GRANT ACHATZ, EL CHEF QUE PER­DIÓ EL GUS­TO,

EL CHEF QUE PER­DIÓ EL GUS­TO

SoHo - Censurado (Colombia) - - Sumario - por María Xi­me­na Pi­ne­da

Ali­nea, su res­tau­ran­te en Chica­go, no so­lo tie­ne tres es­tre­llas Mi­che­lin, sino que ha si­do ca­ta­lo­ga­do en va­rias opor­tu­ni­da­des como el me­jor del mun­do. Dis­cí­pu­lo de Fe­rran Adrià y con­si­de­ra­do el chef más van­guar­dis­ta de su país, Achatz su­frió ha­ce unos años un cán­cer que lo de­jó sin po­der pro­bar los pla­tos que pre­pa­ra­ba. ¿Có­mo sa­lió ade­lan­te?

Grant Achatz, el chef más im­por­tan­te de Es­ta­dos Uni­dos, fun­da­dor del mun­dial­men­te co­no­ci­do res­tau­ran­te Ali­nea, per­dió ha­ce unos años lo más pre­cia­do pa­ra al­guien que vi­ve den­tro de una co­ci­na: el gus­to.

Lue­go de de­tec­tar un gru­mo de me­nos de un mi­lí­me­tro en la len­gua, Achatz fue a su odon­tó­lo­go, quien le res­tó im­por­tan­cia al asun­to. Pe­ro me­ses des­pués, el do­lor se vol­vió tan in­so­por­ta­ble que in­clu­so co­mer le re­sul­ta­ba in­su­fri­ble. En­ton­ces per­dió más de 9 ki­los y el mé­di­co le diag­nos­ti­có cán­cer. Lo peor, sin em­bar­go, vino cuan­do le di­je­ron que de­bían ex­tir­par­le la len­gua o, de lo con­tra­rio, su ex­pec­ta­ti­va de vi­da se re­du­ci­ría a seis me­ses.

Ape­nas re­ci­bió el diag­nós­ti­co, su ma­dre via­jó des­de Mi­chi­gan pa­ra es­tar con él y ayu­dar­lo en to­do el pro­ce­so. Pe­ro Grant nun­ca qui­so ayu­da. Dio la gue­rra so­lo. Lue­go de vi­si­tar cua­tro mé­di­cos dis­tin­tos, que no le da­ban más de tres años de vi­da, la Uni­ver­si­dad de Chica­go (UIC) le ofre­ció un tra­ta­mien­to al­ter­na­ti­vo que con­sis­tía

en cam­biar el pro­to­co­lo mé­di­co tra­di­cio­nal: mien­tras que ca­si to­dos los doc­to­res re­co­men­da­ban una ci­ru­gía en la que le ex­tir­pa­rían bue­na par­te de la len­gua pa­ra pro­se­guir con una qui­mio­te­ra­pia, los mé­di­cos en UIC le pro­pu­sie­ron usar cier­tas dro­gas di­fe­ren­tes en la qui­mio y ex­po­ner­lo a ra­dia­ción so­lo en par­tes es­pe­cí­fi­cas. Y fun­cio­nó. Aun­que pa­re­cía im­po­si­ble, Grant se sal­vó del cán­cer y con­ser­vó la len­gua in­tac­ta.

No fue fá­cil. Al co­mien­zo de la qui­mio­te­ra­pia, pe­sa­ba 78 ki­los, y al fi­nal del tra­ta­mien­to lle­gó a pe­sar 57, de ma­ne­ra que dis­fru­tar el sa­bor de la co­mi­da, fun­ción cen­tral de su tra­ba­jo, le re­sul­ta­ba im­po­si­ble. Durante un año, nin­gún ali­men­to tu­vo sa­bor al­guno y, aun­que era cons­cien­te de que de­bía co­mer pa­ra so­bre­vi­vir, sen­tía que no ha­bía ra­zón al­gu­na pa­ra ha­cer­lo.

