EL AMOR... EN­TRE DOS HOM­BRES

MAR­CO JA­RA­MI­LLO Y AN­DRÉS FE­LI­PE GAM­BOA

SoHo - Censurado (Colombia) - - Por­ta­da - FO­TO­GRA­FÍA: FE­LI­PE BOHÓR­QUEZ ASIS­TEN­TE DE FO­TO­GRA­FÍA: AN­DER­SON RES­TRE­PO MA­QUI­LLA­JE Y PEI­NA­DO: JO­SE­LI­TO VI­LLA­DA / LAU­RA BE­TAN­COUR

Ha­ce ca­si cua­tro años, An­drés Fe­li­pe es­cri­bió un men­sa­je a la pá­gi­na web de Ego­city, la pu­bli­ca­ción es­pe­cia­li­za­da en el co­lec­ti­vo LGBT en Me­de­llín que di­ri­ge Mar­co, pa­ra ofre­cer su ayu­da en el te­ma de re­des so­cia­les. “Yo vi una fo­to de él y me pa­re­ció di­vino, aun­que me lle­va 15 años —cuen­ta An­drés Fe­li­pe—. Lue­go cua­dra­mos una cita pa­ra ha­blar de te­mas la­bo­ra­les, que él me in­cum­plió dos ve­ces”. Cuan­do se vie­ron, la quí­mi­ca fue in­me­dia­ta. Des­de en­ton­ces, An­drés Fe­li­pe no so­lo em­pe­zó a tra­ba­jar en la em­pre­sa, sino que se con­vir­tió en la pa­re­ja de Mar­co. Ha­ce año y me­dio, An­drés le pi­dió la mano en la re­pre­sa del Neu­sa, con ani­llo in­clui­do y ex­tra­ños que aplau­dían por los fu­tu­ros es­po­sos. La boda, sin em­bar­go, aún no ha po­di­do rea­li­zar­se por cues­tio­nes de tiem­po. Pe­ro ahí es­tá.

El pro­ce­so de “sa­lir del cló­set” no fue fá­cil pa­ra nin­guno, aun­que am­bos coin­ci­den en que se han sen­ti­do atraí­dos por otros hom­bres des­de que tie­nen uso de ra­zón. “Yo me fui al ejér­ci­to pen­san­do que me iba a ‘en­de­re­zar’, pe­ro vol­ví peor”, di­ce Mar­co, y se ríe. Su ma­má so­lo se dio cuen­ta de su con­di­ción cuan­do le lle­gó una car­ta de un no­vio que ella abrió por ac­ci­den­te. Al prin­ci­pio le cos­tó tra­ba­jo acep­tar­lo, pe­ro lue­go lla­mó a to­da la fa­mi­lia, les con­tó y lo de­fen­dió de los ata­ques.

El ca­so de An­drés Fe­li­pe fue si­mi­lar: un día, cuan­do te­nía 17 años, su pa­dre vio por error un chat con un no­vio y lo con­fron­tó. “Yo me ‘pa­ni­quié’, lo ne­gué to­do, pe­ro eso re­sul­tó muy fuer­te, por­que em­pe­cé a lle­var una do­ble vi­da”, di­ce. Des­pués, em­pe­zó con Mar­co y él lo ayudó a ha­blar con sus pa­dres, a que lo acep­ta­ran. “Fue di­fí­cil, pe­ro hoy mis pa­pás lo ado­ran”, di­ce An­drés Fe­li­pe.

Aseguran que muy po­cas ve­ces se han sen­ti­do dis­cri­mi­na­dos. La más re­cien­te fue en la ma­ni­fes­ta­ción que hi­cie­ron por las car­ti­llas del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción en las que se pu­so so­bre el ta­pe­te el te­ma de la ideo­lo­gía de gé­ne­ro, cuan­do al­gu­nos gru­pos cris­tia­nos los in­sul­ta­ron y ca­si los ata­can. Y am­bos es­tán de acuer­do en que Co­lom­bia es aún muy con­ser­va­do­ra y, so­bre to­do, que exis­te una do­ble mo­ral muy fuer­te. “No­so­tros somos muy tran­qui­los con el te­ma —di­ce Mar­co—. Sa­be­mos en qué es­pa­cios po­de­mos ser ca­ri­ño­sos, y lo que sí ha­ce­mos, tam­bién co­mo for­ma de edu­car a la gen­te, es que, por ejem­plo, en la ca­ja del su­per­mer­ca­do siem­pre le di­go a An­drés: ‘Amor, pa­ga tú con la tar­je­ta’, o al­go así, de­lan­te de to­dos. Y nun­ca nos han ata­ca­do por eso”.

“Lo úni­co que les pe­di­ría a los gru­pos cris­tia­nos que no to­le­ran la di­fe­ren­cia es que no re­cen más por no­so­tros —con­clu­ye An­drés, rién­do­se—. De­ben res­pe­tar lo que somos. Que vi­van y de­jen vi­vir”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.