410 MI­LLO­NES DE DÓ­LA­RES

SoHo - Censurado (Colombia) - - Miscelánea -

Una lu­jo­sa man­sión en el sur de Fran­cia po­dría con­ver­tir­se en la ca­sa re­si­den­cial más ca­ra de to­da la his­to­ria, con un pre­cio su­ge­ri­do que su­pera los 400 mi­llo­nes de dó­la­res. Co­no­ci­da co­mo Vi­lla Les Ce­dres y cons­trui­da en 1830 cer­ca de la ciu­dad de Ni­za, en la Cos­ta Azul, la pro­pie­dad cuen­ta con 35 hec­tá­reas o 35.000 me­tros cua­dra­dos. Tie­ne un in­men­so jar­dín de­co­ra­do con más de 14.000 es­pe­cies di­fe­ren­tes de plan­tas, un es­tan­que, 25 in­ver­na­de­ros, es­ta­blo pa­ra 30 ca­ba­llos y has­ta una es­ta­tua en bron­ce de Ate­nea, la dio­sa grie­ga de la gue­rra y la sa­bi­du­ría. En su in­te­rior hay 14 cuar­tos to­tal­men­te equi­pa­dos y una de­co­ra­ción clá­si­ca con pin­tu­ras an­ti­guas, mu­chas de ellas ava­lua­das en cien­tos de mi­les de eu­ros. Hay ade­más una bi­blio­te­ca, to­da en ma­de­ra, con 3000 li­bros so­bre flo­ra y na­tu­ra­lis­mo. La man­sión le ha per­te­ne­ci­do desde 1924 a la fa­mi­lia due­ña del li­cor Grand Mar­nier, pe­ro es­pe­ra pronto en­con­trar un afor­tu­na­do com­pra­dor.

Pre­ci­sa­men­te en 1982 Rid­ley Scott apa­re­ció con una in­creí­ble adap­ta­ción del li­bro ¿Sue­ñan­lo­san­droi­des­co­no­ve­ja­se­léc­tri­cas? ba­jo la manga. Era Bla­de Run­ner, la his­to­ria de un ca­za­dor de “re­pli­can­tes” que po­ne en duda las ven­ta­jas de crear clo­nes con cons­cien­cia de sí mis­mos. Una pro­duc­ción que se atre­vió a pres­cin­dir del na­rra­dor y cam­biar­lo por unos si­len­cios lar­gos e in­tri­gan­tes. Gra­cias a ello y otros ries­gos to­ma­dos por Scott, es­ta cin­ta es con­si­de­ra­da co­mo la pre­cur­so­ra del gé­ne­ro ci­ber­punk, en la que el avan­ce tec­no­ló­gi­co y la ba­ja ca­li­dad se mez­clan en mun­dos dis­tó­pi­cos.

Por eso, ha­cer la con­ti­nua­ción de Bla­de Run­ner no era me­nos que un sal­to al va­cío del guio­nis­ta y di­rec­tor De­nis Vi­lle­neu­ve. Sin em­bar­go, y pa­ra sor­pre­sa de mu­chos, es­te ries­go va­lió la pena. No es que al­guien du­da­ra de las ca­pa­ci­da­des de Ve­lle­neu­ve, no­mi­na­do a los Ós­car por su di­rec­ción de The Arri­val, pe­ro cum­plir con las ex­pec­ta­ti­vas del fiel pú­bli­co ochen­te­ro no era ta­rea fá­cil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.