Los mé­di­cos le ad­vir­tie­ron a Grant cuán im­por­tan­te se­ría que co­mie­ra, pues la pér­di­da de pe­so re­sul­ta­ba dra­má­ti­ca. Si no lo ha­cía, le di­je­ron, ten­drían que re­cu­rrir a un tu­bo pa­ra ali­men­tar­lo. Se­gún cuen­ta Achatz en su au­to­bio­gra­fía, Li­fe, on the Line (un jue­go de pa­la­bras que sig­ni­fi­ca al­go así como “Vi­da en la lí­nea” o “Vi­da en la cuer­da flo­ja”), con­si­de­ra­ba el he­cho de co­mer una ac­ción que abar­ca­ba to­das las emo­cio­nes po­si­bles, y aho­ra so­lo era una sen­sa­ción de pér­di­da. Ca­da pla­to le re­cor­da­ba que ha­bía per­di­do el gus­to, que ya no po­día co­ci­nar, que ya no po­día ser un chef.

Na­da más trá­gi­co que el sen­ti­mien­to cap­tu­ra­do en las car­tas de Beet­ho­ven a sus ami­gos, en las que les re­ve­la su sor­de­ra en pro­gre­so. Sin du­da, el cán­cer en la len­gua de Achatz —y su pér­di­da del gus­to— fue un epi­so­dio dra­má­ti­co, pe­ro tam­bién es cier­to que el chef co­rrió con me­jor suer­te que el mú­si­co, pues hoy, por for­tu­na, lo ha re­cu­pe­ra­do por com­ple­to. Así lo ase­gu­ró en una en­tre­vis­ta pa­ra la emi­so­ra Na­tio­nal Pu­blic Ra­dio, cua­tro años des­pués de que le de­tec­ta­ran el cán­cer, en 2007.

Mien­tras que la sor­de­ra ter­mi­nó por des­pla­zar a Beet­ho­ven de la mú­si­ca, la fal­ta de gus­to dis­pa­ró el éxi­to en la ca­rre­ra de Achatz: sin sos­pe­char­lo, se con­vir­tió en la cir­cuns­tan­cia per­fec­ta pa­ra que el chef re­des­cu­brie­ra los sabores con los que hoy ex­pe­ri­men­ta en su acla­ma­da co­ci­na, por­ta­do­ra de tres es­tre­llas Mi­che­lin.

Grant Achatz du­ró sin los sen­ti­dos del gus­to y el ol­fa­to más o me­nos un año, tiem­po en el que co­mer era lo que me­nos te­nía sen­ti­do. Y aun­que su cons­tan­te es­ta­do de náu­sea durante la qui­mio­te­ra­pia ha­cía que la co­ci­na fue­ra el peor es­ce­na­rio pa­ra ha­bi­tar, el chef se afe­rró a su lu­gar de tra­ba­jo como un re­fu­gio.

En una en­tre­vis­ta, Achatz con­tó que el pri­mer sa­bor que los be­bés per­ci­ben es el dul­ce. Y ese sa­bor fue tam­bién el pri­me­ro que re­co­bró cuan­do em­pe­zó a re­cu­pe­rar el gus­to. Se­gún di­ce, el cán­cer fue una ex­pe­rien­cia muy edu­ca­cio­nal y lo con­vir­tió en un me­jor chef, por­que aho­ra en­tien­de de ver­dad có­mo fun­cio­na el sa­bor.

ALI­NEA

Un edi­fi­cio de tres pi­sos, ne­gro, sin fa­cha­da, sin tim­bre, pa­re­ci­do a una ca­ja

CUAN­DO LE DIAG­NOS­TI­CA­RON EL CÁN­CER EN LA LEN­GUA, LOS MÉ­DI­COS LE DI­JE­RON QUE TE­NÍA, MÁ­XI­MO,TRES ME­SES DE VI­DA.

fuer­te, es la lo­ca­ción del res­tau­ran­te Ali­nea, ca­ta­lo­ga­do por la re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da Gour­met Ma­ga­zi­ne como el me­jor de Nor­tea­mé­ri­ca. Pa­ra co­mer allá, hay que ha­cer re­ser­va­cio­nes con ca­si seis me­ses de an­ti­ci­pa­ción y alis­tar de 200 a 300 dó­la­res por cabeza. Si uno pre­ten­de ha­blar con su chef y fun­da­dor, Grant Achatz, hay que lu­char con­tra una es­tre­cha agen­da que tie­ne ya re­ser­va­da. Cla­ro, debe desem­pe­ñar­se de ma­ne­ra om­ni­po­ten­te pa­ra es­tar en­ci­ma de los tres exi­to­sos res­tau­ran­tes que fun­dó en Chica­go y que di­ri­ge jun­to con su so­cio, Nick Ko­ko­nas: Ali­nea, Next y The Aviary (aho­ra tam­bién con se­de en Nue­va York).

