Una no­che en la clí­ni­ca del sue­ño, por Do­mi­ni­que Le­moi­ne

La cro­nis­ta vi­ve can­sa­da, ca­be­cea en las reunio­nes, bos­te­za sin pa­rar, pe­ro no duer­me pro­fun­do ha­ce dé­ca­das. La clí­ni­ca la co­nec­ta a de­ce­nas de má­qui­nas, la ro­dea de mo­ni­to­res y le pi­de que duer­ma, mien­tras es­tu­dia y de­ter­mi­na qué es eso que no la de­ja pa

SoHo - Censurado (Colombia) - - Sumario - POR DO­MI­NI­QUE LE­MOI­NE Foto Iván He­rre­ra

Sin im­por­tar cuán­tas ho­ras ha­ya dor­mi­do (cuatro, nue­ve, on­ce, las que quie­ran), to­dos los días me des­pier­to ago­ta­da. No pue­do abrir los ojos –ese pro­ce­so tan sen­ci­llo me puede to­mar, fá­cil­men­te, en­tre 15 y 50 mi­nu­tos, por lo cual sue­lo po­ner el des­per­ta­dor una hora an­tes de lo ne­ce­sa­rio o lle­go tar­de a cual­quier ci­ta ma­tu­ti­na–, me sien­to gro­gui del sue­ño, me pe­sa ca­da cen­tí­me­tro del cuer­po y me due­le la ca­be­za co­mo si tu­vie­se gua­ya­bo.

Así son los pri­me­ros ins­tan­tes de ca­da uno de mis días. Es co­mo si en lu­gar de dor­mir hu­bie­se ce­rra­do y vuel­to a abrir los ojos en­se­gui­da. Una pe­sa­di­lla.

No es de sor­pren­der­se en­ton­ces que –a pesar de la crí­ti­ca, el re­pro­che o el des­con- cier­to de mu­chos– me to­me al me­nos seis ta­zas de ca­fé al día, sin ser muy aman­te de es­ta be­bi­da, so­lo pa­ra lo­grar cumplir, a du­ras pe­nas, las ta­reas dia­rias. Ni que bos­te­ce una y otra vez a lo lar­go del día ni que es­té lis­ta pa­ra acos­tar­me a dor­mir en cual­quier mo­men­to. Tam­po­co es ra­ro que me que­de dor­mi­da sen­ta­da mien­tras es­pe­ro que me atien­dan en el banco o que vi­va con ca­ra de can­sa­da o que ca­be­cee en me­dio de con­ver­sa­cio­nes te­le­fó­ni­cas o por chat.

Du­ran­te mu­cho tiempo pen­sé que vi­vir así –o más bien, dor­mir así– era nor­mal. Le atri­buía el can­san­cio y el sue­ño po­co re­pa­ra­dor al es­trés, a la an­sie­dad, a la pen­sa­de­ra, al es­tu­dio, al tra­ba­jo, a la fal­ta o al ex­ce­so de ki­los, a la co­bi­ja, a lo que fue­ra. Lo úl­ti­mo a lo que le eché la cul­pa fue a la de­pre­sión de la cual su­frí por dos años, has­ta que, me­ses des­pués de su­pe­ra­do el diag­nós­ti­co y de que mi cuer­po es­tu­vie­ra li­bre de an­ti­de­pre­si­vos, me di cuen­ta de que se­guía dur­mien­do a las pa­ta­das.

Lan­cé en­ton­ces mi úl­ti­mo sal­va­vi­das y pe­dí una ci­ta con el en­do­cri­nó­lo­go, pen­san­do que qui­zá era al­gún pro­ble­ma hor­mo­nal. Me hi­cie­ron to­dos los exá­me­nes de ri­gor y re­sul­tó que soy la per­so­na más sa­na del mun­do: mi co­les­te­rol es el más per­fec­to, la ti­roi­des fun­cio­na im­pe­ca­ble­men­te, no ten­go ni un aso­mo de dia­be­tes… Ha­bía ago­ta­do to­das las ex­pli­ca­cio­nes, y se­guía ren­di­da, por lo que el si­guien­te pa­so –y el úl­ti­mo, por­que “pa­ra qué si lo úni­co que van a ver es que duer­mo mal”– era ha­cer­me una po­li­som­no­gra­fía, un exa­men del sue­ño.

