LA BA­TA­LLA

En 1973 tu­vo lu­gar un par­ti­do de te­nis que hi­zo his­to­ria. Se tra­ta­ba de­rro­tar a una vie­ja glo­ria del mas­cu­lino, Bobby Riggs. La

SoHo - Censurado (Colombia) - - Crónica - POR

Él es un ma­chis­ta de­cla­ra­do. Ella, una fe­mi­nis­ta em­pe­der­ni­da. Y el par­ti­do de te­nis que los es­pe­ra­ba el 20 de sep­tiem­bre de 1973 era, sin duda, la mez­cla per­fec­ta de un coc­tel mo­lo­tov. Con un de­to­nan­te: el premio gor­do no so­lo era pla­ta, ni si­quie­ra un tí­tu­lo, mu­cho me­nos pres­ti­gio, sino al­go mu­cho más gra­ve, más tras­cen­den­tal. Se­ría la respuesta a un de­ba­te que so­bre­pa­sa las fron­te­ras del te­nis, del de­por­te, de la vida mis­ma. ¿Es la mu­jer el se­xo dé­bil?

ELLA

An­tes de cum­plir los 30 años, Bi­llie Jean King ya es­ta­ba en la ci­ma de su ca­rre­ra. Su­ma­ba una de­ce­na de tí­tu­los de Wim­ble­don, del US Open, del Ro­land Ga­rros y del Aus­tra­lian Open. Pa­ra ese en­ton­ces ya es­ta­ba ca­sa­da con el abo­ga­do Larry King, pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te no te­nía el per­fil de ama de ca­sa. Irre­ve­ren­te y va­lien­te, re­pre­sen­tó co­mo na­die la lu­cha fe­mi­nis­ta en el te­nis.

Era –y a sus 74 años si­gue sien­do– una mu­jer de ar­mas to­mar. En 1973 in­clu­so ame­na­zó con boi­co­tear el Abier­to de Te­nis de Es­ta­dos Uni­dos si los or­ga­ni­za­do­res no ce­rra­ban la bre­cha en­tre los pre­mios de hom­bres y mu­je­res. Y su ím­pe­tu dio fru­tos. El US Open fue el pri­mer tor­neo de su ti­po en igua­lar la can­ti­dad de di­ne­ro de los ga­lar­do­nes en­tre su ver­sión femenina y mas­cu­li­na.

Su fa­mi­lia siempre le apun­tó a una crian­za con afi­ni­dad por el de­por­te, muy le­ja­na del es­te­reo­ti­po de que es­te so­lo era pa­ra los hom­bres. Bi­llie Jean na­ció el 22 de no­viem­bre de 1943 en Long Beach, Ca­li­for­nia, en el seno de la atlé­ti­ca fa­mi­lia Mof­fitt. Su pa­dre, Bill, an­tes de con­ver­tir­se en bom­be­ro, re­cha­zó una oferta pa­ra ha­cer par­te de un equi­po de la NBA. Su ma­dre, Betty, ade­más de ama de ca­sa, era una ex­ce­len­te na­da­do­ra. Y su hermano me­nor, Randy, se con­vir­tió en lan­za­dor de béis­bol de las li­gas ma­yo­res de Es­ta­dos Uni­dos.

Baloncesto, na­ta­ción, béis­bol… En­tre se­me­jan­te aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des de­por­ti­vas, era en­ten­di­ble que Bi­llie Jean no tu­vie­ra cla­ro desde el co­mien­zo que que­ría ser te­nis­ta. A los 10 años de­ci­dió in­cur­sio­nar en el soft­ball e in­clu­so ga­nó el tor­neo mu­ni­ci­pal con un equi­po de quin­cea­ñe­ras mu­cho ma­yo­res y fuer­tes que ella. Sin em­bar­go, an­te la ma­la fa­ma del soft­ball, y por la an­gus­tia de que Bi­llie Jean se vol­vie­ra un ma­ri­ma­cho, sus pa­dres le su­gi­rie­ron que es­co­gie­ra un de­por­te más lady­li­ke, más fe­me­nino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.