LOS ZA­PA­TOS DE O.J. SIM­PSON

La es­tre­lla del fút­bol ame­ri­cano es­tá a pun­to de sa­lir de la cár­cel. Unos za­pa­tos ita­lia­nos Bruno Ma­gli fue­ron la prue­ba de­fi­ni­ti­va de su cul­pa­bi­li­dad. Lo in­creí­ble es que a pe­sar de que de­go­lló a su es­po­sa, nun­ca lo con­de­na­ron por eso.

SoHo - Censurado (Colombia) - - Sumario - Fo­to Getty Images

Unos ex­clu­si­vos za­pa­tos ita­lia­nos fue­ron la prue­ba cla­ve pa­ra in­cri­mi­nar a O.J. Sim­pson por la muer­te de su exes­po­sa. El acla­ma­do de­por­tis­ta re­cu­pe­ra­rá su li­ber­tad en oc­tu­bre, con lo que se pon­drá fin a una historia ju­di­cial sin pre­ce­den­tes.

Orent­hal Ja­mes “O.J.” Sim­pson era un ejem­plo de per­so­na. Su­peró las di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas y la dis­cri­mi­na­ción ra­cial que vi­vían las co­mu­ni­da­des afro de San Francisco pa­ra con­ver­tir­se en una de las fi­gu­ras más re­co­no­ci­das de fút­bol ame­ri­cano. Ade­más, fue una bri­llan­te es­tre­lla de Holly­wood y uno de los pri­me­ros atle­tas ne­gros en triun­far en cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias en Es­ta­dos Uni­dos. Na­die po­dría ima­gi­nar­se que el acla­ma­do de­por­tis­ta fue­ra ca­paz de con­ver­tir­se en un cri­mi­nal des­pués de ha­ber con­quis­ta­do el mun­do.

La no­che del do­min­go 12 de ju­nio de 1994, O.J. Sim­pson de­go­lló a su exes­po­sa Ni­co­le Brown y apu­ña­ló más de 20 ve­ces a Ro­nald J. Gold­man, un me­se­ro de 24 años que es­ta­ba con ella por ac­ci­den­te, pa­ra de­vol­ver­le unos an­te­ojos que ha­bía de­ja­do en el res­tau­ran­te unas ho­ras an­tes. La es­ce­na del ase­si­na­to era ate­rra­do­ra: un ca­mino de san­gre con­du­cía al cuer­po de Ni­co­le, que es­ta­ba ten­di­do en el sue­lo, bo­ca aba­jo. Lle­va­ba un ves­ti­do ne­gro cor­to, y de sus ras­gos lo úni­co que se al­can­za­ba a dis­tin­guir era su pe­lo ru­bio. Un mé­di­co fo­ren­se se­ña­ló en un re­por­te que la agre­sión fue tan bru­tal, que Ni­co­le ca­si fue de­ca­pi­ta­da. El cuer­po de Ro­nald es­ta­ba unos pa­sos ade­lan­te, prác­ti­ca­men­te des­cuar­ti­za­do, en un ba­ño de san­gre.

Cer­ca de ese ma­ca­bro char­co ro­jo, a la en­tra­da de la ca­sa de Ni­co­le, de 34 años, se en­con­tra­ba la iden­ti­dad del ase­sino. Se tra­ta­ba de una hue­lla per­fec­ta­men­te di­bu­ja­da en san­gre por la sue­la de un ex­clu­si­vo za­pa­to de la pres­ti­gio­sa mar­ca ita­lia­na Bruno Ma­gli. Como en el cuen­to de La ce­ni­cien­ta, pe­ro al re­vés: el due­ño del za­pa­to no era el prín­ci­pe sino el ase­sino. La hue­lla te­nía ta­lla 12 grin­ga —la ta­lla de O.J. Sim­pson—, y so­lo se ven­die­ron 299 pa­res de ese calzado es­pe­cí­fi­co y de ese ta­ma­ño en to­do Es­ta­dos Uni­dos. A pe­sar de que ha­bía va­rias prue­bas irre­fu­ta­bles de su cul­pa­bi­li­dad, O.J. lo­gró eva­dir la cár­cel por es­tos ho­mi­ci­dios. Sin em­bar­go, ter­mi­na­ría tras las re­jas por otros de­li­tos.

