Mú­si­ca Los 50 del Sgt. Pep­per's, por Eduar­do Arias

Tam­bién ha­ce me­dio si­glo, sa­lió al mer­ca­do un ál­bum que trans­for­ma­ría el rock pa­ra siem­pre: el Sgt.pep­per’slo­nely­hearts Club­band, de los Beatles. Uno de los gran­des fa­ná­ti­cos de la ban­da —y, ade­más, roc­ke­ro de vie­ja da­ta— nos ex­pli­ca aquí su im­por­tan­cia.

SoHo - Censurado (Colombia) - - Sumario - Por EDUAR­DO ARIAS

Los crí­ti­cos musicales sue­len es­tar en desacuer­do en mu­chos te­mas, y más cuan­do se tra­ta de ela­bo­rar lis­ta­dos. Sin em­bar­go, des­de ha­ce por lo me­nos 30 o 40 años coin­ci­den en un pun­to: que el ál­bum Sgt. Pep­per's Lo­nely Hearts Club Band, de los Beatles, es el me­jor de la his­to­ria del rock.

El me­jor: ese es un cri­te­rio sub­je­ti­vo. Lo que no se dis­cu­te es que la pu­bli­ca­ción de Sgt. Pep­per's, el 1 de ju­nio de 1967, fue tan de­ter­mi­nan­te que mar­có un an­tes y un des­pués, no so­lo en la his­to­ria del rock, sino tam­bién en la in­dus­tria de la gra­ba­ción. Des­de el mis­mo día en que se pu­so a la ven­ta, la crí­ti­ca se­ña­ló el sal­to de gi­gan­te que sig­ni­fi­ca­ba es­te ál­bum. En la se­ma­na que sa­lió al mer­ca­do, el dia­rio The Ti­mes, de Lon­dres, le de­di­có un muy ex­ten­so ar­tícu­lo que ma­ni­fes­ta­ba su ca­li­dad y re­le­van­cia. Ken­neth Ty­nan, crí­ti­co tea­tral bri­tá­ni­co, lo ca­li­fi­có co­mo “un mo­men­to de­ci­si­vo en la his­to­ria de la ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal”. En 1974, la re­vis­ta bri­tá­ni­ca New Mu­si­cal Ex­press lo de­sig­nó co­mo el me­jor dis­co de la his­to­ria, ga­lar­dón que ra­ti­fi­có la re­vis­ta Ro­lling Sto­ne en su en­cues­ta de 1987 y, de nue­vo, en su lis­ta­do de 2003.

A pe­sar de no ha­ber con­ta­do con nin­gu­na can­ción que se uti­li­za­ra co­mo sen­ci­llo pa­ra pro­mo­cio­nar­lo en la ra­dio, el ál­bum li­de­ró du­ran­te 27 se­ma­nas la lis­ta de éxi­tos en el Reino Uni­do y du­ran­te 15 más la de Es­ta­dos Uni­dos. Ven­dió más de 32 mi­llo­nes de co­pias en to­do el mundo y en la ga­la de los Grammy de 1968 se lle­vó cua­tro premios.

¿A qué se de­be la im­por­tan­cia y la atrac­ción de es­te ál­bum? Son mu­chas las ra­zo­nes. El Sar­gen­to Pi­mien­ta es un ál­bum pionero por va­rias cues­tio­nes. Por un la­do, su as­pec­to ex­te­rior. Por pri­me­ra vez se pu­bli­ca­ron los tex­tos de las can­cio­nes en la fun­da de un ál­bum. La so­la por­ta­da, con­ce­bi­da por el ar­tis­ta pop Pe­ter Bla­ke, exi­gió una pues­ta en es­ce­na de imá­ge­nes de per­so­na­li­da­des en ta­ma­ño real, en­tre ellos Bob Dy­lan, Al­bert Eins­tein, Al­doux Hux­ley, Mae West, Karl Marx, Mar­lon Bran­do, Os­car Wil­de, Le­wis Ca­rroll, Mar­le­ne Die­trich y Dy­lan Tho­mas.

Pe­ro mu­cho más im­pac­tan­te que el em­pa­que re­sul­tó ser el con­te­ni­do. Nun­ca an­tes la ca­sa dis­que­ra le ha­bía da­do a un gru­po car­ta blan­ca pa­ra gra­bar un ál­bum. Mien­tras que cua­tro años atrás los Beatles tu­vie­ron que gra­bar las can­cio­nes de su ál­bum Plea­se Plea­se Me en dos se­sio­nes, en es­ta opor­tu­ni­dad se to­ma­ron cin­co me­ses, que co­men­za­ron el 24 de no­viem­bre de 1966 y ter­mi­na­ron el 21 de abril de 1967.

