YO PREPARO EL PLA­TO MÁS CA­RO DEL MUN­DO,

¿Pa­ga­ría 75 mi­llo­nes de pe­sos por un ta­co? En un ho­tel me­xi­cano lo pre­pa­ran y, aun­que le cues­te creer­lo, ya lo han ven­di­do tres ve­ces. Acá, su crea­dor nos cuen­ta qué lo ha­ce tan es­pe­cial y, so­bre to­do, tan cos­to­so. ¿Quie­re pro­bar­lo? Em­pie­ce a aho­rrar.

SoHo - Censurado (Colombia) - - Sumario - por Juan Li­ce­rio Al­ca­lá

An­tes que na­da, tie­ne que sa­ber que exis­ten pla­tos aún más caA ros que el mío. Hay un pos­tre de cho­co­la­te que cues­ta 34.500 dó­la­res (unos 100 mi­llo­nes de pe­sos co­lom­bia­nos) y un can­no­li de oro por el que ten­dría que pa­gar 26.000 dó­la­res (ca­si 80 mi­llo­nes). Pe­ro en el pre­cio de esos pla­tos hay una tram­pa: no son cos­to­sos por sus in­gre­dien­tes, sino por­que vienen acom­pa­ña­dos por dia­man­tes. Mi pla­to no es así: no tie­ne nin­gún tru­co ra­ro, to­do es co­mes­ti­ble y sus in­gre­dien­tes son de una ca­li­dad tan al­ta que va­len ca­da pe­so. Dé­je­me con­tar­le por qué.

La idea de pre­pa­rar el ta­co más ca­ro del mun­do na­ció aquí, en Frida, el res­tau­ran­te del ho­tel de lu­jo Grand Velas. Que­da en Los Ca­bos, sur de Mé­xi­co, una de las zo­nas más tu­rís­ti­cas del país. ¿Por qué se nos ocu­rrió? Por­que que­ría­mos te­ner un pla­ti­llo que fue­ra nues­tra tar­je­ta de pre­sen­ta­ción, al­go re­pre­sen­ta­ti­vo de Mé­xi­co, y qué me­jor que un ta­co. Pe­ro tam­bién que­ría­mos

que lo dis­fru­ta­ra cual­quier per­so­na de cual­quier rin­cón del mun­do; que si un asiá­ti­co o un eu­ro­peo, por ejem­plo, lo pro­ba­ra, re­co­no­cie­ra al­gu­nos de los sabores tí­pi­cos de su re­gión. Por eso, nues­tro ta­co, que cues­ta 25.000 dó­la­res, el equi­va­len­te a 75 mi­llo­nes de pe­sos co­lom­bia­nos, tie­ne los me­jo­res sabores de mi país, pe­ro tam­bién de otras par­tes del mun­do.

Dé­je­me le ex­pli­co có­mo fun­cio­na esa mez­cla glo­bal de in­gre­dien­tes y de sabores. La tor­ti­lla de maíz es de una co­se­cha es­pe­cial del es­ta­do de Oa­xa­ca, tie­ne hojuelas de oro y, como si eso no fue­ra su­fi­cien­te, le agregamos otras lá­mi­nas de oro de 24 qui­la­tes que trae­mos del Es­ta­do de Gue­rre­ro. An­tes de que se asus­te, se­pa que el oro —al igual que la pla­ta— es com­ple­ta­men­te co­mes­ti­ble y se fun­de a tal pun­to que que­da in­clu­so más del­ga­do que un pe­lo. Tie­ne un li­ge­ro sa­bor a me­tal, pe­ro no muy fuer­te, y es fá­cil de di­ge­rir.

El re­lleno me­re­ce un ca­pí­tu­lo apar­te y mez­cla in­gre­dien­tes asiá­ti­cos con sabores tí­pi­cos me­xi­ca­nos. Pri­me­ro, tie­ne ter­ne­ra Ko­be, de Ja­pón. Se di­ce que las va­cas que dan es­ta car­ne, de ra­za wag­yu, son ma­sa­jea­das con sa­ke y ali­men­ta­das con cer­ve­za. Po­co de es­to es cier­to, pe­ro lo que sí pa­sa es que se mue­ven muy po­co. Ade­más, como son sa­cri­fi­ca­das tan jó­ve­nes, la tex­tu­ra de la car­ne se des­ha­ce en los de­dos. Y ni ha­blar del sa­bor que tie­ne. Pe­ro es­ta no es la úni­ca pro­teí­na. Como que­ría po­ner­le un ma­ris­co, pro­bé mu­chos has­ta que di con la lan­gos­ta azul, de Ba­ja Ca­li­for­nia, en la fron­te­ra con Es­ta­dos Uni­dos, que es la que usa­mos en el ta­co.

