Amar­na Mi­ller

Y la do­ble mo­ral fren­te al porno

SoHo - Censurado (Colombia) - - Sumario - Fo­tos CAMO

Amar­na Mi­ller es una fla­ca las­ci­va de 26 años, pe­li­rro­ja, gra­dua­da en Be­llas Ar­tes, em­pre­sa­ria y ac­triz de ci­ne porno que se ha con­ver­ti­do en una ac­ti­vis­ta des­ta­ca­da en de­fen­sa de la in­dus­tria del an­ti­guo y que­ri­do “me­ti­sa­ca”, y una de las vo­ce­ras vi­si­bles del porno éti­co, rama que es­tá en con­tra de cier­tas prác­ti­cas del porno ex­tre­mo. El porno éti­co no co­mul­ga con la es­ca­to­lo­gía, ni si­quie­ra con ac­tos tan ro­mán­ti­cos co­mo la “llu­via do­ra­da”, la idea que de­bió ins­pi­rar a Zeus cuan­do se­du­jo a Dá­nae. Tam­bién es­tán pros­cri­tas la zoo­fi­lia, la cruel­dad, las le­sio­nes per­so­na­les, el se­xo con me­no­res y la tra­ta de blan­cas. Una va­rian­te del porno éti­co es el porno fe­mi­nis­ta: la pe­lí­cu­la no de­be gi­rar de ma­ne­ra ex­clu­si­va en torno al pla­cer del hom­bre. Los fi­na­les de “llu­via blan­ca”, de­mos por ca­so, son tí­pi­cos del porno ma­chis­ta. El ga­lán gi­me, con­vul­sio­na, tuer­ce los ojos y se co­rre so­bre el ros­tro de la ac­triz. ¡Cor­ten! The end.

Amar­na no tie­ne na­da con­tra los ba­ños de se­men. Lo que le mo­les­ta es que la eya­cu­la­ción mas­cu­li­na sea el eje úni­co del vi­deo porno. “El porno mains­tream gi­ra úni­ca­men­te en torno a la re­pre­sen­ta­ción del pla­cer mas­cu­lino. Va sien­do hora de que otras prác­ti­cas y otras vi­sio- nes ten­gan ca­bi­da”. Amar­na sal­tó a la fa­ma gra­cias a un vi­deo que se hi­zo vi­ral. Lo gra­bó pa­ra pro­mo­cio­nar el Sa­lón de Bar­ce­lo­na, rea­li­za­do en oc­tu­bre de 2016. Em­pie­za con un clo­se up de su ros­tro: “Soy Amar­na Mi­ller, ac­triz porno. Na­cí en un país hi­pó­cri­ta, don­de la mis­ma gen­te que me lla­ma pu­ta se pa­jea con mis ví­deos”.

El par­la­men­to de Amar­na cen­su­ra la do­ble mo­ral de la so­cie­dad española, que to­le­ra prác­ti­cas tan crue­les co­mo el to­reo, la pe­dofi­lia, los ma­tri­mo­nios por con­ve­nien­cia y la co­rrup­ción po­lí­ti­ca, y se es­can­da­li­za por la pros­ti­tu­ción y la por­no­gra­fía… al tiempo que las con­su­me con an­sie­dad nin­fo­ma­nia­ca. Aun­que no hay ci­fras con­fia­bles, se cal­cu­la que en­tre am­bas mue­ven, so­lo en Es­pa­ña, va­rios mi­les de mi­llo­nes de eu­ros al año.

