DE LOS SE­XOS

De de­mos­trar si una glo­ria del te­nis fe­me­nino, Bi­llie Jean King, po­día pe­lí­cu­la so­bre ese le­gen­da­rio ca­pí­tu­lo del de­por­te lle­ga al país.

SoHo - Censurado (Colombia) - - Crónica -

A los 11 años co­men­zó a ju­gar te­nis en las can­chas pú­bli­cas de Long Beach y rá­pi­da­men­te mos­tró su ta­len­to na­to. En 1958 ga­nó el cam­peo­na­to de Ca­li­for­nia del Sur y un año des­pués la te­nis­ta Ali­ce Mar­ble se con­vir­tió en su en­tre­na­do­ra. En 1961, con Ka­ren Han­tze Sus­man, ganaron los do­bles de Wim­ble­don y se con­vir­tie­ron en la pa­re­ja más jo­ven de la his­to­ria en lle­var­se el tí­tu­lo.

Pe­ro fue desde 1966 que su ca­rre­ra real­men­te se dis­pa­ró, lle­gan­do al pun­to de que en 1968 era con­si­de­ra­da la nú­me­ro uno del es­ca­la­fón mun­dial de te­nis fe­me­nino. Re­co­no­ci­da por su ra­pi­dez, su jue­go cla­ro y su ti­ro de revés, en 1972 ba­rrió con to­dos los Grand Slam. A pe­sar de su éxi­to, no so­por­ta­ba que sus pa­res ga­na­ran me­nos que los hom­bres, por lo cual fun­dó, en 1973, la Aso­cia­ción de Te­nis Fe­me­nino (WTA, por sus si­glas en in­glés), con ocho co­le­gas que com­po­nían las Nue­ve Ori­gi­na­les, mu­je­res que lu­cha­ban por la equidad en el te­nis.

Co­mo si fue­ra po­co, King es hoy tam­bién una ac­ti­vis­ta de la co­mu­ni­dad LGTBI. Su ho­mo­se­xua­li­dad siempre fue un se­cre­to a vo­ces que lue­go de­ge­ne­ró en es­cán­da­lo. En 1981 Ma­rilyn Bar­nett, an­tes su asis­ten­te y exa­man­te les­bia­na, la de­man­dó pa­ra que pa­ga­ra su ma­nu­ten­ción. En 1987 de­ci­dió di­vor­ciar­se de su es­po­so y co­men­zó una re­la­ción se­ria con la ex­ju­ga­do­ra Ila­na Kloss. Sin duda Bi­llie Jean era más que la pre­sa per­fec­ta pa­ra un se­xis­ta que no so­por­ta­ba ver mu­je­res em­po­de­ra­das. Y ahí apa­re­ció Bobby.

ÉL

Tres ve­ces cam­peón del mun­do en épo­cas de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, Bobby Riggs es­ta­ba aso­mán­do­se a la edad do­ra­da cuan­do de­ci­dió que era una gran idea aca­bar con las pre­ten­sio­nes igua­li­ta­rias del te­nis fe­me­nino. “Las mu­je­res per­te­ne­cen a la ha­bi­ta­ción y a la co­ci­na”, “de­ben que­dar­se en la ca­sa cui­dan­do a los ni­ños” y “no tie­nen es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal pa­ra ser atle­tas” eran al­gu­nas de sus fra­ses pre­fe­ri­das. Y có­mo no, si se de­fi­nía a sí mis­mo co­mo un “chau­vi­nis­ta mas­cu­lino”.

Riggs na­ció en Los Ángeles el 25 de fe­bre­ro de 1918 y fue el úl­ti­mo hijo de un pas­tor pro­tes­tan­te. Co­men­zó a ju­gar te­nis a los 11 años y lo apa­dri­nó Est­her Bar­tosh. Pa­ra 1937 ya

1937 ya ha­cía par­te del top 10 de ju­ga­do­res ama­teurs. En 1939 se ca­ta­pul­tó y ga­nó su pri­mer Grand Slam en el Abier­to de Fran­cia.

