OPI­NIÓN

Con­tra la mo­da ochen­te­ra

SoHo - Censurado (Colombia) - - News - POR NI­CO­LÁS SAM­PER C.

Nun­ca se vio tan­to es­fuer­zo de la hu­ma­ni­dad por ver­se fea. Y ese em­pe­ño real­men­te tu­vo re­sul­ta­do por­que du­ran­te 10 años el ser hu­mano en­con­tró que la me­jor ma­ne­ra de ser atrac­ti­vo era bus­car has­ta la sa­cie­dad la po­si­bi­li­dad de ver­se in­mun­do. La con­tra­dic­ción es cla­ra, pe­ro así fun­cio­na­ba to­do en los años ochen­ta. Si hu­bo una in­va­sión ex­tra­te­rres­tre por esos tiem­pos, los alie­ní­ge­nas pa­sa­ron inad­ver­ti­dos por la Tie­rra y se sor­pren­die­ron al ver có­mo sus cos­tum­bres se imi­ta­ban a la per­fec­ción en el pla­ne­ta.

Por­que un po­co esa es la pun­ta del ice­berg en la que se edi­fi­ca la ma­ne­ra de ves­tir­se y de pei­nar­se por aque­llos días: la idea del fin del mun­do, de ir­se a otro pla­ne­ta pa­ra ver si allá sí ha­bía vida. Y esa idea se vio re­fle­ja­da en to­dos. Las ma­más de los com­pa­ñe­ros de cur­so pa­re­cían del elen­co de V, la ba­ta­lla fi­nal en las reunio­nes de pa­dres de fa­mi­lia. Ves­ti­das con te­las que pa­re­cían pa­pel alu­mi­nio, con hom­bre­ras abul­ta­das y cue­llos en V, per­so­ni­fi­ca­ban ellas mi­sas se­res in­ter­es­te­la­res.

Al­gu­na vez, y pue­do es­cri­bir­lo so­bre pie­dra, vi a una de esas se­ño­ras en­gu­llir­se una ra­ta de un so­lo bo­ca­do, es­con­dien­do su ver­da­de­ra iden­ti­dad y arre­glán­do­se al­go del cue­ro caí­do en la ca­ra y que de­ja­ba ver que era, en reali­dad, un la­gar­to. Pe­ro na­die qui­so creer­me. Lo­gré to­mar una ima­gen con una ins­ta­ma­tic, pe­ro el ro­llo se ve­ló cuan­do fui a desa­rro­llar­lo en una dro­gue­ría –úni­co lu­gar en el que re­ve­la­ban pe­lí­cu­las en esas épo­cas–.

No so­lo fue la for­ma de ves­tir. El pe­lo tam­bién su­frió bas­tan­te: des­pei­na­dos a pro­pó­si­to, co­mo si hu­bie­ra una in­ten­ción en ello, y ese olor a la­ca que ha­cía im­po­si­ble pren­der un ci­ga­rri­llo den­tro de una pe­lu­que­ría, en tiem­pos en los que la gen­te fu­ma­ba en cual­quier par­te, por­que to­do po­día ex­plo­tar. Que no me ven­gan con pa­ca­te­rías, los am­bien­ta­lis­tas de hoy fue­ron, en los ochen­ta, los ver­du­gos de la ca­pa de ozono por es­tar pa­rán­do­se el pe­lo. ¡Ellos son los úni­cos res­pon­sa­bles!

Era im­po­si­ble com­pren­der por qué ya no es­ta­ba de mo­da en­tre las mu­je­res el vir­gi­nal y siempre sen­sual pei­na­do a ca­pas de Fa­rrah Faw­cett: en la dé­ca­da de los ochen­ta la idea era pa­re­cer­se más a Boy Geor­ge y a Gra­ce Jo­nes a la vez. Ra­rí­si­mo. Y cuan­do avan­zó un po­co más el tiem­po y los tres ca­na­les que te­nía­mos se­guían ta­la­dran­do nues­tras men­tes con Cindy Lau­per y sus me­dias ro­tas y ac­ce­so­rios co­lor fos­fo­res­cen­te, emer­gió de nue­vo la figura ex­tra­te­rres­tre que de­ter­mi­na­ba en­tre las mu­je­res el as­pec­to ca­pi­lar: pa­re­cer­se a Alf era la me­ta. Pei­nar­se co­mo un mar­ciano.

Y era dar­se una pa­sa­da por Von Gla­cet, Cre­ma & Lu­ju­ria, Benny’s o por un Cre­pes & Waf­fles pa­ra en­ten­der que la es­té­ti­ca es­ta­ba de­rro­ta­da. Hom­bres y mu­je­res se jac­ta­ban por­que sus jeans Pe­pe con pren­ses, pe­ro bol­su­dos en la ca­de­ra y pier­nas, pa­re­cían ha­ber si­do la­va­dos en li­tros de lím­pi­do –a eso se le de­cía fros­ted–, y ade­más or­gu­llo­sos por­que el to­bi­llo se en­ne­gre­cía de gan­gre­na por lo en­tu­ba­da de la bo­ta. Mien­tras tan­to el pie, amo­ra­ta­do de tan­to con­te­ner san­gre, re­po­sa­ba su muerte len­ta den­tro de unos Ree­bok de bo­tín con cie­rre de vel­cro en la par­te de arri­ba. Tam­bién hu­bo Red­brook y Kee­ber, imi­ta­cio­nes crio­llas per­fec­tas, pe­ro que eran ob­je­ti­vo mi­li­tar de ma­to­neo de aque­llos a los que sí les po­dían com­prar los ori­gi­na­les.

Blu­sas OP, sa­cos con hom­bre­ras –que más bien pa­re­cían ca­se­tes de VHS em­po­tra­dos en la cla­ví­cu­la– he­chos por Me­de­llín y su Mo­da, pu­ló­ve­res lar­gos de to­nos pas­tel de The Li­mi­ted y Tiky… y uno ahí, pa­ra­do en me­dio de la in­men­si­dad con ca­ra de im­bé­cil y con el le­tre­ro de “pa­sa­do de mo­da” en el pe­cho, re­sis­tien­do con va­len­tía y ar­ma­do úni­ca­men­te de unas bo­tas He­vea de ga­mu­za, jean azul –muy azul– mar­ca Sergio Va­len­te, sa­co de un so­lo co­lor –ob­vio, sin hom­bre­ras–, ca­mi­sa blan­ca sin mo­ti­vos fluo­res­cen­tes y pei­na­do con ca­rre­ra a la de­re­cha sin com­pren­der muy bien por qué ves­tir­se co­mo te­rrí­co­la en los años ochen­ta es­ta­ba tan mal vis­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.