Las le­sio­nes más co­mu­nes

Se­gu­ro lo úl­ti­mo en lo que pien­sa des­pués de te­ner se­xo es en ir al mé­di­co. Pe­ro hay si­tua­cio­nes que lo ame­ri­tan. Es­tas son las más fre­cuen­tes.

SoHo - Censurado (Colombia) - - En - Bra // Soho -

Los pe­li­gros del se­xo oral

Du­ran­te el se­xo oral la hi­gie­ne bu­cal es muy im­por­tan­te. Mu­chas de las in­fec­cio­nes va­gi­na­les son pro­du­ci­das por gér­me­nes trans­mi­ti­dos du­ran­te el cun­ni­lin­gus. Pe­ro hay ca­sos más ex­tre­mos y ab­sur­dos, co­mo irri­ta­cio­nes o que­ma­du­ras pro­vo­ca­das por prac­ti­car se­xo oral des­pués de ha­ber in­ge­ri­do ali­men­tos pi­can­tes, o cor­ta­du­ras pro­du­ci­das por brac­kets.

Des­ga­rre va­gi­nal

Es el mo­ti­vo más co­mún por el que las mu­je­res con­sul­tan a un gi­ne­có­lo­go des­pués de ha­ber te­ni­do re­la­cio­nes se­xua­les. En la ma­yo­ría de los ca­sos sue­le ser una pe­que­ña cor­ta­da en el in­te­rior de la va­gi­na y ocu­rre cuan­do la mu­jer no lu­bri­ca lo su­fi­cien­te. Nor­mal­men­te se cu­ran so­las, pe­ro en al­gu­nos ca­sos es ne­ce­sa­rio to­mar an­ti­bió­ti­cos.

In­fec­cio­nes uri­na­rias

Es muy co­mún en las mu­je­res y pue­den es­tar aso­cia­das, nue­va­men­te, con la fal­ta de una lu­bri­ca­ción ade­cua­da. Tam­bién pue­de ocu­rrir por te­ner re­la­cio­nes sin las su­fi­cien­tes con­di­cio­nes de hi­gie­ne. Una cla­ve sen­ci­lla pa­ra evi­tar­las es ori­nar an­tes y des­pués de te­ner se­xo.

Ob­je­tos ex­tra­ños

Así es co­mo le lla­man los mé­di­cos a to­do lo que en­cuen­tran en el in­te­rior de la va­gi­na o el ano. Los más co­mu­nes son los con­do­nes —sí, pa­sa mu­cho—, que pue­den des­li­zar­se du­ran­te el se­xo e ir tan pro­fun­do que so­lo un mé­di­co los pue­de sa­car. Y los ju­gue­tes se­xua­les, que mu­chas ve­ces ter­mi­nan tra­ba­dos en el cuer­po. Sin em­bar­go, en las sa­las de ur­gen­cias no es na­da ra­ro que apa­rez­can ob­je­tos tan ex­tra­ños co­mo pe­lo­tas (des­de ping­pong has­ta te­nis), pa­pas gi­gan­tes o bo­te­llas de cer­ve­za.

Que­ma­du­ras en la piel

Es una de las más co­mu­nes por la fric­ción de la piel con su­per­fi­cies ás­pe­ras co­mo el ta­pe­te o la are­na en se­sio­nes de se­xo sal­va­je. Con la emo­ción del mo­men­to y la adre­na­li­na, las per­so­nas sue­len no dar­se cuen­ta —o no dar­le mu­cha im­por­tan­cia—, pe­ro una vez ter­mi­na el aje­treo des­cu­bren zo­nas del cuer­po ro­jas, irri­ta­das o di­rec­ta­men­te en car­ne vi­va.

Le­sio­nes lum­ba­res

No está na­da mal que quie­ra pro­bar al­gu­nas de las po­ses más arries­ga­das del Ka­ma­su­tra. Pe­ro ten­ga mu­cho cui­da­do por­que un mo­vi­mien­to en fal­so lo pue­de de­jar le­sio­na­do. Si le lle­ga a pa­sar, pon­ga un po­co de hie­lo en el lu­gar del do­lor y lue­go al­go ca­lien­te pa­ra re­la­jar el múscu­lo. Ah, y si tie­ne se­xo en la du­cha o cer­ca de una pa­red, ten­ga cui­da­do con un po­si­ble gol­pe en la ca­be­za, es más usual de lo que se ima­gi­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.