CRÓ­NI­CA

Las sor­pren­den­tes reapa­ri­cio­nes del Füh­rer —las úl­ti­mas en Bo­go­tá y Boyacá— son ca­da vez más de­li­ran­tes. Dos pre­gun­tas ali­men­tan el mi­to: ¿por qué Adolf Hitler es­ta­ba obli­ga­do a mo­rir en su re­fu­gio an­ti­aé­reo en Ber­lín en abril de 1945?, ¿por qué el cuer­po

SoHo - Censurado (Colombia) - - News - POR VÍC­TOR DIUSABÁ RO­JAS Fo­tos Getty

¿Hitler en Co­lom­bia?

Co­mo bue­na obra de fic­ción que es, no le fal­tan de­ta­lles y mor­bo a la más re­cien­te pues­ta en es­ce­na de Adolf Hitler. Sus re­su­ci­ta­do­res pro­fe­sio­na­les (en­tre ellos la CIA) aca­ban de ha­cer­lo ver en Tun­ja, en don­de sa­có tiem­po en la pos­gue­rra pa­ra echar una ca­na al ai­re allí y otra en las aguas ter­ma­les de Pai­pa. Lo de las ca­nas es ape­nas un de­cir, por­que en la fo­to­gra­fía que ilus­tra el su­pues­to he­cho se le ve de pe­lo ne­gro, al la­do de un tal Phi­llip Ci­troën, de quien se afir­ma ha­bía si­do miem­bro de las SS.

No se iden­ti­fi­ca el lu­gar exacto de la ca­pi­tal bo­ya­cen­se, en cam­bio hay más por­me­no­res so­bre otro in­ven­to: su po­si­ble pa­so por Bo­go­tá, lu­gar en el que, con­tra to­da dis­cre­ción, es­co­gió na­da me­nos que el ba­rrio Teu­sa­qui­llo de la épo­ca pa­ra vi­vir. Y co­mo si eso no fue­ra ries­go su­fi­cien­te, apun­tan que pu­so dos pe­rros de pre­sa a guar­dar la en­tra­da del lu­gar don­de ha­bi­tó. Y di­cen quie­nes lo vie­ron (que no se ci­ta quiénes son), to­ma­ba la pre­cau­ción de ba­jar de su vehícu­lo so­lo una vez el ca­rro tras­pa­sa­ba la ver­ja que ha­cía de al­ca­ba­la de la vi­vien­da, pa­ra aden­trar­se a to­da pri­sa en la ca­sa de dos pi­sos. No se acla­ra si con la so­la­pa del abri­go le­van­ta­da has­ta las ore­jas, o con la ca­be­za me­ti­da en esos som­bre­ros rui­no­sos que usa­ba y con los que apa­re­ce en al­gu­nas gra­ba­cio­nes ci­ne­ma­to­grá­fi­cas de la épo­ca.

Bro­mas más, bro­mas me­nos, Adolf Hitler si­gue dan­do pa­ra to­do. Los neo­na­zis in­ten­tan re­su­ci­tar­lo en pleno si­glo XXI, y no les va del to­do mal en su in­ten­to. De he­cho, nun­ca co­mo an­tes, des­de el fin de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, al­gu­na par­te de su idea­rio ha al­can­za­do ma­yor es­pa­cio po­lí­ti­co, in­clu­so en Ale­ma­nia, co­mo en la ac­tua­li­dad. Y la es­vás­ti­ca —su te­mi­ble es­vás­ti­ca— se ve on­dear con fre­cuen­cia en es­pa­cios pú­bli­cos, co­mo si no hu­bie­ra si­do lo que fue. Co­mo di­ce Uki Go­ñi, es­cri­tor y pe­rio­dis­ta es­pe­cia­li­za­do en el te­ma: “La fas­ci­na­ción que hay so­bre es­te te­ma des­vía la aten­ción de lo que real­men­te ocu­rrió, que fue el es­ca­pe de cien­tos de na­zis a Ar­gen­ti­na con la ayu­da del go­bierno de Suiza, el Va­ti­cano, Ale­ma­nia y la Ca­sa Ro­sa­da”.

