M

SoHo - Censurado (Colombia) - - Estilo -

Mi ma­dre me con­tó un sue­ño que tu­vo me­ses an­tes de que yo na­cie­ra: ha­bía da­do a luz a una ni­ña pre­cio­sa, dig­na he­re­de­ra de la be­lle­za de sus pa­dres, pe­ro al qui­tar­le la co­bi­ja que la en­vol­vía des­cu­bría que no te­nía dos bra­zos sino tres... An­te el ho­rror que les ge­ne­ra­ba a to­dos los que allí es­ta­ban, ase­gu­ra­ba que la cien­cia se en­car­ga­ría de co­rre­gir ese de­fec­to y que la ni­ña era fuer­te e iba a ser ca­paz de su­pe­rar­lo.

Du­ran­te el res­to del em­ba­ra­zo so­lo pe­día te­ner una hija fea, fea, fea, pe­ro que vi­nie­ra sa­ni­ta, cuan­do por primera vez me vio, sin ne­ce­si­dad de des­ta­par­me, dio gra­cias a Dios por ha­ber oí­do sus sú­pli­cas.

La his­to­ria tie­ne al­gu­nos ma­ti­ces de reali­dad... Nun­ca fui pre­cio­sa y lo que su­ce­de­ría años des­pués no po­dría ser co­rre­gi­do por la cien­cia; en lo que sí coin­ci­de fue en que iba a ser ca­paz de su­pe­rar­lo.

La ge­né­ti­ca no fue muy ge­ne­ro­sa, pe­ro ojos muy lin­dos sí me dio y, dos dé­ca­das des­pués, uno de ellos ex­plo­tó por el poder de la mal­dad de al­gún ser hu­mano y el da­ño de una ba­la que des­tru­yó la ca­vi­dad, por lo que la cien­cia no po­día re­me­diar­lo. Hoy, al es­cri­bir es­to, pue­do pen­sar que allí ra­di­có to­do, en esa im­per­fec­ción; la úni­ca op­ción era un par­che.

En ese tiem­po, ima­gi­nar que de­bía usar un ele­men­to tan gro­tes­co co­mo un ta­pao­jo de pi­ra­ta, ¡era una pe­sa­di­lla! Pe­ro era lo que ha­bía. Y mi ver­da­de­ra fuerza y va­lor apa­re­cie­ron en ese mo­men­to; jun­tan­do mi ac­ti­tud con mi ap­ti­tud ge­ne­ré mi más be­llo le­ga­do, mi par­che, ese que hoy ya lle­van cien­tos de per­so­nas que, al igual que yo, han te­ni­do que afron­tar la vida de una ma­ne­ra di­fe­ren­te y con un pun­to de vis­ta dis­tin­to, acep­tan­do co­mo son y amán­do­se tal cual, pe­ro pro­cu­ran­do ser la me­jor ver­sión de sí mis­mos.

Eso es el par­che, un ele­men­to que evi­den­cia una ca­ren­cia, pe­ro si­mul­tá­nea­men­te em­po­de­ra la gran ri­que­za, la que in­te­rior­men­te lle­va­mos, la del al­ma, por­que so­lo esa nos da la se­gu­ri­dad pa­ra se­guir la vida sien­do un re­fe­ren­te di­fe­ren­te, sin en­ga­ños, acep­tan­do y aman­do.

Na­da más cer­cano e in­he­ren­te a los se­res hu­ma­nos que la im­per­fec­ción, pe­ro qué di­fíADRIANA cil es en­con­trar­le el ver­da­deESLAVA ro va­lor... te­ner esa hu­mil­dad pa­ra re­co­no­cer­la y el co­ra­je pa­ra co­rre­gir­la. Si bien lle­gar a la per­fec­ción es una uto­pía, es­tar muy le­jos de ella y no bus­car­la es una des­fa­cha­tez pro­pia de ne­cios. Hoy es­toy con­ven­ci­da de que es una obli­ga­ción dar la ba­ta­lla cons­tan­te ha­cia nues­tras im­per­fec­cio­nes o de­fec­tos, los que pue­den ser co­rre­gi­dos... los que no de­ben ser re­di­rec­cio­na­dos. Co­mo es­te ele­men­to y su his­to­ria, de los cua­les desde ha­ce 30 años me sien­to pro­fun­da­men­te or­gu­llo­sa.

Vi­vi­mos en una épo­ca en la que las re­des y la so­cie­dad nos obli­gan a te­ner­lo to­do: las va­ca­cio­nes idea­les, el tra­ba­jo so­ña­do, la me­jor fo­to… to­do pa­re­ce gi­rar en torno a no co­me­ter un error, en com­pla­cer a los de­más y en ser per­fec­tos. ¿No vie­ne sien­do ho­ra de cam­biar? En Die­sel, que siempre se ha ca­rac­te­ri­za­do por sus anun­cios icó­ni­cos y rompe­dores, lo sa­ben. Y por eso, en su nue­va cam­pa­ña lla­ma­da ‘ Go With the Flaw’, in­vi­tan a ser im­per­fec­to y a de­jar­se lle­var por la de­ri­va.

La mar­ca de ro­pa ita­lia­na, fun­da­da en 1978, se ha es­ta­ble­ci­do desde sus ini­cios co­mo pio­ne­ra en el mun­do de la mo­da y siempre ha lo­gra­do mar­car ten­den­cias. Es­ta no es la ex­cep­ción y quie­ren que us­ted de­je de pen­sar que tie­ne que ser per­fec­to pa­ra triun­far o ge­ne­rar un im­pac­to en la so­cie­dad. Lle­gó el mo­men­to de re­sal­tar los de­fec­tos, de ves­tir­se co­mo us­ted quie­ra, de em­po­de­rar­se con sus de­ci­sio­nes sin im­por­tar lo que pien­sen otros, y de co­me­ter erro­res pa­ra apren­der.

En­tre su es­tra­te­gia de cam­pa­ña, Die­sel lan­zó va­rios car­te­les que ce­le­bran la im­per­fec­ción y un co­mer­cial irre­ve­ren­te di­ri­gi­do por Fra­nçois Rous­se­let, el di­rec­tor fran­cés que ha crea­do vi­deos pa­ra Snoop Dogg, Ma­don­na y The Ro­lling Sto­nes, jun­to con la mú­si­ca de Édith Piaf, una com­bi­na­ción, a fin de cuen­tas, (im)per­fec­ta. En el vi­deo los pro­ta­go­nis­tas rea­li­zan ac­cio­nes que re­sal­tan sus im­per­fec­cio­nes y lo in­vi­tan a que us­ted se una a ha­cer­lo tam­bién. Se lo re­co­men­da­mos por­que cree­mos que ser per­fec­to es, sin duda al­gu­na, no so­lo im­po­si­ble sino abu­rri­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.