CRÓ­NI­CA

Char­les Man­son, tal vez el ase­sino más fa­mo­so del si­glo XX, mu­rió el pa­sa­do 19 de no­viem­bre. La ma­sa­cre que pro­pi­ció, en la cual mu­rió la ac­triz Sha­ron Ta­te, se ha con­ver­ti­do en uno hi­to his­tó­ri­co del te­rror. ¿Có­mo fue la vi­da de es­te me­sías de la muer­te?

SoHo - Censurado (Colombia) - - News - POR

Man­son y el fi­nal de un mi­to sa­tá­ni­co

8 de agos­to, 1969, Ca­li­for­nia.

El gran enig­ma so­bre Char­les Man­son es có­mo po­día con­tro­lar la men­te de otras per­so­nas. Era el hi­jo de una pros­ti­tu­ta al­cohó­li­ca que lo ha­bía te­ni­do cuan­do to­da­vía era una ado­les­cen­te. Nun­ca su­po quién era su pa­pá y su ape­lli­do lo he­re­dó de uno de los múl­ti­ples ma­ri­dos de su pro­ge­ni­to­ra. A los 32 años, des­pués de ha­ber pa­sa­do 16 en la cár­cel, Char­lie, co­mo lo lla­ma­ba to­do el mun­do, se vol­vió el lí­der de al­go que fue de­no­mi­na­do co­mo la Fa­mi­lia. Era un gru­po de hip­pies vein­tea­ñe­ros que se ha­bían fu­ga­do de sus ca­sas y que lo veían a él co­mo un me­sías. Con el pe­lo lar­go, te­nía un pa­re­ci­do a la ima­gen de Je­su­cris­to. To­dos los miem­bros de esa Fa­mi­lia, in­te­rro­ga­dos pos­te­rior­men­te, con­fe­sa­ron que, pa­ra ellos, Char­lie era Dios mis­mo. En un ran­cho aban­do­na­do, unas 20 per­so­nas vi­vían en una or­gía per­ma­nen­te de se­xo y dro­ga. El LSD ali­men­ta­ba esos ri­tos eró­ti­cos y el ro­bo co­ti­diano era la ma­ne­ra de fi­nan­ciar­los.

To­do el mun­do te­nía que obe­de­cer las ór­de­nes de Char­lie, quien te­nía unas teo­rías ex­tra­ñas. El amor li­bre era su fi­lo­so­fía de vi­da, pe­ro lo com­bi­na­ba con el cul­to a la muer­te. Ins­pi­ra­do en un dis­co de los Beatles lla­ma­do Re­vo­lu­tion, anun­cia­ba la lle­ga­da de una gue­rra en­tre ne­gros y blan­cos que ter­mi­na­ría con la ex­ter­mi­na­ción de la ra­za blan­ca. A esa ba­ta­lla la lla­mó “Hel­ter Skel­ter”, que era un nom­bre que apa­re­cía en una can­ción de los Beatles que, se­gún él, le man­da­ba vi­bra­cio­nes. Su pro­fe­cía era que, una vez ter­mi­na­do ese con­flic­to en­tre las dos ra­zas, los úni­cos so­bre­vi­vien­tes blan­cos se­rían él y su Fa­mi­lia. Co­mo sos­te­nía que los ne­gros sa­bían ma­tar, pe­ro no go­ber­nar, iban a te­ner que re­cu­rrir a él pa­ra que les en­se­ña­ra a ma­ne­jar el mun­do. Por lo tan­to, des­pués de “Hel­ter Skel­ter”, Char­les Man­son se­ría el rey.

Por alu­ci­nan­te que sue­ne eso, sus 20 se­gui­do­res le creían cie­ga­men­te. Co­mo iban a go­ber­nar al pla­ne­ta, ha­bía que ace­le­rar la re­vo­lu­ción de la cual ha­bla­ba la can­ción de John Len­non y Paul Mccart­ney. Y pa­ra es­to to­ca­ba ha­cer al­gu­nos ase­si­na­tos in­dis­cri­mi­na­dos que pa­re­cie­ran he­chos por los ne­gros pa­ra desatar la gue­rra en­tre los dos ban­dos. Ese es el ori­gen del mi­to sa­tá­ni­co que pro­du­jo las ma­sa­cres que ha­brían de ate­rro­ri­zar a Es­ta­dos Uni­dos y des­con­cer­tar al mun­do.

El pri­mer blan­co fue la ca­sa que ha­bían al­qui­la­do el di­rec­tor de ci­ne Ro­man Po­lans­ki y su es­po­sa Sha­ron Ta­te, don­de se alo­ja­ban al­gu­nos fa­mo­sos ami­gos de ellos.

Los acom­pa­ñan­tes eran Jay Se­bring, el pe­lu­que­ro más fa­mo­so de Holly­wood; el guio­nis­ta Woj­ciech Fry­kows­ki y su no­via Abi­gail Fol­ger, he­re­de­ra de un em­po­rio ca­fe­te­ro. Sha­ron, la bri­llan­te y her­mo­sa ac­triz, te­nía ocho me­ses de em­ba­ra­zo y esa no­che era la an­fi­trio­na, pues su ma­ri­do es­ta­ba tra­ba­jan­do en Lon­dres. To­dos se en­con­tra­ban con­ver­san­do en la sa­la cuan­do lle­ga­ron los ase­si­nos. Man­son los ha­bía man­da­do con la or­den de no de­jar a na­die vi­vo pa­ra co­men­zar la re­vo­lu­ción.