La úni­ca se­ñal de vi­da que hay den­tro del blo­que de ce­men­to que es Ali­nea es un pa­pel pe­ga­do en la fa­cha­da, en el que se ex­pli­ca que los do­mi­ci­lios y cual­quier otro ti­po de en­tre­gas se re­ci­ben por la puer­ta de atrás.

Son las 3:00 de la tar­de. Es­ta­mos en pleno verano y co­ci­ne­ros, chefs, pro­vee­do­res y per­so­nal ad­mi­nis­tra­ti­vo en­tran y sa­len agi­ta­dos por la puer­ta tra­se­ra. Lo­gro ha­blar con uno de los chefs, Si­mon Da­vies, quien me di­ce que Grant es­tá en Nue­va York, pues aca­ba de abrir una se­de de The Aviary en Man­hat­tan. Le pre­gun­to cuán­do re­gre­sa y me res­pon­de que es­tá via­jan­do cons­tan­te­men­te. Na­da con­cre­to. Le cuen­to que lo quie­ro en­tre­vis­tar y su ges­to no es alen­ta­dor, pe­ro me da el co­rreo elec­tró­ni­co de la oficina de pren­sa del gru­po Aviary, del cual Ali­nea ha­ce par­te. En­ton­ces pien­so que de­trás de esa ex­pre­sión fría y cor­tan­te pue­de ha­ber al­go amis­to­so y le de­jo mis da­tos. Si­mon Da­vies y Mi­ke Ba­ga­le son los chefs más im­por­tan­tes en je­rar­quía den­tro de la co­ci­na de Ali­nea —des­pués de Achatz, por su­pues­to.

No es sor­pren­den­te que pa­ra en­tre­vis­tar al ge­nio cu­li­na­rio que per­dió el gus­to ha­ya que es­pe­rar ca­si seis me­ses, igual que hay que ha­cer­lo pa­ra co­mer en su res­tau­ran­te. Grant se hi­zo fa­mo­so cuan­do su­frió de cán­cer en la len­gua. Y, lue­go, por su es­ti­lo de co­ci­na van­guar­dis­ta, úni­co y ex­tra­va­gan­te. Hoy en día, a los 43 años, ha al­can­za­do el éxi­to con el que la ma­yo­ría de los chefs sue­ña.

Co­lom­bi­nas de acei­te oli­va, un glo­bo co­mes­ti­ble de he­lio he­cho con azú­car, una pi­ña­ta de cho­co­la­te ne­gro, un he­la­do de hon­gos con azú­car mas­ca­ba­do y una ex­plo­sión de tru­fa. To­dos es­tos gra­tos ac­ci­den­tes na­cie­ron en la co­ci­na “pro­gre­si­va ame­ri­ca­na” de Ali­nea.

Re­gre­so al res­tau­ran­te un vier­nes en la ma­ña­na. No es la ho­ra de lle­ga­da de los chefs, pe­ro me atien­de un co­ci­ne­ro me­xi­cano. Nos en­ten­de­mos muy bien en es­pa­ñol y me de­ja en­trar has­ta la oficina de Caroline, la ad­mi­nis­tra­do­ra, una ru­bia del me­dio oes­te es­ta­dou­ni­den­se que me des­pa­cha sin dar­me opor­tu­ni­dad de en­tre­vis­tar a na­die. Caroline di­ce que ten­go que con­tac­tar a la oficina de pren­sa si quie­ro ha­blar con cual­quie­ra de los chefs.

An­tes de sa­lir, veo las me­sas lis­tas pa­ra los clien­tes de esa no­che. Me ima­gino que pue­den ser un mon­tón de ex­qui­si­tos pa­la­da­res —en­tre crí­ti­cos, chefs de otros res­tau­ran­tes, es­no­bis­tas y afi­cio­na­dos a la co­ci­na— tra­tan­do de ha­cer lo mis­mo que hi­zo Proust con la ga­lle­ta mag­da­le­na en En bus­ca del tiem­po per­di­do: re­cor­dar su in­fan­cia. Es­tos co­men­sa­les son los que pre­fe­ri­ría el chef Achatz: su au­dien­cia ideal. Pe­ro qui­zá sea sim­ple­men­te gen­te con pla­ta que sa­be ha­cer re­ser­va­cio­nes con me­ses de an­te­rio­ri­dad.