Igual, el de­ba­te si­gue sien­do uno: ¿mu­rió, o no, Adolf Hitler el 30 de abril de 1945 en el bún­ker aquel en que los bom­bar­deos alia­dos lo obli­ga­ron a re­fu­giar­se cuan­do ya Ber­lín es­ta­ba cau­ti­va? La res­pues­ta va más allá del ro­tun­do sí y del sui­ci­dio jun­to a Eva Braun, por­que pa­ra res­pon­der ese in­te­rro­gan­te hay que sa­lir an­tes de otros, co­men­zan­do por es­te: ¿es­ta­ba en ver­dad Hitler dis­pues­to a mo­rir en el lu­gar en el que ha­bía pro­me­ti­do ha­cer­lo an­tes que sa­lir co­rrien­do co­mo lo hi­cie­ron va­rios de sus com­pin­ches?

En apa­rien­cia su con­vic­ción era esa, y aun­que co­mo buen men­ti­ro­so que era po­día bur­lar­se de su pro­pia pa­la­bra, mu­chas de las co­sas que pa­sa­ron en las ho­ras pre­vias a ese 30 de abril ha­cen im­pro­ba­ble su re­trac­ta­ción. La pri­me­ra de ellas, la com- pro­ba­ción per­so­nal de que el im­pe­rio de mil años que ha­bía pen­sa­do cons­truir ha­bía du­ra­do ape­nas una do­ce­na tras ser im­pues­to por la fuer­za y el te­rror. Su caí­da se la con­ta­ban los re­por­tes so­bre el ma­pa del avan­ce de los alia­dos y los es­truen­dos ca­da vez más cer­ca­nos de los pro­yec­ti­les de la ar­ti­lle­ría ru­sa. En uno de los días pre­vios al fi­nal, uno de ellos por po­co da en el füh­rer­bun­ker. Una nu­be de pol­vo in­va­dió to­dos los re­co­ve­cos del lu­gar y, co­mo si fue­se una ima­gen pre­vis­ta por Char­les Cha­plin en El gran dic­ta­dor, Hitler apa­re­ció cu­bier­to de tie­rra des­de la ca­be­za has­ta los pies, he­cho una ca­ri­ca­tu­ra.

Esa ra­to­ne­ra en la que es­ta­ba dis­ta­ba mu­cho de la ofi­ci­na de 400 me­tros cua­dra­dos

La úl­ti­ma fo­to de Hitler lo mues­tra aca­ba­do, ob­ser­van­do los des­tro­zos pro­vo­ca­dos por una bom­ba afue­ra de su bún­ker.

que te­nía en la Can­ci­lle­ría neo­ba­rro­ca de la que se ha­bía vis­to obli­ga­do a sa­lir cuan­do ya era un co­la­dor por cuen­ta de la bue­na pun­te­ría de los pi­lo­tos y artilleros enemi­gos que de­mo­lían Ber­lín des­pués de ha­ber que­ma­do vi­va, en­tre otras, a Dres­den.

Ade­más, ese Adolf Hitler dis­mi­nui­do es­ta­ba muy le­jos del hom­bre vi­tal de co­mien­zos de la gue­rra. Sus 55 años eran ape­nas un dato. Se ha­bía en­cor­va­do y le re­sul­ta­ba im­po­si­ble di­si­mu­lar el pár­kin­son que lo aque­ja­ba; el mal tru­co de asir sus ma­nos a las man­gas de las cha­que­tas y so­bre­to­dos no ha­cía otra co­sa que ha­cer más vi­si­ble el tic. La pres­bi­cia lo obli­ga­ba a ha­cer uso de unas ga­fas que de­tes­ta­ba y las di­fi­cul­ta­des pa­ra man­te­ner el equi­li­brio eran ca­da vez más no­to­rias, a con­se­cuen­cia de la ro­tu­ra de los tím­pa­nos tras el aten­ta­do en Wolfss­chan­ze, Ale­ma­nia, el 20 de ju­lio de 1944, a car­go del co­ro­nel Claus von Stauf­fen­berg (que ins­pi­ró Ope­ra­ción Val­qui­ria, pro­ta­go­ni­za­da por Tom Crui­se). Y ya no que­da­ba na­da de la vie­ja voz de man­do que an­tes po­nía a her­vir mul­ti­tu­des.

Al cua­dro hay que su­mar­le que co­mía mal, lo que no era una no­ve­dad. Su con­di­ción de ve­ge­ta­riano y ma­la mue­la an­da­ban agra­va­das por el ais­la­mien­to de Ber­lín, ya en­ton­ces un in­fierno. Cual­quier in­gre­dien­te de una die­ta co­mo la su­ya era im­po­si­ble de con­se­guir. Pa­pas y es­pa­gue­tis era lo úni­co que acep­ta­ba en la me­sa, mien­tras ca­si la to­ta­li­dad de quie­nes lo acom­pa­ña­ban dis­fru­ta­ban de en­la­ta­dos y encurtidos. Por su con­di­ción de abs­te­mio, le te­nía sin cui­da­do que el ar­se­nal de vi­nos y cham­pa­ñas die­ra pa­ra me­ses.

