Con­sul­to­rio se­xual ¿Qué es la eya­cu­la­ción tar­día?

PA­RA HOM­BRES Y MU­JE­RES

SoHo - Censurado (Colombia) - - Sumario -

Mi no­vio se de­mo­rae­mo­ra de­ma­sia­do en ve­nir­se. Mis ami­gas me di­cen que les pa­sa lo con­tra­rio y que de­be­ría sen­tir­me afor­tu­na­da. Pe­ro a ve­ces ter­mino in­có­mo­da y can­sa­dí­si­ma. Aun­que ca­da per­so­na fun­cio­na di­fe­ren­te, exis­ten de­ce­nas de es­tu­dios que de­ter­mi­nan el tiem­po pro­me­dio que un hom­bre co­mún de­be de­mo­rar­se an­tes de eyacular sin ser con­si­de­ra­do pre­coz. Sin em­bar­go, la respuesta es más com­ple­ja de lo que se pien­sa, por­que hay va­rios ele­men­tos en jue­go: des­de la fre­cuen­cia se­xual del in­di­vi­duo has­ta el mo­men­to del día en el que tie­ne el en­cuen­tro se­xual. Una in­ves­ti­ga­ción muy com­ple­ta de la Universidad de Penn Sta­te, en Es­ta­dos Uni­dos, con­clu­ye que, des­de que em­pie­za la pe­ne­tra­ción, un hom­bre de­be du­rar unos 8 mi­nu­tos pa­ra sa­tis­fa­cer a una mu­jer —aun­que, le re­pe­ti­mos: en ca­da pa­re­ja fun­cio­na dis­tin­to—. En el ca­so de su no­vio, nos atre­ve­mos a pro­nos­ti­car que su­fre de una con­di­ción lla­ma­da “eya­cu­la­ción pro­lon­ga­da”, y es pro­ba­ble que al­gu­nas ve­ces no lo­gre ni si­quie­ra lle­gar al or­gas­mo. ¿Por qué su­ce­de es­to? Los se­xó­lo­gos lo atri­bu­yen a un sin­nú­me­ro de fac­to­res, co­mo de­pre­sión, an­sie­dad o cam­bios en la pre­sión san­guí­nea. La bue­na no­ti­cia es que to­dos son tra­ta­bles. Por eso, su­gié­ra­le que con­sul­te a un mé­di­co. Pro­pón­ga­le, ade­más, que apren­da a me­di­tar, pues es­ta prác­ti­ca no so­lo le ayu­da­rá a es­tar más cal­ma­do, más con­cen­tra­do, sino que le en­se­ña­rá a con­tro­lar la res­pi­ra­ción, y to­do es­to es in­dis­pen­sa­ble a la ho­ra de ma­ne­jar me­jor los tiem­pos en la ca­ma.

Les es­cri­bo por­que, a la ho­ra del se­xo, soy el que ha­ce to­do el tra­ba­jo. Y cuan­do le pi­do al­go a mi no­via, me di­ce que no tie­ne ga­nas o me pro­me­te que lo ha­rá la pró­xi­ma vez. Una de las cla­ves pa­ra lo­grar una re­la­ción sa­na es en­ten­der lo que ca­da una de las par­tes con­si­de­ra jus­to. Pe­ro eso no quie­re de­cir que la re­ci­pro­ci­dad sea una cien­cia exac­ta. Es de­cir, en te­mas se­xua­les no es bueno que us­ted o su pa­re­ja se echen en ca­ra quién ha­ce más o quién lo ha­ce me­jor. Ca­da re­la­ción tie­ne sus di­ná­mi­cas y es muy co­mún, por ejem­plo, que a al­guno de los dos le gus­te más prac­ti­car se­xo oral, o in­clu­so re­ci­bir­lo. Ade­más, los gustos se­xua­les sue­len cam­biar, lo que sig­ni­fi­ca que su no­via se pue­de vol­ver más co­la­bo­ra­ti­va con el tiem­po. Así las co­sas, si­gan co­no­cién­do­se en la ca­ma, y si na­da cam­bia, si­ga el con­se­jo de los ex­per­tos: cuén­te­le cómo se sien­te. Lau­rie Wat­son, acre­di­ta­da te­ra­peu­ta se­xual es­ta­dou­ni­den­se, ase­gu­ra que so­lo pue­den pa­sar dos co­sas des­pués de te­ner una char­la de ese es­ti­lo: o la re­la­ción me­jo­ra de in­me­dia­to o se aca­ba en cues­tión de me­ses. No ten­ga mie­do de afron­tar la si­tua­ción, pe­ro ase­gú­re­se de reite­rar­le a su no­via el com­pro­mi­so que tie­ne con ella, con la re­la­ción y con brin­dar­le lo me­jor en la ca­ma. Eso sí, dé­je­le cla­ro que us­ted es­pe­ra lo mis­mo. Aho­ra, si ella no es muy re­cep­ti­va, es ho­ra de que pien­se qué ti­po de re­la­ción es­tá bus­can­do ca­da uno. Acuér­de­se de que mu­chos de los pro­ble­mas de las pa­re­jas em­pie­zan en la ca­ma. Así que ac­túe an­tes de que sea tar­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.