EL AMOR... EN­TRE DOS BI­SE­XUA­LES

ÉRI­KA CAL­DE­RÓN Y NOEL RI­VAS

SoHo - Censurado (Colombia) - - Por­ta­da - FO­TO­GRA­FÍA: CA­MO ASIS­TEN­TE DE FO­TO­GRA­FÍA: JOHAN BEL­TRÁN MA­QUI­LLA­JE Y PEI­NA­DO: HA­MIL­TON LA­DINO PRO­DUC­CIÓN Y STY­LING: LUCY MO­RENO / MAR­CE­LA CAR­VA­JAL

Se co­no­cie­ron ha­ce po­co más de seis me­ses en Bo­go­tá, en la ca­sa de una ami­ga en co­mún. Noel, un chef ve­ne­zo­lano que vi­ve ha­ce tres años en Co­lom­bia, es­ta­ba pre­pa­ran­do la co­mi­da esa no­che, y Éri­ka, que es ar­tis­ta, lle­gó a la co­ci­na a de­cir­le que to­do le ha­bía que­da­do de­li­cio­so. Lue­go, se fue­ron de fies­ta y las co­sas sim­ple­men­te flu­ye­ron. Por esos días, Éri­ka vi­vía en Pe­rei­ra y, cuan­do se de­vol­vió, Noel fue a vi­si­tar­la pa­ra ha­cer jun­tos un via­je por el Va­lle del Co­co­ra. Des­de en­ton­ces, no vol­vie­ron a se­pa­rar­se. Cuan­do aca­bó el via­je, una se­ma­na más tar­de, se fue­ron a Bo­go­tá a vi­vir jun­tos. Hoy tie­nen un pro­yec­to que se lla­ma Ko­ma, en el que fu­sio­nan gas­tro­no­mía y ar­te, y es­pe­ran ir­se a vi­vir a Sui­za en unos me­ses.

An­tes de es­tar jun­tos, Éri­ka ya ha­bía te­ni­do ex­pe­rien­cias con otros hom­bres y mu­je­res. Noel, en cam­bio, no. Su pri­me­ra re­la­ción bi­se­xual se dio una no­che, en un pa­seo, jun­to a Éri­ka y a otro hom­bre. “Ahí me pu­se a pen­sar si era gay o qué, y has­ta ha­blé con ami­gos —di­ce Noel—. Pe­ro lue­go me di cuen­ta de que no hay ba­rre­ras ni lí­mi­tes. De he­cho, si­go sien­do ami­go de esa per­so­na”. “Al fi­nal son so­lo cuer­pos —agre­ga Éri­ka—. Creo que hay que de­jar­se lle­var sin pen­sar si es chi­co o chi­ca. Es al­go que pa­sa, y ya”.

Aun­que pa­ra Éri­ka el se­xo con una mu­jer re­sul­ta mu­cho más de­li­ca­do, tam­bién afir­ma, sin pu­dor, que pre­fie­re los tríos con dos hom­bres. “Me gus­ta ser la úni­ca mu­jer —afir­ma—. Te­ner esa fuer­za”. Am­bos coin­ci­den en que su re­la­ción no de­ja es­pa­cio pa­ra los ce­los y que lo más im­por­tan­te es man­te­ner una bue­na co­mu­ni­ca­ción. Y tam­bién, cla­ro, que a la so­cie­dad to­da­vía le fal­ta mu­cha aper­tu­ra fren­te al te­ma. “Co­lom­bia es un país de­ma­sia­do con­ser­va­dor —co­men­ta Éri­ka—. Creo que nos fal­ta tiem­po pa­ra ver que es­to es nor­mal. Igual, a mí no me gus­ta que me en­ca­si­llen por­que al fi­nal tú te enamo­ras de una per­so­na y no de su se­xo”.

La ven­ta­ja de ser bi­se­xual, coin­ci­den, es la li­ber­tad que les da pa­ra co­no­cer y ex­plo­rar otros cuer­pos. Y aun­que aún fal­ta que la so­cie­dad se li­be­re de mu­chos pre­jui­cios, creen que las per­so­nas no de­be­rían li­mi­tar­se tan­to. “A la gen­te le di­ría que no sea tan ce­rra­da —con­clu­yen—: eso com­pli­ca la vi­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.