EL AMOR... EN UNA PA­RE­JA DE MU­JE­RES

VA­LEN­TI­NA Y AU­RO­RA

SoHo - Censurado (Colombia) - - Por­ta­da - FO­TO­GRA­FÍA: ALE­JAN­DRA QUIN­TE­RO / ASIS­TEN­TE DE FO­TO­GRA­FÍA: BO­RIS NIE­TO MA­QUI­LLA­JE Y PEI­NA­DO: HA­MIL­TON LA­DINO / PRO­DUC­CIÓN Y STY­LING: MAR­CE­LA CAR­VA­JAL

Bas­ta un par de mi­nu­tos con ellas pa­ra sa­ber que el amor exis­te. Se sien­te y se ve ape­nas con sa­lu­dar­las. Así co­mo en la re­cien­te pe­lí­cu­la de Scor­se­se que plan­tea que Dios so­lo habla a tra­vés del si­len­cio, tal vez el ver­da­de­ro amor se ma­ni­fies­ta igual: Va­len­ti­na y Au­ro­ra no han di­cho una palabra so­bre su re­la­ción, no ha ha­bi­do un ges­to pun­tual de afec­to, y ya uno sa­be que se aman con una na­tu­ra­li­dad que mi­les de parejas en el mun­do qui­sie­ran te­ner.

Va­len­ti­na vol­vió a vi­vir en Bo­go­tá des­pués de com­ple­tar su maes­tría en His­to­ria del Ar­te en Nue­va York y des­de en­ton­ces se de­di­ca a la ges­tión cul­tu­ral y a la pro­duc­ción de ex­po­si­cio­nes y fe­rias de ar­te. Au­ro­ra So­lá es es­pa­ño­la, so­ció­lo­ga y cri­mi­nó­lo­ga, y lle­gó ha­ce sie­te años a Co­lom­bia. Hoy es in­tér­pre­te en con­fe­ren­cias, con­gre­sos, mi­sio­nes di­plo­má­ti­cas —pa­ra no ir muy le­jos, la vi­si­ta del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU que se aca­ba de rea­li­zar en Bo­go­tá— y ha po­di­do co­no­cer a per­so­na­li­da­des co­mo el prín­ci­pe de Ga­les y Alejandro Gon­zá­lez Iñá­rri­tu.

Au­ro­ra di­ce que acep­tó sa­lir en Soho por la con­fian­za ab­so­lu­ta que sien­te en Va­len­ti­na. “Con ella ha­go lo que sea”, di­ce. Va­len­ti­na, por su par­te, des­pués de co­no­cer el te­ma de es­ta edi­ción, de­ci­dió va­ler­se de la opor­tu­ni­dad pa­ra bur­lar pre­jui­cios: “No sé exac­ta­men­te por qué acep­té, pues soy una per­so­na muy pri­va­da. Tal vez me sien­to tan bien con Au­ro­ra que me die­ron ga­nas de com­par­tir­lo y, al mis­mo tiem­po, avan­zar la con­ver­sa­ción so­bre el amor y la di­ver­si­dad en Co­lom­bia”.

Más que sen­tir­se aban­de­ra­das de al­gu­na cau­sa al acep­tar ser la por­ta­da, se com­pa­de­cen de los hom­bres. “No pue­den llo­rar en pú­bli­co, no pue­den mostrarse muy sen­si­bles, no pue­den ves­tir fal­das, no pue­den ad­mi­rar abier­ta­men­te la be­lle­za de otro hom­bre… Si to­dos los hom­bres abra­za­ran su la­do fe­me­nino, se­ría to­do muy di­fe­ren­te”, di­ce Va­len­ti­na.

De su be­lle­za, so­bran las pa­la­bras: ahí es­tán es­tas imá­ge­nes pa­ra en­ten­der cuán­do hay amor de ver­dad.

¿Có­mo se co­no­cie­ron y cuán­do em­pe­za­ron su re­la­ción?

V: Nos co­no­ci­mos una no­che ce­nan­do con ami­gos. La co­ne­xión fue in­me­dia­ta. Re­cuer­do sen­tir mu­cha cu­rio­si­dad ha­cia ella, co­mo un mag­ne­tis­mo con­fu­so. Pen­sé que que­ría ser su ami­ga, pe­ro rá­pi­da­men­te me di cuen­ta de que la atrac­ción iba mu­cho más allá.