Arro­gan­te y char­la­tán, Bobby com­pen­sa­ba su ba­ja es­ta­tu­ra con unos pies rá­pi­dos y ti­ros es­tra­té­gi­ca­men­te lan­za­dos, y se va­na­glo­ria­ba de apos­tar a su fa­vor en los cam­peo­na­tos, pues sa­bía que iba a ga­nar. A pe­sar de que per­dió tres de sus años prime en el ser­vi­cio mi­li­tar en la Ar­ma­da, re­gre­só lis­to pa­ra arra­sar con los tor­neos pro­fe­sio­na­les de 1946, 1947 y 1949.

Pe­ro a Riggs no le bas­tó con ser in­clui­do en el Sa­lón de la Fa­ma del Te­nis In­ter­na­cio­nal en 1967. En 1973 qui­so vol­ver a en­ca­be­zar ti­tu­la­res y qué me­jor que con uno de sus hob­bies: de­mos­trar la in­fe­rio­ri­dad de la mu­jer. El 13 de ma­yo de ese año desafió a la re­co­no­ci­da te­nis­ta aus­tra­lia­na Mar­ga­ret Court en lo que él mis­mo bau­ti­zó ‘la ma­sa­cre del Día de la Ma­dre’. A pe­sar de su ex­per­ti­cia, Court no lo­gró que­brar a Riggs, quien la de­rro­tó 6-2 y 6-1 en un par­ti­do des­con­so­la­dor. En­va­len­to­na­do, Bobby que­ría más: ne­ce­si­ta­ba otra mu­jer a quien hu­mi­llar pa­ra de­mos­trar de una vez por to­das que “no hay ma­ne­ra de que una mu­jer le ga­ne jus­ta­men­te a un hom­bre”, y quién me­jor que la al­bo­ro­ta­do­ra Bi­llie Jean King.

ELLA VER­SUS ÉL

El am­bien­te se cor­ta­ba con cu­chi­llo. El par­ti­do de te­nis más vis­to de la his­to­ria: 30.472 es­pec­ta­do­res, 50 mi­llo­nes de te­le­vi­den­tes en Es­ta­dos Uni­dos y otros 90 mi­llo­nes al­re­de­dor del mun­do, 300 mi­llo­nes de ojos pues­tos so­bre la can­cha del As­tro­do­me de Hous­ton, Te­xas. ‘La ba­ta­lla de los se­xos’ lle­va­ba días co­ci­nan­do una ex­pec­ta­ti­va sin pa­ran­gón.

Y en­ton­ces en­tra­ron. Al es­ti­lo de Cleo­pa­tra, Bi­llie Jean lle­gó car­ga­da por cua­tro muscu­losos ‘es­cla­vos’. Bobby, por su la­do, en­tró en un ca­rrua­je ro­dea­do de mo­de­los a las que ha­bía lla­ma­do sus bos­som bud­dies (sus “ami­gas te­to­nas”) y lle­van­do una cha­que­ta ama­ri­lla de su­gar daddy –por la que re­ci­bió 50.000 dó­la­res por usar­la en el par­ti­do–. Cuan­do se sa­lu­da­ron, Riggs le en­tre­gó a King una pa­le­ta –el su­gar daddy le da un dul­ce a la ni­ña– y ella le dio a él un ma­rra­ni­to –sím­bo­lo del ‘chau­vi­nis­mo ma­chis­ta’–.

Las ba­ses eran cla­ras: un premio de 100.000 dó­la­res del ti­po win­ner-take-all, el ga­na­dor se lle­va to­do. Bi­llie Jean sa­bía que se en­fren­ta­ba a un se­xis­ta sin re­me­dio, pe­ro lo que no te­nía pre­sen­te era que el co­men­ta­ris­ta del par­ti­do se­ría Jack Kra­mer, un ma­chis­ta que po­día re­sul­tar ca­si peor que Bobby. Su in­dig­na­ción fue tal que ame­na­zó a ABC, el ca­nal que trans­mi­ti­ría ‘la Ba­ta­lla de los Se­xos’. “Kra­mer no cree en el te­nis fe­me­nino. ¿Por qué ha­bría de ha­cer par­te de es­te par­ti­do? Si no cree en la mi­tad de él. O se va él o me voy yo”, di­jo ta­jan­te.

