DIS­FRU­TA EL FIN, CE­LE­BRA EL CO­MIEN­ZO

En me­nos de 30 días se irá 2017. Y en es­te fin de año se ha­cen los ba­lan­ces, se sa­can las cuen­tas, se da una mi­ra­da al pa­sa­do pa­ra ver con sa­tis­fac­ción los lo­gros al­can­za­dos. Pe­ro tam­bién hay que mi­rar ha­cia ade­lan­te: vie­ne 2018, un año de un nue­vo co­mien

SoHo - Censurado (Colombia) - - Motor -

Des­ta­pa su Club Co­lom­bia Do­ra­da he­la­da, la sos­tie­ne en al­to, brin­da con fa­mi­lia­res y ami­gos y, tras lle­var­la a la bo­ca, sien­te que su sa­bor se­co y ex­tra­fino atra­vie­sa su gar­gan­ta. Al mis­mo tiem­po va, mes tras mes, bus­can­do en la me­mo­ria lo que hi­zo y de­jó de ha­cer.

Co­mo di­ce la can­ción, to­do tie­ne su fi­nal y la vi­da es un nue­vo y eterno co­men­zar. Por eso re­lá­je­se y pien­se que hi­zo las co­sas bien, que na­die es per­fec­to, que qui­zás ha­bría co­sas por me­jo­rar y que 2018 vie­ne con un mon­tón de sor­pre­sas. Le que­dan 365 ama­ne­ce­res por de­lan­te. Ca­da día trae su afán. Us­ted sa­be que la vi­da siem­pre brin­da una nue­va opor­tu­ni­dad y no­so­tros brin­da­mos por us­ted y los su­yos.

Des­de ha­ce tiem­po se di­ce que la ofi­ci­na es una es­pe­cie en vías de ex­tin­ción, que hoy la tec­no­lo­gía per­mi­te tra­ba­jar des­de cual­quier par­te. Y eso es cier­to. Pe­ro aho­ra, ade­más, re­sul­ta que pa­ra ha­cer­lo úni­ca­men­te se ne­ce­si­ta un celular. No uno cual­quie­ra, cla­ro, sino uno ver­da­de­ra­men­te in­te­li­gen­te y po­de­ro­so que le per­mi­ta re­em­pla­zar to­dos los de­más apa­ra­tos.

Si no nos cree, pre­gún­te­le a Es­te­fa­nía Ne­me, una bo­go­ta­na que lle­va más de cin­co años de­di­ca­da a di­se­ñar las vi­tri­nas más im­pre­sio­nan­tes de Bo­go­tá. Has­ta ha­ce po­co Es­te­fa­nía ne­ce­si­ta­ba compu­tado­res, me­sas de di­bu­jo, es­cá­ne­res… an­da­ba con car­pe­tas lle­nas de ho­jas en las que di­bu­ja­ba bo­ce­tos que lue­go te­nía que di­gi­ta­li­zar, ¡to­do un ro­llo! Hoy so­lo ne­ce­si­ta un Sam­sung No­te 8 pa­ra ha­cer lo mis­mo.

¿Có­mo lo ha­ce? Es­tas son las tres he­rra­mien­tas que, se­gún ella, us­ted de­be co­no­cer pa­ra que el smartp­ho­ne sea su úni­co ins­tru­men­to de tra­ba­jo.

SPEN

Le sir­ve pa­ra es­cri­bir y di­bu­jar ca­da vez que tie­ne una idea. Pue­de, in­clu­so, guar­dar no­tas con la pan­ta­lla blo­quea­da y ge­ne­rar men­sa­jes ani­ma­dos. El tra­zo es tan real que el gro­sor de las líneas de­pen­de de la fuer­za que apli­ca. Ade­más, cuen­ta con una gran va­rie­dad de pin­ce­les y una com­ple­ta pa­le­ta de co­lo­res. Pue­de apo­yar la mano en la pan- ta­lla mien­tras di­bu­ja sin afec­tar la ima­gen. Ya no tie­ne que ha­cer acro­ba­cias pa­ra que el di­bu­jo que­de co­mo se lo ima­gi­nó.

Cuan­do Es­te­fa­nía ne­ce­si­ta edi­tar imá­ge­nes pa­ra com­par­tir­las de in­me­dia­to pue­de ha­cer­lo con so­lo un clic.

PAN­TA­LLA IN­FI­NI­TA

Es­te ti­po de pan­ta­lla per­mi­te una in­mer­sión to­tal por su re­so­lu­ción y ta­ma­ño. Con ella, Es­te­fa­nía lo­gra re­vi­sar los di­se­ños de es­pa­cio con imá­ge­nes más reales.

CÁ­MA­RA

Cuen­ta con una cá­ma­ra prin­ci­pal de 12 me­ga­pi­xe­les, dos len­tes y es­ta­bi­li­za­ción óp­ti­ca. Des­pués de gra­bar un vi­deo, con so­lo dos pa­sos pue­de crear un GIF. Cuan­do to­ma una fo­to, al opri­mir un bo­tón pue­de bus­car en in­ter­net to­do lo re­la­cio­na­do con ella uti­li­zan­do el mo­do Bixby Vi­sion. “A mí me fun­cio­na por­que pue­do bus­car los au­to­res de obras que veo en la ca­lle, por ejem­plo —di­ce Es­te­fa­nía—. Ade­más las fo­tos se ven co­mo to­ma­das por un pro­fe­sio­nal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.