LI­BROS

Las me­mo­rias de Gor­ba­chov

SoHo - Censurado (Colombia) - - News -

Po­cos lo re­cuer­dan, pe­ro en 1996, cuan­do Mijaíl Gor­ba­chov se pre­sen­tó a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les ru­sas, su in­ten­to de vol­ver al poder ter­mi­nó con un pa­té­ti­co 0,5 % de los vo­tos. Mien­tras en primera vuel­ta el des­acre­di­ta­do Bo­ris Yel­tsin (quien ter­mi­na­ría re­eli­gién­do­se) sa­ca­ba más de 26 mi­llo­nes de su­fra­gios, el premio nobel de Paz de 1990 no lle­gó ni a los 390.000. Mien­tras en el ex­te­rior lo aplau­dían por ha­ber­le pues­to fin al ré­gi­men co­mu­nis­ta, su pue­blo le co­bra­ba, na­da me­nos, ser el ar­tí­fi­ce de la caí­da de un im­pe­rio.

La pa­ra­do­ja del hom­bre que es al mis­mo tiem­po un hé­roe de la de­mo­cra­cia y un trai­dor es­tá pre­sen­te en la más re­cien­te bio­gra­fía del po­lí­ti­co ru­so es­cri­ta por Wi­lliam Taub­man (ga­na­dor del Pu­lit­zer en 2004 por su bio­gra­fía de Ni­ki­ta Krus­chev). El li­bro, que re­co­ge en­tre­vis­tas con el mis­mo Gor­ba­chov, con sus ami­gos, sub­al­ter­nos y enemi­gos, así co­mo do­cu­men­tos his­tó­ri­cos y una ex­ten­sa bi­blio­gra­fía, to­mó 11 años en ter­mi­nar­se y ha si­do ca­ta­lo­ga­do co­mo una obra maestra.

Uno de los mé­ri­tos de Taub­man es que lo­gra des­en­tra­ñar a ese lí­der le­jano, do­tar­lo de hu­ma­ni­dad y dar cuen­ta de las cir­cuns­tan­cias que lo lle­va­ron a ser quién es. Su per­so­na­li­dad es tan con­tra­dic­to­ria co­mo su pa­pel en la his­to­ria y es des­cri­to co­mo un hom­bre com­pli­ca­do que tie­ne tan­to de sa­bio co­mo de su­per­fi­cial, de im­pa­cien­te co­mo de cal­cu­la­dor. El ti­po de hom­bre que ha­bla de sí mis­mo co­mo si lo hi­cie­ra de otro: “‘Gor­ba­chov es di­fí­cil de en­ten­der’, me di­jo, ha­blan­do de sí mis­mo en ter­ce­ra per­so­na, co­mo usual­men­te ha­ce. Yo ha­bía em­pe­za­do a tra­ba­jar en su bio­gra­fía en 2005 y un año des­pués me pre­gun­tó có­mo iba. ‘Len­to’, me dis­cul­pé. ‘ Eso es­tá bien’, res­pon­dió, ‘Gor­ba­chov es di­fí­cil de en­ten­der’”, se lee en las pri­me­ras lí­neas.

El li­bro da cuen­ta del as­cen­so del es­tu­dio­so jo­ven de pue­blo que a fuerza de in­te­li­gen­cia, as­tu­cia y bue­nas co­ne­xio­nes ter­mi­nó en el pues­to más im­por­tan­te de la Unión So­vié­ti­ca.

Su his­to­ria co­mien­za en 1931 en Pri­vol­no­ye, a las afue­ras de Stá­vro­pol, una pe­que­ña vi­lla del su­r­es­te ru­so en don­de pa­só su ni­ñez ayu­dan­do a su que­ri­do pa­dre en la­bo­res del cam­po y re­ci­bien­do azo­tes de una ma­dre es­tric­ta en ex­ce­so. En esa épo­ca vi­vió en car­ne pro­pia la reali­dad de un ré­gi­men que man­te­nía a los cam­pe­si­nos su­mi­dos en la po­bre­za y víc­ti­mas de ham­bru­nas, co­mo la que en 1933 aca­bó con la mi­tad de los ha­bi­tan­tes de su po­bla­ción, in­clui­dos dos de sus tíos y una tía.