Mé­di­ca­men­te ha­blan­do, los des­ór­de­nes del sue­ño son co­sa se­ria. Por ejem­plo, quie­nes sufren de ap­nea, un tras­torno que cau­sa blo­queos res­pi­ra­to­rios y du­ran­te la no­che con­si­gue lle­var el ni­vel de oxi­ge­na­ción de la san­gre por de­ba­jo del 80 %, pue­den mo­rir­se de arrit­mia o de un in­far­to. Las per­so­nas que pa­de­cen de nar­co­lep­sia pue­den fá­cil­men­te te­ner un ac­ci­den­te de trá­fi­co fa­tal –al dor­mir­se mien­tras ma­ne­jan, por ejem­plo– o caer­se por las es­ca­le­ras en un ata­que de sue­ño. Aque­llos con des­ór­de­nes del sue­ño REM (es de­cir, quie­nes no pue­den evi­tar “re­crear” de ma­ne­ra in­cons­cien­te en la vi­da real lo que es­tán so­ñan­do) pue­den ter­mi­nar, sin si­quie­ra dar­se cuen­ta, abu­san­do de sus pa­re­jas y has­ta ma­tán­do­las.

Las ci­fras cru­das no son muy alen­ta­do­ras tam­po­co: una de ca­da cin­co per­so­nas, el 20 % de los adultos en el mun­do, tie­ne al­gu­na al­te­ra­ción clí­ni­ca del sue­ño; más del 30 % su­fre de in­som­nio, y las mu­je­res so­mos más pro­pen­sas a su­frir­las que los hom­bres. Y hay más: las per­so­nas con pro­ble­mas de sue­ño tie­nen 27 % más pro­ba­bi­li­da­des de te­ner so­bre­pe­so y apro­xi­ma­da­men­te 40 % de los hom­bres y 24 % de las mu­je­res ron­ca, un cla­ro sín­to­ma de com­pli­ca­cio­nes res­pi­ra­to­rios du­ran­te el sue­ño. So­lo en Es­ta­dos Uni­dos, el nú­me­ro de ac­ci­den­tes au­to­mo­vi­lís­ti­cos al año por cul­pa de al­te­ra­cio­nes del sue­ño llega a 40.000, de los cua­les 1550 son fa­ta­les. Hora de en­tra­da: 8:00 p.m. Hora de sa­li­da 5:30 a.m. Lu­gar: Clí­ni­ca Shaio, pri­mer pi­so. Pre­pa­ra­ción pa­ra el día del exa­men:

• Asis­ta con la ca­be­za lim­pia y se­ca, la­va­da el mis­mo día, no se apli­que nin­gún ti­po de fi­ja­dor pa­ra ca­be­llo.

• Las mu­je­res de­ben asis­tir sin ma­qui­lla­je, sin es­mal­te y sin jo­yas.

• Co­mer al­go li­ge­ro an­tes del exa­men.

• No con­su­ma be­bi­das al­cohó­li­cas ni ex­ce­da el con­su­mo de be­bi­das os­cu­ras co­mo tin­to, ca­fé, té, cho­co­la­te o ga­seo­sas du­ran­te el día del exa­men.

• Traer una pi­ya­ma có­mo­da que no sea ajus­ta­da, pre­fe­ri

ble­men­te de dos pie­zas (blu­sa–pan­ta­lón).

¿En se­rio? ¿Des­de las 6:00 de la ma­ña­na sin una ta­za de ca­fé? ¿Qué dian­tres tie­ne que ver el es­mal­te en to­do es­to? Igual no uso, pe­ro no en­tien­do. ¿Y pa­ra qué la­var­me el pe­lo de nue­vo si me lo la­vé ayer? Ten­go un are­te en la na­riz que no me pue­do qui­tar yo mis­ma, ¿y aho­ra? En­ci­ma de to­do, yo mo­les­to con las al­moha­das –con de­cir­les que lle­vo dur­mien­do con la mis­ma al me­nos 16 años–, y no es que me ma­te te­ner a al­guien mi­rán­do­me y vi­gi­lán­do­me mien­tras duer­mo… co­mo si no fue­se ya su­fi­cien­te­men­te es­tre­san­te ir­se de pi­ya­ma­da a un hos­pi­tal.

