Pan­ta­lla Los ré­cords de Rá­pi­dos y fu­rio­sos 8, por Adrián Atehor­túa

La oc­ta­va en­tre­ga de la sa­ga Rá­pi­do y fu­rio­so rom­pió to­dos los ré­cords de ta­qui­lla el fin de se­ma­na de su es­treno. ¿Quie­re sa­ber cómo lo­gró se­me­jan­te ha­za­ña? En­ton­ces si­ga le­yen­do.

SoHo - Censurado (Colombia) - - Sumario - Por ADRIÁN ATEHOR­TÚA

Vin Die­sel y su com­bo la vol­vie­ron a rom­per. Es­ta vez, li­te­ral­men­te a las carreras, la sa­ga de Rá­pi­do y fu­rio­so, en su oc­ta­va en­tre­ga, ba­tió un ré­cord que cual­quier pe­lí­cu­la qui­sie­ra te­ner: el es­treno mun­dial más ta­qui­lle­ro de la his­to­ria del ci­ne. Du­ran­te su pri­mer fin de se­ma­na en car­te­le­ra, la pe­lí­cu­la re­cau­dó 532 mi­llo­nes de dó­la­res. Tal co­mo lo lee: más de 1500 mi­llo­nes de mi­llo­nes de pe­sos en so­lo tres días… y la ci­fra si­gue au­men­tan­do. No ha­bía pa­sa­do un mes des­de su es­treno, y Uni­ver­sal Stu­dios con­fir­mó que ha­rá las en­tre­gas no­ve­na y dé­ci­ma. Cómo no, des­pués de se­me­jan­tes nú­me­ros.

El tí­tu­lo lo os­ten­ta­ba an­te­rior­men­te el es­treno de La gue­rra de las ga­la­xias: el des­per­tar de la fuer­za, de 2015, que en su pri­mer fin de se­ma­na ha­bía re­cau­da­do 529 mi­llo­nes. Pe­ro lle­ga­ron los ami­gos y enemigos de Dom To­ret­to —el pro­ta­go­nis­ta, Vin Die­sel— y le pa­sa­ron por en­ci­ma co­mo si na­da. Co­mo di­ría el mis­mo Do­mi­nic en la pri­me­ra en­tre­ga: “Ga­nar es ga­nar”.

En Co­lom­bia, Rá­pi­dos y fu­rio­sos 8 apor­tó 4 mi­llo­nes de dó­la­res a los re­cau­dos glo­ba­les de la cin­ta. Ade­más, fue vis­ta na­da más ni na­da me­nos que por 1.346.000 per­so­nas en su pri­mer fin de se­ma­na; es de­cir, el equi­va­len­te a la po­bla­ción de una ciu­dad co­mo Ba­rran­qui­lla o Bu­ca­ra­man­ga fue a ci­ne pa­ra ver­la. Es­ta ci­fra lo­gra­da por Dom, su gen­te y sus ca­rros so­lo ha si­do su­pe­ra­da por El pa­seo 4 y sus crio­llí­si­mos protagonistas: la fa­mi­lia Ru­bio —no tan rá­pi­da, pe­ro sí muy fu­rio­sa— cuen­ta con el ma­yor ta­qui­lla­zo de nues­tra his­to­ria, con 1,4 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res el fin de se­ma­na de su es­treno.

Si na­da de eso lo ha des­cres­ta­do, tal vez de­be­ría sa­ber que, ade­más, Rá­pi­dos y

fu­rio­sos 8 —a di­fe­ren­cia de El pa­seo 4, por su­pues­to— fue nú­me­ro uno en 63 paí­ses: des­de Ca­na­dá has­ta Ve­ne­zue­la. Pa­ra que se dé una idea, so­lo en Chi­na la com­pa­ñía Uni­ver­sal se me­tió al bol­si­llo la bo­ba­di­ta de 190 mi­llo­nes de dó­la­res.

En­ton­ces, us­ted se pre­gun­ta­rá: ¿qué tie­ne esa pe­lí­cu­la pa­ra ha­ber lle­ga­do tan le­jos? ¿Cómo hi­cie­ron pa­ra que la cin­ta, que cos­tó 250 mi­llo­nes de dó­la­res, du­pli­ca­ra esa ci­fra a pun­ta de ta­qui­lla en me­nos de un fin de se­ma­na?

El re­to prin­ci­pal era su­pe­rar los ré­cords que ya ha­bía te­ni­do Rá­pi­dos y fu

rio­sos 7, que pa­re­cía más o me­nos una mi­sión im­po­si­ble. Cuan­do el equi­po de pro­duc­ción de

Rá­pi­dos y fu­rio­sos 7 iba en la mi­tad del ro­da­je, Paul Wal­ker, que in­ter­pre­ta a Brian O’con­ner, uno de los protagonistas, mu­rió trá­gi­ca­men­te al ac­ci­den­tar­se en un ca­rro du­ran­te un des­can­so. La no­ti­cia le dio la vuel­ta al mun­do y los fa­ná­ti­cos de la pe­lí­cu­la en to­dos los rin­co­nes, in­clui­do Co­lom­bia, ro­da­ron en sus ca­rros en­ga­lla­dos pa­ra ho­me­na­jear­lo.

