PER­FIL

Andy Grig­non es uno de los res­pon­sa­bles del te­lé­fono celular más ven­di­do de la his­to­ria. Sin em­bar­go, ase­gu­ra que es­te pro­duc­to ja­más de­bió exis­tir. ¿Quién es es­te in­ge­nie­ro al que al­gu­na vez Jobs cul­pó de es­tar arrui­nan­do la com­pa­ñía? Es­tu­vo en Co­lom­bia

SoHo - Censurado (Colombia) - - News -

Andy Grig­non, el otro crea­dor del ipho­ne

El 9 de enero de 2007, en San Fran­cis­co, Ca­li­for­nia, Ste­ve Jobs le pre­sen­tó al mun­do el pri­mer ipho­ne de la his­to­ria. Ese día, fren­te a los cen­te­na­res de pe­rio­dis­tas que col­ma­ron el au­di­to­rio y los mi­llo­nes de per­so­nas al­re­de­dor del pla­ne­ta que ob­ser­va­ban a tra­vés del compu­tador, Apple rein­ven­tó el celular. El día an­te­rior, Andy Grig­non, el in­ge­nie­ro sé­nior en­car­ga­do de to­do el sis­te­ma ope­ra­ti­vo del celular, fue por un ca­mino al­terno ha­cia Cu­per­tino, ciu­dad se­de de Apple, y de­ci­dió pa­rar en la ca­rre­te­ra que bor­dea el océano Atlán­ti­co. In­cier­to de su fu­tu­ro, se to­mó unos mi­nu­tos pa­ra apre­ciar el pai­sa­je y pen­sar un po­co lo que ha­bía lo­gra­do. Le ha­bía de­di­ca­do dos años y me­dio de su vi­da a es­te pro­yec­to, que le cos­tó unos 20 ki­los de so­bre­pe­so y una pe­ti­ción de di­vor­cio de su es­po­sa.

Diez años des­pués, Grig­non no tie­ne pro­ble­ma en ase­gu­rar que el ipho­ne ja­más de­bió exis­tir. El in­ge­nie­ro, hoy ale­ja­do de Apple, cuen­ta que cuan­do se bus­ca lan­zar un pro­duc­to nue­vo, lo más ló­gi­co es aga­rrar la ver­sión vie­ja, ha­cer­le me­jo­ras al di­se­ño y al soft­wa­re y lis­to. Pe­ro el ipho­ne era al­go to­tal­men­te nue­vo. To­ca­ba em­pe­zar de ce­ro y, pe­se a te­ner co­mo ba­se prin­ci­pal el ipod, to­do era di­fe­ren­te: des­de el chip has­ta el sis­te­ma ope­ra­ti­vo. Ade­más, pe­se a que nun­ca se lo co­mu­ni­có a sus em­plea­dos, era ob­vio que Jobs ha­bía apos­ta­do to­da la em­pre­sa en es­te pro­duc­to. De ha­ber si­do un fra­ca­so, una co­sa era bas­tan­te cla­ra: Grig­non se­ría el prin­ci­pal res­pon­sa­ble.

Andy Grig­non na­ció en La­ke Fo­rest, Illi­nois, un pe­que­ño pue­blo de unas 20.000 per­so­nas al nor­te de Chica­go, re­co­no­ci­do por sus enor­mes pro­pie­da­des con vis­ta al im­po­nen­te la­go Mi­chi­gan. Ahí cre­ció y em­pe­zó su cu­rio­si­dad por el mun­do de la in­for­má­ti­ca. Por eso de­ci­dió es­tu­diar Cien­cias de la Compu­tación en la Uni­ver­si­dad de Io­wa, una de las me­jo­res en Es­ta­dos Uni­dos con ese pro­gra­ma. En 1995, du­ran­te el úl­ti­mo se­mes­tre, con­si- guió una prác­ti­ca en Apple co­mo desa­rro­lla­dor de apli­ca­cio­nes web. Su dis­tin­gui­do tra­ba­jo crean­do un soft­wa­re pa­ra vi­deo­con­fe­ren­cias hi­zo que la com­pa­ñía lo con­tra­ta­ra de plan­ta co­mo in­ge­nie­ro desa­rro­lla­dor. Ahí es­tu­vo tres años en el equi­po de­trás de Quick­ti­me, una pla­ta­for­ma mul­ti­me­dia y re­pro­duc­to­ra de vi­deos que aún si­gue vi­gen­te. Lue­go sa­lió, pa­só cua­tro años desa­rro­llan­do soft­wa­res en dis­tin­tas com­pa­ñías pe­que­ñas y re­gre­só a Cu­per­tino en enero de 2002.