Pe­ro se­guía sien­do Adolf Hitler. Un hom­bre con una enor­me ca­pa­ci­dad de ha­cer da­ño y al que los su­yos le creían. No so­lo allí, en el es­con­di­te, sino en ca­lles y pla­zas don­de ha­bía edi­fi­ca­do un au­ra de sal­va­dor. Y, por su­pues­to, de ca­ra a sus ofi­cia­les de al­ta gra­dua­ción que lo­gra­ban el ac­ce­so a ese lu­gar que con­si­de­ra­ban po­co me­nos que sa­gra­do y al que no se po­día in­gre­sar con ar­mas. Ellos, co­mo su guar­dia pre­to­ria­na, es­ta­ban se­gu­ros de que los per­tre­chos mi­la­gro­sos que cam­bia­rían el cur­so de la gue­rra apa­re­ce­rían en el pre­ci­so mo­men­to en que el Füh­rer lo de­ter­mi­na­ra. Ya ve­ría él cuál era ese mo­men­to, se de­cían en­tre sí. Sus ra­zo­nes ten­dría, pen­sa­ban, pa­ra no ha­cer­lo an­tes, pe­se a que la avan­za­da sin con­tem­pla­cio­nes de los so­vié­ti­cos con­ver­tía ca­da vez más a su an­tes po­de­ro­so ejér­ci­to en un cuer­po que ha­cía agua por to­dos los la­dos. En los ba­rrios de Ber­lín la im­pre­sión era la mis­ma: “Él no nos de­ja­rá so­los, se­gu­ro que no”, era la fra­se a sus hi­jos de pa­dres lea­les al Ter­cer Reich.

Y esos hi­jos es­ta­ban se­gu­ros de que así era. Ar­min D. Leh­mann no ha­bía cum­pli­do aún 17 años en ese abril y era uno de los es­ta­fe­tas del Füh­rer. Pe­ro por en­ci­ma de to­do, co­mo se lo con­fe­só al pe­rio­dis­ta Tim Ca­rroll en el li­bro En el bún­ker de Hitler, “un na­zi fa­ná­ti­co y con­sa­gra­do”. “Hu­bie­ra muer­to por él, y es­tu­ve a pun­to de ha­cer­lo va­rias ve­ces, pe­lean­do con­tra el Ejér­ci­to Ro­jo y ac­tuan­do co­mo co­rreo en sus úl­ti­mos días de vi­da (...) pe­ro mi sis­te­ma de creen­cias se de­rrum­bó cuan­do él se sui­ci­dó”.

Des­co­no­cían que Adolf Hitler pa­ra ese mo­men­to no era ni si­quie­ra due­ño de su pro­pia se­gu­ri­dad. El gru­po éli­te que te­nía la or­den de sal­va­guar­dar su vi­da po­día en­fren­tar un asal­to al bún­ker, pe­ro po­co po­día ha­cer si los alia­dos se en­te­ra­ban de que allí es­ta­ba ocul­ta su pre­sa más co­di­cia­da. La otra in­men­sa de­bi­li­dad era la fal­ta ca­si to­tal de co­mu­ni­ca­cio­nes con el ex­te­rior. Hitler de­bía con­fiar en esos co­rreos hu­ma-

nos que sa­lían y en­tra­ban con men­sa­jes de de­ses­pe­ra­ción y par­tes de nue­vas de­rro­tas, pe­ro que en mu­chas oca­sio­nes ter­mi­na­ban muer­tos so­bre el ca­mino. Ca­si to­dos eran jó­ve­nes ads­cri­tos a la ju­ven­tud del Par­ti­do Na­zi, con­ven­ci­dos de que es­ta­ban cum­plien­do un pa­pel con la his­to­ria y con su na­ción. Al­gu­nos apa­re­cen en las pe­lí­cu­las y fo­to­gra­fías que ilus­tran una de las úl­ti­mas de sus lo­cu­ras, la de po­ner a ni­ños ves­ti­dos de sol­da­dos a de­fen­der lo in­de­fen­di­ble, tras in­su­flar sus espíritus con un dis­cur­so que ya de­bía sa­ber a po­co, so­lo que di­cho por él al­can­za­ba gra­dos de mo­ti­va­ción im­po­si­bles de en­ten­der des­de cual­quier otra ori­lla que no fue­se la del fa­na­tis­mo.

