ASÍ ES VI­VIR EN UN MA­TRI­MO­NIO ABIER­TO

Ca­ro­li­na Ri­bón es el nom­bre real de una mujer que acep­tó Soho con­tar­le a por qué pa­ra ella y su ma­ri­do las re­la­cio­nes se­xua­les con otras per­so­nas no son ac­tos de in­fi­de­li­dad si no son clan­des­ti­nas. Es­te es su tes­ti­mo­nio.

SoHo - Censurado (Colombia) - - Testimonio -

Te­ner un ma­tri­mo­nio abier­to T fue ini­cia­ti­va mía. Lo pro­pu­se a los tres años de ca­sa­da por­que pen­sa­ba que mi esposo y yo nun­ca nos ha­bía­mos de­te­ni­do a pen­sar qué ti­po de re­la­ción que­ría­mos; la vi­da en pa­re­ja sim­ple­men­te se nos ha­bía ido dan­do: quedé em­ba­ra­za­da en 2014, a los 26 años, y ahí mis­mo nos ca­sa­mos y nos fui­mos a vi­vir jun­tos. Apar­te de eso, nun­ca me ha lla­ma­do la aten­ción se­guir las con­ven­cio­nes so­cia­les por­que sí, no me pa­re­ce que la vi­da fun­cio­ne así no más. Tam­po­co me con­ven­ce lo que veo en mi fa­mi­lia, en mis ami­gos, en la gen­te cer­ca­na: es muy co­mún po­ner los ca­chos, ha­cer­lo to­do ba­jo cuer­da, sin que el otro se en­te­re… y no­so­tros sa­bía­mos que no íba­mos a es­tar exen­tos de eso. Por eso, en úl­ti­mas, to­ma­mos la de­ci­sión.

Ape­nas mi hi­jo cum­plió 3 años, nos sen­ta­mos a ha­blar so­bre qué ti­po de pa­re­ja pre­ten­día­mos ser. Leí­mos so­bre el amor vis­to des­de di­fe­ren­tes pers­pec­ti­vas y vi­mos pe­lí­cu­las en las que ha­bla­ban de nue­vas ten­den­cias, has­ta que una pri­ma mía me ha­bló so­bre el po­li­amor, y lo que me con­tó hi­zo un clic in­me­dia­to en mí. ¿Que qué es el po­li­amor? Pa­ra no­so­tros, es te­ner nues­tra re­la­ción y nues­tra fa­mi­lia sin que eso sea im­pe­di­men­to pa­ra te­ner otras re­la­cio­nes. Me ex­pli­co: si nos gus­ta al­guien, po­de­mos co­que­tear con esa per­so­na, in­clu­so sa­lir con ella, pe­ro sin rom­per nues­tra re­la­ción. La cla­ve es­tá en ha­cer­lo to­do de fren­te, na­da se es­con­de.

An­tes de em­pe­zar a prac­ti­car el po­li­amor, lo pri­me­ro que hi­ci­mos fue po­ner unas re­glas cla­ras. La pri­me­ra, que no po­día­mos te­ner una re­la­ción con un ex­no­vio o una pa­re­ja del pa­sa­do, te­nía que ser al­guien nue­vo. La se­gun­da, que no nos te­nía­mos que con­tar na­da, a me­nos que el otro pre­gun­ta­ra —es de­cir, si yo in­tu­yo que es­tá pa­san­do al­go, ten­go de­re­cho a pre­gun­tar y a re­ci­bir una res­pues­ta sin­ce­ra, pe­ro an­tes pue­do no en­te­rar­me—. La ter­ce­ra, que esa per­so­na nun­ca pue­de lle­gar a co­no­cer a nues­tro hi­jo; una co­sa es lo que so­mos como pa­re­ja y como fa­mi­lia, y otra co­sa es nues­tro acuer­do: tra­ta­mos de no to­car nun­ca lo que he­mos cons­trui­do como fa­mi­lia, pues ama­mos lo que so­mos y lo que­re­mos man­te­ner.

Con el tiem­po crea­mos una re­gla ex­tra: si la re­la­ción pa­sa a un ni­vel sexual, te­ne­mos que ha­blar­lo. Ade­más, la otra per­so­na tie­ne que apro­bar­lo, por­que ya ahí nos es­ta­mos me­tien­do con ener­gías que in­du­da­ble­men­te van a en­trar a nues­tra ca­sa, a nues­tra ca­ma. Pe­ro acá es me­jor acla­rar al­go: un ma­tri­mo­nio abier­to no ne­ce­sa­ria­men­te es te­ner se­xo con al­guien más; es to­do lo que en tu ima­gi­na­rio sea una re­la­ción amo­ro­sa: des­de co­que­tear con al­guien por What­sapp, sa­lir a co­mer o ir­se de via­je jun­tos, has­ta te­ner un no­vio al mis­mo tiem­po que ten­go a mi esposo.

Cla­ro que no es pa­ra na­da fá­cil cuan­do te en­te­ras de que tu pa­re­ja em­pie­za otra re­la­ción. La teo­ría es sen­ci­lla, quie­res que to­do flu­ya por­que es­tás pen­san­do en la li­ber­tad de am­bos, pe­ro en el mo­men­to de la ver­dad, es du­rí­si­mo. No sé si es un gol­pe al ego o al co­ra­zón, pe­ro lo sien­tes.

De he­cho, me pa­só ha­ce unas se­ma­nas. Sen­tí que él te­nía otra re­la­ción, le pre­gun­té y lo acep­tó. Así que em­pe­cé a gri­tar como una lo­ca, y él me de­cía: “Ha­bía­mos lle­ga­do a un acuer­do, a ti tam­bién te pa­só y so­bre­vi­vi­mos. Se­gui­mos jun­tos a pe­sar de que tú ha­yas te­ni­do una re­la­ción con otra per­so­na. Aho­ra me pa­só a mí, no lo bus­qué, en­tién­de­lo”. Y así es. De­bo en­ten­der­lo. Lo ha­bía­mos ha­bla­do y pa­só de la teo­ría a la reali­dad.

Lle­va­mos en es­tas des­de di­ciem­bre del año pa­sa­do, y siem­pre que con­fe­sa­mos lo que el otro no quie­re oír, hay ten­sión, ne­ce­si­ta­mos unos días pa­ra vol­ver a la cal­ma, nos dis­tan­cia­mos. Lo que pa­sa es que los dos te­ne­mos el pe­so de to­do lo que nos han en­se­ña­do des­de ni­ños que es una re­la­ción, y en­ton­ces em­pe­za­mos a com­pa­rar, pe­ro es­ta­mos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.