ALE­XAN­DRA BOR­JA, LA MO­DE­LO SORDA

LA SORDA MÁS BO­NI­TA DE CO­LOM­BIA

SoHo - Censurado (Colombia) - - Sumario - Fo­tos HER­NÁN PUEN­TES

Es­ta be­lle­za que us­ted es­tá vien­do fue es­co­gi­da, ofi­cial­men­te, como la mujer con dis­ca­pa­ci­dad au­di­ti­va más lin­da de Co­lom­bia y re­pre­sen­tó al país en Las Ve­gas en el con­cur­so de Miss Uni­ver­so pa­ra sor­das. Es cos­te­ña, tie­ne 22 años y, a pe­sar de su con­di­ción, bai­la como po­cas en el Car­na­val. No sien­do más, lo de­ja­mos con su historia y con sus es­pec­ta­cu­la­res fo­tos, que se­gu­ro ya lo tie­nen lo­co.

Ale­xan­dra Bor­ja Pé­rez na­ció en una tie­rra don­de el Car­na­val se ce­le­bra una se­ma­na an­tes, con una in­mu­ni­dad na­tu­ral a los pi­ro­pos y sil­bi­dos que es­ta­ba des­ti­na­da a re­ci­bir. Tie­ne unos ojos que ha­blan por ella. Di­cen “sue­ño cum­pli­do”, al ha­blar del con­cur­so de be­lle­za en el que re­pre­sen­tó a Co­lom­bia. Di­cen “quedé en chino”, cuan­do re­cuer­da sus in­ten­tos de co­mu­ni­car­se en len­gua­je de se­ñas con sor­dos asiá­ti­cos y grin­gos. Di­cen “ay, Dios mío, me gus­ta mu­cho”, al ru­bo­ri­zar­se mien­tras tra­ta de ex­pli­car có­mo em­pe­zó a bai­lar en com­par­sas des­de los 7 años sin po­der oír na­da.

“Yo soy or­gu­llo­sa de ser sorda y voy a se­guir sien­do como soy, por­que soy fe­liz”. Miss Deaf Co­lom­bia 2015 se­lla las pa­la­bras lle­ván­do­se la mano al pe­cho. La más her­mo­sa de las 12.218 per­so­nas sor­das que se­gún el Sis­bén vi­ven en el de­par­ta­men­to del Atlán­ti­co y, pro­ba­ble­men­te, de las 211.292 que hay en to­da Co­lom­bia con­ce­de una en­tre­vis­ta en el sex­to pi­so de un edi­fi­cio del nor­te de Ba­rran­qui­lla. El río Mag­da­le­na de­co­ra el ho­ri­zon­te. Se aso­ma en ca­da ven­ta­na como una pin­tu­ra de 360 gra­dos que con­ti­núa en sus ojos, co­lor miel.

Lan­za ges­tos en ca­ta­ra­ta. Una in­tér­pre­te des­ci­fra sus en­tu­sias­tas ma­no­ta­zos de ideas. Al­go debe per­der­se en­tre lo que ella quie­re de­cir y lo que re­co­gen las pa­la­bras en len­gua­je ver­bal. Emu­la sí­la­bas con los la­bios. Los ojos a ve­ces se en­ter­ne­cen, otras ve­ces lan­zan la­ti­ga­zos he­la­dos. So­bre to­do, cuan­do un fa­mi­liar que sí ha­bla in­te­rrum­pe su re­la­to.

Se ex­pre­sa sin sonidos. Ok. Pe­ro, ¿bai­lar sin mú­si­ca?, ¿có­mo hi­zo pa­ra in­ter­pre­tar el rit­mo y la sa­bro­su­ra? La veo cuan­do ni­ña, dis­fra­za­da de pa­len­que­ra y ga­ra­ba­ti­co, en unas fo­tos que su tía aca­ba de ten­der como car­tas so­bre el es­cri­to­rio. “Pa­ra mí fue muy fá­cil. Yo des­de ni­ña que­ría sa­ber có­mo las per­so­nas oyen­tes bai­la­ban. En­ton­ces le pre­gun­té a una ami­ga que si po­día par­ti­ci­par y me lle­vó a una dan­za. Las vi­bra­cio­nes se sien­ten a tra­vés del pi­so, so­bre to­do cuan­do el equi­po de so­ni­do es­tá muy al­to. Siem­pre par­ti­ci­pa­ba en los des­fi­les con per­so­nas oyen­tes”.