ES­TA ES LA HUE­LLA EN­CON­TRA­DA EN LA ES­CE­NA DEL CRI­MEN. EL FBI DESCUBRIÒ QUE SO­LO HABÌAN VEN­DI­DO 299 PA­RES DE ESE MO­DE­LO. EL DUE­ÑO SE­RÍA EL ASE­SINO.

Como Sim­pson sa­bía que era cul­pa­ble, bus­có re­fu­gio en la ca­sa de su ami­go y pa­drino de bo­das, Ro­bert Kardashian, quien lo per­sua­dió de no pe­gar­se un ti­ro. El abo­ga­do es el pa­dre de la le­gen­da­ria y es­can­da­lo­sa di­nas­tía de las Kardashian. Al res­pec­to, con­tó en su mo­men­to: “Él es­ta­ba sen­ta­do en el cuar­to de mi hi­ja con una pis­to­la en la mano y unas fo­to­gra­fías de sus hi­jos y de Ni­co­le. Sú­bi­ta­men­te me di­jo: ‘Me voy a sui­ci­dar en es­ta ha­bi­ta­ción’. Yo le di­je: ‘No pue­des, es­ta es la ha­bi­ta­ción de mi hi­ja y no pue­do de­jar­te ha­cer­lo, por­que en­ton­ces ca­da vez que en­tre ve­ré tu cuer­po’”, re­cor­dó Kardashian, quien en­tró a for­mar par­te del gru­po de los abo­ga­dos fa­mo­sos que lo de­fen­de­rían, los cua­les lo sal­va­ron de la cár­cel. Una vez con­clui­do el jui­cio, no vol­vió a ha­blar ja­más con su gran ami­go. Siem­pre car­gó en su con­cien­cia el he­cho de ha­ber de­ja­do li­bre a un ase­sino. “O.J. ni si­quie­ra qui­so ha­blar con él cuan­do se es­ta­ba mu­rien­do. No le qui­so pa­sar al te­lé­fono”, di­jo su exes­po­sa, Kris Jen­ner.

Ape­nas ha­bían pa­sa­do cin­co días des­de los ase­si­na­tos cuan­do O.J. Sim­pson sa­lió de la ca­sa de los Kardashian y pro­ta­go­ni­zó una ci­ne­ma­to­grá­fi­ca per­se­cu­ción au­to­mo­vi­lís­ti­ca por las ca­lles de Los Ángeles, que pa­ra­li­zó a Es­ta­dos Uni­dos mien­tras se trans­mi­tía en vi­vo por te­le­vi­sión y al­can­za­ba una au­dien­cia de 95 mi­llo­nes de per­so­nas. Su ami­go Al Cow­lings iba ma­ne­jan­do el vehícu­lo y fue quien con­tac­tó a la Po­li­cía: “Ho­la. Ten­go a O.J. Sim­pson en la par­te tra­se­ra del ca­rro. Él to­da­vía es­tá vi­vo pe­ro se es­tá apun­tan­do con una pis­to­la en la cabeza”. Un par de ho­ras des­pués, el ca­rro se de­tu­vo en la man­sión del de­por­tis­ta, don­de es­te fue fi­nal­men­te arres­ta­do y señalado por ho­mi­ci­dio.

Mu­chos re­cuer­dan los su­ce­sos de 1995. El jui­cio te­le­vi­sa­do de 134 días por el ase­si­na­to de Ni­co­le Brown y Ro­nald Gold­man es to­da­vía hoy el jui­cio del si­glo en Es­ta­dos Uni­dos y un show me­diá­ti­co inol­vi­da­ble. A pe­sar de la con­tun­den­cia de las prue­bas, el de­por­tis­ta fue ha­lla­do inocen­te. La de­fen­sa, con­for­ma­da por John­nie Co­chran Jr., Ro­bert Sha­pi­ro, F. Lee Bai­ley, Alan Ders­ho­witz y el gran ami­go de O.J. Ro­bert Kardashian, usó la es­tra­te­gia de acu­sar al De­par­ta­men­to de Po­li­cía de que­rer in­cul­par a Sim­pson por el co­lor de su piel.

