SE­XO

Da­da la pa­ra­noia y el re­cha­zo que exis­ten hoy fren­te al aco­so se­xual, mu­chos ase­gu­ran que el pron­tua­rio de ca­ma del ex­pre­si­den­te grin­go lo ha­bría tum­ba­do.

SoHo - Censurado (Colombia) - - News -

Clin­ton se ha­bría caí­do

Har­vey Weins­tein, el pro­duc­tor de ci­ne más im­por­tan­te de Holly­wood, es hoy un pa­ria. Ca­si 50 mu­je­res han sa­li­do a se­ña­lar­lo por aco­so se­xual. Las de­nun­cias van des­de ex­hi­bi­cio­nis­mo y to­ca­de­ra has­ta, in­clu­so, vio­la­ción. Hoy, la Aca­de­mia de las Ar­tes y las Cien­cias Ci­ne­ma­to­grá­fi­cas es­tá pen­san­do en qui­tar­le to­dos sus ós­ca­res, su es­po­sa lo aban­do­nó, no hay una so­la per­so­na que lo de­fien­da y se es­tá reha­bi­li­tan­do por adic­ción se­xual en una clí­ni­ca en el de­sier­to de Arizona.

Con Ke­vin Spa­cey es­tá su­ce­dien­do al­go pa­re­ci­do. Net­flix lo sa­có de Hou­se of Cards, el di­rec­tor Rid­ley Scott lo bo­rró de to­das las es­ce­nas en la pe­lí­cu­la To­do el di­ne­ro del mun­do, de la cual era el pro­ta­go­nis­ta, y la co­mu­ni­dad gay le ca­yó en­ci­ma por sa­lir del cló­set pa­ra ex­cu­sar las de­nun­cias de jó­ve­nes ac­to­res en su con­tra. Hoy es­tá in­ter­na­do en la mis­ma clí­ni­ca pa­ra adic­tos se­xua­les de Weins­tein.

En los úl­ti­mos días la lu­pa es­tá so­bre Larry Nassar, an­ti­guo mé­di­co del equi­po de gim­na­sia olím­pi­ca de Es­ta­dos Uni­dos. Tras años de de­nun­cias que nun­ca fue­ron es­cu­cha­das, por fin Nassar con­fe­só ha­ber abu­sa­do se­xual­men­te de sie­te jó­ve­nes gim­nas­tas en­tre 1998 y 2015, de las cua­les tres te­nían me­nos de 13 años. Pe­ro son mu­chas más. Ac­tual­men­te 130 gim­nas­tas, in­clui­das va­rias me­da­llis­tas olím­pi­cas, lo acu­sa­ron de vio­la­dor.

Y no son los úni­cos. Do­ce­nas de per­so­na­jes im­por­tan­tes en Es­ta­dos Uni­dos, des­de el ac­tor Dus­tin Hoff­man has­ta el pe­rio­dis­ta Char­lie Ro­se e in­clu­so el con- gre­sis­ta de­mó­cra­ta John Con­yers, es­tán pi­dien­do per­dón o han per­di­do sus pues­tos por in­ci­den­tes de esa na­tu­ra­le­za, al­gu­nos de los cua­les tu­vie­ron lu­gar ha­ce 20 años. Hoy, mu­chos con­si­de­ran que en Es­ta­dos Uni­dos pi­car­le el ojo a una mu­jer o sil­bar­le, co­mo los ita­lia­nos en las ca­lles, ya es ob­je­to de cen­su­ra, pe­ro es que da­da la ola de re­cha­zo con­tra el aco­so, nin­gu­na in­si­nua­ción se­xual es bien re­ci­bi­da por la opinión pú­bli­ca grin­ga.

Com­pa­ra­do con to­dos los an­te­rio­res, el ex­pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos Bill Clin­ton com­pi­te ca­be­za a ca­be­za y pro­ba­ble­men­te les ga­na a to­dos, me­nos a Weins­tein y a Nassar. Su pron­tua­rio se­xual es co­no­ci­do mun­dial­men­te por el ca­so de Mo­ni­ca Le­winsky, pe­ro va mu­cho más le­jos y da la im­pre­sión de ser un agre­sor se­xual en se­rie. La reali­dad es que su epi­so­dio con Le­winsky, cu­rio­sa­men­te, es el me­nos gra­ve de to­dos, pues al fin y al ca­bo era se­xo con­sen­sual. Ella mis­ma de­cla­ró an­te la Fis­ca­lía que lo que ha­cían les gus­ta­ba tan­to a él co­mo a ella. Ade­más no es que hi­cie­ran mu­cho pues, se­gún su pro­pia con­fe­sión, nun­ca hu­bo pe­ne­tra­ción, so­lo se­xo oral. Y no por­que ella no qui­sie­ra más.

