Miem­bro de nú­me­ro Gustavo Gómez

SoHo - Censurado (Colombia) - - Sumario - POR GUSTAVO GÓMEZ (@gus­go­mez1701)

1 Lo­co op­ti­mis­mo. Di­ce en la por­ta­da de la re­vis­ta Jet-set, so­bre Paloma Valencia, que “la se­na­do­ra del uri­bis­mo apla­za su as­pi­ra­ción pre­si­den­cial pa­ra de­di­car­se a su hi­ja re­cién na­ci­da”. ¿Ama­po­la nos sal­vó de Paloma pre­si­den­ta o sal­vó a Paloma del es­per­pen­to de con­si­de­rar­se can­di­da­ta? Co­lom­bia, tie­rra de pre­si­den­tes.

2

Rea­lis­mo má­gi­co. Car­los Vi­ves ase­gu­ra que no hay que ser Beet­ho­ven pa­ra dar­se cuen­ta de que La bi­ci­cle­ta no es un pla­gio. Beet­ho­ven, co­mo se sa­be, era sor­do.

3

Ob­se­sión hi­gié­ni­ca. ¿Cuán­tas ve­ces ha vis­to us­ted en un sa­ni­ta­rio le­tre­ri­tos ti­po “de­je el ba­ño tal co­mo le gus­ta­ría en­con­trar­lo”? Nues­tros ba­ños pú­bli­cos es­tán lle­nos de cal­co­ma­nías y anuncios que pi­den no sal­pi­car el “biz­co­cho”, no es­cri­bir por­que­rías en las di­vi­sio­nes me­tá­li­cas, no ro­bar­se el pa­pel hi­gié­ni­co y no pe­gar mu­co­si­da­des en las pa­re­des. La lú­di­ca es­ca­to­ló­gi­ca es una cons­tan­te en la vi­da de to­do co­lom­biano y so­mos muy re­cep­ti­vos en ma­te­ria de apren­di­za­je (ex­cep­to en ma­te­ria fe­cal).

4 Em­bu­do óp­ti­co. Co­mo bien di­jo el tui­te­ro An­drés Úsu­ga, un exó­ti­co fe­nó­meno de óp­ti­ca ha­ce que a las di­si­den­cias pa­ra­mi­li­ta­res (Ba­crim & Co.) las si­ga­mos vien­do en el pa­ra­mi­li­ta­ris­mo. De los di­si­den­tes de la gue­rri­lla, en cam­bio, de­ci­mos que “ya no son gue­rri­lle­ros”.

5 Cos­co­rro­nis­mo de­mo­crá­ti­co. Al­gu­nos po­lí­ti­cos de ico­por su­gie­ren que en Co­lom­bia, o se vo­ta por el cos­co­rro­nis­mo de Var­gas Lle­ras o por Pe­tro, el sal­va­vi­das del pue­blo. Sue­len ser es­tos la­gar­tos dis­fra­za­dos de es­ta­dis­tas muy jui­cio­sos pa­ra li­mi­tar la de­mo­cra­cia y es­con­der­le a la gen­te las de­más po­si­bi­li­da­des elec­to­ra­les.

6

Des­crip­cio­ni­tis cul­tu­ral. ¿Ha es­cu­cha­do us­ted una en­tre­vis­ta con el or­ga­ni­za­dor de un fes­ti­val de ci­ne, poe­sía, ar­te o li­te­ra­tu­ra? ¿No es cier­to que re­ci­ta co­mo un compu­tador la lis­ta com­ple­ta de los par­ti­ci­pan­tes con sus obras y los días y ho­ras? Si la respuesta a am­bas pre­gun­tas es sí, no se di­ga más.

7 Hac­ke­ris­mo y cai­dis­mo. Si usó las re­des so­cia­les pa­ra de­cir bar­ba­ri­da­des y es­tá arre­pen­ti­do, tie­ne dos ca­mi­nos: el hac­ke­ris­mo (“¡me hac­ke­ra­ron la cuen­ta!”) y el cai­dis­mo (afír­me­se en las san­de­ces que tri­nó, jus­ti­fi­que su es­tul­ti­cia y di­ga que la crí­ti­ca iba di­ri­gi­da a la so­cie­dad de con­su­mo y a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción).

8

Si­noís­mo. Nos gus­ta ser con­tun­den­tes sin ser­lo, así que es co­mún que ini­cie­mos fra­ses de es­te ti­po: “Sí, no, pe­ro, a ver…” o “nooo, sí, es de­cir…”. Por for­tu­na, no las pro­nun­cia­mos mo­vien­do la ca­be­za de arri­ba aba­jo y de iz­quier­da a de­re­cha, o nos frac­tu­ra­ría­mos una vér­te­bra.

9

Fon­dis­mo. Ca­da tan­to, por lo ge­ne­ral tras la re­ve­la­ción en me­dios de un epi­so­dio de co­rrup­ción, “to­ca­mos fon­do”. El ré­cord mun­dial de fon­dis­mo, al me­nos en te­le­vi­sión, lo te­nía una se­rie clá­si­ca de cien­cia fic­ción, Via­je al fon­do del mar, en la que, hon­ran­do su tí­tu­lo, el Sea­view del ca­pi­tán Lee se gol­pea­ba con­tra el fon­do del mar epi­so­dio de por me­dio. El Sea­view per­dió es­te ré­cord, que aho­ra os­ten­ta el ARC Co­lom­bia y su tri­pu­la­ción de ca­si 50 mi­llo­nes de re­sig­na­dos ma­ri­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.