Se­guí las ins­truc­cio­nes al pie de la le­tra: lle­gué al la­bo­ra­to­rio con la ca­be­za re­cién sa­li­da de la pe­lu­que­ría, con tan so­lo una aro­má­ti­ca y una are­pa en el es­tó­ma­go y con mi pi­ya­ma de do­nas –la más có­mo­da que ten­go– lis­ta pa­ra apro­ve­char la hora del exa­men y dor­mir tem­prano. La co­sa es que no te­nía idea de la no­che que me es­pe­ra­ba, y eso que al­guien co­mo yo es­tá más que acos­tum­bra­do a pa­sar ma­las no­ches.

Pri­me­ro que to­do, eso de dor­mir por fin tem­prano no iba a su­ce­der: tocaba si­mu­lar, aun­que fue­ra me­dia­na­men­te, una no­che nor­mal, por lo que, por más que es­tu­vie­ra que me ca­ye­ra del sue­ño, no te­nía de­re­cho de me­ter­me a la ca­ma sino has­ta las 10:00 de la no­che, pa­ra que lue­go apa­ga­ran las lu­ces a eso de las 11:00 y que­dar­me dor­mi­da po­co an­tes de la me­dia­no­che.

Ron­qui­dos, sies­tas, irri­ta­bi­li­dad, me­di­ca­men­tos, de­pre­sión, ca­feí­na, al­cohol, ejer­ci­cio, que si me dor­mía ha­cien­do fi­las, que si me dor­mía ma­ne­jan­do...

Una vez me re­gis­tra­ron y me to­ma­ron los sig­nos vi­ta­les, la doc­to­ra de turno me en­tre­gó un for­mu­la­rio con to­das las pre­gun­tas ha­bi­das y por ha­ber. Ron­qui­dos, sies­tas, irri­ta­bi­li­dad, me­di­ca­men­tos, de­pre­sión, ca­feí­na, al­cohol, ejer­ci­cio, que si me dor­mía ha­cien­do fi­las, que si me dor­mía ma­ne­jan­do, que si me da­ba sue­ño en el ca­rro con el semáforo en rojo, que si me que­da­ba dor­mi­da mien­tras ha­bla­ba con la gen­te. Me de­mo­ré al me­nos me­dia hora en res­pon­der to­das las pre­gun­tas. Re­sul­ta que era lo que se co­no­ce co­mo el Test de Ep­worth, una ma­ne­ra de me­dir la som­no­len­cia diur­na que ayu­da a de­ter­mi­nar, muy por en­ci­ma, qué tan gra­ve es el asun­to. La es­ca­la va de 0 a 18, o más, y mi pun­ta­je –me vi­ne a en­te­rar des­pués– fue de 17. O sea, a un pe­li­to de que­dar­me pro­fun­da al vo­lan­te. Ge­nial.

Des­pués de ad­ver­tir­me que si que­ría ori­nar ese era el mo­men­to, por­que una vez se ini­cia­ra el alis­ta­mien­to de má­qui­nas pa­ra el exa­men no te­nía permiso de ir al ba­ño –y si me mo­ría de las ga­nas, iba a te­ner que hacer chi­chí en un pa­to–. Con to­da la par­si­mo­nia del mun­do, me se­pa­ró el pe­lo has­ta lle­gar al cue­ro ca­be­llu­do y me cu­brió ca­da zo­na con un gel. Sen­tía co­mo si me es­tu­vie­sen echan­do cre­ma de dien­tes vie­ja en la ca­be­za. En­ci­ma dis­pu­so con cui­da­do un elec­tro­do tras otro, has­ta que la ca­be­za es­tu­vo cu­bier­ta de ca­bles co­lo­ri­dos y yo que­dé co­mo una me­du­sa eléc­tri­ca. Esos elec­tro­dos ha­brían de mo­ni­to­ri­zar mi ac­ti­vi­dad ce­re­bral, es de­cir, da­rían cuen­ta de mi pa­so por ca­da una de las fa­ses del sue­ño.

