In­di­rec­ta Por qué el hom­bre no ha vuel­to a la Lu­na, por Char­lie Du­ke

SoHo - Censurado (Colombia) - - Sumario - Por CHAR­LIE DU­KE Fo­tos GETTY IMAGES

Ha­ce ca­si un siglo, el mun­do se pa­ra­li­zó cuan­do un hom­bre pi­só la Lu­na. Y has­ta ahí llegó la his­to­ria: des­de 1972, nin­gu­na mi­sión es­pa­cial ha via­ja­do has­ta allá. ¿Hay al­gu­na ex­pli­ca­ción al respecto? Soho le hi­zo es­ta pre­gun­ta a Char­lie Du­ke, uno de los po­cos as­tro­nau­tas que han es­ta­do en una mi­sión lu­nar, y acá nos res­pon­de con lu­jo de de­ta­lles. Lea y apren­da.

(As­tro­nau­ta de la mi­sión Apo­lo 16, que en abril de 1972 pa­só 71 ho­ras so­bre la su­per­fi­cie lu­nar).

Pri­me­ro que to­do, dé­jen­me acla­rar al­go, en vis­ta de la can­ti­dad de gen­te que cree en las teo­rías de la cons­pi­ra­ción, se­gún las cua­les no hu­bo mi­sio­nes lu­na­res y to­do se fil­mó en un han­gar: sí fui­mos a la Lu­na. Yo mis­mo, co­mo pi­lo­to del Apo­lo 16, po­sé al mó­du­lo lu­nar Orión so­bre esa su­per­fi­cie lle­na de hue­cos y ro­cas. Y ca­mi­né so­bre el pol­vo se­co y os­cu­ro. Un pol­vo tan fino co­mo el tal­co que se me me­tía en­tre los plie­gues del tra­je, se que­da­ba ahí pe­ga­do, y ha­bía que sa­cu­dir­lo an­tes de en­trar al mó­du­lo lu­nar.

Es­tu­ve allá du­ran­te ca­si 72 ho­ras y nun­ca ol­vi­da­ré lo que sen­tí al sen­tar­me en el ro­ver lu­nar, ese ca­rri­to si­mi­lar a los de karts que echa­mos a an­dar so­bre el ro­co­so te­rreno de la re­gión lu­nar de Des­car­tes, que se abría a un crá­ter gi­gan­tes­co. Mi tra­ba­jo, y también el de mi com­pa­ñe­ro John Young, con­sis­tía en re­co­lec­tar mues­tras de pie­dras y re­go­li­to, es de­cir, el sue­lo de pol­vo y are­na.

John y yo nos di­mos la vuel­ta en un mo­men­to da­do, mi­ra­mos ha­cia el otro la­do del crá­ter gris, y ahí es­ta­ba el mó­du­lo Orión. Des­de la otra orilla se veía frá­gil y pe­que­ño, co­mo un ju­gue­te. Ese vehícu­lo re­pre­sen­ta­ba to­da la tec­no­lo­gía, to­do el em­pu­je, to­do el di­ne­ro y, es­pe­cial­men­te, to­da la vo­lun­tad po­lí­ti­ca que mi país, Es­ta­dos Uni­dos, ha­bía in­ver­ti­do du­ran­te dé­ca­das en el pro­gra­ma lu­nar.

La gen­te siem­pre me pre­gun­ta por qué no vol­vi­mos a la Lu­na. Que si es por fal­ta de tec­no­lo­gía, que si es por mie­do, que si es por pla­ta... A tra­vés de los años, des­de que ter­mi­nó el pro­gra­ma Apo­lo, las ra­zo­nes han si­do una mez­cla de to­do eso. Pe­ro por en­ci­ma de to­do, es cues­tión de vo­lun­tad po­lí­ti­ca.

La con­quis­ta del es­pa­cio siem­pre ha si­do un te­ma geo­po­lí­ti­co. Es­tá la mo­ti­va­ción cien­tí­fi­ca y de ex­plo­ra­ción. Es­tá la par­te ro­mán­ti­ca. Pe­ro de­trás de eso es­tá el jue­go de po­de­res, y siem­pre se ana­li­za si es­te o aquel ob­je­ti­vo es­pa­cial es el más con­ve­nien­te pa­ra ha­cer avan­zar “mi po­si­ción” fren­te al res­to de paí­ses con ca­pa­ci­da­des es­pa­cia­les. Lle­gar a la Lu­na an­tes que los ru­sos era cla­ve. Co­men­zar a sa­car me­ta­les de un as­te­roi­de es cla­ve. Te­ner sa­té­li­tes es­pías es cla­ve. Re­gre­sar a la Lu­na, ¿pa­ra qué?

En­ci­ma de to­do, ca­da pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se que lle­ga al po­der cam­bia el rum­bo de la Nasa. Por ejem­plo, Geor­ge W. Bush pi­dió la cons­truc­ción de un nue­vo cohe­te y una na­ve es­pa­cial pa­ra re­gre­sar a la Lu­na e ir a Mar­te. Des­pués llegó Ba­rack Oba­ma y aca­bó con to­do eso cuan­do es­ta­ba a me­dio ca­mino, pues el cohe­te ex­pe­ri­men­tal Ares X, del pro­gra­ma Cons­te­lla­tion, ya ha­bía si­do fa­bri­ca­do. Lue­go cam­bió de opi­nión y re­ins­tau­ró el cohe­te, pe­ro sa­có de la agen­da el via­je a la Lu­na. Los as­tro­nau­tas aho­ra iban a en­tre­nar­se pa­ra ir a Mar­te en­ci­ma de un as­te­roi­de.

