Zo­na cró­ni­ca Vi­si­ta a la te­ra­peu­ta se­xual que se acues­ta con sus pa­cien­tes, por Jorge Pe­ris

SoHo - Censurado (Colombia) - - Sumario - Por JORGE PE­RIS Fo­to JORGE OVIE­DO

Si pien­sa que la eya­cu­la­ción pre­coz o la im­po­ten­cia se cu­ran a pun­ta de prác­ti­ca, pue­de no es­tar equi­vo­ca­do. Un pe­rio­dis­ta de Soho es­tu­vo en Londres con Pad­ma De­va, una te­ra­peu­ta se­xual que no so­lo ha­bla con sus pa­cien­tes, sino que los ma­sa­jea, los aca­ri­cia y has­ta ti­ra con ellos. ¿Quie­re sa­ber cómo le fue? En­ton­ces lea, re­lá­je­se y dis­fru­te.

Yo no soy puta. La gen­te que me lo pre­gun­ta es por­que no ha ex­pe­ri­men­ta­do es­te tra­ba­jo: cual­quie­ra que lo ha­ya he­cho sa­be que no tie­ne ni pun­to de com­pa­ra­ción”, me res­pon­de con ai­re se­rio Pad­ma De­va, an­tes de dar­le un pro­lon­ga­do sor­bo a su ju­go de man­za­na.

Es la 1:00 de la tar­de y es­ta­mos en el su­roes­te de Londres, en una bu­lli­cio­sa te­rra­za ani­ma­da por los pi­tos de los ca­rros y por los cien­tos de bri­tá­ni­cos ele­gan­tes y tra­jea­dos que acu­den al eli­tis­ta tor­neo de te­nis de Queen’s. A so­lo una cua­dra del club don­de se jue­ga di­cho cam­peo­na­to me reúno con Pad­ma pa­ra que me ha­ble sin ta­pu­jos de su tra­ba­jo… de su con­tro­ver­ti­do tra­ba­jo.

Las reunio­nes de Pad­ma no sue­len ser en te­rra­zas, ca­fe­te­rías o res­tau­ran­tes, sino en lu­jo­sas ha­bi­ta­cio­nes de ho­te­les de cua­tro o cin­co es­tre­llas. En esos en­cuen­tros, que ron­dan las dos ho­ras, ella y sus clien­tes con­ver­san, se re­la­jan, se ma­sa­jean, se aca­ri­cian y, en más de una oca­sión, tie­nen se­xo. Si uno quie­re pa­sar por las má­gi­cas ma­nos cu­ran­de­ras de mi en­tre­vis­ta­da, tie­ne que ser pu­dien­te, pues ca­da ci­ta cues­ta 500 li­bras (ca­si dos mi­llo­nes de pe­sos) y la te­ra­pia com­ple­ta cons­ta de diez se­sio­nes. A es­to hay que su­mar­le la con­sul­ta ini­cial, que es de 200 li­bras (780.000 pe­sos) si se ha­ce en per­so­na o de 150 (590.000) si se rea­li­za a tra­vés de Sky­pe.

En su car­te­ra de pa­cien­tes hay de to­do: hom­bres y mu­je­res, abo­ga­dos y doc­to­res, jó­ve­nes y vie­jos, vír­ge­nes y ex­pe­ri­men­ta­dos, ca­sa­dos y sol­te­ros, eu­ro­peos, asiá­ti­cos, grin­gos, afri­ca­nos. Y to­dos tie­nen al­go en co­mún: no aca­ban de fun­cio­nar en la ca­ma. ¿Que a qué se de­di­ca exac­ta­men­te Pad­ma De­va? El tí­tu­lo de su tra­ba­jo en in­glés es “tan­tric su­rro­ga­te”, que se pue­de tra­du­cir co­mo “com­pa­ñe­ra sus­ti­tu­ta tán­tri­ca”. Es al­go así co­mo una men­to­ra o guía pa­ra per­so­nas con pro­ble­mas ín­ti­mos re­la­cio­na­dos con el se­xo.