La doc­to­ra fue cu­brién­do­me la ca­ra y otras par­tes del cuer­po con más ca­bles y más sen­so­res: uno de­ba­jo de los la­bios; un mi­cró­fono mi­nia­tu­ra en la par­te de­lan­te­ra del cue­llo pa­ra ver si ha­blo o ron­co o mue­vo la bo­ca mien­tras duer­mo; otros en el pe­cho pa­ra ob­te­ner un elec­tro­car­dio­gra­ma; otros cer­ca de los ojos; un par en las pier­nas pa­ra mo­ni­to­ri­zar si ten­go mo­vi­mien­tos in­vo­lun­ta­rios; una ban­da ata­da con pre­sión en el tó­rax y otra en el ab­do­men, con el fin de se­guir de cer­ca mis mo­vi­mien­tos res­pi­ra­to­rios; una cá­nu­la en la en­tra­da de las fo­sas na­sa­les pa­ra ver el flu­jo de ai­re y saber si en al­gún mo­men­to se in­te­rrum­pe, y un oxí­me­tro en el de­do ín­di­ce de la mano derecha pa­ra me­dir la sa­tu­ra­ción de oxí­geno en la san­gre a lo lar­go de la no­che.

Una a una, fui­mos pro­ban­do que las co­ne­xio­nes es­tu­vie­ran bien y man­da­ran la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria a las má­qui­nas: mue­ve la pier­na, mue­ve la otra, ha­bla, to­se, mue­ve los ojos, res­pi­ra pro­fun­do. To­do en or­den; es­ta­ba lis­ta pa­ra el exa­men. Un par de ad­ver­ten­cias no más: pri­me­ro, en ca­so de que vie­ran que yo es­ta­ba dur­mien­do en una so­la po­si­ción, en­tra­rían en cual­quier mo­men­to a des­per­tar­me y a pe­dir­me que por fa­vor cam­bia­ra; se­gun­do, si el oxí­me­tro in­di­ca­ba ni­ve­les pe­li­gro­sos (por de­ba­jo del 80 %) te­nían que en­trar a po­ner­me oxí­geno. Sen­ci­llo. Aho­ra so­lo fal­ta­ba lo más im­por­tan­te: po­der con­ci­liar el sue­ño ama­rra­da a un mon­tón de ca­bles, con chu­pas en la ca­be­za, en una ca­ma del ta­ma­ño de un ca­tre y en una ha­bi­ta­ción pe­que­ña, blan­ca, fría y asép­ti­ca. Pa­ra en­ten­der la no­che, es ne­ce­sa­rio te­ner cla­ros cier­tos con­cep­tos bá­si­cos de lo que pa­sa –o de­be­ría pa­sar– cuan­do es­ta­mos dur­mien­do. El sue­ño tie­ne di­fe­ren­tes fa­ses, las cua­les se di­vi­den en dos gran­des ca­te­go­rías: NOREM (No Ra­pid Eye Mo­ve­ment, por sus si­glas en in­glés) y REM (Ra­pid Eye Mo­ve­ment). Un pa­trón nor­mal de sue­ño con­sis­te en un pe­rio­do NOREM, se­gui­do de REM, y así su­ce­si­va­men­te.

REM es la fa­se del sue­ño en la que nues­tros ojos se mue­ven rá­pi­da­men­te, así es­tén ce­rra­dos, y en la que ce­re­bro es­tá más activo –tan activo, de he­cho, que es ca­si equi­va­len­te a es­tar des­pier­tos–. Por eso, te­ne­mos la ma­yo­ría de sue­ños ví­vi­dos y pe­sa­di­llas en es­ta fa­se, du­ran­te la cual nues­tro cuer­po se ten­sio­na y se “pa­ra­li­za” con el fin de que nos que­de­mos quie­tos y no nos va­ya­mos a po­ner a “hacer” en la reali­dad las co­sas que es­ta­mos so­ñan­do. A es­ta eta­pa de sue­ño se de­be­ría en­trar por pri­me­ra vez en la no­che des­pués de 60 mi­nu­tos –oja­lá des­pués de 90–, y no de­be­ría re­pre­sen­tar más del 20 o 25 % del sue­ño to­tal de un adul­to.