Allí em­pe­zó a ha­cer un po­co de to­do: li­de­ró el equi­po en­car­ga­do de crear el soft­wa­re pa­ra vi­deo­lla­ma­das, su­per­vi­só el lan­za­mien­to de al­gu­nas ver­sio­nes de Mac OS —el sis­te­ma ope­ra­ti­vo de los equi­pos de Apple— y fue uno de los res­pon­sa­bles del soft­wa­re de­trás del ipod. En 2004, lue­go de fi­na­li­zar con la crea­ción de dash­board pa­ra Mac —la pan­ta­lla de ac­ce­so rá­pi­do a las apli­ca­cio­nes del compu­tador—, Grig­non que­ría otro re­to y la opor­tu­ni­dad no pu­do ser me­jor. Tony Fa­dell, el ce­re­bro de­trás de ipod, lo in­vi­tó a ha­cer par­te de un pro­yec­to nue­vo de pro­duc­to ba­jo dos es­tric­tas con­di­cio­nes: no po­día de­cir­le a na­die y no con­ta­ban con el apo­yo de Ste­ve Jobs. Ese pro­duc­to, por su­pues­to, era el ipho­ne.

Fa­dell sa­bía que a Jobs —pe­se a abo­rre­cer a las com­pa­ñías te­le­fó­ni­cas— ca­da vez le so­na­ba más la idea, así que a es­con­di­das ar­mó el equi­po que em­pe­zó a desa­rro­llar un pri­mer pro­to­ti­po con Grig­non co­mo res­pon­sa­ble del soft­wa­re. En prin­ci­pio, el

Era ha­bi­tual ver a Ste­ve Jobs mal­di­cien­do por los pa­si­llos de la com­pa­ñía.

con­cep­to era sen­ci­llo: po­ner­le Wi-fi y una tar­je­ta SIM a un ipod y así lo­grar que tu­vie­ra la ca­pa­ci­dad de re­ci­bir y rea­li­zar lla­ma­das y men­sa­jes de tex­to. Fun­cio­na­ba co­mo los vie­jos te­lé­fo­nos ro­ta­to­rios: con la rue­da del ipod, se mar­ca­ban los nú­me­ros y las le­tras. Na­da de pan­ta­lla tác­til. Fue un desas­tre y Jobs, ló­gi­ca­men­te, lo de­tes­tó.

Tra­ba­jar con Jobs o, más bien, “pa­ra Jobs”, co­mo di­ce Grig­non, nun­ca fue fá­cil. El fun­da­dor de Apple era una per­so­na in­ten­sa, com­pli­ca­da y tem­pe­ra­men­tal. Era ha­bi­tual ver­lo mo­les­to, mal­di­cien­do por los pa­si­llos de la com­pa­ñía y, por eso, era ne­ce­sa­rio in­ten­tar no to­mar na­da per­so­nal ya que po­día arrui­nar­le la ca­rre­ra a uno si lo desea­ba. “Son mu­chos los que pien­san que Jobs era un ti­po sen­ci­llo, pe­ro no era así. Lo que pa­sa es que per­fec­cio­nó la ima­gen que que­ría de­mos­trar”, cuen­ta Grig­non, quien re­cuer­da que Jobs par­quea­ba su Mer­ce­des-benz en el es­ta­cio­na­mien­to de mi­nus­vá­li­dos y era la úni­ca per­so­na de la com­pa­ñía que no car­ga­ba su car­né. ¿Por qué? “Pa­ra que to­dos le abrie­ran las puer­tas”.