Des­de los 12 años, co­no­ci­dos y fa­mi­lia­res sem­bra­ron en su cabeza la se­mi­lla del mo­de­la­je. Em­pe­zó a dar fru­tos ha­ce un par de años, pri­me­ro como Miss Atlán­ti­co sorda y lue­go como la pri­me­ra re­pre­sen­tan­te del país en un cer­ta­men pa­ra per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad au­di­ti­va, en Las Ve­gas, Es­ta­dos Uni­dos.

Na­ció ha­ce 22 años en San­to Tomás, una po­bla­ción ri­be­re­ña a ho­ra y me­dia por ca­rre­te­ra de Ba­rran­qui­lla, que go­za de re­co­no­ci­mien­to en­tre los lo­ca­les por fes­te­jar sus car­nes­to­len­das, o car­na­va­les, un día des­pués del des­fi­le de La Gua­cher­na. Ale­xan­dra forjó su es­pí­ri­tu pa­ra el mun­do de las len­te­jue­las en la po­pu­lar Ba­ta­lla de Flo­res de San­to­to, prác­ti­ca­men­te el úl­ti­mo en­sa­yo ofi­cial de jol­go­rio an­tes de que se desaten los cua­tro días del Car­na­val de Ba­rran­qui­lla.

Su pa­dre es con­duc­tor de am­bu­lan­cias en el hos­pi­tal del pue­blo. Su ma­dre es ama de ca­sa. En su fa­mi­lia siem­pre han atri­bui­do su con­di­ción a que su ma­dre to­mó “de­ma­sia­das pas­ti­llas” cuan­do es­ta­ba em­ba­ra­za­da. Las va­lo­ra­cio­nes mé­di­cas in­di­ca­ron des­de siem­pre que “sus ór­ga­nos del oí­do es­tán en per­fec­tas con­di­cio­nes”. Sin em­bar­go, su­fre una “dis­mi­nu­ción del 65 % de la ca­pa­ci­dad au­di­ti­va”. Las ex­pli­ca­cio­nes lle­gan por cuen­ta de su tía Mó­ni­ca Pé­rez. Ha per­ma­ne­ci­do a su la­do mien­tras ha­bla­mos, po­nien­do so­bre la me­sa re­cor­tes de re­por­ta­jes y per­fi­les rea­li­za­dos a su so­bri­na por re­vis­tas y pe­rió­di­cos cos­te­ños. Es­ta­mos en su apar­ta­men­to, don­de vi­ve con sus dos hi­jas des­de ha­ce 9 años y a don­de Ale­xan­dra pue­de lle­gar ca­da vez que lo ne­ce­si­te.

“Es sor­de­ra se­ve­ra —di­ce Ale­xan­dra, sin par­pa­dear—. Mi ma­má creía al prin­ci­pio que yo era oyen­te y me me­tió a un co­le­gio nor­mal allá en San­to Tomás. Asis­tía a se­sio­nes de fo­no­au­dio­lo­gía. Apren­dí al­gu­nas pa­la­bras aun­que no oía na­da. Fue muy di­fí­cil, pe­ro lue­go em­pe­cé a asis­tir a cla­ses es­pe­cia­les en la Cruz Ro­ja. Mi ma­má ma­dru­ga­ba to­dos los días pa­ra traer­me”.

Des­de San­to Tomás si­gue vi­nien­do to­dos los días. Se le­van­ta a las 4:00 de la ma­ña­na, to­ma un ta­xi con otros to­ma­si­nos y,

lue­go, un bus pa­ra lle­gar pun­tual a su tra­ba­jo. El com­bo-pa­sa­je le cues­ta $8000. “La ma­dru­ga­da es di­fí­cil. Pe­ro lo más com­pli­ca­do es el re­gre­so. Voy so­la, me ba­jo en el cen­tro y ten­go que es­pe­rar mu­chí­si­mo a que pa­se un ta­xi que va­ya pa­ra el mu­ni­ci­pio. Es pe­li­gro­so por­que em­pie­za a caer el sol. Allá en el pue­blo me co­no­cen bien, acá me da un po­co de te­mor”. Tie­ne los ojos pe­tri­fi­ca­dos.