Los Beatles siem­pre ha­bían con­ta­do con el apo­yo de su pro­duc­tor Geor­ge Mar­tin, quien ade­más era un mú­si­co muy cul­to. Mar­tin les ha­bía ayu­da­do a plas­mar sus ideas, ya fue­ra con arre­glos pa­ra ins­tru­men­tos de cuer­da y vien­to o, co­mo tam­bién su­ce­dió en es­ta opor­tu­ni­dad, con­vir­tien­do el es­tu­dio de gra­ba­ción en un ins­tru­men­to mu­si­cal.

Era un pro­ce­so muy dis­pen­dio­so. En 1967, los es­tu­dios más avan­za­dos con­ta­ban con gra­ba­do­ras de so­lo cua­tro pis­tas, lo que sig­ni­fi­ca­ba que de­bían gra­bar apar­te los dis­tin­tos ins­tru­men­tos y, a me­di­da que iban avan­zan­do, trans­cri­bir a una so­la pis­ta lo que ya ha­bían gra­ba­do pa­ra de­jar­le es­pa­cio a nue­vos ins­tru­men­tos. Los efec­tos de so­ni­do dis­po­ni­bles eran muy po­cos y lle­var a la prác­ti­ca mu­chas de las ideas plan­tea­ba re­tos —co­mo ma­ni­pu­la­ción de cin­tas mag­ne­to­fó­ni­cas, por ejem­plo— que hoy se re­suel­ven con gran fa­ci­li­dad gra­cias a los compu­tado­res y los sin­te­ti­za­do­res.

Si los Beatles hu­bie­ran que­ri­do to­car al­gu­na de esas can­cio­nes en vi­vo sin las ca­pas de so­ni­dos y efec­tos de es­tu­dio tan fa­mi­lia­res pa­ra quien co­no­ce es­te ál­bum, ha­brían so­na­do com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te. Pe­ro eso no im­por­ta­ba en ese mo­men­to. Por un la­do, los Beatles se ha­bían abu­rri­do de to­car en vi­vo y ha­bían da­do su úl­ti­mo con­cier­to pú­bli­co en agos­to de 1966. Ade­más, a par­tir de 1965 —en gran par­te gra­cias a ellos— el rock ha­bía co­men­za­do a abrir­les sus puer­tas a nue­vas po­si­bi­li­da­des. La psi­co­de­lia to­ma­ba ca­da vez más fuer­za en­tre los sec­to­res van­guar­dis­tas tan­to de Lon­dres co­mo de la Cos­ta Oes­te de Es­ta­dos Uni­dos, y con el Sar­gen­to Pi­mien­ta los Beatles se co­nec­ta­ron de ma­ne­ra in­me­dia­ta con lo que es­ta­ba su­ce­dien­do. Ya no era un con­jun­to de mú­si­ca pop que com­po­nía can­cio­nes pa­ra ado­les­cen­tes his­té­ri­cas. Aho­ra eran ar­tis­tas. Con es­te ál­bum de­cla­ra­ron ofi­cial­men­te inau­gu­ra­do el lla­ma­do “ve­rano

DES­DE HA­CE AÑOS LOS CRÍ­TI­COS COIN­CI­DEN EN UN PUN­TO: QUE EL ÁL­BUM SGT.PEP­PER'S ES EL ME­JOR EN LA HIS­TO­RIA DEL ROCK.

del amor” y la psi­co­de­lia, al me­nos por unos me­ses, pa­só a ser par­te de la co­rrien­te prin­ci­pal de la mú­si­ca pop.

Re­sul­ta im­po­si­ble no re­la­cio­nar el Sgt. Pep­per's con el LSD. El so­ni­do de va­rias de las can­cio­nes del ál­bum, las le­tras, in­clu­so los uni­for­mes mi­li­ta­res en co­lo­res muy vi­vos que lu­cían en la por­ta­da, eran alu­sio­nes, así fue­ran am­bi­guas, a esa nue­va cul­tu­ra.

Equi­vo­ca­da­men­te se le ha con­si­de­ra­do co­mo “el pri­mer ál­bum con­cep­tual de la his­to­ria del rock”. Pa­ra co­men­zar, la idea de ha­cer un dis­co en el que to­das las can­cio­nes es­tu­vie­ran uni­das y de al­gu­na ma­ne­ra con­ta­ran una his­to­ria ya la ha­bían plas­ma­do dos gru­pos de Los Án­ge­les. Por un la­do, los Beach Boys, con su ál­bum­pet Sounds, pu­bli­ca­do en 1966, que de he­cho ins­pi­ró a Paul Mccart­ney pa­ra in­ten­tar al­go si­mi­lar con Sgt. Pep­per’s. Ade­más, The Mot­hers of In­ven­tion, el gru­po que li­de­ra­ba Frank Zap­pa, ha­bía lan­za­do ese mis­mo año Freak Out, que tam­bién es un ál­bum con­cep­tual.

