El hom­bre que pu­do ser un Beatle

Pe­te Best es­tu­vo a pun­to de te­ner­lo to­do co­mo in­te­gran­te de la ban­da in­gle­sa más gran­de de la his­to­ria, pe­ro se le es­ca­pó en un ins­tan­te. ¿Por qué fue re­em­pla­za­do a úl­ti­ma ho­ra por Rin­go Starr? ¿Có­mo fue su vi­da? Es­ta es su his­to­ria.

SoHo - Censurado (Colombia) - - SUMARIO -

Ha­ce unas se­ma­nas sa­lió a la ven­ta el de­ci­mo­no­veno dis­co de Rin­go Starr, quien a sus 77 años es una de las ca­ras más co­no­ci­das del es­pec­tácu­lo en el mun­do. Con­si­de­ra­do co­mo uno de los me­jo­res ba­te­ris­tas de la his­to­ria, tie­ne una for­tu­na ava­lua­da en 370 mi­llo­nes de dó­la­res (un po­co más de un bi­llón de pe­sos) y es, jun­to a Paul Mc­cart­ney, uno de los dos so­bre­vi­vien­tes de los Beatles. Su ex­tra­or­di­na­ria vi­da de fa­ma y opu­len­cia se la de­be al he­cho de ha­ber si­do par­te de los “Fab Four”. Lo que po­cos sa­ben es que otro ba­te­ris­ta es­tu­vo a pun­to de ga­nar­se esa mis­ma lo­te­ría, pe­ro el premio ma­yor se le es­ca­pó días an­tes de que es­ta­lla­ra la beatle­ma­nía.

En un prin­ci­pio los Beatles eran Paul Mc­cart­ney, John Len­non, Geor­ge Ha­rri­son y Stuart Sut­clif­fe, quien to­ca­ba el ba­jo. En 1960, Allan Wi­lliams, su re­pre­sen­tan­te de en­ton­ces, les con­si­guió una re­si­den­cia en Ham­bur­go, don­de se pre­sen­ta­rían por tres me­ses y me­dio en un bar del dis­tri­to ro­jo. Has­ta ese mo­men­to to­ca­ban rock & roll en an­tros de Li­ver­pool y pa­ra ca­da pre­sen­ta­ción de­bían con­se­guir un nue­vo ba­te­ris­ta. Pe­ro con tan­tas fun­cio­nes en­ci­ma, se­ría ne­ce­sa­rio te­ner a al­guien de tiem­po com­ple­to, así que hi­cie­ron au­di­cio­nes y fi­nal­men­te con­tra­ta­ron a Pe­te Best a me­dia­dos de agos­to de ese año. La gi­ra fue un éxi­to y even­tual­men­te to­dos re­gre­sa­ron a In­gla­te­rra me­nos Sut­clif­fe, quien de­jó la ban­da y de­ci­dió que­dar­se es­tu­dian­do en Ale­ma­nia.

En los dos años si­guien­tes si­guie­ron to­can­do con fre­cuen­cia en Ham­bur­go y Li­ver­pool, don­de em­pe­za­ban a ser re­co­no­ci­dos. Fue el mo­men­to en que Brian Eps­tein re­em­pla­zó a Wi­lliams co­mo má­na­ger y el pro­duc­tor Geor­ge Mar­tin les con­si­guió un con­tra­to con la dis­que­ra EMI. Su pri­mer ál­bum lo gra­ba­ron en los Ab­bey Road Stu­dios de Lon­dres y des­de el co­mien­zo Mar­tin se que­jó del ta­len­to de Best. Pi­dió que lo re­em­pla­za­ran du­ran­te las gra­ba­cio­nes por uno de los ba­te­ris­tas del es­tu­dio.