En su re­gre­so a ca­sa, la rei­na aguar­da por un pai­sano, al­guien que le en­tien­da sin ne­ce­si­dad de pa­la­bras. Hoy es­tá ves­ti­da con su uni­for­me de oficina: pan­ta­lón azul y ca­mi­sa de bo­to­nes co­lor cie­lo. Na­da de ves­ti­dos, na­da de len­te­jue­las ni tra­jes de ga­la. Na­da de es­co­tes, trans­pa­ren­cias o te­las ce­ñi­das. Na­da de pei­na­dos en­co­pe­ta­dos ni ma­qui­lla­je se­duc­tor. Na­da de lo que se ve en los re­cor­tes de fo­tos, pe­ro más bri­llo que en cual­quie­ra. Un mo­ño y ya es­tá. Una son­ri­sa re­fres­can­te como tes­ti­mo­nio de que a su be­lle­za no le ha­cen fal­ta or­na­men­tos. Tie­ne la ves­ti­men­ta de cual­quier otra au­xi­liar del Se­na. Ese es el look con que lle­va a dia­rio el ar­chi­vo de una fir­ma de pro­yec­tos ener­gé­ti­cos. Los men­sa­jes de What­sapp son su prin­ci­pal he­rra­mien­ta de co­mu­ni­ca­ción en la oficina.

El cálcu­lo, se­gún vie­jos da­tos del Da­ne, es que 5 de ca­da 1000 co­lom­bia­nos pa­de­cen pro­ble­mas au­di­ti­vos. Ya ten­go muy cla­ro que pa­ra ella no to­do es mo­de­la­je, pe­ro me con­fie­sa que es­te le de­jó una lec­ción in­va­lua­ble: “No hay ba­rre­ras ni di­fi­cul­ta­des que no se pue­dan su­pe­rar”.

“Me gra­dué del co­le­gio y me pre­gun­té ‘¿qué ha­go?’. Yo sa­bía que mi ma­má no te­nía una si­tua­ción eco­nó­mi­ca muy bue­na como pa­ra ins­cri­bir­me en la uni­ver­si­dad. ¿Se­rá que po­día in­gre­sar al Se­na? Unos ami­gos me di­je­ron que sí. En­ton­ces to­do el gru­po con el que yo es­tu­dié era de sor­dos. La pro­fe­so­ra con quien es­tu­dié era oyen­te y te­nía a mi la­do un in­tér­pre­te que me fa­ci­li­tó to­do ese pro­ce­so de apren­di­za­je”. Pe­ro Ale­xan­dra tie­ne un re­to pen­dien­te: gra­duar­se como pro­fe­sio­nal.

La sorda que no tie­ne re­pa­ros con que la lla­men así con­fie­sa que lle­gó al con­cur­so de Miss Deaf In­ter­na­tio­nal sin sa­ber qué ha­cer y sin re­cur­sos pa­ra lo­grar­lo. “Me me­tí a Miss Atlán­ti­co por­que me gus­ta. Pe­ro ga­né y lue­go, ay, Dios mío, ¿aho­ra qué ha­go? Al prin­ci­pio no te­nía ni idea. Y des­pués me di­je­ron: ‘Haz lo mis­mo que ha­cen las rei­nas’. Mi pri­ma me de­cía: ‘Bueno, tie­nes que ca­mi­nar así, de­re­cha. Que no se te va­yan a tor­cer los za­pa­tos. Siem­pre mi­ran­do a la gen­te, siem­pre con una son­ri­sa’”. Ella mis­ma se ma­qui­lla­ba y se pei­na­ba. Re­ci­bió apo­yo de la Al­cal­día de San­to Tomás pa­ra el via­je. Su tía con­si­guió una di­se­ña­do­ra que le hi­zo los ves­ti­dos. Nin­gún fa­mi­liar la pu­do acom­pa­ñar al con­cur­so, por­que no te­nían vi­sa. La veo de­cir que que­dó chi­na: se alar­ga los ex­tre­mos de los ojos como un ga­to. “Era un en­re­do. Gen­te de to­das par­tes del mun­do ha­cien­do se­ñas en los dis­tin­tos idio­mas. Co­no­cí ale­ma­nes, ja­po­ne­ses. Pe­ro con el ce­lu­lar pu­di­mos com­par­tir y en­se­ñar­nos unos a otros”.