A: El fle­cha­zo fue fa­tal. Era be­llí­si­ma, pe­ro apar­te de eso, vi­tal, con una mi­ra­da des­con­cer­tan­te y una enor­me fuer­za en el pe­cho. Es­tu­ve cua­tro días es­pe­ran­do a que me de­vol­vie­ra la lla­ma­da. Cuan­do lo hi­zo, me in­vi­tó a ir al cam­po. Ese fin de se­ma­na fue co­mo un jue­go de es­gri­ma, ca­da cual tan­tean­do el de­seo de la otra y el pro­pio pa­ra en­ten­der qué es­ta­ba pa­san­do en­tre no­so­tras. Me da­ba mie­do ce­der a es­ta mu­jer y a to­do lo que es­ta­ba sin­tien­do, pe­ro tam­bién me emo­cio­na­ba. En esos días no vi­mos mu­chas caras, pe­ro el do­min­go al le­van­tar­nos es­ta­ba cla­ro que ha­bía des­cen­di­do so­bre no­so­tras al­gún he­chi­zo. Es­tá­ba­mos em­bria­ga­das. Des­de en­ton­ces pa­sá­ba­mos ca­da ra­to li­bre jun­tas. No nos po­día­mos se­pa­rar y no lo he­mos he­cho. Ya lle­va­mos ca­si dos años. ¿Qué es, se­gún ca­da una, lo me­jor que tie­ne su re­la­ción?

V: Poder traer to­do a la me­sa. To­do es fér­til y es­tá en cons­tan­te re­no­va­ción.

A: El pla­cer ab­sur­do de pa­sar­lo tan bien con al­guien. Tam­bién que siem­pre me es­té re­tan­do a cues­tio­nar­me lo que to­mo por sen­ta­do y a dis­fra­zar me­nos la ver­dad. Es mi ma­yor fan, pe­ro tam­bién mi crí­ti­ca más agu­da. Eso me man­tie­ne en for­ma. ¿En qué mo­men­to se die­ron cuen­ta de que eran gays?

V: Ca­te­go­ri­zar­se es per­ju­di­cial pa­ra la evolución y pue­de cau­sar iner­cia, ojo. Yo me enamo­ré de Au­ro­ra. Pue­de que sea la úni­ca mu­jer con la que quie­ra es­tar, pue­de que no. An­tes de Au­ro­ra es­tu­ve enamorada de un gran hom­bre con quien tam­bién apren­dí mu­cho. Sin em­bar­go, sien­to una ple­ni­tud en mi re­la­ción con Au­ro­ra que no co­no­cía.

A: La pri­me­ra vez que una mu­jer me dio un be­so su­pe que que­ría mu­cho más de eso.

¿Qué tan di­fí­cil fue sa­lir del cló­set?

V: Tal vez cuan­do via­ja­mos a Irán me sen­tí en el cló­set por pri­me­ra vez. Fue di­fí­cil no poder ves­tir co­mo que­ría ni mos­trar mi afec­to ha­cia Au­ro­ra. Lo lo­co es que en Irán la res­tric­ción se apli­ca pa­ra to­do el mun­do. Es­tar ba­jo las pal­pi­ta­cio­nes an­gus­tian­tes de una represión tan in­ten­sa te obli­ga a ver los ex­tre­mos ri­dícu­los a los que pue­de lle­gar la fu­ria re­li­gio­sa. En com­pa­ra­ción con Irán, Co­lom­bia es pro­gre­si­va y abier­ta, y es­pe­ro que si­ga­mos por ese ca­mino.

A: La ver­dad es que uno sa­le del cló­set mu­chas ve­ces. Yo si­go sa­lien­do, por ejem­plo, ca­da vez que al­guien me pre­gun­ta si ten­go no­vio. Cuan­do me es­ta­ba dan­do cuen­ta de que te­nía in­quie­tu­des que no eran he­te­ro­se­xua­les fue in­có­mo­do por­que me crié en un en­torno muy cris­tiano en el cual to­do se eva­lua­ba se­gún li­bros he­breos es­cri­tos ha­ce 2000 años. Sin em­bar­go, con el tiem­po me di cuen­ta de que la ho­mo­se­xua­li­dad no es un pro­ble­ma. Te da otras ma­ne­ras de ver el mun­do. El pro­ble­ma es de los que no tie­nen la información o la em­pa­tía pa­ra ima­gi­nar otras po­si­bi­li­da­des. La sexualidad hu­ma­na es ma­ra­vi­llo­sa­men­te di­ver­sa, tan­to a ni­vel in­di­vi­dual co­mo co­lec­ti­vo. Hay so­cie­da­des aquí en Co­lom­bia en las que la nor­ma es que los ado­les­cen­tes sean ini­cia­dos se­xual­men­te por mu­je­res ma­yo­res que ya es­tán del otro la­do de la me­no­pau­sia y ellas les im­par­ten su conocimiento eró­ti­co. El taoís­mo pro­po­ne al­go pa­re­ci­do. Los na­va­jo di­cen que las per­so­nas que se enamo­ran de los de su mis­mo se­xo son per­so­nas con dos es­pí­ri­tus y los lla­man nad­leehi, que quie­re de­cir “aquel que ha si­do trans­for­ma­do”. Y no son so­la­men­te los in­dí­ge­nas, tam­bién las so­cie­da­des in­dus­tria­les más avan­za­das del mun­do re­ci­ben sin re­pa­ros dis­tin­tas ex­pre­sio­nes del de­seo. Per­so­nal­men­te, yo soy fe­liz de vi­vir en un mun­do ra­ro y di­ver­so. ¿Qué ven­ta­jas tie­ne la re­la­ción con una mu­jer?

