MIEM­BRO DE NÚ­ME­RO

SoHo - Censurado (Colombia) - - Sumario - POR GUS­TA­VO GÓ­MEZ (@gus­go­mez1701)

GUS­TA­VO GÓ­MEZ

1 El pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro ase­gu­ra que Juan Ma­nuel San­tos “per­dió el lí­mi­te pa­ra ha­cer el ri­dícu­lo”. Lo di­ce 48 ho­ras des­pués de que, en pú­bli­co, vo­ci­fe­ra­ra: “Mis­ter em­pe­ra­tor op unai­res­teis; mis­ter va­saio, yoan ma­ni san­tous: in Ve­ne­zue­la, di cons­ti­tu­yen gu, gu, gu, gu!”.

2 El gobierno San­tos acep­ta­ba la par­te an­gos­ta del em­bu­do, mien­tras ce­día la an­cha a la gue­rri­lla con tal de fir­mar la paz, esa es­pe­ran­za que ra­ja­ron los elec­to­res en el ple­bis­ci­to. Mal pa­ga San­trich a quien le sir­ve: “El gobierno ha asu­mi­do una ac­ti­tud in­fa­me de dis­trac­ción e in­cum­pli­mien­to”, ase­gu­ra, ya más re­cu­pe­ra­do de su huel­ga de ham­bre.

3 A (I)mu­sa le ha ve­ni­do fun­cio­nan­do bien el te­flón. Es su len­gua la que co­mien­za a pe­gár­se­le, y se le no­ta cuan­do di­ce co­sas como “nun­ca ha­bía es­cu­cha­do de la em­pre­sa Ode­brecht” o “mi pecado fue ha­ber sa­ca­do la vo­ta­ción más al­ta del país”.

4 Es el fin de los tiem­pos, sig­na­do por gran­des tri­bu­la­cio­nes y no me­nos ge­ne­ro­sas tri­bu­ta­cio­nes (a la Dian). La Igle­sia, de la que ha­ce par­te José Ga­lat (a pe­sar de la Igle­sia y de Ga­lat), re­co­no­ce que las vo­ca­cio­nes se ex­tin­guen. En Ya­ru­mal, An­tio­quia, don­de ya na­die quie­re ser cura, el Se­mi­na­rio Cris­to Sa­cer­do­te, en el que tan­tas no­ches “se­mi­na­les” pa­sa­ron los so­li­ta­rios no­vi­cios, se con­ver­ti­rá en una cár­cel. Muy con­ve­nien­te: el pecado, como se sa­be, es la cár­cel del hom­bre.

5 Cla­man los in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros por un mí­ni­mo de se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca y eco­nó­mi­ca pa­ra traer sus ca­pi­ta­les al país. El gobierno les pro­me­te la an­sia­da es­ta­bi­li­dad nor­ma­ti­va por los mis­mos días en que un río es de­cla­ra­do su­je­to de de­re­chos, un pe­rro ca­lle­je­ro es­pe­ra que lo ope- ren vía tu­te­la y un oso de an­te­ojos “ga­na” un re­cur­so de há­beas cor­pus. En pa­la­bras de Pas­cual Ga­vi­ria, vi­vi­mos la exó­ti­ca épo­ca de “pro­tec­ción de de­re­chos hu­ma­nos a los ani­ma­les”.

6 La es­po­sa del pre­si­den­te Ma­du­ro y su hi­jo, ex­cel­sos ju­ris­tas, re­sul­tan elec­tos pa­ra la Cons­ti­tu­yen­te de Ve­ne­zue­la. Aplau­den los es­pec­ta­do­res de Hou­se of Cards, cu­ya tem­po­ra­da fi­na­li­za con la se­ño­ra del pre­si­den­te Un­der­wood con­ver­ti­da en pre­si­den­ta. Aplau­de Ro­sa­rio Mu­ri­llo, vi­ce­pre­si­den­ta de Ni­ca­ra­gua y com­pa­ñe­ra del va­rias ve­ces pre­si­den­te Da­niel Or­te­ga.

7 En me­dio de la dis­cu­sión so­bre los nom­bra­mien­tos del pre­si­den­te San­tos pa­ra el tra­mo fi­nal de su gobierno, la ex­mi­nis­tra María del Ro­sa­rio Gue­rra di­ce que “así fal­te un día, siem­pre ha­brá quien quie­ra ser mi­nis­tro”. Gue­rra, que ha­ce par­te de una de esas fa­mi­lias del Ca­ri­be en que a sus miem­bros los “le­van­tan” con la te­ta pú­bli­ca, es la mis­ma que pro­po­ne una as­pi­ra­ción pre­si­den­cial con Álvaro Uri­be como fór­mu­la vi­ce­pre­si­den­cial.

8 Los pro­ble­mas de Sa­lud­coop pa­san a Ca­fe­sa­lud y los de Ca­fe­sa­lud, a Me­di­más, y los pro­ble­mas de Sa­lud­coop, Ca­fe­sa­lud y Me­di­más pa­san siem­pre por en­ci­ma del de­re­cho de los co­lom­bia­nos a una sa­lud que va­ya más allá de re­sol­ver líos cam­bian­do el le­tre­ro.

9 En vi­deo que muer­de es­pa­cio en re­des, Cris­ti­na Pas­tra­na de­fien­de al pre­si­den­te San­tos como si fue­ra Tu­ti­na y no Ti­ti­na. La her­ma­na del ex­pre­si­den­te Pas­tra­na (y cón­sul en To­ron­to) ex­hi­be fren­te a cá­ma­ras un car­né del Par­ti­do Li­be­ral y ase­gu­ra que en ca­sa su pa­pá siem­pre les di­jo que la fa­mi­lia no era un re­ba­ño. ¿Ha­bla con ge­nui­na con­vic­ción? ¡Por-su-pues­to!

al­ber­to morales

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.