Filosofía en el to­ca­dor

Soho pre­sen­ta un frag­men­to de una de las obras em­ble­má­ti­cas de Sade, que es una de­cla­ra­ción de prin­ci­pios so­bre su se­xua­li­dad.

SoHo - Censurado (Colombia) - - MOTOR -

La es­ce­na trans­cu­rre en un delicioso to­ca­dor

SE­ÑO­RA DE SAINT-ANGE, EU­GE­NIA, DOLMANCÉ Eu­ge­nia, muy sor­pren­di­da al ver en ese ga­bi­ne­te a un hom­bre que no es­pe­ra­ba: ¡Oh, Dios! ¡Que­ri­da ami­ga, es­to es una trai­ción!

Se­ño­ra de Saint-ange, igual­men­te sor­pren­di­da: ¿Por qué azar es­táis aquí, se­ñor? Se­gún creo, no de­be­ríais lle­gar has­ta las cua­tro.

Dolmancé: Me he ade­lan­ta­do pa­ra te­ner más pron­to la di­cha de ve­ros, se­ño­ra. Me en­con­tré con vues­tro her­mano y él ha creí­do ne­ce­sa­ria mi pre­sen­cia en las lec­cio­nes que de­béis dar a la se­ño­ri­ta; sa­bía que aquí se­ría el li­ceo don­de se da­ría el cur­so, y me ha in­tro­du­ci­do se­cre­ta­men­te pen­san­do que no lo des­apro­ba­ríais; y en cuan­to a él, co­mo sa­be que sus de­mos­tra­cio­nes no se­rán ne­ce­sa­rias has­ta des­pués de las di­ser­ta­cio­nes teó­ri­cas, no apa­re­ce­rá has­ta en­ton­ces. Sra. de Saint-ange: De ve­ras, Dolmancé, va­ya ocu­rren­cia…

Eu­ge­nia: No quie­ras en­ga­ñar­me, que­ri­da ami­ga; to­do es­to es obra tu­ya... Al me­nos de­bías ha­ber­me con­sul­ta­do. Y aho­ra sien­to una ver­güen­za que, evi­den­te­men­te, va a im­pe­dir que lle­ve­mos a ca­bo to­dos nues­tros pro­yec­tos.

Sra. de Saint-ange: Te ase­gu­ro, Eu­ge­nia, que la idea de es­ta sor­pre­sa es úni­ca­men­te de mi her­mano; pe­ro no te asus­tes: Dolmancé, a quien ten­go por un hom­bre muy ama­ble, y con la pre­pa­ra­ción fi­lo­só­fi­ca que nos ha­ce fal­ta pa­ra tu ins­truc­ción, no pue­de sino ser útil a nues­tros pro­yec­tos. Res­pon­do de su dis­cre­ción co­mo de la mía. Fa­mi­liarí­za­te, pues, que­ri­da, con el hom­bre de mun­do en me­jor si­tua­ción de for­mar­te y guiar­te en la ca­rre­ra de la felicidad y de los pla­ce­res que que­re­mos re­co­rrer jun­tas.

Eu­ge­nia, son­ro­ján­do­se: ¡Oh, no por ello es­toy me­nos con­fu­sa!

Dolmancé: Va­mos, her­mo­sa Eu­ge­nia, tran­qui­li­zaos..., el pu­dor es una vie­ja vir­tud de la que, con tan­tos en­can­tos, de­béis sa­ber pres­cin­dir to­tal­men­te. Eu­ge­nia: Pe­ro la de­cen­cia... Dolmancé: Otra cos­tum­bre gó­ti­ca de la que bien po­co ca­so se ha­ce hoy día. ¡Con­tra­ría tan­to a la na­tu­ra­le­za! (Dolmancé co­ge a Eu­ge­nia, la es­tre­cha en­tre sus bra­zos y la be­sa).

Eu­ge­nia, de­fen­dién­do­se: ¡Bas­ta! En ver­dad me tra­táis con po­cos mi­ra­mien­tos.

Sra. de Saint-ange: Eu­ge­nia, haz­me ca­so, de­je­mos de ser mo­ji­ga­tas con es­te hom­bre en­can­ta­dor, no lo co­noz­co más que a ti, y mi­ra có­mo me en­tre­go a él (Lo be­sa lú­bri­ca­men­te en la bo­ca). Imí­ta­me.

Eu­ge­nia: ¡Oh! De acuer­do; ¿de quién to­ma­ría me­jo­res ejem­plos? (Se en­tre­ga a Dolmancé, que la be­sa ar­dien­te­men­te, me­tién­do­le la len­gua en la bo­ca).

Dolmancé: ¡Ah! ¡Qué ama­ble y de­li­cio­sa cria­tu­ra!

Sra de Saint-ange, be­sán­do­la tam­bién: ¿Ha­bías creí­do, bri­bon­zue­la, que no iba a te­ner yo mi par­te? (Aquí, Dolmancé, te­nien­do a las dos en sus bra­zos, las la­me du­ran­te un cuar­to de ho­ra a las dos y las dos se le en­tre­gan y lo rin­den).

