HIS­TO­RIA

El hom­bre más ri­co del mun­do en 1972 se ne­gó a pa­gar el res­ca­te de su nie­to y so­lo ac­ce­dió a ha­cer el pa­go tras re­ci­bir una de sus ore­jas en un so­bre. El fa­mo­so di­rec­tor Rid­ley Scott es­tre­na una pe­lí­cu­la so­bre es­te ro­cam­bo­les­co ca­so.

SoHo - Censurado (Colombia) - - News - POR ANA GU­TIÉ­RREZ Fo­to Getty

La mal­di­ción de los Getty

Es fá­cil sa­ber dón­de em­pe­zar a na­rrar la his­to­ria del secuestro de John Paul Getty III. Con su abue­lo, J. Paul Getty, en su mo­men­to “el hom­bre más ri­co del mun­do”. Des­de los años cua­ren­ta se de­di­có al ne­go­cio pe­tro­le­ro e in­clu­so lle­gó a ha­blar ára­be pa­ra fa­ci­li­tar el co­mer­cio. Tam­bién tu­vo el tiem­po de ca­sar­se con cin­co mu­je­res di­fe­ren­tes, lo que pro­du­jo una gran va­rie­dad de hi­jos y nie­tos. Ese Getty, en con­trol de más de 200 ne­go­cios, en­tre ellos Getty Oil, Getty Inc., Pa­ci­fic Wes­tern Oil Cor­po­ra­tion, Ti­de­wa­ter Oil, Skelly Oil, Me­xi­can Sea­board Oil, Pe­tro­leum Cor­po­ra­tion of Ame­ri­ca y el Spar­tan Air­craft Com­pany, ade­más de ac­ti­vos que in­cluían ar­te y fin­ca raíz, es­ta­ba des­ti­na­do a la fa­ma así fue­ra so­lo por su in­creí­ble ri­que­za. Sin em­bar­go, el hom­bre que ins­ta­ló un te­lé­fono de mo­ne­das en su man­sión pa­ra el uso de sus in­vi­ta­dos y a quien se le atri­bu­ye la fra­se “los man­sos he­re­da­rán la tie­rra, pe­ro no sus de­re­chos so­bre los mi­ne­ra­les” fue más bien in­fa­me.

Pe­ro no fue so­lo la per­so­na­li­dad ca­ri­ca­tu­res­ca del pa­triar­ca la que vol­vió cé­le­bre a su fa­mi­lia, ni el he­cho de que fun­da­ron Getty Images o el Mu­seo Getty de Los Án­ge­les. Tam­bién fue la apa­ren­te “mal­di­ción” que car­ga­ban y que los lle­vó a una va­rie­dad de des­ti­nos trá­gi­cos, en­tre ellos sui­ci­dios, di­vor­cios y adic­cio­nes, a pe­sar de, al pa­re­cer, te­ner­lo to­do. Nin­gu­na his­to­ria lo ilus­tra me­jor que el secuestro de John Paul Getty III.

El nie­to de J. Paul, hi­jo de John Paul Getty II, fue se­cues­tra­do el 10 de ju­lio de 1973 en Ro­ma y sus cap­to­res pe­dían 17 mi­llo­nes de dó­la­res de res­ca­te. A los 16 años se en­con­tra­ba en esa ciu­dad lue­go de que su pa­dre lo lle­va­ra por la épo­ca en que aten­día los ne­go­cios fa­mi­lia­res allí.

Con el tiem­po el pa­dre vol­vió a In­gla­te­rra pa­ra de­jar atrás la muer­te por so­bre­do­sis de su nue­va es­po­sa, la mo­de­lo y ac­triz Tha­li­ta Di­na Pol, con la que com­par­tía su amor por la he­roí­na y con quien se ca­só tras la se­pa­ra­ción de Gail Ha­rris, ma­dre de John Paul. Getty III aca­bó que­dán­do­se en Ro­ma.

Pre­ci­sa­men­te Gail Ha­rris fue la pri­me­ra en re­ci­bir la no­ti­cia del secuestro y se di­ce que cuan­do lo su­po les di­jo a los rap­to­res que si que­rían di­ne­ro de­bían lla­mar a Lon­dres. Pe­ro no pa­ra que con­tac­ta­ran a su exes­po­so, sino al abue­lo que, fiel a su es­ti­lo, se rehu­só a pa­gar di­cien­do que te­nía 14 nie­tos, y que si pa­ga­ba un so­lo cen­ta­vo aca­ba­ría con 14 nie­tos se­cues­tra­dos. Getty II, por su par­te, de­cla­ró que de­bi­do a sus es­fuer­zos por re­cu­pe­rar­se de la dro­ga­dic­ción no te­nía el di­ne­ro pa­ra pa­gar.

