NI­NA RO­DRÍ­GUEZ

Una voz con mu­cho cuer­po

SoHo - Censurado (Colombia) - - SUMARIO - Fo­tos DANIELLA BE­NE­DET­TI

La ha vis­to co­mo rei­na de be­lle­za (fue pri­me­ra prin­ce­sa del Con­cur­so Na­cio­nal de 2009), co­mo mo­de­lo (ga­nó el Top Mo­del of the World 2010) y co­mo can­tan­te (es­te año es­tre­nó su dis­co He­roí­na). Sin em­bar­go, es­ta­mos se­gu­ros, nun­ca la ha vis­to co­mo apa­re­ce en es­tas pá­gi­nas.

En la ima­gen. Es tu her­ma­na. Tu ma­dre. Tu es­po­sa. Tu no­via. Tu pri­ma. Tu ami­ga. Tu ve­ci­na. Tu tía. Tu so­bri­na. Tu co­le­ga. Tu hi­ja. La chi­ca de al la­do. En el su­per­mer­ca­do. En la ace­ra. En la fe­rre­te­ría. To­das, to­das las mu­je­res vis­ten un cuer­po des­nu­do. Y tie­nen se­xo. Quie­ren te­ner­lo. Tie­nen mo­men­tos y ra­zo­nes de de­seo.

El te­ma, que­ri­do hom­bre, es que re­sul­ta po­si­ble que ha­yas apren­di­do, des­de pe­que­ño, a que pue­des desear a esa chi­ca que es­tá tan bue­na, que se mues­tra; pe­ro... que no se ve bien que ella dis­fru­te de to­do eso. Sexy, sí, pe­ro... ¿se­xual ella? Un sí, pe­ro no im­po­si­ble de re­con­ci­liar.

Es co­mún. Si lo pien­sas bien, po­drás ver­lo. Con cier­tas mu­je­res a quie­nes pro­te­ges y quie­res —tu her­ma­na, por ejem­plo, tu hi­ja— tal vez te re­sis­tas a ima­gi­nar­te que ellas tam­bién tie­nen pla­cer o que desean te­ner­lo. Sa­bes có­mo la mi­ra­rán otros hom­bres por­que así miras tú, a ve­ces, a las mu­je­res. Sa­bes lo que pue­de su­ce­der por­que tal vez esas han si­do tus ac­cio­nes con las mu­je­res y el se­xo.

Es cu­rio­so, ve­rás, a esas mis­mas mu­je­res les en­se­ñan que ser bo­ni­ta es im­por­tan­te, que les con­vie­ne ser sexy, que es un ha­la­go ser desea­da; pe­ro, ¿bus­car su pla­cer?, ¿con va­rios hom­bres?, ¿go­zar? Mos­trar­le ese as­pec­to al mun­do, eso no re­sul­ta ya tan “con­ve­nien­te”. Hay una fuer­te con- tra­dic­ción en có­mo apren­des, hom­bre, a mi­rar a una mu­jer, y có­mo apren­de ella a ver­se y re­la­cio­nar­se con­ti­go tam­bién.

En las fo­to­gra­fías que ves, la mu­jer es Ni­na Ro­drí­guez. Des­pun­tan sus 30 años. Se for­mó en di­se­ño in­dus­trial. Se de­di­ca a la mú­si­ca. A lo que siem­pre sin­tió co­mo pa­sión real. Ha­ce unos me­ses lan­zó su úl­ti­mo dis­co, He­roí­na. Es com­po­si­to­ra, es­cri­be sus me­lo­días en el piano. Su voz de can­tan­te es hon­da y fe­me­ni­na. Es ri­gu­ro­sa y cons­tan­te pa­ra prac­ti­car. Y es due­ña de esa be­lle­za que en es­tas fo­to­gra­fías te de­lei­ta. Con ese cuer­po. Y mi­ra, pa­ra ella —que fue tam­bién mo­de­lo y que pa­só por el Rei­na­do de Be­lle- za— no fue tan fá­cil lle­gar a es­tas pá­gi­nas ni ex­hi­bir es­te la­do, de po­der y sen­sua­li­dad, que tie­ne to­da mu­jer.

A lo lar­go de su vi­da, cria­da en­tre va­ro­nes y en li­na­je cos­te­ño, Ni­na no siem­pre sin­tió que la be­lle­za fue­ra un po­der. Ve­rás, que­ri­do hom­bre, es po­si­ble tam­bién que pien­ses que no hay na­da más ha­la­ga­dor pa­ra una mu­jer que ser desea­da y ser be­lla pa­ra los va­ro­nes. No ne­ce­sa­ria­men­te. Pién­sa­lo.