Si­ga­mos con la ru­ta gas­tro­nó­mi­ca. De Lon­dres tra­ji­mos el ca­viar Al­mas, el más ex­clu­si­vo y ca­ro del mun­do —son las hue­vas de un pez muy ra­ro, el be­lu­ga al­bino del mar Cas­pio, en Irán—. De Fran­cia son el que­so brie de tru­fa ne­gra, la tru­fa blan­ca y el foie gras —por si no sa­bía, hí­ga­do de un pa­to que ha si­do so­bre­ali­men­ta­do—. Y de España vienen el aza­frán de La Man­cha y la sal Sa79au que, aun­que ya sue­ne re­pe­ti­ti­vo, es la más fi­na del mun­do, ya que es una mez­cla de flo­res de sal y hojuelas de oro de 24 qui­la­tes.

Fal­ta­ba al­go de aquí de Los Ca­bos. Por eso, de­ci­di­mos usar flo­res lo­ca­les y ve­ge­ta­les or­gá­ni­cos cul­ti­va­dos en es­ta mis­ma tie­rra, como el to­ma­te ver­de. Y to­da­vía nos que­da la sal­sa, que pre­pa­ra­mos con chi­le mo­ri­ta de Oa­xa­ca, ca­fé de ci­ve­ta de In­do­ne­sia —que se sa­ca de las he­ces de es­te ma­mí­fe­ro, que no di­gie­re del to­do el grano del ca­fé— y te­qui­la Pa­sión Az­te­ca Ul­tra Pre­mium. Tam­bién lle­va otros in­gre­dien­tes, como ajo, cal y agua Bling H2o, que pa­sa por un pro­ce­so de fil­tra­ción de nue­ve pa­sos y se ob­tie­ne del ma­nan­tial English Moun­tain, en Ten­nes­see, Es­ta­dos Uni­dos.

Si to­da­vía se si­gue pre­gun­tan­do por qué es tan ca­ro es­te ta­co, le voy a dar al­gu­nos pre­cios de sus in­gre­dien­tes, y en mo­ne­da co­lom­bia­na, pa­ra que en­tien­da. Ape­nas 10 mi­li­gra­mos de oro co­mes­ti­ble, el equi­va­len­te a una pas­ti­lla muy pe­que­ña, cues­tan unos 130.000 pe­sos. Un ki­lo de car­ne Ko­be pue­de lle­gar al mi­llón de pe­sos. Un ki­lo de ca­viar cues­ta en­tre 63 y 100 mi­llo­nes. El fras­co de sal es­tá a un po­co más de tres mi­llo­nes. La bo­te­lla de te­qui­la cues­ta 526 mi­llo­nes. La bo­te­lla del agua que usa­mos, por su par­te, pue­de en­con­trar­la a ca­si 200.000. ¿Aho­ra en­tien­de por qué ven­de­mos un so­lo ta­co a 25.000 dó­la­res?

Pre­pa­rar el ta­co fue como ar­mar un rom­pe­ca­be­zas. Pro­bé mu­chí­si­mos in­gre­dien­tes has­ta que di con los que eran; pa­ra ser aún más exac­tos, pro­bé 12.000 dó­la­res en co­mi­da. Si me pre­gun­tan por el sa­bor, di­ría que es como pe­dir­le a un co­lom­biano que des­cri­ba un buen ca­fé: sa­be a tie­rra, sa­be a llu­via, sa­be a es­pe­cies… Eso sí, pue­do ase­gu­rar que el re­sul­ta­do es el que es­pe­rá­ba­mos: un pla­to con un ba­lan­ce y una de­li­ca­dez ex­qui­si­tos.

Ya lo he pre­pa­ra­do tres ve­ces: dos pa­ra un even­to be­né­fi­co en el que re­cau­da­mos ca­si 83 mi­llo­nes de pe­sos y otro pa­ra un com­pra­dor anó­ni­mo. Ah, y si quie­re se lo preparo a us­ted con mu­cho gus­to; so­lo tie­ne que avi­sar con tiem­po y pa­gar 75 mi­llo­nes de pe­sos.

LA TOR­TI­LLA DE MAÍZ TIE­NE HOJUELAS DE ORO Y, COMO SI ESO FUE­RA PO­CO, LE AGREGAMOS OTRAS LÁ­MI­NAS DE ORO DE 24 KILATES.

El res­tau­ran­te Frida, en el ho­tel Grand Velas, es fa­mo­so por sus pla­tos que mez­clan in­gre­dien­tes de di­fe­ren­tes rin­co­nes del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.