El sue­ño NOREM cons­ta de tres eta­pas. Du­ran­te la eta­pa 1, la pri­me­rí­si­ma que ex­pe­ri­men­ta­mos cuan­do nos acos­ta­mos a

dor­mir, te­ne­mos los ojos ce­rra­dos, pe­ro es to­da­vía fá­cil que al­gún rui­do nos des­pier­te. La eta­pa 2 es la del sue­ño que co­mún­men­te co­no­ce­mos co­mo “li­ge­ro”, du­ran­te el cual la fre­cuen­cia car­dia­ca dis­mi­nu­ye y la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral ba­ja unos cuan­tos gra­dos: es la ma­ne­ra en que nues­tro cuer­po se pre­pa­ra pa­ra el sue­ño pro­fun­do, el sue­ño de ver­dad. La eta­pa 3 es, ló­gi­ca­men­te, la eta­pa de sue­ño pro­fun­do y re­pa­ra­dor. Du­ran­te es­ta úl­ti­ma, es di­fí­cil que lo des­pier­ten a uno y si lo lo­gran, uno que­da des­orien­ta­do y per­di­do por ins­tan­tes. Es tam­bién el mo­men­to del sue­ño en el que el cuer­po apro­ve­cha pa­ra res­tau­rar hue­sos, te­ji­dos y múscu­los, y pa­ra for­ta­le­cer el sis­te­ma in­mu­ne. Mejor di­cho, la pa­na­cea de sue­ños. El NOREM li­ge­ro (es de­cir, las pri­me­ras dos eta­pas) de­be­ría re­pre­sen­tar el 50 % del sue­ño de una no­che, mien­tras que el sue­ño pro­fun­do de­be­ría ron­dar por el 20 o el 25%. Bueno, pues re­sul­ta que yo ten­go to­do eso des­con­chin­fla­do. Una ma­la no­che y va­rios días des­pués, re­ci­bí los re­sul­ta­dos de mi exa­men. Los leí con aten­ción pa­ra dar­me cuen­ta de que esas ho­jas de pa­pel son el chi­vo ex­pia­to­rio per­fec­to: lo ex­pli­can to­do. To­do. Pe­ro em­pe­ce­mos por las “bue­nas” no­ti­cias: de los 452,5 mi­nu­tos que es­tu­ve en ca­ma, mo­ni­to­rea­da por los apa­ra­tos, 408,4 mi­nu­tos los pa­sé dur­mien­do, lo que quie­re de­cir que mi efi­cien­cia de sue­ño es al­ta: 91,3 %. En otras pa­la­bras, me que­do dor­mi­da me­dia­na­men­te fá­cil y no su­fro de in­som­nio. Y no mue­vo las pier­nas, así que no hay que es­pe­rar­se nin­gu­na pa­ta­da noc­tur­na de mi par­te. Na­da que no su­pie­ra.