* Pues­to con­tra las cuer­das, sur­ge en­ton­ces el la­do B del to­do­po­de­ro­so, con­de­na­do aho­ra a su suer­te. El men­sa­je a sus hom­bres, un día an­tes de su muer­te, de­no­ta su de­ses­pe­ro: “Al je­fe del Es­ta­do Ma­yor, ca­pi­tán ge­ne­ral Jodl: ¡dón­de se en­cuen­tran las van­guar­dias de (Walt­her) Wenck? ¿Por dón­de vie­nen? ¿Dón­de es­tá el IX Ejér­ci­to? ¿Y el gru­po Hols­te? ¿En qué sec­tor ma­nio­bra?”, se lee en el li­bro Adolf­hitler, de Hans Bernd Gi­se­vius.

So­lo fal­ta­ba una pie­za en ese cua­dro, la so­le­dad del po­der de un hom­bre que ha­bía si­do ca­paz de lle­var a mi­llo­nes al des­pe­ña­de­ro con su ver­bo y sus ar­ti­fi­cios. La ma­yo- ría de sus ge­ne­ra­les lo ha­bían aban­do­na­do. Hein­rich Himm­ler, en quien ha­bía con­fia­do la ta­rea de ha­cer­se car­go de la “so­lu­ción fi­nal” —esa ma­tan­za sin lí­mi­tes del pue­blo ju­dío y de to­do lo que pa­re­cie­ra una ame­na­za pa­ra su su­pe­rio­ri­dad ra­cial—, ha­bía de­ci­di­do ne­go­ciar una sa­li­da con el enemi­go. Ese fue uno de los peo­res gol­pes que su­frió el Füh­rer en sus días fi­na­les. Hermann Goe­ring, otro al­fil, ha­bía sa­li­do co­rrien­do de Ber­lín en lla­mas, con el pro­pó­si­to de al- can­zar a su mu­jer y a su hi­ja, pues­tas a sal­vo des­de mu­cho an­tes. Lle­va­ba con­si­go una co­lec­ción de ar­te he­cha a pun­ta de cui­da­do­sos sa­queos y ro­bos por don­de ha­bía pa­sa­do.

Su círcu­lo más cer­cano es­ta­ba com­pues­to por la su­mi­sa Eva y su fiel pe­rro Blon­di. Y con­ta­ba, eso sí, con dos ti­pos ne­ce­sa­rios pa­ra un mo­men­to tan de­fi­ni­ti­vo. Uno, Martin Bor­mann, sol­da­do con muy po­co en la ca­be­za, a quien po­día en­car­gar­le las ta­reas su­cias que aún se po­día per­mi­tir (y quien ha­ce mu­chos años tam­bién tu­vo una fal­sa re­su­rrec­ción en Co­lom­bia). El otro fue Joseph Goeb­bels, su je­fe de pro­pa­gan­da y con­se­je­ro ma­yor, quien se que­dó, en gran par­te, por la in­fluen­cia de Mag­da, su mu­jer, una par­ti­da­ria de Hitler más fer­vo­ro­sa in­clu­so que él mis­mo y por quien el Füh­rer sen­tía un ca­ri­ño es­pe­cial. En ese sen­ti­do, si hu­bo al­guien que pu­die­ra ha­cer desis­tir a Hitler de to­mar la de­ci­sión de vo­lar­se la ta­pa de los se­sos fue ella. Mag­da Goeb­bels tam­bién hi­zo de Eva Braun su ma­rio­ne­ta pre­fe­ri­da. El pac­to de los Goeb­bels de li­qui­dar a sus cin­co pe­que­ños hi­jos con cia­nu­ro an­tes de sui­ci­dar­se ha­bla so­bre qué ti­po de per­so­nas eran.

Un en­torno tal in­flu­yó pa­ra que Hitler se in­cli­na­ra de­fi­ni­ti­va­men­te por el sui­ci­dio. Más aún lue­go de ha­ber he­cho pú­bli­ca, una y otra vez, su de­ci­sión de to­mar ese ca­mino. “Me re­sul­ta fá­cil ter­mi­nar con mi vi­da. Un ins­tan­te y to­do ha­brá aca­ba­do”, le di­jo a otro de sus in­fie­les, el ar­qui­tec­to y mi­nis­tro de Ar­ma­men­to y Gue­rra Al­bert Speer. No fue al úni­co al que le ma­ni­fes­tó tal de­seo. Lo hi­zo en el cur­so de su bo­da y en el tes­ta­men­to po­lí­ti­co.