Mark Fuhr­man, el de­tec­ti­ve en­car­ga­do del ca­so que lle­gó a la es­ce­na del cri­men a las 2:00 de la ma­ña­na, fi­na­li­za­ría sien­do el prin­ci­pal res­pon­sa­ble de que el ase­sino que­da­ra en la ca­lle. Él fue lla­ma­do va­rias ve­ces al es­tra­do pa­ra que tes­ti­fi­ca­ra si ha­bía plan­ta­do un guan­te en­san­gren­ta­do que él mis­mo en­con­tró en la par­te de atrás de la ca­sa de Ni­co­le. Los abo­ga­dos de Sim­pson te­nían como es­tra­te­gia pre­sen­tar­lo como un po­li­cía ra­cis­ta an­te un ju­ra­do ne­gro. Le pre­gun­ta­ron ba­jo ju­ra­men­to si al­gu­na vez en su vi­da ha­bía uti­li­za­do la pa­la­bra des­pec­ti­va “nig­ger” pa­ra re­fe­rir­se a un afro­ame­ri­cano. Él di­jo que no, pe­ro a los po­cos días apa­re­ció una cin­ta de una en­tre­vis­ta he­cha por él en la cual men­cio­na­ba esa pa­la­bra, hoy prohi­bi­da, ni más ni me­nos que 36 ve­ces. Es­te ar­gu­men­to de dis­cri­mi­na­ción ra­cial le per­mi­tió al gru­po de abo­ga­dos neu­tra­li­zar múl­ti­ples prue­bas que de­ja­ban cla­ro, sin la me­nor du­da, que el ho­mi­ci­da era Sim­pson. Te­nía una pro­fun­da he­ri­da en la mano que nun­ca su­po ex­pli­car. La Po­li­cía en­con­tró ade­más su guan­te iz­quier­do de cue­ro pa­ra ju­gar golf em­pa­pa­do de san­gre, ade­más de la hue­lla de za­pa­to de su ta­lla en la es­ce­na del cri­men. En la ca­sa del fut­bo­lis­ta tam­bién fue­ron ha­lla­dos el guan­te de golf com­pa­ñe­ro de la mano de­re­cha, igual­men­te ba­ña­do en san­gre, y unas me­dias con la san­gre de Ni­co­le. To­da esa evi­den­cia, su­ma­da a los an­te­ce­den­tes de mal­tra­tos fí­si­cos pro­pi­cia­dos por el ju­ga­dor a su ex­pa­re­ja, pa­re­cía su­fi­cien­te pa­ra con­de­nar­lo a una vi­da en pri­sión, o in­clu­so a la pe­na de muer­te. Pe­ro no fue así. Tres co­sas lo­gra­ron la li­ber­tad de O.J. Sim­pson durante el jui­cio de 1995: el de­ba­te ra­cial, el guan­te de golf y el he­cho de que nun­ca le en­con­tra­ron los za­pa­tos co­rres­pon­dien­tes a la hue­lla del char­co de san­gre. Una de las es­ce­nas icó­ni­cas del jui­cio fue ver al atle­ta for­ce­jean­do pa­ra que el guan­te le en­tra­ra en las ma­nos, que te­nía hin­cha­das por­que le ha­bían sus­pen­di­do un an­ti­in­fla­ma­to­rio. “Si el guan­te no le que­da bien, us­te­des tie­nen que ab­sol­ver­lo”, le de­cía la de­fen­sa al ju­ra­do. La prue­ba rei­na, en­ton­ces, se­rían los za­pa­tos Bruno Ma­gli. La Fis­ca­lía lla­mó a Sam Po­ser, quien ase­so­ra­ba a ce­le­bri­da­des fa­mo­sas y

SIM­PSON QUEDÒ LI­BRE DEL PRO­CE­SO POR­QUE ES­TA FO­TO EN QUE TIE­NE LOS FA­MO­SOS ZA­PA­TOS SO­LO APARECIÒ DESPUÈS DE EXONERACIÒN.