Me en­cuen­tro en la es­qui­na de Ali­nea con el chef Si­mon Da­vies. Le di­go que me ayu­de. Se acuer­da de mí y me di­ce que sí, que va a ha­blar con Grant a ver si pue­de dar­me una en­tre­vis­ta. Se ve se­rio y, tam­bién, ner­vio­so. Le di­go que lo vi en el epi­so­dio del po­pu­lar reality Chef’s Ta­ble de­di­ca­do a Achatz. Se sonroja y ac­ce­de a dar­me su co­rreo elec­tró­ni­co. Al día si­guien­te, me pregunta si po­de­mos ha­cer la en­tre­vis­ta por in­ter­net o por te­lé­fono, por­que an­da muy ocu­pa­do.

Si­mul­tá­nea­men­te, re­ci­bo otro co­rreo, de la oficina de pren­sa de Ali­nea, en el que se dis­cul­pan por­que to­dos sus chefs van a es­tar ocu­pa­dos por las si­guien­tes se­ma­nas. No es­pe­ci­fi­can cuán­tas. In­ten­to con­tac­tar lue­go a Si­mon, pe­ro es im­po­si­ble. Des­apa­re­ció. Re­ci­bo un e-mail de Caroline en el que es­cri­be que so­la­men­te la oficina de pren­sa —que es una so­la mujer— pue­de au­to­ri­zar que al­guno de los chefs ha­ble con­mi­go.

Lo más cer­cano que lle­go a es­tar de Achatz es gra­cias a mi es­pio­na­je vía Instagram. Sé dón­de es­tá ca­da no­che: The Aviary (Nue­va York), Next, Ali­nea, The Aviary (Chica­go)…

Me re­signo a su re­cha­zo. So­bre to­do por­que, pa­ra ese mo­men­to, ya sé qué res­pon­de­ría en la en­tre­vis­ta. Ya lo ha res­pon­di­do to­do so­bre su vi­da pro­fe­sio­nal en la pren­sa es­cri­ta, en la te­le­vi­sión, en la ra­dio. La historia de su cán­cer y su recuperación es­tá de­ta­lla­da. La cuen­ta en el show de Oprah, por si que­da­ra al­gu­na du­da.

LA DI­NAS­TÍA ACHATZ

Grant vie­ne de una fa­mi­lia de res­tau­ran­te­ros. Su abue­la te­nía un pe­que­ño ca­fé en Ma­ri­ne City, Mi­chi­gan, y sus pa­dres y al­gu­nos fa­mi­lia­res tie­nen to­da­vía ne­go­cios en la zo­na de Saint Clair, tam­bién en Mi­chi­gan.

El pri­mer re­cuer­do que se le vie­ne a la cabeza al pa­pá de Grant Achatz —que es ho­mó­ni­mo de su hi­jo— cuan­do con­ver­sa­mos son las se­sio­nes de pes­ca que te­nían jun­tos cuan­do Grant ju­nior era to­da­vía un ni­ño. Y no so­lo por las aven­tu­ras que im­pli­ca­ban, sino por­que al fi­nal de las jor­na­das tra­ta­ban de en­con­trar di­fe­ren­tes for­mas pa­ra co­ci­nar los pes­ca­dos. Lue­go, se acuer­da de cuan­do com­pra­ron un vie­jo Pon­tiac mo­de­lo 70 ca­si des­man­te­la­do con el pro­yec­to de res­tau­rar­lo. Fue el pri­mer ca­rro de Grant hi­jo. El pa­dre se oye nos­tál­gi­co.