Des­pués de in­ter­cam­biar va­rios co­rreos, en los que me da las gra­cias por mos­trar in­te­rés en su tra­ba­jo y me pi­de que le en­víe de an­te­mano las pre­gun­tas de la en­tre­vis­ta, fi­nal­men­te acor­da­mos ver­nos un vier­nes a me­dio­día en la lu­jo­sa zo­na de Ba­rons Court. “No ten­drás pro­ble­mas pa­ra en­con­trar­me: soy la que va con un ves­ti­do ro­jo, me ve­rás fá­cil”, leo en el ce­lu­lar su úl­ti­mo co­rreo, mien­tras subo las es­ca­le­ras del me­tro a to­da pri­sa pa­ra no lle­gar to­da­vía más tar­de a la ci­ta.

Y así es. Na­da más sa­lir a la su­per­fi­cie y tor­cer a la iz­quier­da, allí es­tá: una mu­jer de me­dia­na edad, con un ves­ti­do ro­jo pa­sión has­ta la ro­di­lla y un pro­nun­cia­do es­co­te se po­ne de pie, ex­tien­de la mano y me pre­gun­ta en in­glés con un mar­ca­do acen­to es­ta­dou­ni­den­se: “¿Eres Jorge? En­can­ta­da de co­no­cer­te”.

Pi­do un tin­to pa­ra mí y un ju­go de man­za­na pa­ra ella. Tras ob­ser­var­la du­ran­te un par de mi­nu­tos des­de la ba­rra del bar —uñas pin­ta­das de ro­jo, pe­lo te­ñi­do de co­bre pe­ro con las raí­ces vi­si­ble­men­te ne­gras, car­te­ra co­lo­ra­da a jue­go—, me sien­to a su la­do, le doy las gra­cias por ve­nir y pul­so el REC de la gra­ba­do­ra.

“Mi­ra, yo no soy puta y te voy a ex­pli­car ra­cio­nal­men­te por qué. La in­ten­ción es muy di­fe­ren­te: en la pros­ti­tu­ción lo que se bus­ca es la sa­tis­fac­ción ins­tan­tá­nea y el en­tre­te­ni­mien­to y, si se pue­de, re­pe­tir to­das las ve­ces po­si­bles con el cliente —me res­pon­de cuan­do le pre­gun­to si le mo­les­ta que sue­lan aso­ciar am­bas profesiones—. Mi ca­so es di­fe­ren­te: yo soy una asis­ten­te se­xual y lo que bus­ca­mos en es­ta pro­fe­sión es el cre­ci­mien­to per­so­nal y la cu­ra del cliente. Des­de el co­mien­zo tra­ba­ja­mos pa­ra no vol­ver a ver nun­ca más a la per­so­na des­pués del tra­ta­mien­to”, con­ti­núa con aplo­mo.

Pe­se al acen­to grin­go, Pad­ma, quien cum­plió 36 años ha­ce po­co, es ale­ma­na. “Los ale­ma­nes y el se­xo, com­bi­na­ción ha­bi­tual”, pien­so mien­tras me cuen­ta cómo se le ocu­rrió pa­sar de la con­sul­to­ría eco­nó­mi­ca a la con­sul­to­ría se­xual tán­tri­ca, ha­ce más de diez años:

LOS PRO­BLE­MAS MÁS CO­MU­NES CON LOS QUE DE­BE LI­DIAR PAD­MA SON LA EYA­CU­LA­CIÓN PRE­COZ Y LA DIS­FUN­CIÓN ERÉC­TIL.

