LI­BROS

El li­bro de Ti­na Brown, la le­gen­da­ria edi­to­ra de Va­nity Fair, cuen­ta la his­to­ria de có­mo ella mis­ma se con­vir­tió en una ce­le­bri­dad más del mun­do del jet set que cu­bría co­mo pe­rio­dis­ta.

SoHo - Censurado (Colombia) - - News -

The Va­nity Fair Dia­ries: 1983 - 1992

Pa­ra ha­cer­se una idea de la per­so­na­li­dad de Ti­na Brown, bas­ta de­cir que en 1983, cuan­do fue de­sig­na­da edi­to­ra je­fe de Va­nity Fair, te­nía ape­nas 29 años. No so­lo eso, se tra­ta­ba de una mu­jer abrién­do­se pa­so en el mun­do editorial ma­chis­ta de la épo­ca, y de una bri­tá­ni­ca que via­ja­ba, na­da me­nos, que a con­quis­tar Nue­va York, la ciu­dad más im­por­tan­te del pla­ne­ta. To­das esas ba­ta­llas las ga­nó con una mez­cla de bri­llan­tez y ego, ade­más de una ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo des­co­mu­nal.

Más im­pre­sio­nan­te es que cuan­do lle­gó a la Gran Man­za­na ya te­nía un ex­ten­so re­co­rri­do en la pren­sa es­cri­ta. Ha­bía em­pe­za­do tem­prano. A los 21 años, cuan­do aún no se ha­bía gra­dua­do de Li­te­ra­tu­ra In­gle­sa en Ox­ford, ya co­la­bo­ra­ba con The Sunday Ti­mes. Tras en­re­dar­se sen­ti­men­tal­men­te con Ha­rold Evans, edi­tor de esa pu­bli­ca­ción con quien lue­go se ca­sa­ría, to­mó la de­ci­sión de em­pe­zar a es­cri­bir pa­ra la com­pe­ten­cia, The Sunday Te­le­graph, pa­ra que a nin­gún mal­que­rien­te se le ocu­rrie­ra po­ner en du­da su ta­len­to acu­sán­do­la de tre­pa­do­ra.

Uno de los años más de­ci­si­vos pa­ra su fu­tu­ro fue 1979, pues asu­mió la je­fa­tu­ra de Tatler, una de­ca­den­te re­vis­ta de so­cie­dad in­gle­sa, y al po­co tiem­po lo­gró sa­car­la del es­tan­ca­mien­to crea­ti­vo y co­mer­cial en el que se en­con­tra­ba, su­mán­do­le fir­mas de pri­mer ni­vel y fo­tó­gra­fos de la ta­lla de Hel­mut Newton y Da­vid Bai­ley. Sal­var a Tatler fue su pri­mer gol­pe de au­to­ri­dad, pe­ro era so­lo el co­mien­zo.

Cuan­do lle­gó a Nue­va York el pa­no­ra­ma de las re­vis­tas no era na­da pro­mi­so­rio. La épo­ca do­ra­da de pu­bli­ca­cio­nes co­mo Vo­gue, Es­qui­re, Li­fe y la mis­ma Va­nity Fair ha­bía pa­sa­do y to­dos los in­ten­tos de res­tau­rar su an­ti­guo es­plen­dor ter­mi­na­ban en el fra­ca­so. La ru­bia, que no ha­bía cum­pli­do los 30 años y da­ba ór­de­nes con ese acen­to que tan­to fas­ti­dia a los es­ta­dou­ni­den­ses, te­nía el re­to de atraer nue­va­men­te a los anun­cian­tes y a los lec­to­res. El ti­ra­je de la épo­ca no pa­sa­ba de 200.000 ejemplares y hu­bo oca­sio­nes en que las pá­gi­nas de pu­bli­ci­dad no pa­sa­ban de 12.

Sin em­bar­go, la fe en sí mis­ma y su crea­ti­vi­dad a la ho­ra de ele­gir en­fo­ques in­tere­san­tes lle­ga­ron de nue­vo al res­ca­te. Tan­to así, que dos años des­pués ya se im­pri­mían 1.200.000 co­pias y los lec­to­res tu­vie­ron que acos­tum­brar­se a que la pri­me­ra mi­tad de la re­vis­ta es­tu­vie­ra de­di­ca­da ca­si ex­clu­si­va­men­te a pu­bli­ci­dad.

