¿Ya co­no­cen a Ka­li Uchis?

¿Qué tie­ne es­ta pe­rei­ra­na pa­ra que ar­tis­tas de la ta­lla de Snoop Dogg y Go­ri­llaz la bus­quen pa­ra ha­cer co­la­bo­ra­cio­nes? Soho ha­bló con ella an­tes de su pre­sen­ta­ción del 24 de mar­zo en Bo­go­tá… una en­tre­vis­ta en span­glish.

SoHo - Censurado (Colombia) - - En - Bra // Soho -

La ve­re­mos pron­to en Co­lom­bia, ¿que sig­ni­fi­ca pa­ra us­ted to­car en su país? Es un gran ho­nor por­que mis pa­pás, que es­tán vi­vien­do en Co­lom­bia, to­da­vía no me han vis­to en vi­vo. Va a ser muy di­ver­ti­do es­tar con ellos ha­cien­do un show por fin. Siem­pre que re­gre­so quie­ro ha­cer una pre­sen­ta­ción, pe­ro no ha­bía en­con­tra­do el mo­men­to ade­cua­do, the right si­tua­tion, you know? Tam­bién voy a ha­cer mi pri­mer show en Me­de­llín co­mo head­li­ne, co­mo dos días an­tes del Es­té­reo Pic­nic, pe­ro to­da­vía no está an­noun­ced.

¿Por qué se fue del país a los 7 años? Nos vi­ni­mos a Es­ta­dos Uni­dos por co­sas per­so­na­les de mi fa­mi­lia. Lue­go ca­si to­dos re­gre­sa­ron y yo me que­dé. Ca­da año voy a Co­lom­bia a ver­los y ce­le­brar Na­vi­da­des y fe­chas así.

¿Có­mo fue cre­cer en­tre esos dos mun­dos? To­da­vía pien­so que I’m very lucky, afor­tu­na­da. Por­que tu­ve mu­chas opor­tu­ni­da­des al ir a la es­cue­la a la que fui en Vir­gi­nia, en don­de pu­de apren­der a ma­ne­jar cá­ma­ras y equi­pos, y te­nían pro­gra­mas de arte muy bue­nos. Y al mis­mo tiempo te­ner ese otro mun­do en Co­lom­bia. Sen­tía que te­nía dos ca­sas. Estoy or­gu­llo­sa y fe­liz por eso. Siem­pre me sen­tí co­mo “ten­go mi pro­pio mun­do en Co­lom­bia”. Igual, cuan­do me sen­tía mal en Co­lom­bia, de­cía “oh, pues ten­go mi otro mun­do en Es­ta­dos Uni­dos”, je, je.

¿Có­mo in­flu­yó eso en su arte? Creo que en­con­tré ins­pi­ra­ción en mu­chas co­sas di­fe­ren­tes. La es­cue­la en la que cre­cí es co­no­ci­da co­mo una de las más di­ver­sas en to­do Es­ta­dos Uni­dos. Es­tu­ve ro­dea­da de per­so­nas de cul­tu­ras muy di­fe­ren­tes tan­to acá co­mo en Co­lom­bia.

Qui­zá eso se ve re­fle­ja­do en el he­cho de que se sien­ta có­mo­da en gé­ne­ros tan di­fe­ren­tes, des­de blues has­ta re­gue­tón… No ten­go un gé­ne­ro, soy mul­ti­di­men­sio­nal, I can do dif­fe­rent things, I can trans­form my­self, you know what I mean? Creo que por eso pue­do tra­ba­jar con to­dos, por­que sé de dón­de vie­nen.

¿Qué mú­si­ca es­cu­cha­ba de ni­ña en ca­sa de sus pa­dres? Leo Dan, Ca­mi­lo Ses­to, mu­chas ba­la­das ro­mán­ti­cas, cum­bia co­lom­bia­na. Por eso me gus­ta tan­to la mú­si­ca vie­ja, re­tro. Nun­ca me gus­tó la mo­der­na; cuan­do es­cu­cha­ba en la ra­dio la mú­si­ca de mis pa­pás, o de mi abue­li­ta, o de mi tía, pen­sa­ba que las can­cio­nes de an­tes te­nían más pa­sión.