“Ten­go dos li­cen­cia­tu­ras y un par de más­te­res en eco­no­mía, y so­lía tra­ba­jar de con­sul­to­ra —me ex­pli­ca mien­tras le da sor­bos inin­te­rrum­pi­dos al ju­go—. Via­ja­ba por to­do el mun­do, pe­ro no te­nía tiem­po pa­ra mí. Un día, con 21 años, vi dos pe­lí­cu­las que me hi­cie­ron re­fle­xio­nar so­bre el sen­ti­do de la vi­da: The Fa­mily Man, con Ni­co­las Ca­ge, y Sweet No­vem­ber, con Char­li­ze The­ron y Kea­nu Ree­ves. El co­ra­zón y la ca­be­za me die­ron un vuel­co. Pe­ro se­guí tra­ba­jan­do y unos años des­pués me llegó la fa­mo­sa cri­sis de los 40… aun­que so­lo te­nía 25 años. Sa­bía que mi vi­da así no iba a fun­cio­nar, en­ton­ces em­pe­cé a es­tu­diar pa­ra ser psi­co­te­ra­peu­ta, has­ta que en un pe­rió­di­co bri­tá­ni­co vi que bus­ca­ban per­so­nas pa­ra tra­ba­jar co­mo sus­ti­tu­tos se­xua­les, es de­cir, te­ra­peu­tas que in­clu­yen al­go de prác­ti­ca con sus pa­cien­tes. Es­ta­ba muer­ta de mie­do, pe­ro era lo que te­nía que ha­cer”.

El ti­po de te­ra­pia se­xual que usa Pad­ma se prac­ti­ca des­de los años cin­cuen­ta, y no so­lo es ca­da vez más co­mún sino que es­tá ba­sa­do en es­tu­dios clí­ni­cos que ana­li­za­ron los ca­sos de más de 1000 per­so­nas —hom­bres y mu­je­res, ca­sa­dos y sol­te­ros— du­ran­te más de una dé­ca­da. Sus pre­cur­so­res, los doc­to­res Wi­lliam H. Mas­ters y Vir­gi­nia E. John­son, desa­rro­lla­ron en­ton­ces un pro­gra­ma de dos se­ma­nas que, se­gún ellos, po­día al­can­zar una efec­ti­vi­dad del 80 %.

A es­tas al­tu­ras de mi en­cuen­tro con Pad­ma, los jó­ve­nes de la me­sa del la­do es­tán más pen­dien­tes de nues­tra con­ver­sa­ción que de la su­ya. Los veo con la ore­ja pe­ga­da, cu­chi­chean­do co­sas en­tre ellos. No pa­san de los 18 o 19 años y pa­re­cen de­ci­di­dos a que no les pa­se lo mis­mo que a los clien­tes de los que ha­bla­mos.

Los ho­te­les pa­ra los en­cuen­tros son ele­gi­dos por ella mis­ma, pues quie­re ase­gu­rar dis­cre­ción. “Le tie­ne que que­dar cla­ro a la gen­te que no se tra­ta de una ci­ta ro­mán­ti­ca o una ve­la­da con ro­sas y ba­la­das —di­ce—, aquí nos po­ne­mos a tra­ba­jar. El via­je ter­mi­na cuan­do el cliente lo­gra re­pro­du­cir con otra per­so­na los re­sul­ta­dos que ha ob­te­ni­do con­mi­go. Es un po­co co­mo el pá­ja­ro que de­ja el nido y vue­la so­lo. Lo que es­tá cla­ro es que el pro­ce­so tie­ne un ini­cio, un fi­nal y un ob­je­ti­vo cla­ro: que el cliente su­pere sus pro­ble­mas y pue­da re­pro­du­cir lo tra­ba­ja­do”.

En­tre los pro­ble­mas más fre­cuen­tes con los que le to­ca li­diar a Pad­ma y a su equi­po —tra­ba­ja con dos apren­di­ces, un chi­co y una chi­ca, que no se acues­tan con sus pa­cien­tes— es­tán las di­fi­cul­ta­des pa­ra lo­grar una erec­ción y la eya­cu­la­ción pre­coz. Ah, y los adul­tos vír­ge­nes: el 25 % de sus clien­tes lle­ga sin ha­ber­se es­tre­na­do en las ar­tes del amor.

—¿Por qué un vir­gen que­rría que su pri­me­ra ex­pe­rien­cia fue­ra con una asis­ten­te se­xual? ¿No se­ría más fá­cil re­cu­rrir a un bur­del?— pre­gun­to.