Lo cier­to es que Pe­te Best no ter­mi­na­ba de en­ca­jar con la ban­da. To­dos, me­nos él, se ha­bían he­cho el cor­te de pe­lo que los ca­rac­te­ri­zó por tan­to tiem­po, era el más gua­po y, por con­si­guien­te, el más po­pu­lar en­tre las fa­ná­ti­cas, y su­pues­ta­men­te lle­ga­ba tar­de a los en­sa­yos. In­clu­so se ru­mo­ra que fal­tó a al­gu­nos con­cier­tos. So­bre su per­so­na­li­dad tam­bién ha­bla­ron mu­cho. De­cían que era ca­lla­do y ta­ci­turno. “Me eti­que­ta­ron co­mo el so­li­ta­rio, con el que no se po­dían co­mu­ni­car ni te­nía sen­ti­do del hu­mor. Pe­ro da­me una opor­tu­ni­dad y ha­bla­ré y

No ter­mi­na­ba de en­ca­jar en la ban­da. To­dos, me­nos él, se ha­bían he­cho el cor­te de pe­lo que los ca­rac­te­ri­za­ba, era el más gua­po y lle­ga­ba tar­de a los en­sa­yos.

te ha­ré reír a car­ca­ja­das”, di­jo Best en su de­fen­sa.

Mu­chas de es­tas afir­ma­cio­nes fue­ron des­men­ti­das con el tiem­po y has­ta hoy no se sa­be qué pro­du­jo su sa­li­da de la ban­da. Prác­ti­ca­men­te se vol­vió un te­ma ta­bú, pe­ro lo se­gu­ro era que a Mar­tin no le gus­ta­ba Best. Des­pués de con­ven­cer a Len­non y a Mc­cart­ney, en 1962 lo re­em­pla­za­ron por Rin­go Starr.

La no­ti­cia se la dio Eps­tein el 16 de agos­to de ese año. Lo lla­mó a su ofi­ci­na y es­ta­ba evi­den­te­men­te ner­vio­so. No se po­día que­dar quie­to cuan­do le sol­tó la fra­se: “Pe­te, no sé có­mo de­cir­te es­to, pe­ro ten­go que ha­cer­lo. Los chi­cos quie­ren que sal­gas del gru­po y que en­tre Rin­go”. Tra­tó de con­so­lar­lo con la pro­me­sa de que lo ayu­da­ría a for­mar otra ban­da, pe­ro no sir­vió de na­da. “Fui­mos unos co­bar­des cuan­do lo des­pe­di­mos. Le de­ja­mos la ta­rea a Brian. Pe­ro si se lo hu­bié­ra­mos di­cho a la ca­ra, hu­bie­ra re­sul­ta­do mu­cho más de­sa­gra­da­ble. Pro­ba­ble­men­te ha­bría­mos aca­ba­do pe­leán­do­nos”, con­tó Len­non unos años des­pués. Des­de ese día Best nun­ca vol­vió a ha­blar con John, Paul ni Geor­ge.

Con Starr co­mo el nue­vo ba­te­ris­ta a bor­do vol­vie­ron a gra­bar Lo­ve Me Do, su pri­mer sen­ci­llo, que al­can­zó el pues­to 17 en el Re­cord Re­tai­ler, una de las cua­tro prin­ci­pa­les lis­tas mu­si­ca­les de ese mo­men­to en Gran Bre­ta­ña. Des­pués vino su pri­mer de­but te­le­vi­si­vo y tam­bién su pri­me­ra can­ción nú­me­ro uno: Plea­se Plea­se Me. De ahí en ade­lan­te vi­nie­ron la beatle­ma­nía y ál­bu­mes que pa­sa­ron a la his­to­ria co­mo Sgt. Pep­per’s Lo­nely Hearts Club Band, Ye­llow Sub­ma­ri­ne, Ab­bey Road y Let It Be.

“Fui­mos unos co­bar­des cuan­do lo des­pe­di­mos”, di­jo Len­non años des­pués.

¿Qué pa­só mien­tras tan­to con Pe­te Best? Dos años des­pués via­jó a Es­ta­dos Uni­dos al pro­gra­ma te­le­vi­si­vo I’ve Got a Se­cret, en el que con­tó que ha­bía he­cho par­te de los Beatles. Se­gún el pre­sen­ta­dor, “Best de­jó su tra­ba­jo. Al­go bas­tan­te co­mún, ex­cep­to por el pe­que­ño de­ta­lle de que su tra­ba­jo era ser el ba­te­ris­ta de los Beatles”. Lue­go le hi­zo la pre­gun­ta que es­ta­ba en bo­ca de to­dos: ¿por qué de­jó la ban­da? Una pre­gun­ta que, en­tre otras, con­tra­di­ce la hi­pó­te­sis de que lo sa­ca­ron. Best res­pon­dió: “En ese mo­men­to eran una ban­da que es­ta­ba em­pe­zan­do y nun­ca ima­gi­né que se iban a vol­ver lo que son hoy en día”.