Aho­ra lo ma­lo: me de­mo­ro 55,5 mi­nu­tos en al­can­zar la fa­se REM, más rá­pi­do de lo que de­be­ría. Ade­más, mi por­cen­ta­je de sue­ño REM es de 33,3 %, 13 pun­tos por en­ci­ma de lo que de­be­ría ser pa­ra un adul­to “nor­mal”. Es­to ex­pli­ca ese ras­go mío que siem­pre les ha pa­re­ci­do ex­tra­ñí­si­mo a to­dos los hom­bres que al­gu­na vez han dor­mi­do con­ti­go: ten­go un mon­tón de sue­ños –y pe­sa­di­llas, sí– muy ví­vi­dos, de los cua­les me acuer­do sin fal­ta ca­da vez que me des­pier­to: ac­ción, ro­man­ce, sus­pen­so, dra­ma… me sue­ño de to­do y me acuer­do con de­ta­lle. Y ex­pli­ca, ade­más, par­te de mi can­san­cio: ¿cómo no voy a vi­vir ma­ma­da si al dor­mir, mi ce­re­bro es­tá muy activo, bá­si­ca­men­te des­pier­to, du­ran­te mu­cho más tiempo del que de­be­ría? Pa­ra agre­gar­le al asun­to, mi por­cen­ta­je de sue­ño NOREM pro­fun­do, que es su­per­cla­ve, a du­ras pe­nas llega a la mi­tad de lo que de­be­ría ser: 12,7 %. Se­guía su­man­do pun­tos pa­ra el can­san­cio.

Co­mo si fue­ra po­co, re­sul­ta que su­fro de sín­dro­me de Ap­nea Hi­pop­nea Obs­truc­ti­va, lo que cau­sa frag­men­ta­ción del sue­ño a lo lar­go de la no­che. O sea, tras de que duer­mo mal, a ca­da ra­ti­co me des­pier­to.

La Ap­nea Hi­pop­nea Obs­truc­ti­va de Sue­ño es un des­or­den se­rio –y bas­tan­te co­mún– que lo ha­ce a uno de­jar de res­pi­rar mien­tras duer­me. El pa­so del ai­re se blo­quea de ma­ne­ra re­pe­ti­ti­va, li­mi­tan­do la can­ti­dad de ai­re que llega a los pul­mo­nes. Ca­da vez que es­to su­ce­de, los va­sos san­guí­neos se con­traen, lo que a su vez ha­ce que el ni­vel de oxí­geno en la san­gre dis­mi­nu­ya. An­te es­ta si­tua­ción, el ce­re­bro se des­pier­ta li­ge­ra­men­te y man­da la or­den al cuer­po de con­traer los múscu­los de la gar­gan­ta pa­ra in­ten­tar aga­rrar un po­co más de ai­re, así que uno ter­mi­na ron­can­do o res­pi­ran­do fuer­te o ha­cien­do so­ni­dos de aho­ga­do. Esos es­fuer­zos in­cons­cien­tes por as­pi­rar más ai­re cau­san “mi­cro­des­per­ta­res”, es de­cir, que uno se des­pier­ta por unos cuan­tos se­gun­dos e in­te­rrum­pe el sue­ño sin si­quie­ra dar­se cuen­ta. Es­tas obs­truc­cio­nes pue­den su­ce­der des­de un par has­ta cien­tos de ve­ces en una mis­ma no­che. Y cuan­do son epi­so­dios de ap­nea quie­re de­cir que se ce­rró por com­ple­to el pa­so del ai­re. Y cuan­do son epi­so­dios de hi­pop­nea, el cie­rre fue par­cial.

Se­gún los re­sul­ta­dos del exa­men, yo ten­go una com­bi­na­ción de ap­neas e hi­pop­neas; diez de ellas por hora, pa­ra ser más pre­ci­sos. Ca­da epi­so­dio du­ra en­tre 13 y 47 se­gun­dos. Eso quie­re de­cir que ca­da seis mi­nu­tos de­jo de res­pi­rar du­ran­te unos 30 se­gun­dos, lo que cau­sa un mi­cro­des­per­tar. ¿Quién ca­ra­jos va a des­can­sar así, des­per­tán­do­se me­dio aho­ga­do ca­da seis mi­nu­tos? Pa­ra com­ple­tar, du­ran­te al­gu­nos de los epi­so­dios mi sa­tu­ra­ción de oxí­geno ba­jó has­ta 81 %, bien cer­qui­ta de la lí­nea de pe­li­gro, y pa­ra sor­pre­sa de na­die, la ma­yo­ría de epi­so­dios en mi ca­so ocu­rren du­ran­te el sue­ño REM, ese del que ten­go ex­ce­so y que no me de­ja des­can­sar, mien­tras duer­mo bo­ca­rri­ba.