Lo­gró sa­lir­se con la su­ya. Pe­ro cuan­do el match co­men­zó, rá­pi­da­men­te de­ge­ne­ró en la peor pe­sa­di­lla de las fe­mi­nis­tas. Bobby le que­bró el sa­que a King y to­mó la de­lan­te­ra. En­ton­ces, mien­tras per­día 3-2, Bi­llie Jean tu­vo una epi­fa­nía. Riggs ya ha­bía ame­na­za­do con que su vic­to­ria po­dría “fre­nar por lo me­nos 20 años el mo­vi­mien­to de li­be­ra­ción femenina”. Ha­bía de­ma­sia­do en jue­go. “Sen­tí que te­nía el pe­so del mun­do so­bre mis hom­bros. Pen­sé que si per­día po­dría­mos re­tro­ce­der 50 años, ha­bría arrui­na­do to­do lo re­co­rri­do y afec­ta­do la au­to­es­ti­ma de to­das las mu­je­res”, afir­mó des­pués.

Pe­ro, a pe­sar de la an­sie­dad, King ha­bía he­cho bien su ta­rea. Tras la derrota de Court es­tu­dió con pre­ci­sión a Riggs. Sa­bía que aun­que su pro­pio jue­go se ca­rac­te­ri­za­ba por ser usual­men­te agre­si­vo, con­tra Riggs esa es­tra­te­gia se­ría la receta pa­ra el desas­tre. Bobby ju­ga­ba sua­ve y a la de­fen­si­va, por lo cual la tác­ti­ca pa­ra ga­nar­le se­ría que­dar­se en la lí­nea de ba­se, ma­ne­jan­do sus ti­ros y ha­cién­do­lo cu­brir to­da la can­cha. Los años le pe­sa­rían y ella que­da­ría a la ca­be­za.

Y así fue. En un desen­la­ce que po­cos es­pe­ra­ban, Bi­llie Jean le ga­nó a la “bio­lo­gía”, y ri­di­cu­li­zó por com­ple­to a Bobby. Con re­sul­ta­dos 6-4, 6-3 y 6-3, esa vic­to­ria sig­ni­fi­có el triun­fo de la mu­jer en un mun­do de hom­bres y la hu­mi­lla­ción de los ma­chis­tas.

Sin em­bar­go, mu­chos afir­ma­ron que King so­lo ha­bía ga­na­do por ser 26 años me­nor, y que más que una ba­ta­lla de los se­xos era una ba­ta­lla de la edad. Otros tan­tos sos­tu­vie­ron que si Riggs hu­bie­ra es­ta­do en su me­jor es­ta­do fí­si­co, ha­bría de­rro­ta­do sin

es­fuer­zo a Bi­llie Jean. Por eso otros te­nis­tas que se con­si­de­ra­ban me­jo­res la re­ta­ron, pe­ro ella re­cha­zó sus ofer­tas. Ya era su­fi­cien­te ha­ber aca­ba­do con el odio­so Bobby Riggs, quien sin­tién­do­se “de­vas­ta­do” se en­ce­rró cua­tro ho­ras en su ho­tel.

Las teo­rías de la cons­pi­ra­ción tam­po­co se hi­cie­ron es­pe­rar. El mal jue­go de Riggs y la can­ti­dad de di­ne­ro que ha­bía in­ver­ti­do en el par­ti­do se pres­ta­ron pa­ra to­do ti­po de es­pe­cu­la­cio­nes. Al­gu­nos di­je­ron que Bobby ha­bía per­di­do adre­de, pues ha­bía apos­ta­do con­tra sí mis­mo, y de esa for­ma ga­na­ría su­mas im­pen­sa­bles de dó­la­res. En 2013 in­clu­so apa­re­ció un su­pues­to tes­ti­go que ase­gu­ra­ba ha­ber oí­do que la ma­fia obli­gó a Riggs a per­der el par­ti­do pa­ra pa­gar sus deu­das por lu­do­pa­tía.