DU­RAN­TE SU PRI­MER FIN DE SE­MA­NA EN CAR­TE­LE­RA, RÁ­PI­DOS Y FU­RIO­SOS 8

RE­CAU­DÓ 532 MI­LLO­NES DE DÓ­LA­RES, TRES

MÁS QUE LA GUE­RRA DE LAS GA­LA­XIAS, EL DES­PER­TAR DE LA FUER­ZA.

Des­pués del due­lo vino la pre­gun­ta: ¿qué iba a pa­sar con la pe­lí­cu­la?, ¿la sa­ga se­ría can­ce­la­da? Pues no: los pro­duc­to­res pro­me­tie­ron cum­plir con la cin­ta y así lo hi­cie­ron. Usa­ron en las es­ce­nas que fal­ta­ban al her­mano me­nor del di­fun­to Wal­ker, Cody, y per­fec­cio­na­ron sus ges­tos y mo­vi­mien­tos con efec­tos compu­tari­za­dos. De pa­so, rin­die­ron un ho­me­na­je al hé­roe de la pe­lí­cu­la, ge­ne­ra­ron una ex­pec­ta­ti­va nun­ca an­tes vis­ta y, co­mo no era pa­ra me­nos, el re­sul­ta­do fue una ta­qui­lla a re­ven­tar: Rá­pi­dos y fu­rio­sos 7 se con­vir­tió en el ma­yor hit de la sa­ga has­ta ese mo­men­to.

¿Cómo su­pe­rar se­me­jan­te ca­ño­na­zo? Pri­me­ro, dán­do­le la vuel­ta al ar­gu­men­to: la pe­lí­cu­la dio un pe­que­ño gi­ro, y es­ta vez Dom To­ret­to aban­do­na to­do de la no­che a la ma­ña­na y trai­cio­na a to­do el que se le cru­za en el ca­mino pa­ra po­ner­se al ser­vi­cio de una lo­ca que se en­cuen­tra un día en Cu­ba —Char­li­ze The­ron— y que lo con­ven­ce de que la ayu­de a con­ver­tir­se en una du­ra del cri­men. Has­ta ahí, to­do bien. Pe­ro na­da de eso se com­pa­ra­ba con la muer­te y la “re­su­rrec­ción” de Paul Wal­ker, ¿no? En­ton­ces, cons­tru­ye­ron lo si­guien­te.

Pa­ra em­pe­zar, es­tá lo ob­vio: los ca­rra­zos. En esa ma­te­ria, pa­re­ce que Uni­ver­sal sa­có a re­lu­cir to­da su flo­ta en es­ta oc­ta­va en­tre­ga. Es­tá, por ejem­plo, el tí­pi­co Dod­ge Char­ger, el que To­ret­to no aban­do­na ni a ba­la. Es­ta má­qui­na fue mo­di­fi­ca­da pa­ra adap­tar­se a las se­cuen­cias de hie­lo, o sea, que se in­ven­ta­ron una ver­sión del vehícu­lo que pu­die­ra co­rrer sin problema so­bre la nie­ve. Y has­ta le in­cor­po­ra­ron una tur­bi­na que so­lo usan los jets. A Hobbs, in­ter­pre­ta­do por Dway­ne John­son, La Ro­ca, lo me­tie­ron en “Ice Ram”, una fu­sión en­tre ba­rre­do­ra de nie­ve y to­do­te­rreno Hum­mer a la que, en vez de rue­das, le pu­sie­ron “trac­ción de oru­gas”, co­mo si fue­ra un tan­que de gue­rra. Y, pa­ra com­ple­tar, es­tán un Oran­ge Lam­borg­hi­ni, un

RÁ­PI­DOS Y

FU­RIO­SOS 8 SE CON­VIR­TIÓ TAMBIÉN EN LA PE­LÍ­CU­LA CON MA­YOR IN­FLUEN­CIA EN RE­DES SO­CIA­LES DE LA HIS­TO­RIA.

Bentley Con­ti­nen­tal, un Che­vro­let Cor­vet­te y una de­ce­na más de ca­rros de lu­jo que no ba­jan de los 200.000 dó­la­res.