El bra­zo re­pre­si­vo del par­ti­do co­mu­nis­ta tam­bién to­có a su fa­mi­lia. Sus dos abue­los fue­ron in­jus­ta­men­te en­car­ce­la­dos du­ran­te las pur­gas es­ta­li­nis­tas y aun­que so­bre­vi­vie­ron a los gu­lags, la hue­llas de sus his­to­rias tu­vie­ron que ha­ber in­flui­do a quien 50 años más tar­de aca­ba­ría con el ré­gi­men a tra­vés de sus po­lí­ti­cas de pe­res­troi­ka (re­es­truc­tu­ra­ción) y glás­nost (trans­pa­ren­cia).

¿Era es­te jo­ven cam­pe­sino de­ve­ni­do en pre­si­den­te de una de las dos po­ten­cias que do­mi­na­ban el mun­do un enemi­go del ré­gi­men co­mu­nis­ta en el que cre­ció? La te­sis de Taub­man es que no, que Gor­ba­chov, a pe­sar de to­do, era el más so­vié­ti­co de los so­vié­ti­cos y que pre­ci­sa­men­te su bús­que­da de res­tau­rar un sis­te­ma per­ver­ti­do lo lle­vó, in­vo­lun­ta­ria­men­te, a ese desen­la­ce. La com­pren­sión de la in­via­bi­li­dad del sis­te­ma y de la ne­ce­si­dad de cam­bio le lle­gó de la mano de sus via­jes al ex­te­rior, de la lec­tu­ra de los clá­si­cos co­mu­nis­tas y de mo­vi­mien­tos re­for­mis­tas pre­ce­den­tes co­mo la Pri­ma­ve­ra de Pra­ga.

El hom­bre del lu­nar en la fren­te com­pren­dió que el to­ta­li­ta­ris­mo, la bu­ro­cra­cia in­mó­vil y co­rrup­ta y una eco­no­mía es­tan­ca­da, tar­de o tem­prano aca­ba­rían con la Unión So­vié­ti­ca. Su in­ter­ven­ción ha­bría si­do el úl­ti­mo re­cur­so pa­ra sal­var lo que que­da­ba del nau­fra­gio co­mu­nis­ta, y si por al­go pue­de juz­gár­se­le no es por su fal­ta de pa­trio­tis­mo, sino por la im­pro­vi­sa­ción de sus re­for­mas, que no su­pie­ron leer la eco­no­mía del mun­do glo­bal y tec­ni­fi­ca­do que em­pe­za­ba a pre­sen­tir­se y que otros, co­mo Deng Xiao­ping en Chi­na, en­ten­die­ron a la per­fec­ción.

Por eso Taub­man no lo cul­pa del fra­ca­so de la Unión So­vié­ti­ca. De he­cho, lo con­si­de­ra un po­lí­ti­co ex­cep­cio­nal que tu­vo que li­diar con una ma­te­ria pri­ma de­fec­tuo­sa.

En la Ru­sia de hoy el lí­der oc­to­ge­na­rio ter­mi­nó co­mo el chi­vo ex­pia­to­rio per­fec­to: acu­sa­do de aga­char la ca­be­za an­te Oc­ci­den­te, car­ga con la cul­pa de la des­hon­ra de to­do un pue­blo. Es la an­tí­te­sis de Vla­di­mir Pu­tin, quien ha sa­bi­do ven­der­se co­mo el res­tau­ra­dor de la an­ti­gua gran­de­za. En la épo­ca de los po­lí­ti­cos bra­vu­co­nes, el le­ga­do de Gor­ba­chov per­ma­ne­ce­rá in­vi­si­ble pa­ra mu­chos.

¿Era es­te jo­ven cam­pe­sino de­ve­ni­do en pre­si­den­te un enemi­go del ré­gi­men en el que cre­ció?

Gor­ba­chev: His Li­fe and Ti­mes / Wi­lliam Taub­man. 852 pá­gi­nas. W. W. / Nor­ton & Com­pany

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.