Pe­ro va­rias ver­sio­nes ne­ga­ron esa po­si­bi­li­dad. El prin­ci­pal ar­gu­men­to era que un show­man co­mo él, que ade­más ha­bía con­se­gui­do pa­tro­ci­nios mi­llo­na­rios y una au­dien­cia ex­tra­or­di­na­ria, no se iba a pres­tar pa­ra per­der de­lan­te de tan­ta gen­te. In­clu­so se ha ha­bla­do de que Riggs pro­bó en un detector de men­ti­ras pú­bli­co que no ha­bía per­di­do apos­ta, sino que sim­ple­men­te ha­bía sub­es­ti­ma­do a Bi­llie Jean.

Ade­más, la pu­bli­ci­dad pro­du­ci­da por ‘la Ba­ta­lla de los Se­xos’ le dio a Riggs to­da la fa­ma y el di­ne­ro que no ha­bía re­ci­bi­do nun­ca mien­tras se desem­pe­ña­ba co­mo ju­ga­dor pro­fe­sio­nal. Y un da­to im­pen­sa­ble: en 1993 Bobby y Bi­llie Jean ju­ga­ron jun­tos un do­ble de te­nis con­tra El­ton John y Mar­ti­na Na­vra­ti­lo­va en un par­ti­do te­le­vi­sa­do pa­ra re­co­ger fon­dos de ca­ri­dad. Y es que has­ta la muerte de Riggs, el 25 de oc­tu­bre de 1995 por un cán­cer de prós­ta­ta, man­tu­vie­ron una bue­na amis­tad, uni­da por el gus­to por la ex­ce­len­cia y el amor por el te­nis.

ELLOS

El par­ti­do ‘la Ba­ta­lla de los Se­xos’ ha da­do de qué ha­blar sin im­por­tar el pa­sar de los años. En 2001, ABC sa­có al ai­re la pe­lí­cu­la Cuan­do Bi­llie le ga­nó a Bobby. En 2013, New Black Films pre­sen­tó un do­cu­men­tal con el mis­mo nom­bre del match. Y la más es­pe­ra­da: di­ri­gi­da por Jo­nat­han Day­ton y Va­le­rie Fa­ris, lle­ga­rá es­te fin de año a Co­lom­bia ba­jo el tí­tu­lo La ba­ta­lla de los se­xos, una pe­lí­cu­la pro­ta­go­ni­za­da por Em­ma Sto­ne y Ste­ve Ca­rell.

Va­rios crí­ti­cos de ci­ne han ex­tra­po­la­do el epi­so­dio de­por­ti­vo a la po­lí­ti­ca: una mu­jer mu­cho más pre­pa­ra­da en­fren­ta­da a un mi­só­gino ha­bla­dor, cla­ra ima­gen de Hi­llary Clin­ton y Do­nald Trump. Pe­ro hay más im­pli­ca­cio­nes. Co­mo di­jo Ben­ja­min Lee en el dia­rio bri­tá­ni­co The Guar­dian, la pe­lí­cu­la pro­ta­go­ni­za­da por Sto­ne y Ca­rell “es un de­pri­men­te re­cor­da­to­rio de que la bre­cha sa­la­rial si­gue sien­do un ver­gon­zo­so pro­ble­ma sin re­sol­ver, aún 44 años des­pués”. Es cier­to que el tiem­po ha lo­gra­do re­du­cir la grie­ta, pe­ro to­da­vía no la ha ce­rra­do. Y no so­lo en el te­nis, ni en el fút­bol, ni si­quie­ra en la po­lí­ti­ca, sino en las ba­ses de la so­cie­dad oc­ci­den­tal.

Bi­llie Jean King pa­só a la his­to­ria no so­lo por su jue­go im­pla­ca­ble, sino por ser una aban­de­ra­da de la lu­cha por la igual­dad de gé­ne­ro. Ha­ce po­co, en una en­tre­vis­ta con Sports Illus­tra­ted, di­jo que la emo­cio­na­ba ver có­mo las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes vi­ven el sue­ño de la mu­jer de los años se­ten­ta. Y es que, co­mo ella mis­ma afir­mó, más que un par­ti­do eléc­tri­co y le­gen­da­rio, “‘la Ba­ta­lla de los Se­xos’ no era so­bre te­nis, era so­bre his­to­ria, so­bre cam­bio so­cial”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.