TOUR POR LAS CLOA­CAS DE PA­RÍS,

¿Sa­bía que ca­da ca­lle de la Ciu­dad Luz tie­ne una idén­ti­ca de­ba­jo Soho de la tie­rra, pe­ro lle­na de aguas ne­gras? Un periodista de se le mi­dió a rea­li­zar uno de los po­cos re­co­rri­dos que no son muy ape­te­ci­dos por los tu­ris­tas que via­jan a la ca­pi­tal fran­ces

SoHo - Censurado (Colombia) - - Sumario - Por RI­CAR­DO AB­DAH­LLAH

por Ri­car­do Ab­dah­llah

Pa­ra qué sir­ven las alcantarillas? —pregunta la guía de la vi­si­ta es­co­lar.

—Pa­ra eva­cuar la mier­da —con­tes­ta uno de los preado­les­cen­tes.

La guía, que es­tá acos­tum­bra­da a res­pues­tas como esa, res­pi­ra hon­do, lo que, con­si­de­ran­do el lu­gar, tie­ne su mé­ri­to. Lue­go, re­to­ma el con­trol, di­dác­ti­ca:

—Pa­ra eso, sí, pe­ro tam­bién pa­ra mu­chas otras co­sas. Por eso us­te­des es­tán aquí hoy, en el in­te­rior del al­can­ta­ri­lla­do de Pa­rís…

*** “Las vi­si­tas exis­ten ca­si des­de que las alcantarillas se cons­tru­ye­ron —me ex­pli­ca Em­ma­nuel Sou­quet, el in­ge­nie­ro que es­tá al fren­te del ser­vi­cio de al­can­ta­ri­lla­do de la ciu­dad des­de ha­ce cua­tro años y, como tal, es res­pon­sa­ble de los tours por las ‘tri­pas’ de la ca­pi­tal fran­ce­sa—. Cuan­do a me­dia­dos del si­glo XIX, durante el Se­gun­do Im­pe­rio, Eu­gè­ne Bel­grand di­se­ñó el sis­te­ma de eva­cua­ción de aguas ne­gras y aguas llu­vias de Pa­rís, lo hi­zo de ma­ne­ra que los en­car­ga­dos del man­te­ni­mien­to pu­die­ran al­can­zar des­de el subsuelo la en­tra­da de to­das las cons­truc­cio­nes, ¿se ima­gi­na? Ca­da ca­lle de Pa­rís tie­ne su do­ble ba­jo tie­rra. Al prin­ci­pio, los pa­ri­si­nos es­ta­ban lo­cos por ver eso”.

Sou­quet nun­ca aban­do­na el tono ad­mi­ra­ti­vo pa­ra ha­blar de Bel­grand, quien con­vir­tió la ru­di­men­ta­ria red de desagües de la vie­ja Pa­rís —esa que Vic­tor Hu­go des­cri­be en Los mi­se­ra­bles— en un tra­ma­do que a lo lar­go de un si­glo y me­dio ha ser­vi­do no so­lo pa­ra su pro­pó­si­to ini­cial, sino como con­duc­to na­tu­ral pa­ra las tu­be­rías de agua po­ta­ble y no po­ta­ble, pa­ra los ca­na­les de ai­re com­pri­mi­do, pa­ra el ca­blea­do de semáforos, pa­ra la red de fi­bra óp­ti­ca y has­ta pa­ra el en­vío de te­le­gra­mas neu­má­ti­cos, esos que se en­via­ban ba­jo tie­rra, im­pul­sa­dos por ai­re com­pri­mi­do. Hoy en día, el al­can­ta­ri­lla­do (os­cu­ro) de la Ciu­dad Luz tie­ne 2500 ki­ló­me­tros de co­rre­do­res. Y a di­fe­ren­cia de la ma­yo­ría de ciu­da­des, en Pa­rís los téc­ni­cos que re­vi­san y re­pa­ran to­do ti­po de re­des no ne­ce­si­tan rom­per las ca­lles pa­ra ac­ce­der a los ca­bles y a los tú­ne­les.

Por esa vo­ca­ción de vi­sio­na­rio de Bel­grand, un busto su­yo rei­na en me­dio de la red de alcantarillas de la ciu­dad. Es­cul­pi­do en már­mol, es­tá ubi­ca­do en el tra­mo cen­tral de la sec­ción que des­de 1975 la Al­cal­día de Pa­rís acon­di­cio­nó pa­ra re­ci­bir a es­tu­dian­tes de co­le­gio, tu­ris­tas y pa­ri­si­nos cu­rio­sos.

*** A fi­na­les del si­glo XIX, cual­quie­ra que qui­sie­ra des­cu­brir a dón­de iban a pa­rar la llu­via y los desechos que caían por los sa­ni­ta­rios pa­ri­si­nos lo ha­cía en un re­mol­que ha­la­do por una mi­ni­lo­co­mo­to­ra. La vi­si­ta era gra­tis y bas­ta­ba ob­te­ner un ti­que­te en una ven­ta­ni­lla de la al­cal­día mu­ni­ci­pal. A par­tir de los años vein­te, sin em­bar­go, se es­ta­ble­ció una ta­ri­fa por la en­tra­da. En­ton­ces, los vi­si­tan­tes em­bar­ca­ban en uno de los 12 bo­tes de 7 to­ne­la­das y 10 me­tros de lar­go que los téc­ni­cos aún uti­li­zan pa­ra el man­te­ni­mien­to de los co­lec­to­res prin­ci­pa­les (es de­cir, las ave­ni­das de las alcantarillas), don­de desem­bo­can los ca­na­les de ca­da ca­lle. Los re­co­rri­dos se ha­cían dos ve­ces al día en­tre ma­yo y oc­tu­bre, nun­ca durante el in­vierno.

El cir­cui­to ac­tual se ha­ce a pie. La en­tra­da es­tá en un kios­co dis­cre­to, don­de ca­da vi­si­tan­te adul­to pa­ga 4,20 eu­ros (al­go así como 14.000 pe­sos). A di­fe­ren­cia del tour por las Ca­ta­cum­bas de Pa­rís, el otro plan sub­te­rrá­neo de la ca­pi­tal fran­ce­sa, acá no es ne­ce­sa­rio ha­cer fi­la durante ho­ras. “Yo di­ría que hay un pú­bli­co co­mún con las Ca­ta­cum­bas, por ser un ce­men­te­rio, por las ca­la­ve­ras,

LAS ALCANTARILLAS DE PA­RÍS TIE­NEN 2500 KI­LÓ­ME­TROS DE CO­RRE­DO­RES. POR ESO, LOS TÉC­NI­COS NO NE­CE­SI­TAN ROM­PER LAS CA­LLES PA­RA HA­CER ARRE­GLOS.

En la en­tra­da don­de em­pie­za el tour de las cloa­cas no hay fi­las. Ca­da vi­si­tan­te debe pa­gar 4,20 eu­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.