Ale­xan­dra tu­vo un no­vio oyen­te ha­ce cua­tro años, pe­ro no fun­cio­nó. Di­ce que ser sorda es una ven­ta­ja cuan­do dis­cu­te con su ma­má, por­que so­la­men­te vol­tea la ca­ra y de­ja que se desaho­gue. Igual, no la es­cu­cha. El ges­to que la iden­ti­fi­ca, en su len­gua, son los dos de­dos ex­ten­di­dos en se­ñal de paz y apo­ya­dos con­tra sus me­ji­llas. De re­pen­te, sus ojos se po­nen llo­ro­sos, em­pa­pa­dos de re­cuer­dos fe­li­ces: “Ya que soy una per­so­na sorda y cum­plí mi sue­ño, quie­ro que mu­chas per­so­nas lo­gren tam­bién cum­plir los su­yos. Que se­pan que si las per­so­nas te quie­ren apo­yar o ayu­dar, lo pue­den ha­cer. No im­por­ta que no ha­ya co­mu­ni­ca­ción”.

La gen­te no de­ja de so­ñar. So­lo cam­bia de sue­ños, sea que los cum­plan o los pier­dan. “Yo sé que me van a apo­yar y po­dré in­gre­sar a la uni­ver­si­dad el otro año”, di­ce a ojo ce­rra­do. Se­ría muy pa­ra­dó­ji­co que pa­ra una per­so­na con dis­ca­pa­ci­dad au­di­ti­va fue­ra más fá­cil ser rei­na na­cio­nal de be­lle­za que gra­duar­se de pro­fe­sio­nal en Co­lom­bia, pe­ro de mo­men­to así es­tán las co­sas.

Jun­to a cin­co com­pa­ñe­ros ela­bo­ró un pro­yec­to pa­ra po­der es­tu­diar sin pro­ble­ma en al­gu­na uni­ver­si­dad. Lo han pre­sen­ta­do a tres ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas. “Los fun­cio­na­rios son muy bue­na gen­te, muy ama­bles. En nin­gún mo­men­to nos cie­rran las puer­tas. Al con­tra­rio, nos di­cen que oja­lá las per­so­nas pu­die­ran en­trar”. Pe­ro na­die re­suel­ve na­da. Más allá de las bue­nas in­ten­cio­nes, sur­ge un es­co­llo in­sal­va­ble: si las ins­ti­tu­cio­nes no tie­nen in­tér­pre­te, ¿debe el es­tu­dian­te pa­gar por él? De dón­de flo­res si no hay jar­dín. —¿Y qué quie­re es­tu­diar? —Psi­co­lo­gía —res­pon­de de in­me­dia­to la in­tér­pre­te, mien­tras Ale­xan­dra pa­sa el pul­gar de­re­cho por el an­te­bra­zo iz­quier­do. Ojos se­rios. —¿Y por qué? —Me gus­ta mu­chí­si­mo. En el co­le­gio, cuan­do te­nía cla­ses de Fi­lo­so­fía, y tam­bién en las prue­bas del Ic­fes, me lla­ma­ba mu­cho la aten­ción el pen­sa­mien­to: có­mo las per­so­nas oyen­tes se co­mu­ni­can, có­mo ex­pre­san el mun­do y có­mo lo ve ca­da cual de una ma­ne­ra di­fe­ren­te. Tam­bién veo que hay per­so­nas sor­das que ne­ce­si­tan mu­cha asis­ten­cia psi­co­ló­gi­ca y acá no hay una per­so­na que los pue­da apo­yar. Es fá­cil con otra per­so­na sorda, ya que se po­dría co­mu­ni­car y ex­pre­sar to­dos sus sen­ti­mien­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.