“...Mi es­po­sa y yo ele­gi­mos la muer­te, a fin de es­ca­par de la ver­güen­za de so­bre­vi­vir a la ca­pi­tu­la­ción. Es nues­tra vo­lun­tad que nues­tros cuer­pos sean in­ci­ne­ra­dos de in­me­dia­to, en el lu­gar don­de reali­cé la ma­yor

par­te de mi tra­ba­jo co­ti­diano du­ran­te los do­ce años que ser­ví a mi pue­blo”, di­jo du­ran­te la os­cu­ra ce­re­mo­nia de su bo­da, mal ilu­mi­na­da por las lu­ces mor­te­ci­nas del re­fu­gio y la opa­ci­dad de los uni­for­mes gas­ta­dos de ese re­du­ci­do sé­qui­to de ofi­cia­les que le que­da­ba. Así lo des­cri­be John To­land en su obra Los úl­ti­mos cien días.

A sus co­par­ti­da­rios tam­bién les ad­vir­tió que, por en­ci­ma de las reite­ra­das so­li­ci­tu­des de que se mar­cha­ra de Ber­lín por las úni­cas sa­li­das que aún es­ta­ban abier­tas, él se que­da­ría. Ya en ins­tan­cias de­fi­ni­ti­vas de­ci­di­ría có­mo se qui­ta­ría la vi­da an­tes de que el Éjér­ci­to Ro­jo lo to­ma­ra vi­vo, pa­ra evi­tar, de­cía con fre­cuen­cia, que Sta­lin lo con­vir­tie­ra en tro­feo, vi­vo o muer­to. Por eso or­de­nó que su cuer­po fue­ra con­su­mi­do por el fue­go, al­go en lo que no se le hi­zo ca­so por sim­ple in­com­pe­ten­cia. Pri­me­ro por­que el res­pon­sa­ble de esa ta­rea de­le­gó a mu­cha­chos inex­per­tos, y se­gun­do por­que es po­si­ble que el cer­co al que es­ta­ba so­me­ti­do el re­fu­gio im­pi­die­ra con­tar con la gasolina su­fi­cien­te pa­ra eli­mi­nar to­do ras­tro de su exis­ten­cia y la de Eva Braun.

Los de­ta­lles exac­tos de la con­su­ma­ción del pac­to sui­ci­da es­tán de­bi­da­men­te do­cu­men­ta­dos. Des­de el sa­cri­fi­cio de Blon­di, obli­ga­do a ser­vir de co­ne­ji­llo de In­dias pa­ra com­pro­bar que el cia­nu­ro es­ta­ba en su pun­to, has­ta la ima­gen que en­con­tra­ron los en­car­ga­dos de abrir la puer­ta del cuar­to don­de se ha­bía en­ce­rra­do la pa­re­ja —fue­ron ad­ver­ti­dos de de­jar pa­sar unos mi­nu­tos pru­den­cia­les pa­ra no in­te­rrum­pir a la pa­re­ja en su úl­ti­ma ac­ción—: Eva es­ta­ba ahí, re­cos­ta­da en los hom­bros de él, ful­mi­na­da por el con­te­ni­do de la cáp­su­la. Y él, con la ca­be­za li­ge­ra­men­te echa­da ha­cia ade­lan­te, la bo­ca abier­ta y la san­gre que bro­ta­ba por am­bos cos­ta­dos de la ca­be­za tras el im­pac­to de ba­la que se pro­pi­nó con la Walt­her 765 que ya­cía en el pi­so. Adolf Hitler era mor­tal des­pués de to­do, di­rían sus sub­al­ter­nos an­tes de echar mano de los dos cuer­pos y su­bir­los a un des­cam­pa­do, en in­me­dia­cio­nes de la Can­ci­lle­ría, don­de, co­rrien­do to­dos los ries­gos por el fue­go de ar­ti­lle­ría que no de­ja­ba de caer en la mis­ma zo­na, pro­ce- die­ron a que­mar­los, pri­me­ro, y a en­te­rrar­los, lue­go, en el lu­gar don­de nue­ve días des­pués los so­vié­ti­cos die­ron con ellos. El tro­feo, un crá­neo, iría a pa­rar a ma­nos de Sta­lin, quien se arre­pin­tió de ex­hi­bir­lo.