En 1965 to­có con va­rias agru­pa­cio­nes y sa­có su pri­mer ál­bum, ti­tu­la­do Best of The Beatles, un jue­go de pa­la­bras con el que usa­ba su ape­lli­do e in­ten­ta­ba sa­car­le ju­go a su cor­to pa­so por la ban­da. El chis­te le sa­lió muy mal, pues mu­cha gen­te com­pró el dis­co pen­san­do que se tra­ta­ba de una com­pi­la­ción de las me­jo­res can­cio­nes de la ban­da bri­tá­ni­ca y Best tu­vo que en­fren­tar car­gos por frau­de. Aun­que la acu­sa­ción no pa­só a ma­yo­res, esa fue la úl­ti­ma vez en 20 años que Pe­te Best par­ti­ci­pó en el mun­do del es­pec­tácu­lo.

En esas dos dé­ca­das su vi­da no fue na­da gla­mu­ro­sa. Tra­ba­jó en Li­ver­pool co­mo fun­cio­na­rio pú­bli­co en una ofi­ci­na de em­pleo y a fi­na­les de los se­sen­ta in­clu­so con­tem­pló el sui­ci­dio, pe­ro su her­mano lo de­tu­vo a tiem­po. So­lo has­ta fi­na­les de los ochen­ta re­to­mó la mú­si­ca y for­mó una ban­da a la que lla­mó The Pe­te Best Band, que to­da­vía se pre­sen­ta en uno que otro con­cier­to. No fue sino has­ta 1995 que re­ci­bió los pri­me­ros di­vi­den­dos por ha­ber si­do el pre­cur­sor de Starr, cuan­do Ap­ple Re­cords lan­zó una an­to­lo­gía de los Beatles que in­cluía al­gu­nas can­cio­nes gra­ba­das por Best. Fue­ron 4 mi­llo­nes de li­bras es­ter­li­nas (15.000 mi­llo­nes de pe­sos) que die­ron ini­cio a sus años do­ra­dos.

Aun­que no pa­só a la his­to­ria co­mo uno de los Fab Four, su tiem­po en la ban­da le al­can­zó pa­ra ser re­cor­da­do co­mo el hom­bre que pu­do ser un Beatle. Apa­re­ce en la pren­sa y no hay en­tre­vis­ta en la que no le pre­gun­ten si se arre­pien­te o si tie­ne al­gún re­mor­di­mien­to por no ha­ber he­cho par­te de la ban­da que lle­gó a ser más fa­mo­sa que Je­su­cris­to. Él siem­pre res­pon­de más o me­nos lo mis­mo: “Siem­pre lo he di­cho y siem­pre lo di­ré. Llá­ma­lo or­gu­llo de ba­te­ris­ta o lo que sea, pe­ro Rin­go so­lo lle­va el com­pás. Yo, en cam­bio, soy un ver­da­de­ro ba­te­ris­ta. No hay du­da: soy me­jor que Rin­go”.

“Rin­go so­lo lle­va el com­pás. Yo, en cam­bio, soy un ver­da­de­ro ba­te­ris­ta. Soy me­jor que Rin­go”.

¿ Sa­lió por no ser tan buen ba­te­ris­ta o por la en­vi­dia de sus com­pa­ñe­ros? Los Beatles nun­ca lo di­je­ron.

A sus 75 años, Best aún to­ca la ba­te­ría con The Pe­te Best Band en pe­que­ños ba­res de su ciu­dad.

El cuar­te­to de Li­ver­pool en una fo­to­gra­fía de 1960, cuan­do aún no eran famosos y Best se sen­ta­ba en la ba­te­ría.

En una en­tre­vis­ta con­ce­di­da años des­pués, Best ase­gu­ró que nun­ca se ima­gi­nó que los Beatles se­rían tan im­por­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.