca­rá­tu­la. En ese pri­mer ejem­plar in­clu­yó un edi­to­rial es­cri­to por él mis­mo en el que ex­po­nía la fi­lo­so­fía de Playboy. Di­cha edi­ción no tu­vo fe­cha, en tan­to que el fun­da­dor no es­ta­ba se­gu­ro de que exis­tie­ra un se­gun­do nú­me­ro.

Con­tra los pro­nós­ti­cos, ese pri­mer nú­me­ro fue li­te­ral­men­te de­vo­ra­do. Ver a la ac­triz más fa­mo­sa de Holly­wood des­nu­da con­mo­cio­nó al pú­bli­co lec­tor es­ta­dou­ni­den­se y las 54.000 re­vis­tas que se ha­bían im­pri­mi­do se ago­ta­ron. Hoy, uno de esos ejem­pla­res ori­gi­na­les va­le cer­ca de un mi­llón de dó­la­res.

Ese éxi­to con­vir­tió a Hef­ner en el pio­ne­ro del ero­tis­mo grá­fi­co y en el crea­dor de un pro­duc­to que ha­ría que el se­xo de­ja­ra de ser un ta­bú. Playboy se con­vir­tió en una de las re­vis­tas de ma­yor cir­cu­la­ción en el mun­do y llegó a ser acep­ta­da en las ca­sas de las fa­mi­lias nor­te­ame­ri­ca­nas. Por lo ge­ne­ral no es­ta­ba en la sa­la, pe­ro sí en un lu­gar dis­cre­to —o clan­des­tino— en el cuar­to de los hi­jos. El fa­mo­so lo­go Playboy de un co­ne­jo con una cor­ba­ta ele­gan­te fue di­se­ña­do por Art Paul pa­ra la se­gun­da edi­ción de la re­vis­ta. Des­de ese mo­men­to ha apa­re­ci­do mu­chas ve­ces en for­ma ca­mu­fla­da en to­das las ca­rá­tu­las de la re­vis­ta du­ran­te 65 años. En los días de glo­ria era un jue­gui­to bus­car dón­de los crea­ti­vos lo ha­bían in­si­nua­do. Hoy, el co­ne­jo es con­si­de­ra­do uno de los lo­gos más va­lio­sos del mun­do. Es una ima­gen sim­pá­ti­ca, ju­gue­to­na, co­que­ta y dis­tin­gui­da.

En 1975, Playboy llegó a te­ner un ti­ra­je de 7,5 mi­llo­nes de ejem­pla­res, dos ve­ces el de la re­nom­bra­da re­vis­ta Ti­me. Ha­bía un chis­te en ese mo­men­to que era de­cir que la gen­te la com­pra­ba no por las fo­tos de mu­je­res des­nu­das sino por los ar­tícu­los. Sin em­bar­go, eso te­nía al­go de ver­dad. Te­nía una lí­nea edi­to­rial di­ri­gi­da per­so­nal­men­te por Hef­ner, que exal­ta­ba la li­ber­tad se­xual co­mo un de­re­cho de to­do hom­bre y to­da mu­jer. Es­to era un rom­pi­mien­to con la mo­ral de los años de Ei­sen­ho­wer, que te­nía to­da­vía al­go de vic­to­ria­na. En los cin­cuen­ta, las ni­ñas bien te­nían que lle­gar vír­ge­nes al ma­tri­mo­nio y los hom­bres te­nían que desaho­gar­se por otros la­dos. Ade­más del men­sa­je fi­lo­só­fi­co de que eso te­nía que cam­biar, Playboy se con­vir­tió en un fo­ro no so­lo de es­ti­lo de vi­da sino de ri­gor pe­rio­dís­ti­co y li­te­ra­tu­ra de al­to ni­vel. Allá hi­cie­ron sus pri­me­ros pi­ni­tos fu­tu­ras le­yen­das co­mo Nor­man Mai­ler, Ian Fle­ming, John Rodrigo Dos Pas­sos, Mar­ga­ret At­wood, Roald Dahl y mu­chos otros.