En es­ta épo­ca de The­voi­ce, de ar­tis­tas pre­fa­bri­ca­dos, ¿có­mo es que lo­gró triun­far abrién­do­se pa­so so­la? No he lle­ga­do tan le­jos, pe­ro sí estoy muy le­jos de don­de em­pe­cé. Sa­bes, mi fa­mi­lia no es de la in­dus­tria, so­mos de Pe­rei­ra, en­ton­ces pa­ra mí fue muy ra­ro cuan­do la gen­te de Holly­wood me es­cri­bía pa­ra de­cir­me que que­rían tra­ba­jar con­mi­go (mu­si­ca­li­zó co­mer­cia­les de Ame­ri­can Ho­rror His­tory), o la gen­te gran­de que que­ría que hi­cie­ra co­la­bo­ra­cio­nes con ellos. Fue muy ra­ro, por­que cuan­do em­pe­cé a ha­cer mú­si­ca so­lo es­ta­ba ju­gan­do, era co­mo mi the­rapy, me sen­tía fe­liz cuan­do es­ta­ba crean­do al­go. Pe­ro nun­ca fui la ni­ña que se creía can­tan­te, nun­ca les di­je a mis pa­pás que si po­dían me­ter­me en un co­ro o po­ner­me pro­fe­so­res de can­to. So­lo me gus­tó ju­gar con el arte y ha­cer co­sas que me po­nían fe­liz. The­re was not­hing el­se for me to do.

¿De dón­de sa­le esa es­pe­cie de per­so­na­je sú­per sexy que es Ka­li Uchis? Pues no sé, por­que la ver­dad cuan­do era ni­ña es­tu­ve ro­dea­da más de hom­bres, de mi pa­pá y mi her­mano, en­ton­ces nun­ca fui muy fe­me­ni­na en mi ado­les­cen­cia. Ten­go una tía que siem­pre me de­cía: “Ay, mi­ja, por qué no te arre­glas”, je, je. Yo siem­pre me es­ta­ba es­con­dien­do de­trás de ro­pa gran­de, no que­ría que los hom­bres me mi­ra­ran, me da­ba pe­na. Pe­ro no sé, un día cre­cí y caí en cuen­ta de mi la­do fe­me­nino. Y la ver­dad creo que ten­go bas­tan­te de es­ta ener­gía.

Sin du­da… Pe­ro no es al­go que ha­ya pen­sa­do ha­cer… O, ¿sa­bes qué era? Me desa­rro­llé tar­de, fui una la­te bloo­mer, en­ton­ces no me con­ver­tí en mu­jer sino muy tar­de, very la­te, you know? Co­mo a los 17, je, je. Y des­cu­brí que es muy di­ver­ti­do ser una mu­jer.

En Es­té­reo Pic­nic se va a en­con­trar con mu­chos ami­gos con los que ha co­la­bo­ra­do. Van a es­tar Go­ri­llaz, La­na del Rey, Ty­ler, The Crea­tor… ¿tie­ne pen­sa­do ha­cer al­gu­na co­la­bo­ra­ción en vi­vo? Ehh... sí, pue­de ser.

¿Con Go­ri­llaz qui­zá? No se­ría la pri­me­ra vez. May­be, je, je.

Es­te año va a es­tar tam­bién en Coa­che­lla. ¿Cree que Es­té­reo Pic­nic ya está a la al­tu­ra de los gran­des fes­ti­va­les del mun­do? Sí creo. To­dos los ar­tis­tas que van a Es­té­reo Pic­nic son muy im­por­tan­tes y estoy or­gu­llo­sa de Co­lom­bia por ese fes­ti­val, pues to­da la gen­te lo co­no­ce. En Holly­wood y en Los Án­ge­les ha­blan de él co­mo al­go gran­de. Es­ta es mi pri­me­ra vez y to­da­vía no sé, but I think it is a big deal.

En 2018 el FEP con­ta­rá, por pri­me­ra vez, con cin­co head­li­ners: Go­ri­llaz, The Ki­llers, La­na del Rey, LCD Soundsys­tem y DJ Sna­ke.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.