MU­CHA­CHO CON PIPA PA­BLO PI­CAS­SO 104,2

MI­LLO­NES DE DÓ­LA­RES

SoHo - Censurado (Colombia) - - Arte -

Se tra­ta de la ter­ce­ra subas­ta más cos­to­sa de una obra de ar­te de Pi­cas­so. La ven­ta se lle­vó a ca­bo el 5 de ma­yo de 2004 en el sa­lón de subas­tas Sot­heby’s de Nue­va York por 104,2 mi­llo­nes de dó­la­res. La obra es un re­tra­to de un de­lin­cuen­te que se ha­cía lla­mar Pe­tit Louis en Pa­rís y fue he­cha en el pe­rio­do ro­sa del ar­tis­ta. Pi­cas­so tu­vo di­fi­cul­ta­des en el mo­men­to de ter­mi­nar la obra e in­clu­so aban­do­nó la em­pre­sa por un tiem­po has­ta que tu­vo la ins­pi­ra­ción ne­ce­sa­ria pa­ra po­der con­ti­nuar.

co­mo un bohe­mio, en­tran­do y sa­lien­do de clu­bes noc­tur­nos, sos­te­nién­do­se con la ven­ta de jo­yas, cua­dros o has­ta ha­cien­do de ex­tra en una que otra pe­lí­cu­la. Los me­dios lo ha­bían apo­da­do “el Hip­pie Do­ra­do”, una re­fe­ren­cia a su es­ti­lo de vi­da, el co­lor ru­bio-ro­ji­zo de su pe­lo y la ri­que­za de los Getty. Por eso no era di­fí­cil ima­gi­nar que se tra­ta­ba de un en­ga­ño per­pe­tra­do por el jo­ven pa­ra re­ci­bir di­ne­ro de su fa­mi­lia. Al­gu­nos de sus ami­gos, in­clu­so, afir­ma­ron que ha­bía bro­mea­do con fa­bri­car un secuestro pa­ra sa­car­le al­go a su ta­ca­ño abue­lo. Sin em­bar­go, a pe­sar de las du­das, el pa­triar­ca em­pe­zó a ne­go­ciar con los cap­to­res pa­ra ba­jar el pre­cio del res­ca­te.

En res­pues­ta, y can­sa­dos del re­ga­teo, los se­cues­tra­do­res le en­via­ron a un pe­rió­di­co ita­liano una de las ore­jas de Getty III. Ve­nía con un me­chón de su fa­mo­so pe­lo y una car­ta que ame­na­za­ba con de­vol­ver­lo en pe­da­zos... y ade­más re­du­cía el pre­cio a una su­ma al­re­de­dor de los tres mi­llo­nes de dó­la­res. Pe­ro J. Paul se rehu­sa­ba por com­ple­to a pa­gar más de 2,2 mi­llo­nes. In­sis­tía en esa ci­fra tan es­pe­cí­fi­ca por una ra­zón sim­ple: sus con­ta­do­res le ha­bían in­for­ma­do que era el mon­to des­gra­va­ble más al­to que po­día pa­gar. Un cen­ta­vo más y ya no era de­du­ci­ble de im­pues­tos. Lue­go de me­ses de ne­go­cia­ción, J. Paul en­tre­gó los 2,2 mi­llo­nes y le pres­tó el res­to del di­ne­ro de res­ca­te a su hi­jo, co­brán­do­le el 4 % de in­te­rés.

A pe­sar de la vio­len­cia y la ne­go­cia­ción pro­lon­ga­da, los se­cues­tra­do­res hon­ra­ron el tra­to y sol­ta­ron al chi­co malnu­tri­do, gol­pea­do y trau­ma­ti­za­do. Lo de­ja­ron en una ga­so- li­ne­ra aban­do­na­da, en me­dio de una tormenta. Era el 15 de di­ciem­bre de 1973, el mis­mo día en que su abue­lo cum­plía 81 años. Se­gún na­rró The New York Ti­mes, al po­co tiem­po de la li­be­ra­ción la ma­dre de Getty III le su­gi­rió lla­mar a su abue­lo pa­ra dar­le las gra­cias por efec­tuar el pa­go del res­ca­te. Cuan­do lo hi­zo, J. Paul no qui­so pa­sar al te­lé­fono.

Con el tiem­po, nue­ve hom­bres fue­ron arres­ta­dos en co­ne­xión con el cri­men, en­tre ellos un car­pin­te­ro, un en­fer­me­ro, un ex­pre­si­dia­rio y un ven­de­dor de acei­te de oli­va. So­lo dos pa­ga­ron una co­de­na. El res­to, in­clu­yen­do uno que fue se­ña­la­do co­mo el lí­der de la ma­fia ca­la­bre­sa y au­tor in­te­lec­tual del secuestro, fue­ron de­ja­dos en li­ber­tad por fal­ta de evi­den­cia.

Por su par­te, John Paul Getty III li­dió el trau­ma con al­cohol y dro­gas. Se mu­dó a Nue­va York, se fue de fies­ta con el gru­po que ro­dea­ba a Andy War­hol y, en 1981, una so­bre­do­sis le cau­só un de­rra­me ce­re­bral que lo de­jó cua­dri­plé­ji­co, sin ha­bla y ca­si cie­go. Co­mo su abue­lo ha­bía muer­to en 1976, tu­vo que de­man­dar a su pa­dre pa­ra po­der cos­tear los gas­tos mé­di­cos. En 2011, fi­nal­men­te, mu­rió con tan so­lo 54 años. Lo so­bre­vi­ve un hi­jo, a quien, rom­pien­do la tra­di­ción, de­ci­dió lla­mar Balt­ha­zar en lu­gar de John Paul.

*** Los de­ta­lles del secuestro de Getty, y lo que le si­guió, pa­re­cen idea­dos por un guio­nis­ta de Holly­wood. Sin con­tex­to po­dría ser la des­crip­ción de la pró­xi­ma pe­lí­cu­la de Scor­se­se, o qui­zá de Ta­ran­tino. La adi­ne­ra­da pe­ro ator­men­ta­da fa­mi­lia, do­ra­da por fue­ra y po­dri­da por den­tro, el ni­ño des­ca­rria­do y aban­do­na­do por sus pa­dres, la ma­dre no­ble tra­ta­da cruel­men­te por fa­mi­lia­res des­al­ma­dos, que por fin lo­gra re­unir­se con su hi­jo tras un rap­to ho­rri­pi­lan­te y san­grien­to per­pe­tra­do por una ma­fia ita­lia­na. El con­tras­te de las frías ne­go­cia­cio­nes con el su­fri­mien­to del se­cues­tra­do y las fra­ses tan

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.