Co­mo Clin­ton min­tió cuan­do le pre­gun­ta­ron por su af­fai­re con la pa­san­te de la Ca­sa Blan­ca, el Con­gre­so, de ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na, de­ci­dió ade­lan­tar­le un im­peach­ment (un pro­ce­so de des­ti­tu­ción) por los car­gos de per­ju­rio, obs­truc­ción a la jus­ti­cia y abu­so de po­der. Y aun­que ter­mi­nó sal­ván­do­se, ese epi­so­dio ca­si lo tum­ba. Los otros ca­sos, que son me­nos co­no­ci­dos, son mu­cho más gra­ves. No se tra­ta de jó­ve­nes que se re­vuel­can fe­li­ces en la ofi­ci­na del pre­si­den­te, sino de víc­ti­mas reales de un aco­sa­dor.

Jua­ni­ta Broad­drick, una vo­lun­ta­ria de una de las cam­pa­ñas de Clin­ton a la go­ber­na­ción de Ar­kan­sas, afir­ma que en 1978 el ex­pre­si­den­te le cam­bió una reunión que te­nían en la ca­fe­te­ría de un ho­tel, la bus­có en su cuar­to y la violó has­ta de­jar­la san­gran­do. Pau­la Jo­nes lo de­man­dó, pues cuan­do era go­ber­na­dor de Ar­kan­sas, en 1991, man­dó a dos po­li­cías es­ta­ta­les pa­ra que la in­vi­ta­ran a su sui­te de ho­tel. Cuan­do ella lle­gó a la ha­bi­ta­ción, Clin­ton se ba­jó los pan­ta­lo­nes, le mos­tró el pe­ne y le di­jo que se lo be­sa­ra. Kath­leen Wi­lley afir­mó que, en 1993, fue a la Ofi­ci­na Oval pa­ra ha­blar con Clin­ton de un te­ma pro­fe­sio­nal, pe­ro en vez de dar­le un con­se­jo

Cu­rio­sa­men­te el ca­so Le­winsky, que des­ta­pó los es­cán­da­los se­xua­les de Bill Clin­ton, es el me­nos gra­ve de to­dos.

la­bo­ral, el pre­si­den­te la aga­rró, le res­tre­gó su erec­ción y le em­pu­jó la mano ha­cia su en­tre­pier­na.

Sin du­da hay un pa­trón de com­por­ta­mien­to, in­clu­so más gra­ve que va­rios de los que han de­nun­cia­do cien­tos de mu­je­res en las úl­ti­mas se­ma­nas. En­ton­ces, ¿por qué Clin­ton no se ca­yó de la pre­si­den­cia? Él ne­gó to­das las acu­sa­cio­nes, pe­ro lo que en reali­dad lo sal­vó fue, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la de­fen­sa de al­gu­nas fe­mi­nis­tas. Co­mo di­jo Caitlin Fla­na­gan en The Ti­mes de Reino Uni­do, “en ese en­ton­ces el mo­vi­mien­to es­ta­ba an­qui­lo­sa­do a una ope­ra­ción par­ti­dis­ta y es­ta­ba dis­pues­to —ávi­da­men­te— a de­jar que el ami­go de su her­man­dad dis­fru­ta­ra de un pe­que­ño droit de seig­neur”. Y es que Clin­ton, la ca­ra más im­por­tan­te de los de­mó­cra­tas, se pre­sen­ta­ba co­mo el ma­yor sim­pa­ti­zan­te del fe­mi­nis­mo en un país pro­fun­da­men­te ma­chis­ta.

Mu­chos ana­lis­tas con­si­de­ran que hoy las co­sas son dis­tin­tas y que ya que los gi­gan­tes de Holly­wood y va­rios se­na­do­res es­tán con­tra la pa­red rin­dien­do cuen­tas, Clin­ton tam­bién de­be­ría ha­cer­lo. Es más, di­cen que si to­do hu­bie­ra su­ce­di­do hoy, sus aven­tu­ras —y agre­sio­nes— se­xua­les lo hu­bie­ran tum­ba­do de la pre­si­den­cia.

La cam­pa­ña #Metoo (#Yo­tam­bién en el mun­do his­pa­noha­blan­te y #Me­nToo pa­ra re­fe­rir­se a los hom­bres abu­sa­dos se­xual­men­te) pa­só de ser una ola a un tsu­na­mi y ha co­bra­do víc­ti­mas en to­dos los sec­to­res pú­bli­cos. Y aun­que ha afec­ta­do a va­rios po­lí­ti­cos, es po­co pro­ba­ble que lle­gue a la pri­me­ra es­fe­ra del po­der.

En la Ca­sa Blan­ca si­gue cam­pan­te el hom­bre que, en me­dio de su cam­pa­ña pre­si­den­cial, afir­mó que a las mu­je­res ha­bía que “aga­rrar­las de la va­gi­na” ( grab them by the pussy). Y el vi­deo que lo mues­tra en 2005 jac­tán­do­se de que su fa­ma lo de­ja­ba abu­sar de las mu­je­res no pa­só a ma­yo­res. Ni tam­po­co que al­gu­nas lo acu­sa­ran en 2016 de ha­ber­las agre­di­do se­xual­men­te. Por el con­tra­rio, en va­rias oca­sio­nes Do­nald Trump sa­lió ai­ro­so y crí­ti­co a til­dar a Bill Clin­ton de “de­pre­da­dor se­xual” y a de­fi­nir­lo co­mo “el ma­yor abu­sa­dor que se ha sen­ta­do en la Ofi­ci­na Oval”.