Las ex­ten­sas en­tre­vis­tas fue­ron con­si­de­ra­das icó­ni­cas. Allá abrie­ron su co­ra­zón per­so­na­jes tan di­sí­mi­les co­mo Fi­del Cas­tro, John Len­non, Ayn Rand, Sal­va­dor Da­lí, Mar­tin Lut­her King Jr., Jea­nPaul Sar­tre, Muham­mad Ali, Step­hen Haw­king y Carl Sa­gan. Uno de los recuerdos más me­mo­ra­bles de esas en­tre­vis­tas fue cuan­do el pre­si­den­te Jimmy Car­ter, quien era un pu­ri­tano de pu­ra ce­pa, con­fe­só que aun­que nun­ca le ha­bía si­do in­fiel a su es­po­sa sí ha­bía te­ni­do pen­sa­mien­tos lu­ju­rio­sos con otras mu­je­res.

Y ha­blan­do de pu­ri­ta­nis­mo, una vez que Playboy le­gi­ti­mó el des­nu­do fe­me­nino, mu­chas fa­mo­sas acep­ta­ron apa­re­cer en las pá­gi­nas de la pu­bli­ca­ción. Des­fi­la­ron sin ro­pa di­vas co­mo Bri­git­te Bar­dot, Ur­su­la An­dress, Sop­hia Lo­ren, Ann-mar­gret, Fa­rrah Faw­cett, Joan Co­llins, Cindy Craw­ford, Nancy Si­na­tra y has­ta la hi­ja de Ro­nald Rea­gan. Des­ta­par­se en Playboy pa­só de ser una au­da­cia a un sím­bo­lo de es­ta­tus. La mu­jer que más ve­ces ha apa­re­ci­do en ca­rá­tu­la ha si­do Pa­me­la An­der­son, 13 ve­ces.

Hugh Hef­ner no so­lo fue un ge­nio pe­rio­dís­ti­co sino también del mar­ke­ting. Se in­ven­tó el con­cep­to de que la me­jor pu­bli­ci­dad que po­dría te­ner la re­vis­ta era jus­ta­men­te la vi­da de su due­ño. Ad­qui­rió la Man­sión Playboy y la con­vir­tió en un cen­tro de he­do­nis­mo don­de ca­da mes se re­gis­tra­ban sus ac­ti­vi­da­des. En ese en­torno con­fluían las per­so­na­li­da­des más fa­mo­sas de Holly­wood, mi­llo­na­rios, po­lí­ti­cos y, so­bre to­do, mu­je­res des­pam­pa­nan­tes. La ca­sa te­nía una gru­ta con agua, don­de, sin nin­gu­na in­hi­bi­ción, los vi­si­tan­tes se zam­bu­llían des­nu­dos. Ca­da se­ma­na ha­bía una gran fies­ta en la que po­dían apa­re­cer Jack Ni­chol­son, Ro­bert De Ni­ro, Ju­lia Ro­berts, Cindy Craw­ford, al­gún Roc­ke­fe­ller, Ste­ve Jobs, y, eso sí, una do­ce­na de co­ne­ji­tas pa­ra en­tre­te­ner a los in­vi­ta­dos.

Por esa mis­ma épo­ca se lan­zó Playboy's Pent­hou­se, una se­rie se­ma­nal pa­ra te­le­vi­sión en la que apa­re­cían con Hef­ner, en un coc­tel so­cial, “los ami­gos de la re­vis­ta”. En

EN 1975, PLAYBOY LLEGÓ A TE­NER UN TI­RA­JE DE 7,5 MI­LLO­NES DE EJEM­PLA­RES, DOS VE­CES EL DE LA RE­NOM­BRA­DA RE­VIS­TA

esa ca­te­go­ría es­ta­ban per­so­na­jes de la ta­lla de Frank Si­na­tra, Dean Mar­tin, Sammy Da­vis, Ella Fitz­ge­rald y otros. Hugh Hef­ner los re­ci­bía la ma­yo­ría de las ve­ces en una fi­ní­si­ma pi­ya­ma so­bre la cual ves­tía una ba­ta cor­ta de se­da vi­no­tin­to. Con su in­fal­ta­ble pi­pa en la bo­ca, pro­yec­ta­ba la ima­gen de un Ja­mes Bond re­cién le­van­ta­do.

Los lec­to­res de Playboy, pro­ba­ble­men­te ca­sa­dos y can­sa­dos de sus ru­ti­na­rias exis­ten­cias, se­guían con en­vi­dia el iti­ne­ra­rio de es­te sul­tán del pla­cer. To­do eso te­nía co­mo pro­pó­si­to con­ven­cer a la au­dien­cia de que el ma­tri­mo­nio y la mo­no­ga­mia eran con­cep­tos anacró­ni­cos y que la li­ber­tad se­xual ofre­cía op­cio­nes de vi­da más abier­tas y gla­mu­ro­sas. La prue­ba vi­vien­te de que eso era po­si­ble era el pro­pio Hef­ner.