mi­llo­na­rias en sus com­pras de calzado. Él aten­día a O.J. Sim­pson con fre­cuen­cia y re­cor­dó ha­ber­le mos­tra­do los za­pa­tos que apa­re­cie­ron en la es­ce­na del cri­men: “Yo no que­ría ven­der­le los Bruno Ma­gli por­que no eran idea­les pa­ra el cli­ma de Buffalo, en don­de me co­men­tó que es­ta­ría tra­ba­jan­do, pe­ro él que­ría ese ti­po de look”. Los cos­to­sos za­pa­tos, sin em­bar­go, ja­más apa­re­cie­ron y, como a me­dia­dos de los años no­ven­ta mu­chos al­ma­ce­nes to­da­vía no te­nían soft­wa­re de lec­tu­ra de có­di­go de ba­rras, al fi­nal Po­ser no su­po si el atle­ta los ha­bía com­pra­do o no.

Como el ras­tro de la san­gre de Ni­co­le y Gold­man no so­lo lle­gó has­ta la ca­mio­ne­ta Bron­co blan­ca de Sim­pson sino tam­bién has­ta su pro­pia ca­sa —es­ta­ba en su al­fom­bra y en sus me­dias—, pa­re­cía im­po­si­ble que pu­die­ra ser en­con­tra­do inocen­te. Por eso, el mun­do en­te­ro se sor­pren­dió cuan­do el ju­ra­do, de ma­yo­ría ne­gra, así lo de­ci­dió. La fa­mi­lia Gold­man se rehu­só a acep­tar un ve­re­dic­to que sig­ni­fi­ca­ba im­pu­ni­dad por la muer­te de su hi­jo. Así que de­ci­dió de­man­dar ci­vil­men­te al de­por­tis­ta. La de­man­da ci­vil, a di­fe­ren­cia de la pe­nal, no tie­ne con­se­cuen­cias car­ce­la­rias sino eco­nó­mi­cas.

El te­ma de los za­pa­tos vol­vió a es­tar so­bre el ta­pe­te. Cuan­do le pre­gun­ta­ron otra vez ba­jo ju­ra­men­to si po­seía unos za­pa­tos mar­ca Bruno Ma­gli, Sim­pson con­tes­tó: “Si hu­bie­ra sa­bi­do que esa mar­ca ha­cía za­pa­tos como los que es­tán in­vo­lu­cra­dos en es­te ca­so, ja­más los ha­bría com­pra­do. Me pa­re­cen es­pan­to­sos y ho­rri­bles”. Y fue en ese mo­men­to cuan­do lle­gó la bom­ba que cam­bia­ría pa­ra siem­pre el cur­so del jui­cio y la vi­da de Sim­pson. La Fis­ca­lía ha­bía en­con­tra­do una se­rie de fo­to­gra­fías to­ma­das nue­ve me­ses an­tes del ase­si­na­to en las que el de­por­tis­ta te­nía pues­tos los Bruno Ma­gli. Sim­pson, muy des­con­cer­ta­do y ti­tu­bean­do, se atre­vió a ne­gar que esos za­pa­tos fue­ran su­yos. Era al­go como in­si­nuar que era un fo­to­mon­ta­je: “No. Esos no son mis za­pa­tos… ¿po­de­mos to­mar un re­ce­so?”.

Nin­gu­na ex­pli­ca­ción su­ya sir­vió. La teo­ría del mon­ta­je era ab­sur­da, y que los za­pa­tos coin­ci­die­ran mi­li­mé­tri­ca- men­te con los de la es­ce­na del cri­men de­fi­nió el jui­cio. En es­te se­gun­do jui­cio, a puer­ta ce­rra­da y sin la aten­ción me­diá­ti­ca que tu­vo el pri­me­ro, O.J. Sim­pson fue de­cla­ra­do cul­pa­ble de ase­si­na­to múl­ti­ple. Por es­te de­li­to tu­vo que pa­gar 33,5 mi­llo­nes de dó­la­res a los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas, pe­ro que­dó en li­ber­tad.