“¿Con qué fre­cuen­cia se ve con su hi­jo?”, le pre­gun­to. “Muy po­co —res­pon­de—. Él siem­pre es­tá muy ocu­pa­do y yo tam­bién. Tra­ba­jo sie­te días a la se­ma­na en

mi res­tau­ran­te en Saint Clair”. El pa­pá de Grant Achatz es due­ño de lo que se co­no­ce en Es­ta­dos Uni­dos como un “di­ner”, un res­tau­ran­te tí­pi­co grin­go don­de se sir­ve co­mi­da tí­pi­ca: ham­bur­gue­sas, pa­pas fri­tas, club sánd­wi­ches…

Fue jus­ta­men­te ahí, en el di­ner de su fa­mi­lia, don­de Achatz se ini­ció como co­ci­ne­ro. En la inau­gu­ra­ción de Ali­nea, por ejem­plo, uno de los pla­tos era una car­ne de res con va­rie­dad de hue­vos que, se­gún Achatz, es una ver­sión más so­fis­ti­ca­da del po­pu­lar “steak and eggs” (car­ne con hue­vos) que pre­pa­ra des­de ni­ño. Su pa­dre afir­ma que siem­pre tu­vo un ta­len­to na­tu­ral pa­ra en­con­trar la me­jor pre­sen­ta­ción pa­ra cual­quier pla­to.

Y aun­que ha­ce años el Achatz fa­mo­so se fue de Mi­chi­gan, los re­cuer­dos de Saint Clair son to­da­vía cons­tan­tes. Le pre­gun­to al pa­dre qué opi­na so­bre Achatz ju­nior y, por su­pues­to, so­lo di­ce co­sas bue­nas. Lue­go me acla­ra que, con­tra­rio a su hi­jo, él no es un chef sino, más bien, un hom­bre de ne­go­cios. Su di­ner tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra unas 4000 per­so­nas.

El vie­jo Achatz re­pi­te va­rias ve­ces que su hi­jo siem­pre fue muy in­de­pen­dien­te; des­de que em­pe­zó a ayu­dar en la co­ci­na de su res­tau­ran­te, a los 5 años, mez­cla­ba co­mi­das y ex­pe­ri­men­ta­ba con ellas. Por eso, nun­ca fue una sor­pre­sa que de­ci­die­ra to­mar el ca­mino que to­mó.

El vie­jo Achatz ha es­ta­do va­rias ve­ces de co­men­sal en Ali­nea. Ha­bla­mos de la co­mi­da que pre­pa­ran allá. Fas­ci­na­do, di­ce sin pen­sar­lo un se­gun­do: “Es in­creí­ble”. Y aña­de que lo alu­ci­nan­te del chef Achatz, su hi­jo, es esa ca­pa­ci­dad de to­mar cual­quier ali­men­to y de­cons­truir­lo has­ta ob­te­ner co­sas ex­tra­or­di­na­rias.

An­tes de ir­me, le pre­gun­to so­bre el cán­cer que de­jó a su hi­jo sin gus­to. Me di­ce que fue una ben­di­ción el he­cho de que lo­gra­ra sa­car de esa ex­pe­rien­cia lo me­jor y la hu­bie­ra vol­ca­do a su fa­vor. El chef Grant Achatz es­tu­vo has­ta el úl­ti­mo día de qui­mio­te­ra­pia tra­ba­jan­do en la co­ci­na de Ali­nea, in­clu­so con un tu­bo col­gan­do del cue­llo. De­mos­tró una de­ter­mi­na­ción sor­pren­den­te.

CAP­TU­RAR AROMAS

Efec­ti­va­men­te, el bes­tse­ller Li­fe, on the Line cuen­ta to­do lo que re­cuer­da Achatz. Cuan­do ter­mino de leer­lo, la ci­ta que más me lla­ma la aten­ción es la que le di­jo su pa­dre lue­go de su fra­ca­so en el res­tau­ran­te del re­co­no­ci­do chef Char­lie Trot­ter, en Chica­go: “Los res­tau­ran­tes son como las no­vias: so­lo tie­nes que en­con­trar la que es”. En ese sen­ti­do, la no­via ideal de Grant Achatz fue, sin du­da, el res­tau­ran­te French Laundry, en Yount­vi­lle, Ca­li­for­nia, don­de tra­ba­jó pa­ra su gran men­tor, Tho­mas Ke­ller.

Ese tiem­po al la­do del chef Ke­ller no so­lo ca­ta­pul­tó su ca­rre­ra, sino que le dio la opor­tu­ni­dad de ex­pe­ri­men­tar como au­tor. El pri­mer pla­to fir­ma­do por Grant Achatz na­ció en la co­ci­na de Ke­ller y fue do­na­do al me­nú del res­tau­ran­te French Laundry. Achatz sa­bía, tal vez con arro­gan­cia, que lue­go ven­drían me­jo­res.