De las mu­je­res bo­ni­tas se espera, por ejem­plo, que sean un adorno pa­ra un hom­bre de éxi­to. Que no pien­sen u opi- nen de­ma­sia­do. Y sí, que­ri­do hom­bre, al­gu­nas con­su­men esa his­to­ria y fa­bri­can una vi­da de esa ma­ne­ra. Pe­ro hay otras que se cues­tio­nan y que bus­can en­ten­der pa­ra qué sir­ve esa be­lle­za. Por qué a ve­ces due­le. Por qué no ga­ran­ti­za el amor. Por qué ha­ce que a ve­ces una mu­jer se sien­ta dé­bil y no fuer­te.

En el ca­so de Ni­na, esa be­lle­za, por ejem­plo, es la que hoy tam­bién le crea cer­cas en la in­dus­tria mu­si­cal. Es que “es­tar bue­na”, ha­ber si­do mo­de­lo, te­ner una be­lle­za no­to­ria, agi­li­za en­tre los lí­de­res del con­tex­to una se­rie de sos­pe­chas. ¿Pue­de ha­ber ta­len­to de­trás? ¿Sí hay que to­már­se­la en se­rio? En el me­dio lo­cal, la ad­ver­si­dad ha­cia su mú­si­ca tie­ne raí­ces en esa be­lle­za. Aun cuan­do ella ha­ya crea­do una vi­da que desafía las con­ven­cio­nes y ex­pec­ta­ti­vas de lo que, en teo­ría, “de­be” ha­cer una mu­jer co­mo ella.

Pe­ro en­ton­ces, pre­gun­ta­rán al­gu­nos, si se tra­ta de una mu­jer que lu­cha con­tra los lu­ga­res co­mu­nes pa­ra las mu­je­res, ¿por qué fi­gu­ra en es­tas pá­gi­nas, ex­po­nien­do su sen­sua­li­dad des­de una po­si­ción de po­der?

Es que “es­tar bue­na”, ha­ber si­do mo­de­lo, te­ner una be­lle­za no­to­ria agi­li­za en­tre los lí­de­res del con­tex­to una se­rie de sos­pe­chas. ¿Pue­de ha­ber ta­len­to de­trás?

Por­que es exac­ta­men­te lo que “no de­be ha­cer”. En me­dio de to­do, aun­que sí ha ha­bi­do mu­chas e im­por­tan­tes li­be­ra­cio­nes pa­ra las mu­je­res, sa­bes, que­ri­do hom­bre, que tal vez tus ami­gos quie­ran una mu­jer sexy, pe­ro se sien­tan con­tra­ria­dos si se mues­tra co­mo par de un hom­bre en ese as­pec­to. Y no, ser par no sig­ni­fi­ca que ella se com­por­te co­mo un hom­bre tam­bién. Sig­ni­fi­ca ser se­xual de la ma­ne­ra en que las mu­je­res pue­den ser­lo. ¿Có­mo es eso? Pre­gun­ten a sus mu­je­res.

Una es­cri­to­ra ba­rran­qui­lle­ra de­cía que hay hom­bres que no pue­den amar a la mu­jer que desean y que no pue­den desear a la mu­jer que aman. Se­pa­ran. La can­di­da­ta ideal pa­ra el ca­sa­mien­to y la ma­dre de los hi­jos a ve­ces no pue­de ser la mis­ma con quien des­car­ga el fu­ror de su de­seo. La mu­jer pa­ra el amor de­be ser al­go vir­gi­nal; la que des­pier­ta su mas­cu­li­ni­dad hay que se­pa­rar­la pa­ra eso. Es ver­dad, que­ri­do hom­bre, que mu­chos no apren­den a ver a una mu­jer co­mo al­go más com­ple­jo que una se­rie de blan­cos y negros.

Al sen­tir esas re­des y sen­tir cier­ta con­tra­rie­dad an­te las con­se­cuen­cias que pue­de te­ner su be­lle­za, Ni­na em­pe­zó a mi­rar al­re­de­dor pa­ra iden­ti­fi­car­se con al­gu­na ar­tis­ta mu­si­cal. Com­pren­dió, sin em­bar­go, que en la his­to­ria de la mú­si­ca, Ma­don­na fue la que eli­gió usar el cuer­po y la sen­sua­li­dad pa­ra lle­var men­sa­jes. Es­can­da­lo­sos por­que mos­tra­ban una mu­jer au­daz y re­bel­de, con­tra­di­cien­do mu­chas re­glas del ca­to­li­cis­mo, usan­do el se­xo co­mo idio­ma tam­bién.

Mu­chos cri­ti­ca­ron du­ra­men­te a Ma­don­na en su mo­men­to. Hom­bres, mu­je­res, los me­dios, las fe­mi­nis­tas, la Igle­sia. En los no­ven­ta, la ar­tis­ta se pu­so a sí mis­ma en es­ce­nas eró­ti­cas que mos­tra­ban lo va­ria­do y mis­te­rio­so que es el se­xo, pe­ro que tam­bién la po­nían en po­si­cio­nes que, pa­ra mu­chos, de­bi­li­ta­ban a las mu­je­res.