La re­la­ción en­tre am­bos nun­ca fue bue­na, in­clu­so el CEO, du­ran­te una reunión en la que no es­ta­ba de buen hu­mor, le pu­so a Grig­non el apo­do de Fuck­chop —una pa­la­bra que no tie­ne tra­duc­ción al es­pa­ñol, pe­ro que es un fuer­te in­sul­to—. Grig­non de­ci­dió acep­tar el apo­do, tan­to así que, a mo­do de chis­te, lo pu­so en su tar­je­ta de pre­sen­ta­ción y así que­dó por unas se­ma­nas. Jobs tam­bién lo lla­mó en va­rias oca­sio­nes dumb­fuck, fat fuck e in­clu­so una vez le ase­gu­ró que él so­lo es­ta­ba arrui­nan­do la com­pa­ñía.

Grig­non nun­ca lo to­mó per­so­nal y qui­zá eso, en gran par­te, con­tri­bu­yó a su in­ten­si­va bús­que­da de lo­grar un pro­duc­to re­vo­lu­cio­na­rio. El fra­ca­so del pri­mer pro­to­ti­po lle­vó a que Apple ad­qui­rie­ra una nue­va tec­no­lo­gía pa­ra me­jo­rar la in­ter­faz de las pan­ta­llas y fue ahí que se pen­só la idea de in­te­grar­le una pan­ta­lla LCD y un te­cla­do tác­til al celular. Des­de en­ton­ces no hu­bo vuel­ta atrás: Grig­non y su equi­po con­fi­gu­ra­ron un sis­te­ma ope­ra­ti­vo ja­más vis­to en un dis­po­si­ti­vo mó­vil. Un po­co más de dos años des­pués, Jobs, con­ten­to con el pro­duc­to y se­gu­ro de que iba a cam­biar la his­to­ria, se lo pre­sen­tó al mun­do.

Grig­non, ade­más, os­ten­ta dos ré­cords cu­rio­sos que, aun­que na­die le re­co­no­ce, re­cuer­da con pre­ci­sión. El pri­me­ro es que fue la pri­me­ra per­so­na en ver porno en un ipho­ne: cuen­ta que cuan­do cons­tru­yó el soft­wa­re de Sa­fa­ri ob­tu­vo los per­mi­sos pa­ra ver cual­quier pá­gi­na den­tro de la em­pre­sa. Sin pen­sar­lo mu­cho y sa­bien­do que era la pri­me­ra per­so­na en ha­cer­lo, bus­có una pá­gi­na por­no­grá­fi­ca pa­ra pro­bar la se­gu­ri­dad del apa­ra­to. Andy tam­bién fue la pri­me­ra per­so­na de la his­to­ria en re­ci­bir una lla­ma­da de un ipho­ne. Fue unos me­ses an­tes del lan­za­mien­to, cuan­do so­nó el te­lé­fono de su ofi­ci­na, pe­ro co­mo ve­nía de un nú­me­ro des­co­no­ci­do de­ci­dió no con­tes­tar. Lo que no te­nía idea es que eran sus com­pa­ñe­ros, que emo­cio­na­dos le de­ja­ron un men­sa­je avi­sán­do­le de la his­tó­ri­ca lla­ma­da.

Tras el ro­tun­do éxi­to del pri­mer ipho­ne —al­can­zó cua­tro mi­llo­nes de ce­lu­la­res ven­di­dos en su pri­mer año—, Grig­non aban­do­nó Apple y se fue a tra­ba­jar en Palm con uno de sus an­ti­guos je­fes. Ahí es­tu­vo unos años, desa­rro­llan­do nue­vos sis­te­mas ope­ra­ti­vos. Ha­ce po­co se vin­cu­ló a JP Mor­gan Cha­se, una de las em­pre­sas fi­nan­cie­ras más gran­des del mun­do, co­mo di­rec­tor de tec­no­lo­gía. Y aun­que ha­ce mu­cho de­jó la em­pre­sa de la man­za­ni­ta, es­te in­ge­nie­ro ten­drá pa­ra siem­pre el pri­vi­le­gio de ser uno de los di­rec­tos res­pon­sa­bles del que es, qui­zá, el in­ven­to más re­vo­lu­cio­na­rio del si­glo XXI.

La tar­je­ta de pre­sen­ta­ción que hi­zo im­pri­mir Grig­non en Apple in­cluía la pa­la­bra fuck­chop, un in­sul­to sin tra­duc­ción que le de­di­có Jobs.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.