¿Se que­dó sin pe­lo? ¡Fe­li­ci­ta­cio­nes!

Siem­pre ha exis­ti­do un de­ba­te so­bre si los cal­vos son se­xis o no. El prín­ci­pe Wi­lliam de In­gla­te­rra ha in­cli­na­do la ba­lan­za en fa­vor de los des­te­ja­dos. Se cor­tó las po­cas me­chas que te­nía y sus ad­mi­ra­do­ras es­tán fe­li­ces.

SoHo - Censurado (Colombia) - - En - Bra // Soho - POR SAN­DRA RO­DRÍ­GUEZ NO­VOA

Has­ta ha­ce po­co no ha­bía dos co­sas más ate­rra­do­ras pa­ra la vi­ri­li­dad mas­cu­li­na que la dis­fun­ción eréc­til (o eya­cu­la­ción pre­coz) y la cal­vi­cie. La ob­se­sión por el pe­lo ya no era cues­tión so­lo de las mu­je­res. To­do eso está cam­bian­do. El prín­ci­pe Wi­lliam de In­gla­te­rra, que has­ta ha­ce po­co ta­pa­ba su he­li­puer­to con las po­cas me­chas que le que­da­ban, de­ci­dió fren­tear el pro­ble­ma. Y ya tu­sa­do, mu­chas de sus ad­mi­ra­do­ras lo con­si­de­ran más sexy que nun­ca.

La ana­lo­gía con la his­to­ria de Sansón, cuan­do Da­li­la lo des­po­jó de su pe­lo y le hi­zo per­der to­do su po­der, ya no está vi­gen­te. Pues si bien una bue­na ma­ta de pe­lo, ro­bus­to y fuer­te, se aso­cia a la ju­ven­tud, la ca­be­za des­pe­ja­da re­fle­ja se­gu­ri­dad en sí mis­mo y, se­gún el mi­to, vi­gor se­xual.

De­ce­nas de tra­ta­mien­tos pa­ra de­te­ner la pér­di­da de pe­lo se ven­den por in­ter­net y te­le­vi­sión. Pe­ro mu­chos son cos­to­sos y po­co efec­ti­vos. Está com­pro­ba­do que lo úni­co que de­tie­ne la caí­da del pe­lo es el sue­lo. To­do el que se es­fuer­za por no que­dar­se cal­vo está lu­chan­do con­tra una cau­sa per­di­da.

Sin em­bar­go aún hay so­ña­do­res. Nun­ca ol­vi­da­re­mos, por ejem­plo, el año pa­sa­do cuan­do Ron­nie Wood, de The Ro­lling Sto­nes, re­cha­zó la qui­mio­te­ra­pia con el ar­gu­men­to de que si él per­die­ra su ca­be­llo “no val­dría la pe­na vi­vir”. ¿Va­ni­dad lo­ca? O sim­ple­men­te la acep­ta­ción cla­ra de que una gran par­te de su éxi­to co­mo roc­ke­ro está ata­do a ese pe­lo de pi­ra­ta te­ñi­do.

Por­que la ver­dad es que hay hom­bres a los que les lu­ce ser cal­vos. En ge­ne­ral, tien­den a ser esos que no re­cor­da­mos con pe­lo (lo que su­gie­re que so­bre­lle­va­ron esa con­di­ción des­de tem­pra­na edad), co­mo Bru­ce Wi­llis, Jo­sep Guar­dio­la, Zi­ne­di­ne Zi­da­ne, Dway­ne ‘la Ro­ca’ John­son o Jason Statham.

Con la caí­da in­mi­nen­te de pe­lo hay que to­mar una de­ci­sión fir­me: per­fi­lar lo que que­da y rein­ven­tar el es­ti­lo. En­ton­ces, si su ca­be­za ya no está aba­rro­ta­da de pe­lo, no ten­ga pá­ni­co de que le di­gan que es un ti­po de “men­te bri­llan­te”, que “tie­ne más en­tra­das que El Cam­pín” o que ya “pa­re­ce un mo­tel con en­tra­da y sa­li­da”. Es tiempo de asu­mir­lo y en­ten­der que los tiem­pos han cam­bia­do. No se afe­rre ni luz­ca in­se­gu­ro. En­tien­da que esa pla­ti­ca se per­dió, mejor sá­que­le pro­ve­cho a que el gus­to fe­me­nino está con us­ted y que una ca­be­za des­pe­ja­da pue­de ser irre­sis­ti­ble.

Aun así los pa­pa­raz­zis no per­do­nan. En el Reino Uni­do no de­jan de ser brutales al pu­bli­car en ca­da edi­ción fo­tos com­pa­ra­ti­vas de las épo­cas de glo­ria del prín­ci­pe Wi­lliam, cuan­do car­ga­ba una man­ta grue­sa de pe­lo, y las de hoy en día, un fu­lano con una pis­ta de ate­rri­za­je pro­mi­nen­te en la ca­be­za.

Él de­fi­ni­ti­va­men­te se ajus­ta­ba a su ca­be­llo y le sen­ta­ba bien. Te­nía di­fe­ren­tes es­ti­los, de acuer­do al lar­go y la oca­sión. Y es que se pen­sa­ba que pa­ra un prín­ci­pe, obli­ga­do a cum­plir y ate­ner­se a un guion al pie de la le­tra, na­da más ren­ta­ble que una ca­be­lle­ra fron­do­sa. Pe­ro el pa­so del tiempo nos di­ce que ni si­quie­ra el he­re­de­ro a la co­ro­na de In­gla­te­rra, con vi­da de cuen­to de ha­das, se sal­va de la alo­pe­cia. Y si eso su­ce­de en la reale­za, ¿có­mo se­rá pa­ra los ple­be­yos?