Ma­don­na, sin em­bar­go, ex­pli­có agu­da­men­te que era ella mis­ma quien “se en­ca­de­na­ba a su pro­pio de­seo”. “Nin­gún hom­bre me pi­dió es­tar allí o ac­tuar de cier­ta ma­ne­ra, yo es­co­gí es­ta po­si­ción de pla­cer”. So­bre esas ideas ver­sa­ba su pensamiento. Pe­ro ha­bía al­go más. Al­go que mu­chos to­da­vía no lo­gran ver y que Ni­na es­tá in­ten­tan­do ha­cer con su mú­si­ca y los men­sa­jes que per­mi­te man­dar el cuer­po: edu­car. De allí que el ál­bum lle­ve por nom­bre He­roí­na, la fuer­za que quie­re trans­mi­tir Ni­na.

In­vi­tar a los hom­bres a es­cu­char el pun­to de vis­ta de una mu­jer. Ir tam­bién con acep­ta­ción a esa par­te de sen­sua­li­dad que mu­chos juz­gan en las mu­je­res. Re­con­ci­liar­se ella con esa par­te que hoy pue­de ocu­par des­de un lu­gar dis­tin­to por­que, a di­fe­ren­cia de otros mo­men­tos, lo­gra sen­tir­se más có­mo­da en su pro­pia piel. Y que, aun­que mu­chas mu­je­res no lo crean, no fue una sen­sa­ción que la acom­pa­ñó siem­pre. Ser be­lla no sig­ni­fi­ca que una mu­jer se sien­ta de esa ma­ne­ra.

Si Ma­don­na se in­tere­só tan­to y en su mo­men­to por el te­ma del se­xo fue tam­bién por­que pre­sen­ció có­mo la fal­ta de edu­ca­ción y pro­tec­ción po­día des­en­ca­de­nar en­fer­me­da­des que lle­va­ron a sus ami­gos a la muer­te. Tam­bién que­ría des­per­tar la cu­rio­si­dad de los más jó­ve­nes pre­ci­sa­men­te pa­ra em­pe­zar a ver el se­xo des­de el co­no­ci­mien­to y no des­de la mo­ral.

Ha­cer­lo per­mi­te ha­cer cam­bios im­por­tan­tes. Es­to, que­ri­do hom­bre, aun­que no lo creas, per­mi­te in­clu­so que las eco­no­mías sean más prós­pe­ras. Que ha­ya más pro­gre­so. Que me­nos chi­cas jó­ve­nes sal­gan em­ba­ra­za­das de chi­cos tam­bién jó­ve­nes que no se pro­te­gen co­rrec­ta­men­te. Hom­bres y mu­je­res po­drían re­la­cio­nar­se de ma­ne­ras que per­mi­tan a am­bos sen­tir­se ple­nos. Las re­la­cio­nes de pa­re­ja to­ma­rían nue­vos rum­bos.

Es­tas fo­tos son so­bre eso. Y tam­bién pa­ra in­vi­tar­te, que­ri­do hom­bre, a que veas có­mo lu­ce una mu­jer, mos­tran­do su sen­sua­li­dad, po­de­ro­sa pe­ro no li­bre de ner­vios, cuan­do la vi­sión es­tá he­cha por mu­je­res (la fo­tó­gra­fa, la di­rec­to­ra crea­ti­va, la pro­duc­to­ra, la que es­to es­cri­be). Por­que, al fi­nal, se tra­ta de que al mi­rar a las mu­je­res que te ro­dean, veas a al­guien que, co­mo tú, ex­pe­ri­men­ta el mun­do con ape­ti­tos, pla­ce­res y de­seos.

Ya no se sos­tie­nen esas ideas de que las mu­je­res no pue­den o de­ben ser y ha­cer co­sas que tú si pue­des ha­cer. Pien­sa en las que te ro­dean. Es tu her­ma­na. Tu ma­dre. Tu es­po­sa. Tu no­via. Tu pri­ma. Tu ami­ga. Tu ve­ci­na. Tu tía. Tu co­le­ga. Tu hi­ja. A ti y a ellas han po­di­do en­se­ñar­les que la sen­sua­li­dad en una mu­jer no era co­rrec­ta. Eso era cuan­do el mun­do lo con­ta­ban so­lo los hom­bres, es­to es un po­co de có­mo lo ve­mos no­so­tras.

Es­tas fo­tos son so­bre eso. Y tam­bién pa­ra in­vi­tar­te, que­ri­do hom­bre, a que veas có­mo lu­ce una mu­jer, mos­tran­do su sen­sua­li­dad, po­de­ro­sa pe­ro no li­bre de ner­vios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.