Ten­drían que pa­sar 13 años pa­ra que el ase­sino fi­nal­men­te que­da­ra tras las re­jas. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, fue por otros de­li­tos. Un ami­go de Sim­pson se ha­bía co­bra­do por la de­re­cha una deu­da que te­nía con él y le co­gió sus tro­feos y va­rios ob­je­tos re­la­cio­na­dos con sus días de glo­ria en el fút­bol ame­ri­cano. Eso in­cluía con­de­co­ra­cio­nes, es­cul­tu­ras, me­da­llas, ba­lo­nes y ca­mi­se­tas que se ha­bían va­lo­ri­za­do mu­cho des­pués del jui­cio del si­glo. Sim­pson sin­tió que se las ha­bían ro­ba­do y, bo­rra­cho, con cua­tro ami­gos, se fue a re­cu­pe­rar­las a la bra­va a la sui­te del ho­tel don­de las guar­da­ba el “la­drón”. Como es­te se en­con­tra­ba ahí, hu­bo un al­ter­ca­do y uno de los ami­gos sa­có un re­vól­ver y le di­jo que se que­da­ra quie­to mien­tras re­cu­pe­ra­ban los ob­je­tos. Es­to que­dó fil­man­do en las cá­ma­ras del ho­tel y, an­te la de­nun­cia del hom­bre ata­ca­do, el de­por­tis­ta fue con­de­na­do en 2008 a 33 años de pri­sión por ro­bo a mano ar­ma­da y se­cues­tro en Las Ve­gas.

La con­de­na era ab­sur­da. To­dos los ju­ris­tas coin­ci­dían en que por un al­ter­ca­do en­tre ami­gos bo­rra­chos, el cas­ti­go de­be­ría ha­ber si­do, por mu­cho, de 18 me­ses de cár­cel. Pe­ro como el ju­ra­do era cons­cien­te de que O.J. ha­bía de­go­lla­do a su exes­po­sa y cla­va­do 20 pu­ña­la­das a un me­se­ro inocen­te, le co­bra­ron la pe­na má­xi­ma de to­dos los de­li­tos que pu­die­ron in­ven­tar. Es­to in­cluía se­cues­tro por cuen­ta de que, mien­tras le apun­ta­ban el ar­ma, le di­je­ron que no se mo­vie­ra has­ta que sa­ca­ran los tro­feos. Des­pués de nue­ve años de pri­sión, la jus­ti­cia le aca­ba de otor­gar la li­ber­tad con­di­cio­nal y en el pró­xi­mo mes de oc­tu­bre vol­ve­rá a su ca­sa. “He ve­ni­do a de­cir que lle­vo nue­ve años en pri­sión sin po­ner ex­cu­sas. He cum­pli­do mi sen­ten­cia y so­lo quie­ro vol­ver con mi fa­mi­lia (…) No creo que nin­gún pre­so ha­ya re­pre­sen­ta­do a es­ta pri­sión me­jor que yo”. O.J. Sim­pson pla­nea vi­vir en Flo­ri­da con su fa­mi­lia. Aho­ra que tie­ne 70 años, se­gu­ra­men­te no vol­ve­rá a co­me­ter nin­gu­na lo­cu­ra, pues tie­ne cla­ro que, aun­que pa­só ca­si una dé­ca­da en la som­bra, pu­do ha­ber re­ci­bi­do ca­de­na per­pe­tua o pe­na de muer­te.

O. J. pro­ta­go­ni­zó una per­se­cu­sión ci­ne­ma­to­grá­fi­ca an­tes de su arres­to. La ima­gen de su Bron­co blan­ca se­gui­da por la Po­li­cía fue vis­ta por te­le­vi­sión en to­do Es­ta­dos Uni­dos.

Otro ele­men­to cla­ve fue­ron unos guan­tes con san­gre ha­lla­dos en la es­ce­na del cri­men. Al pro­bár­se­los en el jui­cio, a O. J. no le en­tra­ron pues te­nía las ma­nos in­fla­ma­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.