—Mi­ra, en la so­cie­dad ac­tual es tan fá­cil con­se­guir una es­cort co­mo una piz­za. Te pue­de lle­gar a tu ca­sa en me­dia ho­ra. Lo mío, en cam­bio, es un pro­ce­so du­ro. Y ojo, que el se­xo no lle­ga sino has­ta las tres úl­ti­mas de las diez se­sio­nes. ¿Por qué un hom­bre que­rría pa­sar por to­do eso so­lo pa­ra me­ter­la?

Asien­to y to­mo no­tas en un cua­derno mien­tras echo un vis­ta­zo a mi al­re­de­dor. Las me­sas ad­ya­cen­tes se han ido po­blan­do y no­to que Pad­ma ha­bla, sin dar­se cuen­ta, an­te una au­dien­cia ca­da vez ma­yor. Las mu­je­res pa­re­cen dar su apro­ba­ción con la ca­be­za y su­su­rran a sus ma­ri­dos co­mo di­cien­do: ¿se­rá que pro­ba­mos?

“Creo que to­do el mun­do se be­ne­fi­cia­ría de es­to —re­fle­xio­na Pad­ma—, y también creo que quie­nes lo ha­gan se lo re­co­men­da­rían a los de­más. A ti, que veo que es­tás ca­sa­do, a tus ami­gos, a tus je­fes. Da­mos la po­si­bi­li­dad de que las re­la­cio­nes de pa­re­ja sean me­jo­res. Te­ne­mos que de­jar de pen­sar que to­do el mun­do es­tá te­nien­do se­xo ma­ra­vi­llo­so, por­que no es así”.

El me­se­ro, que nos ha sol­ta­do va­rias mi­ra­das ame­na­zan­tes por la ho­ra que lle­va­mos sen­ta­dos sin con­su­mir, se acer­ca a lim­piar la me­sa. Y en­ton­ces Pad­ma, an­tes de des­pe­dir­nos, de­ci­de con­tar­me al­gu­nos de sus ca­sos más ex­tre­mos, co­mo el del vir­gen de 65 años que nun­ca ha­bía aga­rra­do de la mano a una mu­jer o el del hom­bre que tar­da­ba en ve­nir­se diez se­gun­dos.

“El del se­ñor de 65 fue un ca­so cu­rio­so —re­cuer­da—: me es­cri­bió que sen­tía que su vi­da iba a ter­mi­nar pronto y que no que­ría ir­se sin dis­fru­tar de esa ex­pe­rien­cia. Era un hom­bre que so­lo pen­sa­ba en el tra­ba­jo”. Y con­clu­ye con la des­crip­ción de­ta­lla­da del ca­so del eya­cu­la­dor de los diez se­gun­dos: “Es, pro­ba­ble­men­te, el ma­yor desafío al que me he en­fren­ta­do. Se un­ta­ba con cre­mas pa­ra re­tra­sar el or­gas­mo, pe­ro en cuan­to la me­tía, eran diez se­gun­dos por re­loj. Cuan­do me pu­se ma­nos a la obra, con­fia­ba en que lle­ga­ra, al me­nos, a la me­dia nacional, que es­tá en­tre 5 y 10 mi­nu­tos, pe­ro con­se­guí lle­var­lo has­ta los 15. To­da­vía lo re­cuer­do. ¡Qué ti­po! Era un chi­co hi­per­sen­si­ble, ca­paz de te­ner or­gas­mos en cual­quier par­te del cuer­po. Es lo más cer­cano que he vis­to a un dios tán­tri­co”.

EN­TRE SU CAR­TE­RA DE PA­CIEN­TES SE EN­CUEN­TRA DE TO­DO. Y TO­DOS TIE­NEN AL­GO EN CO­MÚN: NO ACA­BAN DE FUN­CIO­NAR EN LA CA­MA.

Pad­ma De­va es ale­ma­na, tie­ne 36 años y tra­ba­ja co­mo guía se­xual tán­tri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.