En los se­ten­ta, el im­pe­rio Playboy em­pe­zó a ver­se ame­na­za­do por la com­pe­ten­cia. Pri­me­ro la re­vis­ta Pent­hou­se, de Bob Guc­cio­ne, y lue­go Hustler, de Larry Flynt. Am­bas pre­sen­ta­ban se­xo más ex­plí­ci­to que el de Playboy. En mu­chos ca­sos, los mo­de­los eran fo­to­gra­fia­dos te­nien­do re­la­cio­nes se­xua­les reales. Hef­ner de­ci­dió no ir tan le­jos, pe­ro pa­ra com­pe­tir de­ci­dió mos­trar a sus mu­je­res des­nu­das de for­ma fron­tal, ex­hi­bien­do el vello pú­bi­co, co­sa que no ha­bía he­cho du­ran­te los pri­me­ros 20 años.

Pa­ra esas épo­cas no so­lo la re­vis­ta era una mi­na de oro sino los clu­bes Playboy, en don­de ha­bía ca­si­nos. Los so­cios re­ci­bían una lla­ve y eran aten­di­dos por las co­ne­ji­tas en el bar an­tes de pa­sar a las me­sas de jue­gos. Las gran­des ciu­da­des de Es­ta­dos Uni­dos y al­gu­nas ca­pi­ta­les eu­ro­peas tu­vie­ron es­tos clu­bes has­ta la dé­ca­da de los ochen­ta y Hugh Hef­ner los vi­si­ta­ba en su Boeing 727, pin­ta­do com­ple­ta­men­te de ne­gro, y con el lo­go del co­ne­ji­to en la co­la del avión.

Esa inol­vi­da­ble fies­ta co­men­zó a de­caer en los no­ven­ta. Las li­cen­cias de los ca­si­nos se per­die­ron. La cir­cu­la­ción de la re­vis­ta ca­yó y la apa­ri­ción de in­ter­net es­tá dan­do la es­to­ca­da fi­nal. En­tre­tan­to Hef­ner, di­vor­cia­do des­de 1958, se ca­só a los 63 años —en el 89— con la play­ma­te del año, Kim­berly Con­rad, quien en ese mo­men­to te­nía 21 años. La anéc­do­ta de cómo se co­no­cie­ron fue con­ta­da por ella mis­ma en una en­tre­vis­ta. Aca­ba­ba de po­sar des­nu­da y es­ta­ba ner­vio­sa an­te lo que eso sig­ni­fi­có. Le pu­sie­ron una ba­ti­ca y le di­je­ron que Hef­ner es­ta­ba en el cuar­to si­guien­te y que que­ría sa­lu­dar­la. Ella, pe­tri­fi­ca­da, en­tró, y él le es­tre­chó la mano di­cién­do­le: “Ho­la, soy Hef. Me gus­ta­ría mu­cho ha­cer el amor con­ti­go”. Y ella le

res­pon­dió des­con­cer­ta­da: “Lo sien­to, se­ñor Hef­ner, pe­ro nun­ca he he­cho el amor con na­die ma­yor de 25 años”. A es­to él le re­pli­có: “Yo tam­po­co”.

En to­do ca­so, ter­mi­na­ron ca­sán­do­se y tu­vie­ron dos hi­jos. Du­ran­te unos años, la Man­sión Playboy tu­vo más tri­ci­clos, pe­lo­tas de cau­cho, trenes eléc­tri­cos y ni­ñe­ras que mu­je­res des­nu­das cir­cu­lan­do por los pre­dios. Esa eta­pa ter­mi­nó en 1998 con un di­vor­cio cor­dial, pe­ro de ahí en ade­lan­te co­men­zó la de­ca­den­cia del im­pe­rio. Hef­ner, a los 80 años, pre­ten­dió re­vi­vir la vi­da que tu­vo en los 30, los 40 y los 50, pe­ro se veía al­go ri­dícu­lo. Vi­vía si­mul­tá­nea­men­te con tres mu­je­res o más, a las cua­les les da­ba 1000 dó­la­res se­ma­na­les a cam­bio de su dis­po­ni­bi­li­dad de te­ner se­xo con él. Es­te ri­to po­día ser in­di­vi­dual o co­lec­ti­vo, ya que to­dos los vier­nes, des­pués de ir a una dis­co­te­ca, las tres te­nían que ir a la ca­ma con el je­fe.