¿Por qué los so­vié­ti­cos con­vir­tie­ron esos des­po­jos mor­ta­les en un enig­ma? Una po­si­bi­li­dad es que no se tra­ta­ra de los cuer­pos de Hitler y su mu­jer, da­da una ma­la ca­de­na de cus­to­dia en me­dio de una ciu­dad si­tia­da. Otra ver­sión tie­ne sen­ti­do po­lí­ti­co. Sa­be­dor de que el fin de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial da­ría pa­so a la Gue­rra Fría, Sta­lin bus­có de­mos­trar que la Unión So­vié­ti­ca ha­bía si­do la ver­da­de­ra an­tí­po­da de los na­zis y que Oc­ci­den­te era el azo­te de la cla­se obre­ra. En ese te­lón de fon­do sol­tar el ru­mor de que Hitler an­da­ba suel­to en Ber­lín no era una ma­la es­tra­te­gia pa­ra di­vi­dir, aún más, el mun­do en dos. Ya con­ta­ba con el ejem­plo de Fran­cis­co Fran­co, quien en cues­tión de me­ses ha­bía pa­sa­do de ser una ficha del eje Ber­lín-ro­ma-to­kio a un hom­bre na­da des­pre­cia­ble pa­ra los in­tere­ses de Es­ta­dos Uni­dos, Fran­cia y Gran Bre­ta­ña.

En me­dio de tan­tas idas y ve­ni­das es que na­ce el mi­to; del ex­tra­vío sur­gió la his­to­ria de una nue­va vi­da del Füh­rer, con to­do ti­po de teo­rías en­tre in­ve­ro­sí­mi­les, dis­pa­ra­ta­das y alu­ci­nan­tes, en­tre las que se cuen­tan las si­guien­tes.

Uno: Hitler hu­yó en sub­ma­rino has­ta Ar­gen­ti­na, don­de vi­vió una vi­da plá­ci­da an­tes de mo­rir a los 72 años. Dos: Hitler se en­te­ró de que Goeb­bels era ju­dío y lo eli­mi­nó con un dis­pa­ro en la ca­be­za. A con­ti­nua­ción con­ven­ció a Mag­da de que se sui­ci­da­ran jun­tos con cia­nu­ro, en mues­tra de leal­tad al na­cio­nal­so­cia­lis­mo. Ella le cre­yó y lo hi­zo, Hitler no. En reali­dad te­nía otros pla­nes. Man­dó in­ci­ne­rar los cuer­pos e hi­zo creer que quie­nes ya­cían allí eran los Goeb­bels, an­tes de es­ca­par ves­ti­do de re­li­gio­so (un no­ve­lón que tie­ne una con­tra­ca­ra: Goeb­bels des­cu­brió que Hitler era ju­dío y lo ma­tó de un ti­ro). Tres: Ni­cho­las Be­llan­to­ni, ar­queó­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Con­nec­ti­cut, afir­mó en 2010 que ese crá­neo no era de Hitler sino de una mu­jer jo­ven, ¿aca­so el de Eva? Be­llan­to­ni di­ce ha­ber te­ni­do ac­ce­so ade­más a frag­men­tos de ma­de­ra y te­la del so­fá en­san­gren­ta­dos don­de ha­bría muer­to el lí­der ale­mán y que, jun­to al crá­neo, ha­brían si­do los ele­men­tos so­bre­vi­vien­tes de una fo­ga­ta que hi­zo la KGB en los años se­ten­ta. Cua­tro: la ani­ma­ción sus­pen­di­da que los na­zis in­ves­ti­ga­ron en pri­sio­ne­ros de los cam­pos de con­cen­tra­ción se apli­có en su má­xi­mo je­fe con re­sul­ta­dos efec­ti­vos. Tras un pe­rio­do a ba­jas tem­pe­ra­tu­ras y en con­di­cio­nes ade­cua­das Hitler vol­vió a la vi­da en la An­tár­ti­da, don­de na­die se to­mó el tra­ba­jo de bus­car­lo. Cin­co: una na­ve ex­tra­te­rres­tre se lle­vó a Hitler (¡y tam­bién a Eva!). Seis: Hitler apa­re­ció por Tun­ja y Pai­pa, ni si­quie­ra con rua­na. Es­tá in­tac­to y se man­tie­ne fiel al cor­te de bi­go­te. En esos pue­blos to­dos guar­dan si­len­cio. Sie­te: Adolf Hitler y Eva se qui­tan la vi­da en el füh­rer­bun­ker en el que pa­sa­ron sus úl­ti­mos dias. Hitler es­tá muer­to des­de en­ton­ces. A no ser que…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.