Pe­ro Brown no so­lo fue la sal­va­ción de un tí­tu­lo, sino un bál­sa­mo pa­ra la in­dus­tria de las re­vis­tas en ge­ne­ral. Al­gu­nas de las por­ta­das más icó­ni­cas de la se­gun­da mi­tad del si­glo pa­sa­do sur­gie­ron de su ca­be­za: la que mos­tra­ba a De­mi Moo­re des­nu­da y em­ba­ra­za­da, o la de Ro­nald y Nancy Reagan bai­lan­do, por ejem­plo. Y fue con ella que An­nie Lei­bo­vitz al­can­zó el es­tre­lla­to fo­to­grá­fi­co.

Aun­que pa­ra mu­chos su nom­bre no di­ga na­da, lo cier­to es que fue de la mano de Brown que la opinión pú­bli­ca lle­gó a co­no­cer los ras­gos más ín­ti­mos de mu­chas de las ce­le­bri­da­des y gran­des es­tre­llas. La in­fe­li­ci­dad de la prin­ce­sa Diana (de quien ade­más es­cri­bió un exi­to­so li­bro), la per­so­na­li­dad in­fan­til de Mi­chael Jack­son, la ca­ra de cau­cho de Ru­pert Mur­doch o la per­tur­ba­do­ra mi­ra­da de Jac­kie Ken­nedy (a quien pin­ta co­mo una lo­ca en po­ten­cia) que­da­ron con­sig­na­dos en los cua­der­nos de apuntes que siem­pre lle­va­ba con­si­go a sus en­tre­vis­tas y que re­cu­pe­ró pa­ra The Va­nity Fair Dia­ries 1983-1992, su re­cien­te li­bro, que en po­cas se­ma­nas se con­vir­tió en un best se­ller.

Sin em­bar­go, a pe­sar de su éxi­to, mu­chos le han cri­ti­ca­do la fal­ta de mo­des­tia que proyecta en el tex­to. Una mor­daz re­se­ña del dia­rio bri­tá­ni­co The Guar­dian es­cri­ta por John Cra­ze se bur­la de su pe­tu­lan­cia y po­ne en su bo­ca fra­ses co­mo “vo­lé a Washington a or­ga­ni­zar una se­sión fo­to­grá­fi­ca con Ro­nald y Nancy an­tes de ir don­de Nor­man Mai­ler y Joan Di­dion pa­ra una tran­qui­la cena con 90 de nues­tros ami­gos más cer­ca­nos. Lue­go fui a ca­sa a leer un po­co de Sha­kes­pea­re pa­ra re­cor­dar­le a to­do el mun­do que soy bas­tan­te bri­llan­te”.

A Brown nun­ca le han fal­ta­do enemi­gos. Lue­go de su pa­so por Va­nity Fair se con­vir­tió en la pri­me­ra mu­jer en di­ri­gir The New Yor­ker, a pe­sar de la re­sis­ten­cia de mu­chos de sus co­le­gas que de an­te­mano la juz­ga­ron pues, de­cían, lle­ga­ría a fri­vo­li­zar una de las re­vis­tas más se­su­das del país. Se equi­vo­ca­ron, cla­ro, pues co­mo ya era cos­tum­bre lle­vó a la pu­bli­ca­ción de re­gre­so al top de las más im­por­tan­tes del mun­do.

Se­gu­ra­men­te Ti­na Brown, al igual que An­na Win­tour, su ar­chi­rri­val y di­rec­to­ra de Vo­gue (en quien se ins­pi­ró la pe­lí­cu­la El diablo se viste a la mo­da), no es la per­so­na más cá­li­da ni hu­mil­de del pla­ne­ta. Si lo fue­ra, hoy na­die es­ta­ría ha­blan­do de ella.

A Brown nun­ca le han fal­ta­do enemi­gos. Su fal­ta de hu­mil­dad com­pi­te con su ta­len­to.

The Va­nity Fair Dia­ries 1983-1992 / Wei­den­feld & Ni­col­son, 448 pá­gi­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.