YO TEN­GO FOBIA A TO­CAR Y A SER TO­CA­DO,

¿Se ima­gi­na su­frir ca­da vez que al­guien lo ro­za? Aun­que cues­te creer­lo, exis­te un mie­do ex­tre­mo al con­tac­to hu­mano: se lla­ma ha­fe­fo­bia y es de las en­fer­me­da­des me­nos co­mu­nes que exis­ten. Acá, el tes­ti­mo­nio de uno de esos su­je­tos que vi­ven con pá­ni­co a dar

SoHo - Censurado (Colombia) - - Sumario - por Juan Ca­mi­lo Vi­lla­lo­bos

De­cir que a uno no le gus­ta que lo to­quen pue­de pa­re­cer ex­tra­ño, pe­ro a mí me pa­sa. Has­ta los 16 años pen­sa­ba que era un ti­po ra­ro. Me sa­ca­ba de qui­cio cual­quier con­tac­to, así so­lo me ro­za­ran el bra­zo. Y no so­lo me mo­les­ta­ba el con­tac­to con las per­so­nas: a ve­ces la sim­ple fric­ción con las co­bi­jas era in­so­por­ta­ble, las sen­tía pe­sa­das so­bre la piel. No en­ten­día qué me pa­sa­ba, has­ta que bus­qué en in­ter­net una fra­se que des­cri­bía muy bien lo que sen­tía: “Fobia a los abra­zos”. Ahí fue cuan­do me en­con­tré con al­go que se lla­ma ha­fe­fo­bia y que es mu­cho más que el mie­do a abra­zar; tie­ne que ver con una aver­sión al tac­to, a to­car y a ser to­ca­do, in­clu­so por per­so­nas muy cer­ca­nas. Al prin­ci­pio creí, sin em­bar­go, que era una bo­ba­da mía, pe­ro mien­tras más leía al res­pec­to, más me da­ba cuen­ta de que to­do en­ca­ja­ba con lo que me pa­sa­ba, con lo que aún me pa­sa.

Pe­ro no crean que mi vi­da es un in­fierno. De he­cho, es bas­tan­te nor­mal, so­bre to­do, gra­cias a que he apren­di­do a do­mi­nar di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes del día a día que po­drían ser trau­má­ti­cas. Pue­do, por ejem­plo, mon­tar sin pro­ble­ma en el trans­por­te pú­bli­co de mi ciu­dad, Po­pa­yán, pues ya le ten­go el ti­ro: apren­dí los ho­ra­rios me­nos con­ges­tio­na­dos pa­ra to­mar los buses, es­pe­ro a que pa­se uno me­dio vacío y bus­co los rin­co­nes más ale­ja­dos, cuan­do los hay. Aun­que acep­to que ese te­ma no siem­pre es tan fá­cil. Una vez, en Ciu­dad de Mé­xi­co, el me­tro se lle­nó tan­to que to­das las per­so­nas a mi al­re­de­dor me em­pe­za­ron a ro­zar, a to­car, a es­pi­char. Fue ho­rri­ble: las pier­nas me tem­bla­ban, te­nía el co­ra­zón a mil y sen­tía que me que­da­ba sin ai­re. Por eso mis­mo, evi­to ir a lu­ga­res muy lle­nos. A ve­ces voy a fies­tas, sí, pe­ro por na­da del mun­do bai­lo ama­ci­za­do; yo creo que esa es la ra­zón por la cual me gus­ta tan­to la mú­si­ca elec­tró­ni­ca.

En es­te pun­to ya se es­ta­rán pre­gun­tan­do có­mo ha­go pa­ra te­ner pa­re­ja. Lo pri­me­ro que les di­go es que sí, a pe­sar de mi con­di­ción, sí he te­ni­do pa­re­ja es­ta­ble. A mis 23 años, ya he es­ta­do en­no­via­do, pe­ro so­lo una vez. Con la ha­fe­fo­bia pa­sa una co­sa: cuan­do hay mu­cha con­fian­za con al­guien, el con­tac­to fí­si­co pue­de no re­sul­tar tan in­có­mo­do. Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que no sea di­fí­cil li­diar con las si­tua­cio­nes tí­pi­cas de una re­la­ción. Un ejem­plo: si es­tá­ba­mos arrun­cha­dos vien­do una pe­lí­cu­la y me aca­ri­cia­ba el bra­zo o me con­sen­tía el pe­lo, me pa­ra­li­za­ba ahí mis­mo. Afor­tu­na­da­men­te, eso no me su­ce­día con los be­sos, pues en un pun­to se sien­ten más otras co­sas y el tac­to pa­sa a un se­gun­do ni­vel.