De ahí sur­gió un reality de te­le­vi­sión lla­ma­do The Girls of the Playboy Man­sion, en el que se mos­tra­ba la ru­ti­na del sul­tán con su ha­rem. La se­rie no te­nía con­te­ni­do se­xual sino más bien una tra­ma ju­gue­to­na que con­tras­ta­ba con lo que su­ce­día cuan­do no es­ta­ban las cá­ma­ras. Fue un éxi­to to­tal de ra­ting, al­go co­mo lo de las Kar­das­hians hoy.

A fi­na­les de 2010, Hef es­ta­ba nue­va­men­te com­pro­me­ti­do con quien se­ría su ter­ce­ra es­po­sa, Crystal Ha­rris, otra play­ma­te del año. Ese ma­tri­mo­nio ya era gro­tes­co, pues él le lle­va­ba ca­si 70 años y era ob­vio que ella es­ta­ba ahí so­la­men­te por la pla­ta.

Hoy, Hugh Hef­ner es­tá fue­ra de cir­cu­la­ción y pro­ba­ble­men­te en sus úl­ti­mas se­ma­nas. Es­tá sor­do, pe­sa ape­nas 45 ki­los y no se le per­mi­te a na­die ver­lo. La re­vis­ta la es­tá ma­ne­jan­do su hi­jo Coo­per, de 24 años, pe­ro con po­co éxi­to. Des­pués de una caí­da ver­ti­cal en la cir­cu­la­ción se de­ci­dió eli­mi­nar los des­nu­dos pa­ra com­pe­tir con Es­qui­re y GQ. Ese ex­pe­ri­men­to fue un fra­ca­so to­tal, pues la de­ser­ción de lec­to­res au­men­tó. Un año des­pués, se de­ci­dió vol­ver a los des­nu­dos con un con­te­ni­do di­ri­gi­do a los­mi­llen­nials. De­sa­for­tu­na­da­men­te, esa ge­ne­ra­ción no lee en pa­pel, por lo que la re­vis­ta de hoy no es “ni chi­cha ni li­mo­na­da”. La vi­da de es­ta se es­tá ex­tin­guien­do a la mis­ma ve­lo­ci­dad que la de su fun­da­dor.

La Man­sión fue ven­di­da el año pa­sa­do por 100 mi­llo­nes de dó­la­res con el com­pro­mi­so de que Hef­ner pu­die­ra per­ma­ne­cer allí has­ta el día de su muer­te. Eso va a su­ce­der en po­co tiem­po y re­pre­sen­ta­rá el fin de una era que mar­có un hi­to en la his­to­ria del mun­do.

Hef­ner des­cu­brió que la mo­de­lo des­nu­da de ese vie­jo ca­len­da­rio era la mu­jer más fa­mo­sa del mun­do, Ma­rilyn Mon­roe, quien se con­ver­ti­ría en la pri­me­ra por­ta­da de Playboy.

En las fo­tos de arri­ba apa­re­ce el fun­da­dor de Playboy en dos eta­pas muy di­fe­ren­tes de su vi­da: en los años cin­cuen­ta, du­ran­te los pri­me­ros años de la re­vis­ta, y en el siglo XXI, cuan­do ya ha­bía con­ver­ti­do en un ícono su ba­ta de se­da vi­no­tin­to y sus ga­fas de pi­lo­to.

A la iz­quier­da, Hef­ner apa­re­ce con Ken­dra Wil­kin­son, Holly Ma­di­son y Brid­get Mar­quardt, las tres mu­je­res que pro­ta­go­ni­za­ron jun­to a él un reality so­bre la vi­da en la Man­sión Playboy. A la de­re­cha, con su es­po­sa ac­tual, Crystal Ha­rris, quien fue conejita y es 60 años me­nor que él.

La Man­sión Playboy se ven­dió el año pa­sa­do por 100 mi­llo­nes de dó­la­res, con la con­di­ción de que Hef­ner pue­da vi­vir ahí has­ta que mue­ra.

LAS TRES ETA­PAS DE PLAYBOY A la iz­quier­da, el pri­mer e his­tó­ri­co ejem­plar, de 1953, con Ma­rilyn Mon­roe en la por­ta­da. En el cen­tro, Pa­me­la An­der­son en 1989, cuan­do Playboy vi­vía sus días glo­rio­sos. Y a la de­re­cha, una de las por­ta­das de la eta­pa ac­tual de de­ca­den­cia de la re­vis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.