Ade­más, en un pri­mer mo­men­to la fa­mi­lia y las au­to­ri­da­des re­ci­bie­ron la no­ti­cia con bas­tan­te es­cep­ti­cis­mo. Getty III era tan so­lo un ado­les­cen­te re­bel­de que vi­vía so­lo en Ro­ma y tras ser ex­pul­sa­do de un co­le­gio pri­va­do an­da­ba por la ciu­dad

El res­ca­te as­cen­dió a 3 mi­llo­nes de dó­la­res, que el vie­jo le co­bró a su hi­jo con in­tere­ses.

me­mo­ra­bles co­mo “si pa­go un cen­ta­vo ten­dré 14 nie­tos se­cues­tra­dos” pa­re­cen ser to­ques de­ma­sia­do li­te­ra­rios pa­ra ha­ber sa­li­do de la reali­dad.

Es más, a una pe­lí­cu­la se­gu­ro se le cri­ti­ca­ría usar un de­ta­lle tan tor­pe­men­te ob­vio co­mo li­be­rar al nie­to el día del cum­plea­ños del abue­lo ta­ca­ño, pe­ro una adap­ta­ción de la his­to­ria es­ta­ría es­cu­da­da por lo no­ve­les­ca que pue­de ser la vi­da real. Eso de­bió pen­sar Rid­ley Scott cuan­do se pu­so en la ta­rea de ro­dar All The Mo­ney In The World ( To­do el di­ne­ro del mun­do), una ver­sión ci­ne­ma­to­grá­fi­ca del epi­so­dio que, en teo­ría, se es­tre­na­ría el 22 de di­ciem­bre de es­te año en Es­ta­dos Uni­dos. Con un elen­co com­pues­to por Mi­che­lle Wi­lliams, Mark Wahl­berg y Ke­vin Spa­cey, la pe­lí­cu­la pa­re­cía des­ti­na­da a ser un éxi­to crí­ti­co y co­mer­cial, pues la fe­cha de es­treno le per­mi­tía ser can­di­da­ta a la lar­ga tem­po­ra­da de pre­mios de prin­ci­pio de año. Los trái­le­res ha­cían én­fa­sis en el “ga­na­dor del Ós­car” Ke­vin Spa­cey, quien ya em­pe­za­ba a per­fi­lar­se co­mo uno de los can­di­da­tos pa­ra el pre­mio a me­jor ac­tor por su pa­pel co­mo J. Paul Getty, uno de los hom­bres más no­to­rios de la cul­tu­ra po­pu­lar es­ta­dou­ni­den­se. Pe­ro la des­di­cha que per­si­guió a los Getty no per­do­nó ni a los ci­neas­tas.

A fi­na­les de oc­tu­bre, Ant­hony Rapp acu­só a Spa­cey de aco­so se­xual, se­ña­lan­do un in­ci­den­te en una fies­ta en 1986 cuan­do Rapp te­nía 14 años y Spa­cey, 26. A es­tas de­cla­ra­cio­nes le si­guie­ron un to­rren­te de acu­sa­cio­nes de va­rias fuen­tes, una tor­pe sa­li­da del cló­set de Spa­cey —que fue til­da­da de opor­tu­nis­ta— y has­ta la can­ce­la­ción de Hou­se of Cards, la exi­to­sí­si­ma se­rie de Net­flix pro­ta­go­ni­za­da por él. To­do eso ocu­rrió den­tro del com­ple­jo mar­co de las acu­sa­cio­nes por abu­so se­xual en con­tra del re­co­no­ci­do pro­duc­tor Har­vey Weins­tein, que desató una se­rie de de­nun­cias con­tra hom­bres po­de­ro­sos en Holly­wood. Al ver la tormenta, Rid­ley Scott to­mó una de­ci­sión: eli­mi­na­ría a Spa­cey de su pe­lí­cu­la.

No con­sul­tó con el es­tu­dio, sim­ple­men­te anun­ció la me­di­da el 8 de no­viem­bre, con so­lo un mes pa­ra vol­ver a gra­bar las es­ce­nas de Spa­cey, cu­yo pa­pel no se po­día cor­tar del lar­go­me­tra­je. Scott es­co­gió a Ch­ris­top­her Plum­mer pa­ra ha­cer de J. Paul Getty. Iró­ni­ca­men­te, Plum­mer era el pre­fe­ri­do de Scott pa­ra el pa­pel des­de el prin­ci­pio, pe­ro el es­tu­dio lo ha­bía obli­ga­do a con­tra­tar a Spa­cey por­que era más fa­mo­so y po­pu­lar. Se es­ti­ma que se ne­ce­si­ta­rán unos ocho o 10 días pa­ra fil­mar su­fi­cien­te ma­te­rial, al­go que va a aña­dir más de 10 mi­llo­nes de dó­la­res al pre­su­pues­to. Eso es sin con­tar los cam­bios en el ma­te­rial pu­bli­ci­ta­rio y el nue­vo pro­ce­so de cla­si­fi­ca­ción al que de­be­rá so­me­ter­se la pe­lí­cu­la, lo cual pue­de re­tra­sar el es­treno.

Es un de­ta­lle cu­rio­sa­men­te apro­pia­do pa­ra con­cluir, oja­lá, la lar­ga y trá­gi­ca sa­ga de John Paul Getty III, el me­nos afor­tu­na­do de los mu­chos des­cen­dien­tes de una de las fa­mi­lias más ri­cas del mun­do.

Jean Paul Getty

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.