Aún así, el exa­men cla­si­fi­ca mi des­or­den co­mo “le­ve”, pues no su­pera los 15 epi­so­dios por hora. La co­sa es­tá en que no se agra­ve la si­tua­ción, pues la ap­nea se­ve­ra (aque­lla de más de 30 epi­so­dios por hora) puede lle­gar a ser le­tal: pri­var el ce­re­bro de oxí­geno no­che tras no­che cua­dru­pli­ca el ries­go de in­far­to. O sea que me pue­do mo­rir, así no más, so­lo por dor­mir mal. No, gra­cias.

Se­gún los es­pe­cia­lis­tas, ten­go va­rias op­cio­nes, aun­que, si les soy sin­ce­ra, nin­gu­na me con­ven­ce del to­do. Una de ellas es pa­sar por el qui­ró­fano pa­ra que me ope­ren las la­rin­ges o re­ti­ren ex­ce­so de te­ji­do o me arre­glen la úvu­la… en cual­quier ca­so, una de las ci­ru­gías más do­lo­ro­sas pa­ra un adul­to: co­mer des­pués es ca­si im­po­si­ble y puede que ten­ga que reapren­der a pro­nun­ciar cier­tas pa­la­bras. La par­te qui­rúr­gi­ca no es el pro­ble­ma, pe­ro eso de qui­zás no po­der vol­ver a pro­nun­ciar cier­tas pa­la­bras de la ma­ne­ra co­rrec­ta me apa­bu­lla. Otra op­ción es dor­mir to­das las no­ches co­nec­ta­da a una má­qui­na que se lla­ma CPAP (Con­ti­nuous Po­si­ti­ve Air­way Pres­su­re, por sus si­glas en in­glés) y que me­te ai­re a pre­sión por la na­riz pa­ra que lle­gue a los pul­mo­nes y no ha­ya mo­men­tos de aho­go. Si ya me cues­ta dor­mir co­mo duer­mo, no me ima­gino con una más­ca­ra ti­po Darth Va­der co­nec­ta­da a una má­qui­na que ha­ce rui­do to­da la no­che.

Por aho­ra, mi so­lu­ción –bas­tan­te im­pro­vi­sa­da, lo sé– es re­to­mar la po­se de fe­to al dor­mir –por aque­llo de que al es­tar de la­do no tu­ve ni un so­lo epi­so­dio de ap­nea o hi­pop­nea–, pro­cu­rar no es­tar con­ges­tio­na­da y dar­le más du­ro al ejer­ci­cio con el fin de reac­ti­var las vías res­pi­ra­to­rias y en­san­char los pul­mo­nes pa­ra au­men­tar su ca­pa­ci­dad.

Gran par­te de la vi­da se me va en es­tar can­sa­da, y lo peor de to­do es que yo tam­po­co me la ha­go más fá­cil: tra­ba­jo du­ro seis días a la se­ma­na, ha­go una hora y me­dia de ejer­ci­cio to­dos los días, sal­go a co­mer, voy a ci­ne, leo has­ta tar­de, voy a fies­tas… ¿Pe­ro cómo no? Si me de­ja­ra man­dar por el sue­ño y el can­san­cio, es­ta­ría en­tre las co­bi­jas to­do el día y, en­ton­ces, ¿pa­ra qué hora la vi­da?

Ha­ce años que no duer­mo bien. Y no, no es una exa­ge­ra­ción.

Quien su­fre ap­nea puede mo­rir­se de arrit­mia o de un in­far­to ful­mi­nan­te du­ran­te el sue­ño.

De­ce­nas de elec­tro­dos se co­nec­tan al cue­ro ca­be­llu­do pa­ra me­dir los ni­ve­les de ac­ti­vi­dad du­ran­te el sue­ño a tra­vés de un elec­tro­en­ce­fa­lo­gra­ma. Así mis­mo, se ha­ce un elec­tro­mio­gra­ma, que mi­de los mo­vi­mien­tos de los múscu­los de la ca­ra y, ade­más, se ha­ce una eva­lua­ción del ni­vel de oxí­geno en la san­gre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.