Crí­ti­cos de co­mi­da de los me­dios más im­por­tan­tes de Es­ta­dos Uni­dos — The New York Ti­mes, The New Yor­ker y Chica­go Tri­bu­ne, en­tre otros— han re­se­ña­do con asom­bro un pla­to en el que los chefs de Ali­nea cap­tu­ran aromas de ár­bo­les de sa­sa­frás, na­ran­ja y nue­ces en una es­pe­cie de al­moha­da so­bre la que sir­ven el pla­to fuer­te. Achatz ha di­cho va­rias ve­ces que con ese pla­to han llo­ra­do mu­chos co­men­sa­les, por­que el aro­ma les re­cuer­da a un lu­gar o a un tiem­po en el que se di­vir­tie­ron. Y agre­ga: “Pa­ra mí, el ro­ble es la nostalgia de mi ni­ñez en Mi­chi­gan”.

En una en­tre­vis­ta que le dio en 2012 a Ma­de­lei­ne Grynsz­tejn, la di­rec­to­ra del Mu­seo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo de Chica­go, Achatz ha­bla de la co­ne­xión es­tre­cha que hay en­tre el ol­fa­to y la me­mo­ria. El me­nú de Ali­nea mues­tra cla­ra­men­te que pa­ra el chef cap­tu­rar el aro­ma es una prio­ri­dad, pues sig­ni­fi­ca evo­car nos­tal­gias.

Por eso, los aromas que des­cri­be Achatz en sus en­tre­vis­tas son ca­si siem­pre evo­ca­cio­nes a su ni­ñez: el olor a pa­vo asa­do lo de­vuel­ve a cuan­do te­nía 10 años y es­ta­ba ro­dea­do de su fa­mi­lia en Saint Clair, por ejem­plo. Se­gún Phil Vet­tel, el re­co­no­ci­do crí­ti­co de res­tau­ran­tes del Chica­go Tri­bu­ne, quien ha se­gui­do el tra­ba­jo de Achatz durante años, el chef de­ja sa­lir a su ni­ño in­te­rior a ju­gar a la ho­ra de pre­pa­rar pos­tres. Bas­ta con pro­bar el glo­bo de azú­car y as­pi­rar el he­lio —que de­ja ha­blan­do a cual­quier cris­tiano como un per­so­na­je de ca­ri­ca­tu­ra— pa­ra de­tec­tar su es­pí­ri­tu ju­gue­tón.

Hu­bie­ra si­do ma­ra­vi­llo­so en­tre­vis­tar a Grant Achatz so­lo por el re­to de ha­cer­lo. Lle­gar has­ta un ti­po que se dio el lu­jo de re­cha­zar a John Ma­ria­ni, el crí­ti­co de co­mi­da que ha­cía la lis­ta na­cio­nal de los me­jo­res res­tau­ran­tes en Es­ta­dos Uni­dos pa­ra la re­vis­ta Es­qui­re, pue­de con­si­de­rar­se un pri­vi­le­gio. Sin em­bar­go, a me­di­da que es­pe­ra­ba la res­pues­ta, iba re­sol­vien­do mis pre­gun­tas. Cuan­do re­ci­bí el úl­ti­mo co­rreo de la mujer de pren­sa de The Aviary, en el que se dis­cul­pa­ba por enési­ma vez por no po­der dar­me es­pa­cio pa­ra una en­tre­vis­ta, ya me que­da­ban po­cas pre­gun­tas por re­sol­ver.

Al me­nos ya sa­bía lo más im­por­tan­te: que Achatz ha que­ri­do cap­tu­rar re­cu­rren­te­men­te en su co­mi­da los mo­men­tos de su ni­ñez, cuan­do sus pa­dres y él to­da­vía eran una fa­mi­lia fe­liz: el Pon­tiac res­tau­ra­do, los días de pes­ca, el res­tau­ran­te de su pa­pá en Saint Clai­re, el ca­fé de su abue­la, su idea de fa­mi­lia ideal. En su­ma, los olo­res y sabores que de­jó de re­co­no­cer durante el cán­cer pe­ro que nun­ca de­ja­ron de ta­la­drar­le en la me­mo­ria. Me atre­ve­ría a de­cir que esa es la historia que hay de­trás del me­nú de Ali­nea. Nostalgia pu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.