Ya con los ca­rros lis­tos, los pro­duc­to­res in­no­va­ron también en los es­ce­na­rios. Por pri­me­ra vez, se le mi­die­ron a gra­bar en Nue­va York, don­de so­lo pu­die­ron ro­dar la mi­tad de las es­ce­nas que se desa­rro­llan en la ciu­dad, pues no fue po­si­ble ce­rrar al­gu­nas de la ca­lles de Man­hat­tan de­bi­do al trá­fi­co. Lue­go, fil­ma­ron las es­ce­nas de nie­ve en Is­lan­dia —aun­que pa­ra los es­pec­ta­do­res su­ce­den en Rusia—, y de pa­so de­ja­ron el re­gis­tro de la ex­plo­sión más gran­de de la his­to­ria de ese país. Por úl­ti­mo, apro­ve­cha­ron el res­ta­ble­ci­mien­to de las re­la­cio­nes en­tre Cu­ba y Es­ta­dos Uni­dos pa­ra vo­lar a La Ha­ba­na, ar­mar tre­men­do escándalo y con­ver­tir Rá­pi­dos y fu­rio­sos 8 en la pri­me­ra su­per­pro­duc­ción de Holly­wood en gra­bar allá en los úl­ti­mos 50 años.

Y, cla­ro, es­tá el elen­co de su­per­lu­jo. Por pri­me­ra vez en la his­to­ria de la sa­ga, se subie­ron al bar­co dos ac­tri­ces con Ós­car in­clui­do: Cha­li­ze The­ron y He­len Mi­rren. Pe­ro bueno, eso es una bo­ba­da si se tie­ne en cuen­ta que, cor­te­sía de su pre­su­pues­to, Rá­pi­dos y fu­rio­sos 8 ayu­dó a con­ver­tir a Dwan­ye John­son en el ac­tor me­jor pa­ga­do del mun­do el año pa­sa­do, y a Vin Die­sel, en el sex­to.

Pe­ro na­da de lo an­te­rior ha­bría si­do po­si­ble sin otro ré­cord de la cin­ta del que no se ha­bla tan­to. Es, di­ga­mos, un ré­cord mi­llen­nial: se con­vir­tió en la pe­lí­cu­la con ma­yor in­fluen­cia en re­des so­cia­les de la his­to­ria. Sí, tal co­mo lo lee. Uni­ver­sal ha in­ver­ti­do 2,8 mi­llo­nes de dó­la­res so­lo pa­ra ha­cer aún más gran­de el uni­ver­so de Fa­ce­book, Youtu­be, Ins­ta­gram y Twit­ter de la sa­ga. Y la in­ver­sión ha da­do re­sul­ta­do: so­lo en­tre el elen­co prin­ci­pal, con­for­ma­do por Vin Die­sel, Dwa­ney John­son, Mi­che­lle Rodríguez, Lu­da­cris y Ja­son Stat­ham, la pe­lí­cu­la su­ma­ba pa­ra di­ciem­bre de 2016, cuan­do se es­tre­nó el trái­ler, unos 413 mi­llo­nes de se­gui­do­res, al­go así co­mo diez ve­ces la po­bla­ción de Co­lom­bia. Una ac­triz co­mo Char­li­ze The­ron, la úl­ti­ma en ser con­fir­ma­da pa­ra el ro­da­je, ob­tie­ne cer­ca de 16.000 se­gui­do­res nue­vos ca­da día. Y el fan­pa­ge de la oc­ta­va en­tre­ga tie­ne, has­ta el mo­men­to, 60 mi­llo­nes de se­gui­do­res… y su­man­do.

To­do ese mun­do de gen­te fue es­tra­té­gi­ca­men­te en­tre­te­ni­do por Uni­ver­sal, que se de­di­có a ge­ne­rar ex­pec­ta­ti­va so­bre la pe­lí­cu­la crean­do los #Fast­fri­day: ca­da vier­nes du­ran­te más de un año y me­dio que du­ró la pro­duc­ción, lan­za­ron pe­que­ños ade­lan­tos o con­te­ni­dos so­bre el ro­da­je. Un post de La Ro­ca, por ejem­plo, ob­te­nía más de 382.000 li­kes en me­nos de dos días.

¿Qué se ten­drán que in­ven­tar aho­ra pa­ra que las en­tre­gas no­ve­na y dé­ci­ma de la sa­ga si­gan su­peran­do a sus an­te­ce­so­ras? Quién sa­be. Lo que sí es se­gu­ro es que ha­rán has­ta lo im­po­si­ble pa­ra se­guir sa­lién­do­se con la su­ya. Por­que, co­mo di­ría Dom To­ret­to, “ga­nar es ga­nar”, no im­por­ta cómo.

Uni­ver­sal Stu­dios no es­pe­ra­ba que Rá­pi­do y fu­rio­so se con­vir­tie­ra en su fran­qui­cia más exi­to­sa. Mien­tras que la pri­me­ra en­tre­ga cos­tó 38 mi­llo­nes de dó­la­res y re­cau­dó 144 mi­llo­nes en Es­ta­dos Uni­dos, la sép­ti­ma du­pli­có esas ci­fras: 190 mi­llo­nes en pre­su­pues­to y 350 mi­llo­nes de ta­qui­lla. La oc­ta­va en­tre­ga su­peró esos nú­me­ros en me­nos de un mes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.