La no­che tra­ves­ti, por Pa­blo Aran­go

La ma­yo­ría de nues­tras cla­si­fi­ca­cio­nes di­cen más so­bre no­so­tros que so­bre la reali­dad. Pen­se­mos, por ejem­plo, en el dúo día-no­che y sus fa­mi­lia­res.

SoHo - Censurado (Colombia) - - Sumario - POR PA­BLO R. ARAN­GO

Aso­cia­mos la no­che a lo si­nies­tro, al cri­men. Pe­ro el si­ca­rio pre­fie­re ma­tar de día por­que tie­ne mejor ilu­mi­na­ción pa­ra apun­tar­le a su víc­ti­ma; y las au­to­ri­da­des que lo per­se­gui­rán a ple­na luz del sol es­tán en­gua­ya­ba­das (por­que usa­ron la no­che pa­ra be­ber); y lo úl­ti­mo que un na­ci­do de mu­jer quie­re, es­tan­do en­gua­ya­ba­do, es el sol y son los tiros. Aso­cia­mos la no­che a lo os­cu­ro, so­lo por­que es os­cu­ra, pe­ro en los ca­si­nos, de no­che, hay tan­ta luz que pa­re­ce de día; es un tru­co pa­ra ha­cer­lo que­dar a uno pe­ga­do a la me­sa per­dien­do pla­ta has­ta que­dar lim­pio. Aso­cia­mos la no­che al mo­men­to en que nues­tras pa­sio­nes se desatan, a la pros­ti­tu­ción y el de­li­to. Pe­ro pro­ba­ble­men­te se de­lin­que y se fo­lla más de día que de no­che, por la sen­ci­lla razón de que hay más gen­te des­pier­ta. Así que la pre­gun­ta in­fan­til en es­te ca­so apun­ta a un lu­gar in­tere­san­te: ¿Por qué ha­ce­mos es­tas aso­cia­cio­nes fal­sas con el día y la no­che, so­bre to­do con la no­che?

Me per­mi­ti­ré es­pe­cu­lar un po­co, y pi­do per­dón des­de ya a las men­ta­li­da­des li­te­ra­les. Te­me­mos a la no­che por­que ella re­pre­sen­ta el fon­do in­cons­cien­te, el pozo in­te­rior que to­dos lle­va­mos y que no en­ten­de­mos y que nos de­fi­ne. Por eso mis­mo nos fas­ci­na. La no­che es­tá he­cha no de los gi­ros del pla­ne­ta al­re­de­dor del sol y de sí mis­ma, sino de la ma­te­ria de la que es­tán he­chos los sue­ños: de la fuer­za cie­ga de la vi­da, que nos arras­tra y a la que nos re­sis­ti­mos. To­do lo ca­rac­te­rís­ti­ca­men­te hu­mano na­ce en esa fran­ja noc­tur­na en la que, mien­tras so­mos em­pu­ja­dos por la vi­da, in­ten­ta­mos va­na­men­te con­tro­lar nues­tro des­tino.

Una mar­ca de la esen­cial am­bi­güe­dad de la ex­pe­rien­cia hu­ma­na es que sea­mos ani­ma­les diur­nos y noc­tur­nos por igual. Nos gus­ta la luz y lo que pa­ra no­so­tros re­pre­sen­ta, pe­ro no po­de­mos vi­vir sin la no­che y sus vi­cios. Adán y Eva es­ta­ban en el pa­raí­so —¡por Dios!, el pa­raí­so—, pe­ro hu­bo un mo­men­to en que te­nían que huir. Mark Twain di­jo que pa­ra Adán el pa­raí­so es­ta­ba don­de es­tu­vie­ra Eva. No, no el pa­raí­so, pe­ro sí don­de que­ría es­tar: un si­tio de con­flic­to y ne­ce­si­dad y es­fuer­zo y pér­di­da. Eva era eso: una cueva de don­de sa­le la vi­da, es de­cir, el con­flic­to, el do­lor y la po­si­bi­li­dad úni­ca de la di­cha.

La pri­me­ra acep­ción me­ta­fó­ri­ca de la palabra “no­che” que re­gis­tra el dic­cio­na­rio es: “Con­fu­sión, os­cu­ri­dad, tris­te­za”. Es­tas aso­cia­cio­nes re­ve­lan nues­tra in­elu­di­ble par­cia­li­dad, nues­tra dis­po­si­ción pa­ra ne­gar lo am­bi­guo, lo tra­ves­ti­do, lo in­cier­to, lo an­dró­gino. Lo ne­ga­mos pre­ci­sa­men­te por­que es lo que nos de­fi­ne: so­mos se­res am­bi­guos, os­ci­lan­tes.

Re­cuer­do que a co­mien­zos de los años no­ven­ta lle­gó el pri­mer tra­ves­ti a Man­za­na­res, Cal­das. En los pri­me­ros me­ses de su es­ta­día, sie­te de los ma­chos em­ble­má­ti­cos del pue­blo —un car­ni­ce­ro, un ca­mio­ne­ro y así su­ce­si­va­men­te— vie­ron tam­ba­lear o que­brar­se sus res­pec­ti­vos ma­tri­mo­nios por an­dar tras el be­llo nue­vo mons­truo. Eso, pa­ra mí, es la no­che.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.