El Sa­lón de Bar­ce­lo­na es una fe­ria don­de el vi­si­tan­te en­cuen­tra to­do lo re­la­cio­na­do con el se­xo: rue­das de ne­go­cios, mú­si­ca y ar­te eró­ti­cos, gas­tro­no­mía afro­di­sia­ca, de­ba­tes, con­fe­ren­cias mé­di­cas y psi­co­ló­gi­cas y mu­chos ta­lle­res: ta­ller de enemas pre­pa­ra­to­rios pa­ra el se­xo anal, ta­lle­res de se­duc­ción y li­gue, ta­lle­res de se­xo en gru­po y prác­ti­cas de BDMS (al­go re­la­cio­na­do con sa­do­ma­so­quis­mo soft, es­ti­lo Cin­cuen­ta som­bras de Grey). Y ju­gue­te­ría, cla­ro. Mil y un ob­je­tos tra­vie­sos, des­de las bo­las chi­nas, esa ca­mán­du­la pa­ga­na, has­ta mu­ñe­cas hi­per­rea­lis­tas de en­sue­ño, ca­si mu­je­res de car­ne y hue­so, con cen­te­na­res de sen­so­res y múscu­los plás­ti­cos en la bo­ca, el ano y la va­gi­na, y cu­yos pre­cios en dó­la­res pue­den al­can­zar los cuatro ce­ros.

Sí, tie­nes razón, to­do es­to es as­que­ro­sa­men­te ma­chis­ta, que­ri­da Amar­na, pe­ro es lo que hay. El hom­bre si­gue sien­do el prin­ci­pal clien­te de la in­dus­tria por­no­grá­fi­ca en una pro­por­ción al­ta: por ca­da cin­co hom­bres que con­su­men al­gún pro­duc­to se­xual (vi­deos, web­cam, ar­tícu­los de sex shop, se­xo pa­go) so­lo hay una mu­jer que com­pra es­tos ser­vi­cios.

Los ar­gu­men­tos de los pu­ri­ta­nos no son de­lez­na­bles. La pros­ti­tu­ción de­gra­da a la mu­jer, la co­si­fi­ca, en­tra­ña ries­gos de sa­lu­bri­dad y ge­ne­ra ne­go­cios tan abe­rran­tes co­mo el trá­fi­co de mu­je­res, que son es­cla­vi­za­das en con­di­cio­nes in­hu­ma­nas.

Los li­be­ra­les, por su par­te, sos­tie­nen que la mu­jer puede hacer lo que le plaz­ca con su cuer­po, y el hom­bre lo que le plaz­ca con su di­ne­ro. Por ejem­plo, con­tra­tar a una pro­fe­sio­nal pa­ra re­sol­ver su sed de be­sos y ca­ri­cias.

El te­ma de la se­xua­li­dad siem­pre es po­lé­mi­co y es­tá ro­dea­do de ta­búes por­que es una pa­sión muy fuer­te. La pa­sión. “El se­xo, ese abis­mo de la razón”, es­cri­bió Es­ta­nis­lao Zu­le­ta en al­gu­na par­te.

El adul­te­rio (ya­cer en ca­ma aje­na) es­tá cen­su­ra­do en la ma­yo­ría de las cul­tu­ras por­que aten­ta con­tra la es­ta­bi­li­dad de la fa­mi­lia. Y por­que la ten­ta­ción de la in­fi­de­li­dad tie­ne un mag­ne­tis­mo del pu­tas, co­mo di­ce Amar­na. “Hacer el amor con otro…” pi­de a gri­tos una ba­la­dis­ta. “Amor es un al­go sin nom­bre que ob­se­sio­na al hom­bre por otra mu­jer”, pa­ra­fra­sea un bo­le­ris­ta cí­ni­co. “Es más sexy la ve­ci­na en chan­clas que la es­po­sa en ta­co­nes”, ase­gu­ran los an­to­ja­dos. En La in­so­por­ta­ble le­ve­dad del ser, Sa­bi­na, hú­me­da siem­pre por “el ero­tis­mo de la trai­ción”, re­co-

El porno éti­co no co­mul­ga con la es­ca­to­lo­gía, ni si­quie­ra con ac­tos tan ro­mán­ti­cos co­mo la “llu­via do­ra­da”.

no­ce que su ma­ri­do es de­ma­sia­do tierno… y que por eso mis­mo es­tá per­di­do co­mo aman­te. Los más va­lien­tes re­co­no­cen que los des­li­ces de sus se­ño­ras les pro­du­cen erec­cio­nes do­lo­ro­sas.