La idea ini­cial de Mccart­ney de ha­cer un ál­bum de ese es­ti­lo que­dó plas­ma­da de ma­ne­ra muy tí­mi­da al co­mien­zo y al fi­nal del ál­bum, ya que no hay si­len­cios en­tre las dos pri­me­ras y las tres úl­ti­mas pie­zas del dis­co. Pe­ro en reali­dad se tra­ta de una co­lec­ción de can­cio­nes muy va­ria­das, que ha­blan de te­mas na­da re­la­cio­na­dos en­tre sí y que se pue­den oír de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te.

Es­te aniver­sa­rio, cin­co dé­ca­das des­pués de su apa­ri­ción, mues­tra que la mú­si­ca de los Beatles si­gue muy vi­va, no so­lo en­tre los eter­nos ad­mi­ra­do­res del gru­po, sino tam­bién en­tre las jó­ve­nes ge­ne­ra­cio­nes.

En la se­ma­na de la ce­le­bra­ción del cin­cuen­te­na­rio, se edi­tó una nue­va ver­sión de aniver­sa­rio, coor­di­na­da por el pro­duc­tor Gi­les Mar­tin, hi­jo de Geor­ge Mar­tin. Su pri­mer gran atrac­ti­vo es una nue­va mez­cla en es­té­reo, al­go que no se rea­li­za­ba des­de 1967. Eso le ha da­do nue­va vi­da al ál­bum, pues­to que en aque­llos tiem­pos al es­té­reo se le pres­ta­ba muy po­ca aten­ción, ya que la ma­yo­ría de las per­so­nas te­nían equi­pos de so­ni­do mo­no­fó­ni­cos.

Pe­ro no so­lo es­ta­rá a la ven­ta el ál­bum re­mez­cla­do. Una se­gun­da op­ción es la edi­ción de lu­jo, que cons­ta de dos CD —o dos vi­ni­los— y trae ade­más ver­sio­nes iné­di­tas de las can­cio­nes.

Y pa­ra los más es­tu­dio­sos se pre­pa­ró la edi­ción de su­per­lu­jo, con cua­tro CD y dos DVD. Es­ta trae la nue­va mez­cla en es­té­reo, la mez­cla mo­no­fó­ni­ca de 1967, dos CD con 33 to­mas al­ter­na­ti­vas de las can­cio­nes del ál­bum, dos Dvd/blu-ray y un do­cu­men­tal iné­di­to de 1992 en el que se cuen­ta có­mo fue la gra­ba­ción del ál­bum. Es­ta edi­ción tam­bién ofre­ce dos afi­ches, tar­je­tas postales y un li­bro de 144 pá­gi­nas con tex­tos y fo­to­gra­fías.

Li­ver­pool tam­bién con­me­mo­ró al Sar­gen­to Pi­mien­ta, con el Sgt. Pep­per at 50: Hea­ding for Ho­me, un fes­ti­val de ar­te, bai­le, mú­si­ca, poe­sía y tea­tro en el que par­ti­ci­pa­ron di­ver­sos ar­tis­tas in­ter­na­cio­na­les.

Cin­cuen­ta años des­pués, el Sar­gen­to Pi­mien­ta si­gue vi­vo. Tan vi­vo que ha he­cho po­si­ble en es­tos días una ex­plo­sión de nos­tal­gia —y tam­bién de mer­ca­deo— muy po­cas ve­ces vis­ta.

RE­SUL­TA IM­PO­SI­BLE NO RE­LA­CIO­NAR EL SGT.PEP­PER'S CON EL LSD. EL SO­NI­DO Y LAS LE­TRAS ERAN ALU­SIO­NES A ESA NUE­VA CUL­TU­RA.

La icó­ni­ca por­ta­da del ál­bum de los Beatles, pu­bli­ca­do el pri­me­ro de ju­nio de 1967.

Los Beatles se con­vir­tie­ron en un fe­nó­ne­mo mun­dial des­pués de Sgt. Pep­per's, que li­de­ró du­ran­te 27 se­ma­nas las lis­tas del Reino Uni­do. A la de­re­cha, el uni­for­me mi­li­tar co­lo­ri­do de John Len­non.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.