Al pri­me­ro que vie­ron los hués­pe­des de la ca­sa fue al cor­pu­len­to Tex Wat­son. Aun­que era el úni­co hom­bre, no era el lí­der del ope­ra­ti­vo. Su pre­sen­cia te­nía por ob­je­to prin­ci­pal in­ti­mi­dar a las víc­ti­mas. Sus ojos va­cíos, dis­tan­tes, no per­mi­tie­ron sa­ber qué pa­sa­ba por su men­te. Ini­cial­men­te pen­sa­ron que se tra­ta­ba de un ro­bo. El do­lor de las so­gas con las que ha­bían si­do so­me­ti­dos y la pro­xi­mi­dad de la pis­to­la de Tex los de­vol­vie­ron a la reali­dad. De­be tra­tar­se de una pe­sa­di­lla, pen­sa­ron.

La lí­nea te­le­fó­ni­ca ha­bía si­do cor­ta­da y un vi­gi­lan­te que es­ta­ba en la en­tra­da fue eli­mi­na­do. El gru­po de in­va­so­res era el nue­vo due­ño del lu­gar. Las som­bras de las tres chi­cas que acom­pa­ñan a Tex vi­bra­ban y son­reían im­pa­cien­tes. Mur­mu­ra­ban al­go, al pa­re­cer se bur­la­ban de los cau­ti­vos. Una de ellas, ves­ti­da con una ca­mi­se­ta y unos jeans su­cios, avan­za­ba dan­do sal­ti­tos ha­cia los rehe­nes y de­ja­ba cla­ro que era la lí­der, el ver­da­de­ro bra­zo de­re­cho de quien los ha­bía en­via­do allí, Char­les Man­son. Ella, Su­san At­kins, no pa­ra­ba de mo­ver la ca­be­za co­mo si una can­ción eter­na la obli­ga­ra a man­te­ner­se en mo­vi­mien­to. A sus 21 años no era be­lla, pe­ro sa­bía usar su cuer­po y la ac­ti­tud de chi­ca im­per­ti­nen­te pa­ra re­sul­tar atrac­ti­va. Ba­jo sus pies te­nía a una su­per­es­tre­lla del ci­ne, a una chi­ca do­ra­da y per­fec­ta con

un mun­do per­fec­to, lo que ella nun­ca tu­vo y nun­ca ten­dría.

Sha­ron in­ten­tó dar­le sen­ti­do a la si­tua­ción; les pre­gun­tó a los in­tru­sos qué desea­ban. A cam­bio re­ci­bió la ame­na­za del im­pa­cien­te cu­chi­llo sos­te­ni­do por Su­san. En la son­ri­sa des­car­na­da de la chi­ca, Sha­ron com­pren­dió que el de­mo­nio exis­te, que la mal­dad no es una abs­trac­ción, que nin­gu­na sú­pli­ca de­ten­dría el os­cu­ro de­seo que la en­fren­ta­ba.

Las otras dos jó­ve­nes, las del­ga­das Lin­da Ka­sa­bian y Patricia Kren­win­kel, al­gu­na vez par­te de un mun­do prós­pe­ro, en­se­ña­ron sus cu­chi­llos y los dien­tes, y que­rían san­gre. Ka­sa­bian, a úl­ti­mo mo­men­to, se arre­pin­tió y acep­tó la or­den de Tex de man­te­ner­se afue­ra y vi­gi­lar las fron­te­ras de la man­sión pa­ra que na­die in­te­rrum­pie­ra.

Jay Se­bring, el es­ti­lis­ta, in­ten­tó huir, pe­ro Tex le dis­pa­ró y gol­peó sin pie­dad el ros­tro. Fi­nal­men­te lo apu­ña­ló. Abi­gail Fol­ger, la he­re­de­ra del im­pe­rio del ca­fé, ofre­ció di­ne­ro, Su­san lo acep­tó y se lan­zó so­bre Fry­kows­ki, lo apu­ña­ló cua­tro ve­ces, el hom­bre lo­gró za­far­se, pe­ro Tex lo gol­peó con la pis­to­la. Abi­gail lo­gró tras­pa­sar el por­tal de la man­sión, pe­ro la ágil Patricia le dio ca­za y em­pe­zó a apu­ña­lar­la. Tex re­apa­re­ció y se su­mó al fre­né­ti­co ata­que. A la dis­tan­cia, el mí­ti­co co­lor do­ra­do de Los Án­ge­les bri­lla­ba y os­cu­re­cía el le­tre­ro de Holly­wood. Lin­da Ka­sa­bian, en­car­ga­da de que­dar­se afue­ra, con­tem­pló pa­ra­li­za­da de le­jos la es­ce­na. No hu­yó, no par­ti­ci­pó. Al fin y al ca­bo los ase­si­nos eran su fa­mi­lia.

Aden­tro, Su­san, co­mo una ser­pien­te que ro­dea a su pre­sa, avan­zó ha­cia Sha­ron. Ella su­pli­có, re­cla­mó pie­dad pa­ra su cria­tu­ra, que na­ce­ría en po­cos días. Su­san se su­mer­gió en el be­llo ros­tro de la ac­triz y le aca­ri­ció el pe­lo. Por un se­gun­do se vio a sí mis­ma co­mo pro­ta­go­nis­ta de sus pe­lí­cu­las. Al si­guien­te parpadeo, arre­me­tió con el cu­chi­llo con­tra ella. Lo dis­fru­tó, no es­cu­chó sú­pli­cas. Sus res­tos de em­pa­tía los ha­bia per­di­do ha­cía mu­cho

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.