Es­ta­dos Uni­dos siem­pre se ha mo­vi­do en­tre al­tas do­sis tan­to de mo­ra­li­na co­mo de do­ble mo­ral. Mien­tras el Par­ti­do Re­pu­bli­cano se mues­tra co­mo el ada­lid con­tra el adul­te­rio y el li­ber­ti­na­je se­xual, el can­di­da­to re­pu­bli­cano a se­na­dor Roy Moo­re es acu­sa­do de abu­sar de me­no­res de edad en los años se­ten­ta (y Do­nald Trump lo de­fien­de). Y mien­tras el Par­ti­do De­mó­cra­ta se pre­sen­ta co­mo el de­fen­sor de la equi­dad de gé­ne­ro, no le co­bra a Clin­ton sus ex­ce­sos no­ven­te­ros.

Pe­ro el efec­to do­mi­nó que han ge­ne­ra­do las de­nun­cias de abu­so se­xual en Es­ta­dos Uni­dos, que ya se es­tá ex­ten­dien­do a Reino Uni­do y a Fran­cia, y que se­gu­ra­men­te ten­drá efec­tos en La­ti­noa­mé­ri­ca, mues­tra por fin el co­mien­zo de un cam­bio de men­ta­li­dad. Es muy pro­ba­ble que Bill Clin­ton ja­más rin­da cuen­tas de sus du­do­sas aven­tu­ras. Por el con­tra­rio, la cam­pa­ña de Hi­llary Clin­ton, en la que se mos­tra­ron va­rias ve­ces co­mo unos tier­nos abue­li­tos pri­me­ri­zos, le apun­tó a de­mos­trar que él ya es­tá vie­jo y que, por en­de, es inofen­si­vo. Y tam­bién lo más se­gu­ro es que Trump nun­ca se dis­cul­pe por sus co­men­ta­rios vul­ga­res y mi­só­gi­nos.

Pe­ro al fin se de­ja­ron de po­ner in­me­dia­ta­men­te en du­da las de­nun­cias de las mu­je­res. Si bien es cier­to que al­gu­nos hom­bres en Holly­wood y en Washington es­tán te­me­ro­sos de que la ola de de­nun­cias de­ge­ne­re en una ca­ce­ría de bru­jas, lo im­por­tan­te es que fi­nal­men­te las mu­je­res no es­tán te­nien­do mie­do a ha­blar. O, por lo me­nos, al fin hay quien las es­cu­cha. Y tras años de ser un se­cre­to a vo­ces, ya se pu­so en te­la de jui­cio el se­xo co­mo mo­ne­da de cam­bio, en cam­pos tan di­ver­sos co­mo el en­tre­te­ni­mien­to, el de­por­te y la po­lí­ti­ca. Y es que si al­go tie­nen en co­mún to­dos los ca­sos es que siem­pre sur­gen del abu­so de po­der.

Lo im­por­tan­te es que las mu­je­res es­tán per­dien­do el mie­do a ha­blar. O, por lo me­nos, ya hay quien las es­cu­cha.

Kath­leen Wi­lley afir­ma que, en 1992, el en­ton­ces pre­si­den­te se pro­pa­só con ella en el Des­pa­cho Oval de la Ca­sa Blan­ca, en don­de la obli­gó a to­car­le los ge­ni­ta­les.

Pau­la Jo­nes de­nun­ció a Clin­ton por­que cuan­do era go­ber­na­dor, en 1991, la lle­vó a su ha­bi­ta­ción de ho­tel, se ba­jó los pan­ta­lo­nes y le pi­dió que le prac­ti­ca­ra se­xo oral.

Jua­ni­ta Broad­drick, quien tra­ba­jó en la cam­pa­ña de Clin­ton pa­ra la go­ber­na­ción de Ar­kan­sas, di­jo que el ex­pre­si­den­te la violó has­ta de­jar­la san­gran­do, en 1978.

Har­vey Weins­tein pa­só de ser el pro­duc­tor de ci­ne más im­por­tan­te de Holly­wood a un cri­mi­nal que ha si­do se­ña­la­do co­mo aco­sa­dor se­xual por más de 50 mu­je­res.

Larry Nassar, ex­mé­di­co del equi­po de gim­na­sia olím­pi­ca de Es­ta­dos Uni­dos, acep­tó ha­ber abu­sa­do de va­rias jó­ve­nes atle­tas, al­gu­nas de ellas me­no­res de edad.

A Ke­vin Spa­cey se le es­tán ce­rran­do to­das las puer­tas en la ac­tua­ción des­pués de que va­rios jó­ve­nes ac­to­res lo de­nun­cia­ran por aco­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.