Cuan­do se le es­ta­ba co­men­zan­do a caer el pe­lo, el prín­ci­pe Wi­lliam se­gu­ro mi­ra­ba con en­vi­dia a su her­mano Harry, pues es­te go­za de una ma­ta pe­li­rro­ja que al­gu­nos creen que es he­ren­cia de la fa­mi­lia Spen­cer, y otros del aman­te de su ma­dre, Ja­mes Hewitt. Pe­ro a pe­sar de to­da la pu­bli­ci­dad que ha re­ci­bi­do el me­nor de los her­ma­nos por su pró­xi­mo ma­tri­mo­nio con Meg­han Mar­kle, el prín­ci­pe cal­vo sigue sien­do con­si­de­ra­do el más sexy.

Con fre­cuen­cia las mu­je­res tie­nen un pa­pel pro­ta­gó­ni­co en con­ven­cer a sus ma­ri-

No se de­pri­ma y mejor sá­que­le pro­ve­cho a la cal­vi­cie. Una ca­be­za pe­la­da pue­de ser irre­sis­ti­ble.

dos de que no tie­ne sen­ti­do lu­char con­tra lo inevi­ta­ble. De se­gu­ro la du­que­sa Cat­he­ri­ne fue cla­ve en ha­cer que su prín­ci­pe de­ja­ra de su­frir fren­te al es­pe­jo día tras día con­tan­do los pe­los en el la­va­ma­nos. Hoy, cuan­do to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción in­gle­ses es­tán re­gis­tran­do que las mu­je­res lo ven más atrac­ti­vo, de pron­to se arre­pien­te de ha­ber­les ofre­ci­do esa ten­ta­ción.

En to­do ca­so, tie­ne mu­cho más éxi­to la cal­vi­cie de Wi­lliam que la me­le­na de Trump. Uno de los mis­te­rios más gran­des de la fa­rán­du­la era qué se ha­cía el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos en el pe­lo pa­ra te­ner ese bu­cle dorado per­ma­nen­te­men­te. En el re­cien­te li­bro de Mi­chael Wolff, Fue­go y fu­ria, su hi­ja Ivan­ka re­ve­ló el se­cre­to. La co­sa es así: usa una tin­tu­ra de nom­bre Gol­den Look (en Co­lom­bia se lla­ma­ría ‘Ama­ne­cer lla­ne­ro’) y se hi­zo tras­plan­tes de pe­lo pa­ra lle­nar las zo­nas en las que ya so­lo ha­bía ar­bus­tos. Y la pei­na­da es co­mo de Ma­ría Antonieta. Ce­pi­lla to­dos los ex­tre­mos ha­cia el cen­tro y lue­go ba­rre de atrás ha­cia ade­lan­te, ase­gu­rán­do­lo con una la­ca en spray pa­ra que le dé ri­gi­dez.

Pe­ro no so­lo los prín­ci­pes y los pre­si­den­tes se preo­cu­pan por el pe­lo. Nues­tra fa­rán­du­la co­lom­bia­na tam­bién ha si­do pre­sa de es­ta mo­da. Unos con or­gu­llo, co­mo el prín­ci­pe Wi­lliam, y otros con ver­güen­za, co­mo Trump. Julián Aran­go está a pun­to de que­dar­se cal­vo por com­ple­to y da la im­pre­sión de no im­por­tar­le. Die­go Tru­ji­llo, por su par­te, en su pa­pel de Emi­lio Iriar­te en Los Re­yes, sol­ta­ría la si­guien­te fra­se so­bre sus es­ca­sas me­chas: “Qué des­gra­cia tan in­fi­ni­ta”. Otro al que ata­có la cal­vi­cie de fren­te fue a An­drés Pa­rra, quien pa­ra­dó­gi­ca­men­te por la pe­lu­ca que usó al ha­cer el pa­pel de Pa­blo Es­co­bar en El pa­trón del mal, es per­ci­bi­do co­mo el co­lom­biano con más pe­lo. Y en el sec­tor pri­va­do hay clá­si­cos de la ele­gan­cia co­mo Ju­lio Ma­nuel Ayer­be, ex­pre­si­den­te de Co­ro­na, y el pre­si­den­te de Ci­ne Co­lom­bia, Mu­nir Falah.

Con­clu­sión: si us­ted to­das las ma­ña­nas ve caer pe­los en su la­va­ma­nos, no se mor­ti­fi­que. Está en la on­da que to­ca. Si tie­ne po­cos pe­los, mejor cór­te­se­los e imi­te a los sím­bo­los se­xua­les cal­vos de la ac­tua­li­dad. Quien se va aca­bar preo­cu­pan­do es su mu­jer.

DA­NIEL SAM­PER PIZANO Pe­rio­dis­ta y es­cri­tor

JU­LIO MA­NUEL AYER­BE Al­to eje­cu­ti­vo

OMAR PÉ­REZ Fut­bo­lis­ta

MU­NIR FALAH Pre­si­den­te de Ci­ne Co­lom­bia

SA­MUEL L. JACK­SON Ac­tor

JO­SEP GUAR­DIO­LA En­tre­na­dor de fút­bol

JASON STATHAM Ac­tor

BRU­CE WI­LLIS Ac­tor

2018 Aun­que con­ser­va el mis­mo ges­to, el con­tras­te de la ca­be­za del prín­ci­pe ha­ce unos años y aho­ra es enor­me

1998

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.