Mi pri­me­ra reac­ción al sa­ber to­do eso fue que la can­ce­la­ción de Cons­te­lla­tion ha­bía si­do un desas­tre. Pe­ro lue­go es­cu­ché de­cir a los miem­bros del co­mi­té en­car­ga­do del pro­yec­to que ha­bía pro­ble­mas de di­ne­ro, téc­ni­cos y lo­gís­ti­cos. Por eso, sos­te­nían que ce­rrar­lo ha­bía si­do una bue­na de­ci­sión. No obs­tan­te, eso no sig­ni­fi­ca que no de­bié­ra­mos ir a la Lu­na. Esa fue una ju­ga­da pu­ra­men­te po­lí­ti­ca.

Hay quie­nes pien­san que no ne­ce­si­ta­mos re­gre­sar a la Lu­na, sino que de­be­mos ir de­re­cho a Mar­te. En­tre ellos es­tá mi co­le­ga Buzz Al­drin, quien via­jó también a la Lu­na y es re­co­no­ci­do co­mo el se­gun­do ser hu­mano en pi­sar­la, de­trás de Neil Arms­trong. Yo, en cam­bio, creo que de­be­mos ir a la Lu­na an­tes. Pien­so que allá hay mu­cho que po­de­mos uti­li­zar cien­tí­fi­ca­men­te. Por ejem­plo, es­ta­ble­cer una ba­se si­mi­lar a las que hay en la An­tár­ti­da, vi­vir en ella du­ran­te me­ses y en­ten­der lo que va­mos a ne­ce­si­tar pa­ra vi­vir en Mar­te.

Aho­ra, el pre­si­den­te Do­nald Trump cam­bió la mú­si­ca de nue­vo: él quie­re que va­ya­mos a la Lu­na y a Mar­te, se­gún in­di­có en fe­bre­ro, cuan­do pu­so el pre­su­pues­to to­tal de la Nasa en 19.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Eso no es mu­cho di­ne­ro. Nues­tras mi­sio­nes Apo­lo, ha­cien­do los ajus­tes de la in­fla­ción, cos­ta­ron en los años se­sen­ta y se­ten­ta unos 60.000 mi­llo­nes. Gra­cias a ese di­ne­ro, la agencia es­pa­cial di­se­ñó, cons­tru­yó y lan­zó las mi­sio­nes pre­cur­so­ras de Mer­cury y Ge­mi­ni, sin las cua­les Apo­lo no ha­bría po­di­do ha­cer lo que hi­zo.

La no­ti­cia de Trump es muy bue­na… mien­tras no des­car­te el plan a me­dio ca­mino. Pe­ro es un asun­to com­ple­jo, por­que pa­ra ir a Mar­te hay que te­ner una se­rie de eta­pas de apren­di­za­je, y eso im­pli­ca ha­cer to­do an­tes en la Lu­na: en­sa­yar el hard­wa­re ne­ce­sa­rio, aco­plar­se a to­dos los há­bi­tats, pro­bar los ro­vers pre­su­ri­za­dos y ex­pe­ri­men­tar con el equi­po pa­ra fa­bri­car com­bus­ti­ble y agua. Si no apren­de­mos a ha­cer eso con los ojos ce­rra­dos en la Lu­na, va­mos a per­der la par­ti­da en Mar­te.

Pien­so que las co­sas se es­tán ace­le­ran­do ha­cia la Lu­na también por­que los chi­nos mues­tran mu­cho in­te­rés en nues­tro sa­té­li­te na­tu­ral. De he­cho, he es­cu­cha­do ru­mo­res de que el plan de lle­var as­tro­nau­tas a or­bi­tar la Lu­na en la nue­va cáp­su­la Orión lo po­drían ade­lan­tar al año 2019, pa­ra que Es­ta­dos Uni­dos man­ten­ga su do­mi­nio en el es­pa­cio.

Lo cier­to es que unos días an­tes de par­tir a la Lu­na, les pre­gun­té a mis hi­jos: “¿Quie­ren ir con­mi­go?”. En­ton­ces nos man­da­mos to­mar una fo­to jun­tos, la plas­ti­fi­qué y pe­dí per­mi­so pa­ra de­jar­la allá. Cuan­do pi­sé la Lu­na, le to­mé una fo­to a la fo­to, y esa se ha con­ver­ti­do en la ima­gen más re­pro­du­ci­da del pro­gra­ma Apo­lo. Así que no me ven­gan a de­cir que no fui­mos a la Lu­na, ¡si mi fa­mi­lia aún es­tá allá!

LA VER­DA­DE­RA RA­ZÓN POR LA QUE NO HE­MOS VUEL­TO A LA LU­NA ES, SIM­PLE­MEN­TE, POR UNA CUES­TIÓN DE VO­LUN­TAD PO­LÍ­TI­CA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.