Aho­ra, cuan­do la to­ca­da vie­ne de al­guien con quien no ten­go na­da de con­fian­za, la co­sa es a otro pre­cio. Tra­to de no dar la mano, y cuan­do lo ha­go —por lo ge­ne­ral por­que me pre­sen­tan a al­guien y re­sul­ta inevi­ta­ble la si­tua­ción—, ne­ce­si­to unos se­gun­dos pa­ra pre­pa­rar­me psi­co­ló­gi­ca­men­te. No me gus­ta que me den pal­ma­das en la es­pal­da cuan­do me sa­lu­dan, odio que me to­quen pa­ra pe­dir­me pa­so y no so­por­to que me pon­gan la mano so­bre el hom­bro cuan­do me quie­ren de­cir al­go. Sé que la gen­te no tie­ne ma­las in­ten­cio­nes cuan­do lo ha­ce, pe­ro me sien­to agre­di­do, vio­len­ta­do, y me pre­gun­to “¿por qué lo ha­ce?”. Es tal la sen­sa­ción de in­co­mo­di­dad que ex­pe­ri­men­to an­te cual­quier ro­ce, que ha­ce po­co me hi­ce un ta­tua­je y sen­tí más la mano del ta­tua­dor que el do­lor de la agu­ja.

Sin em­bar­go —y aun­que a mu­chos les pa­rez­ca ra­ro—, nun­ca me he so­me­ti­do a un tra­ta­mien­to con­tra la ha­fe­fo­bia. ¿Por qué? Por­que me da pá­ni­co pen­sar que me ha­gan una te­ra­pia de cho­que: que me pon­gan a to­car a to­do el mun­do pa­ra que se me qui­te la “bo­ba­da”. Ade­más, no es al­go que an­de con­tán­do­le a cual­quie­ra, pues cuan­do lo ha­go, a las per­so­nas les pa­re­ce chis­to­so y me em­pie­zan a so­bar y a pe­lliz­car pa­ra ver có­mo reac­ciono. Aun­que a ve­ces es me­jor ha­cer­lo pú­bli­co, por­que si no lo ha­go, mu­chos se ofen­den con mi com­por­ta­mien­to. Pa­ra que en­tien­dan a qué me re­fie­ro: tra­ba­jo en un vo­lun­ta­ria­do y en una oca­sión te­nía­mos que dar los fa­mo­sos abra­zos gra­tis; me ne­gué, por su­pues­to, y me til­da­ron de an­ti­pá­ti­co. Al­gu­nos, in­clu­so, di­cen que no me creen, por­que soy ca­ri­ño­so, pe­ro no se dan cuen­ta de que ge­ne­ral­men­te ex­pre­so ese ca­ri­ño con pa­la­bras o ac­cio­nes, y no se fi­jan en que el con­tac­to que ha­go es­tá real­men­te pla­nea­do.

Mu­cha gen­te me pregunta de dón­de vie­ne mi fobia, y la úni­ca res­pues­ta que ten­go es que creo que vie­ne des­de bien atrás. He in­ves­ti­ga­do so­bre las cau­sas y he en­con­tra­do que una de las más co­mu­nes es la fal­ta de afec­to de los pa­dres. Y mi re­la­ción con mi ma­má no es la me­jor. De he­cho, ten­go in­tac­to un re­cuer­do de cuan­do te­nía 8 años: yo la es­ta­ba abra­zan­do, pe­ro ella me apar­tó y me di­jo que no lo hi­cie­ra más, que no le gus­ta­ba. En ese mo­men­to, le pro­me­tí que nun­ca más la iba a abra­zar. Hoy, 15 años des­pués, man­ten­go esa pro­me­sa. Ca­da vez que in­ten­ta to­car­me, le di­go: “Acuér­de­se de lo que me di­jo esa vez”. Ge­ne­ral­men­te me res­pon­de que yo mo­les­ta­ba mu­cho y que los ni­ños di­cen mu­chas bo­ba­das, pe­ro pa­ra mí fue un gol­pe muy fuer­te. Ella cree que no la quie­ro por eso, pe­ro es mentira: he lle­ga­do a en­ten­der que el tac­to no tie­ne que ver con el ca­ri­ño, por­que sí la quie­ro, y mu­cho.

Aho­ra, no pien­sen que soy del to­do in­to­ca­ble: aun­que pa­rez­ca ex­tra­ño, a ve­ces, cuan­do es­toy tris­te o sien­to una fuer­te ne­ce­si­dad de ex­pre­sar afec­to, bus­co un abra­zo, pe­ro tie­ne que ser por mi ini­cia­ti­va, no me pue­den co­ger des­pre­ve­ni­do. Y cuan­do me em­bo­rra­cho, me des­in­hi­bo un po­co y de re­pen­te me da cu­rio­si­dad de to­car a la gen­te, pe­ro el efec­to des­apa­re­ce in­me­dia­ta­men­te des­pués de que se me ba­ja la bo­rra­che­ra.

Con tra­go o sin tra­go, te­ner ha­fe­fo­bia no es al­go que uno pue­da do­mi­nar del to­do. El sen­ti­do del tac­to siem­pre va a es­tar ahí, no hay for­ma de apa­gar­lo. Uno no pue­de de­cir­le a la piel que no sien­ta. Lo que sí pue­de ha­cer es apren­der a vi­vir con eso y no me­ter­le de­ma­sia­do mis­te­rio al te­ma.

TRA­TO DE NO DAR LA MANO Y, CUAN­DO LO HA­GO, NE­CE­SI­TO UNOS SE­GUN­DOS PA­RA PRE­PA­RAR­ME PSI­CO­LÓ­GI­CA­MEN­TE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.