Pa­ra ser in­fiel so­lo se ne­ce­si­ta la con­jun­ción de dos fac­to­res: la ten­ta­ción y la oca­sión. “Pue­do re­sis­tir­lo to­do ex­cep­to la ten­ta­ción”, de­cía Wil­de.

A es­te cal­do de fe­ro­mo­nas en per­ma­nen­te her­vor, la pros­ti­tu­ción aña­de un con­di­men­to irre­sis­ti­ble: la fan­ta­sía ex­prés, la po­si­bi­li­dad de me­ter­se en la ca­ma, con un ex­tra­ño, en cues­tión de mi­nu­tos.

Soho ha­bló con Amar­na. Nos con­tó que le gus­tan los da­daís­tas. “Tam­bién me sien­to muy iden­ti­fi­ca­da con los si­tua­cio­nis­tas por sus idea­les re­vo­lu­cio­na­rios y sus in­ten­tos de cues­tio­nar la he­ge­mo­nía cla­sis­ta”. Tam­bién le gus­ta, por su­pues­to, Egon Schie­le, uno de los pri­me­ros pin­to­res que atra­ve­só la lí­nea de som­bra que se­pa­ra el porno del ar­te.

“En es­tos mo­men­tos no es­toy gra­ban­do. Lle­vo ya ca­si ocho años de­lan­te de las cá­ma­ras y la ver­dad es que la emo­ción con la que an­tes en­ten­día el tra­ba­jo se­xual ya no es la que era. Soy una per­so­na que ne­ce­si­ta es­tar cons­tan­te­men­te fue­ra de su zo­na de con­fort. Y aun­que me sien­to or­gu­llo­sa de ha­ber tra­ba­ja­do en el porno, ya no su­po­ne un re­to y por tan­to, a ni­vel per­so­nal, no me re­sul­ta tan in­tere­san­te.

Aho­ra mis­mo es­toy muy cen­tra­da en otras fa­ce­tas de mi vi­da que me ha­cen fe­liz. Por ejem­plo, mi ca­nal de Youtu­be, don­de gra­bo ví­deos ha­blan­do de te­mas que con­si­de­ro que ne­ce­si­tan un al­ta­voz. Eco­lo­gía, sos­te­ni­bi­li­dad y cómo me­jo­rar nues­tra vi­da lu­chan­do por aque­llo en lo que cree­mos, por ejem­plo. Tam­bién gra­bo ví­deos mien­tras ha­go via­jes al­re­de­dor del mun­do, con la idea de ani­mar a mis usua­rios a que ha­gan lo que real­men­te les ha­ce fe­li­ces. Si­guien­do es­ta lí­nea, me mu­dé a mi fur­go­ne­ta, don­de vivo des­de ha­ce ya ca­si ocho me­ses.

”Tam­bién es­toy muy cen­tra­da en mi fa­ce­ta co­mo escritora. Pu­bli­qué mi pri­mer li­bro en el año 2015 y des­de en­ton­ces he es­ta­do co­la­bo­ran­do con di­fe­ren­tes re­vis­tas y pu­bli­ca­cio­nes es­pa­ño­las. El año que vie­ne pu­bli­co mi se­gun­do li­bro”.

Buen vien­to y bue­na mar, ni­ña li­bre. Que los dio­ses te sean lú­bri­cos y pró­di­gos, que nun­ca te fal­te el se­xo o al me­nos una mano ágil que te mas­tur­be, pro­pia o aje­na, amo­ro­sa o mer­ce­na­ria, y al­gún teo­re­ma per­ver­ti­do, co­mo es­te, de au­tor anó­ni­mo: el vo­ye­ris­ta es un geó­me­tra apli­ca­do que siem­pre en­cuen­tra la rec­ta que une tres pun­tos: el ojo, la ren­di­ja y el ob­je­to del de­seo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.