Dolmancé: ¡Ah! ¡Es­tos pre­li­mi­na­res me em­bria­gan de vo­lup­tuo­si­dad! Se­ño­ras mías, ¿po­déis creer­me? Ha­ce mu­cho ca­lor: pon­gá­mo­nos có­mo­dos, ha­bla­re­mos in­fi­ni­ta­men­te me­jor.

Sra. de Saint-ange: De acuer­do; cu- brá­mo­nos con es­tas tú­ni­cas de ga­sa: de nues­tros atrac­ti­vos so­lo ve­la­rán aque­llo que hay que ocul­tar al de­seo.

Eu­ge­nia: ¡De ve­ras, que­ri­da, me obli­gáis a unas co­sas!...

Sra. de Saint-ange, ayu­dán­do­la a des­ves­tir­se: To­tal­men­te ri­dí­cu­las, ¿no es eso?

Eu­ge­nia: Por lo me­nos muy in­de­cen­tes, la ver­dad... ¡Ay, có­mo me be­sas!

Sra. de Saint-ange: ¡Qué pe­cho tan her­mo­so!... Es una rosa ape­nas en­tre­abier­ta.

Dolmancé, con­tem­plan­do las te­tas de Eu­ge­nia, sin to­car­las: Ellas sí que pro­me­ten otros en­can­tos in­fi­ni­ta­men­te más es­ti­ma­bles. Sra. de Saint-ange: ¿Más es­ti­ma­bles? Dolmancé: ¡Oh, sí, pa­la­bra de ho­nor! (Dolmancé ha­ce ade­mán de vol­ver a Eu­ge­nia pa­ra exa­mi­nar­la por de­trás). Eu­ge­nia: ¡Oh, no, no, os lo su­pli­co! Sra. de Saint-ange: No, Dolmancé, no quie­ro que veáis to­da­vía un ob­je­to cu­yo po­der es de­ma­sia­do im­pe­rio­so so­bre vos pa­ra que, te­nién­do­lo me­ti­do en la ca­be­za po­dáis lue­go ra­zo­nar con san­gre fría. Ne­ce­si­ta­mos de vues­tras lec­cio­nes, dád­nos­las, y los mir­tos que que­réis co­ger for­ma­rán lue­go vues­tra co­ro­na.

Dolmancé: Sea, pe­ro pa­ra de­mos­trar, pa­ra dar a es­ta her­mo­sa cria­tu­ra las pri­me­ras lec­cio­nes del li­ber­ti­na­je, es ne­ce­sa­rio, se­ño­ra, que por lo me­nos vos ten­gáis la bon­dad de pres­ta­ros.

Sra. de Saint-ange: ¡En bue­na ho­ra!... ¡Bien, mi­rad, he­me aquí com­ple­ta­men­te des­nu­da: di­ser­tad so­bre mí cuan­to que­ráis!

Dolmancé: ¡Ah, qué be­llo cuer­po! ¡Es la mis­ma Ve­nus em­be­lle­ci­da por las Gra­cias!

Eu­ge­nia: ¡Oh, que­ri­da ami­ga, qué atrac­ti­vos! Dé­ja­me re­co­rrer­los a pla­cer, dé­ja­me cu­brir­los de be­sos (Lo ha­ce).

Dolmancé: ¡Qué bue­na pre­dis­po­si­ción! Un po­co me­nos ar­dor, be­lla Eu­ge­nia; so­lo es aten­ción lo que os pi­do por aho­ra.

Eu­ge­nia: Va­mos, es­cu­cho, es­cu­cho... Es que es tan her­mo­sa..., tan ro­lli­za, tan fres­ca... ¡Ay!, qué en­can­ta­do­ra es mi ami­ga, ¿ver­dad, se­ñor?

Dolmancé: Es be­lla, de­ci­di­da­men­te..., per­fec­ta­men­te be­lla; pe­ro es­toy con­ven­ci­do de que vos no le vais a la za­ga... Va­mos, es­cu­chad­me, lin­da alum­ni­ta, por­que si no sois dó­cil usa­ré con vos los de­re­chos que am­plia­men­te me con­ce­de el tí­tu­lo de pre­cep­tor vues­tro.

Sra. de Saint-ange: ¡Oh, sí, sí, Dolmancé, os la en­tre­go; de­béis re­ñir­la mu­cho si no es pru­den­te.

Dolmancé: Bien po­dría no que­dar­me so­lo en re­pri­men­das.

Eu­ge­nia: ¡Oh, san­to cie­lo! Me asus­táis. ¿Y qué ha­ríais en­ton­ces, se­ñor?

Dolmancé, bal­bu­cean­do y be­san­do a Eu­ge­nia en la bo­ca: Cas­ti­gos..., pa­li­zas, y ese lin­do cu­li­to bien po­dría res­pon­der por las fal­tas que cometa la me­mo­ria (Le da al­gu­nas nal­ga­das a tra­vés de la tú­ni­ca de ga­sa con que aho­ra es­tá ves­ti­da Eu­ge­nia)... Di­bu­jos de la épo­ca que fue­ron uti­li­za­dos pa­ra ilus­trar sus li­bros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.