V: Pa­ra mí, se ex­pan­de el cam­po de ex­pre­sión. En Co­lom­bia, las mu­je­res he­mos si­do con­di­cio­na­das a ser el ob­je­to de la mi­ra­da mas­cu­li­na: la ma­ma­ci­ta, la con­sen­ti­da, la prin­ce­sa, la que es­pe­ra a que le cai­gan, la del rol pa­si­vo. Es­to des­apa­re­ció es­tan­do con Au­ro­ra. Un ins­tan­te pue­do ser fuer­te, mas­cu­li­na y fe­roz; otro día, vul­ne­ra­ble, sua­ve y fe­me­ni­na. To­do es bien­ve­ni­do. La piel que ha­bi­to se sien­te me­jor que nun­ca y soy due­ña de mi de­seo. No creo que es­to sea ex­clu­si­vo a es­tar en una re­la­ción con una mu­jer. Cual­quier re­la­ción sa­lu­da­ble en la que am­bos desa­rro­llen sus cua­li­da­des tan­to mas­cu­li­nas co­mo fe­me­ni­nas pue­de per­mi­tir es­to. ¿Han sen­ti­do dis­cri­mi­na­ción en al­gún mo­men­to?

V: Cuan­do no­ta­mos al­gu­na dis­cri­mi­na­ción usual­men­te no lo to­ma­mos co­mo ofen­sa. Sim­ple­men­te nos da­mos cuen­ta de que hay per­so­nas que tie­nen li­mi­ta­cio­nes o im­po­si­cio­nes cul­tu­ra­les que no les per­mi­ten en­ten­der. Se vuel­ve una opor­tu­ni­dad pa­ra prac­ti­car la em­pa­tía. A ve­ces es du­rí­si­mo, so­bre to­do si el opro­bio vie­ne de al­guien cer­cano. Aun­que la ver­dad es que tam­bién dis­fru­ta­mos con in­co­mo­dar a la gen­te, con ha­cer­la pen­sar dos ve­ces. ¿Qué tan abier­ta o ce­rra­da es la so­cie­dad co­lom­bia­na fren­te a la di­ver­si­dad se­xual?

V: He­mos te­ni­do la suer­te de que nues­tros ami­gos nos ven co­mo in­di­vi­duos, no co­mo pa­que­tes de eti­que­tas —mu­jer, les­bia­na, blan­ca, ro­la—. Es evi­den­te que per­sis­ten nichos de re­cha­zo, pe­ro co­mo di­ce Bri­git­te Bap­tis­te: “La fun­ción de la na­tu­ra­le­za es pro­du­cir di­fe­ren­cia”. Con­fia­mos en que nues­tra so­cie­dad evo­lu­cio­na­rá pa­ra en­ten­der que es­ta es la aventura de la vi­da. ¿Qué de­fi­ni­ción tie­nen del amor?

V: Es la he­rra­mien­ta más tre­men­da pa­ra ex­pan­dir la cons­cien­cia. Me gus­tan unas pre­gun­tas de Alain Ba­diou: ¿Có­mo se ve el mun­do des­de el pun­to de vis­ta de dos y no so­lo de uno? ¿Des­de la di­fe­ren­cia y no la iden­ti­dad?

A: El amor tie­ne mil de­fi­ni­cio­nes, pe­ro con Va­len­ti­na he apren­di­do lo que es el amor más allá del em­bru­jo: no es­tar ya co­mo una ado­les­cen­te lo­ca de amor sino de­di­ca­da a co­no­cer a una per­so­na y sen­tir que esa in­ves­ti­ga­ción va­le la pe­na. Des­pués de la pri­me­ra vez que me em­pu­té con ella y me sa­có lá­gri­mas, de­ci­dí que­dar­me, y ahí em­pe­zó la tra­ve­sía de ver­dad. En al­gún mo­men­to el amor es una de­ci­sión: de­ci­do in­sis­tir, ver qué hay del otro la­do de mi or­gu­llo y mi egoís­mo y se­guir ex­plo­ran­do po­si­bi­li­da­des. Esa te­na­ci­dad vuel­ve un en­cuen­tro for­tui­to en una cla­se de des­tino. Pe­ro más ate­rri­za­dos, el amor es lle­gar a ca­sa des­pués de un via­je y que Va­len­ti­na me en­vuel­va en un abra­zo con la ca­sa lle­na de flo­res y una so­pa en el cal­de­ro. ¿Qué le di­rían a la gen­te que las juz­ga?

V: Que usen su tiem­po más pro­duc­ti­va­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.