¿Por qué lo aguan­ta Me­la­nia?

Si al­guien tie­ne te­flón es el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos. Le han pi­lla­do ac­tri­ces porno, pros­ti­tu­tas, rei­nas de be­lle­za, tríos y otras per­ver­sio­nes no pu­bli­ca­bles y na­da le pa­sa. Ni si­quie­ra lo de­ja Me­la­nia. Es­tas son las úl­ti­mas re­ve­la­cio­nes.

SoHo - Censurado (Colombia) - - En - Bra // Soho -

Los an­glo­sa­jo­nes siem­pre han si­do más za­naho­rios que los eu­ro­peos y los la­ti­nos. En esas cul­tu­ras se ma­ne­jan al­tí­si­mas do­sis de mo­ra­li­na. En cam­bio en paí­ses co­mo Fran­cia, Gis­card d’es­taing tu­vo nu­me­ro­sas aman­tes; Mit­te­rrand, dos ho­ga­res si­mul­tá­nea­men­te; Sar­kozy cam­bió a su es­po­sa por Car­la Bru­ni y a Ho­llan­de lo pi­lla­ron yen­do en mo­to a vi­si­tar a su ‘que­ri­da’ y, sin nin­gún pro­ble­ma, de­jó a la ma­dre de sus cua­tro hi­jos.

En Es­ta­dos Uni­dos, por el con­tra­rio, no res­pe­tar el ma­tri­mo­nio ha aca­ba­do con ca­rre­ras de to­da una vi­da. En 1964, el can­di­da­to a la pre­si­den­cia Nelson Roc­ke­fe­ller per­dió por ha­ber­se di­vor­cia­do. En 1976 dio mu­cho de qué ha­blar la lle­ga­da a la Ca­sa Blan­ca de Ge­rald Ford, pues es­ta­ba ca­sa­do con una mu­jer se­pa­ra­da. So­lo has­ta 1980 lle­gó a la pre­si­den­cia el pri­mer di­vor­cia­do, Ro­nald Rea­gan. A to­das es­tas, a quien le des­cu­brían una aman­te se le ce­rra­ban las puer­tas. Gary Hart, por ejem­plo, pun­tea­ba en las elecciones de 1988, pe­ro tu­vo que re­nun­ciar

cuan­do le pu­bli­ca­ron una fo­to con su no­via, una her­mo­sa mo­de­lo a quien do­bla­ba en edad.

To­do cam­bió con Bill Clin­ton. Aun­que las aven­tu­ras con Mo­ni­ca Le­winsky hi­cie­ron que le abrie­ran un jui­cio de im­peach­ment, mi­la­gro­sa­men­te pu­do man­te­ner­se en su car­go. En el fon­do, te­nía al­go de ab­sur­do que el hom­bre más po­de­ro­so del mun­do se ca­ye­ra por un epi­so­dio de se­xo oral con­sen­sua­do. A pe­sar de to­do, su ma­tri­mo­nio se sal­vó y, mal que bien, ahí sigue. Clin­ton fue el pri­mer pre­si­den­te a quien le per­do­na­ron el adul­te­rio. Pe­ro no la tu­vo fá­cil.

Sin em­bar­go, con la lle­ga­da de Do­nald Trump se rom­pie­ron to­das las ba­rre­ras. El mag­na­te no so­lo ha te­ni­do tres es­po­sas, sino que les ha pues­to los cuer­nos a to­das. A la pri­me­ra, Iva­na, la cam­bió por Mar­la Ma­ples, quien le de­cla­ró al New York Post “The best sex I ever had”, ha­cien­do re­fe­ren­cia a la des­tre­za se­xual de su aman­te. A Mar­la la cam­bió por Me­la­nia, con quien se ca­só en 2005. Es­ta es la pri­me­ra first lady grin­ga que ha apa­re­ci­do to­tal­men­te des­nu­da en va­rias re­vis­tas.

To­do lo an­te­rior se sa­bía, pe­ro han lla­ma­do la aten­ción los úl­ti­mos des­cu­bri­mien­tos de la vi­da se­xual de Trump. Lo pri­me­ro que se re­ve­ló fue que re­cién ca­sa­do con Me­la­nia tu­vo un af­fai­re con la es­pec­ta­cu­lar Ka­ren Mc­dou­gal, quien ha­bía sa­li­do en la ca­rá­tu­la de Play­boy co­mo la play­ma­te de 1998. Jus­to an­tes de las elecciones pre­si­den­cia­les, ese ro­man­ce se fil­tró y va­rios me­dios le ofre­cie­ron pla­ta a la co­ne­ji­ta por una en­tre­vis­ta. El can­di­da­to, cons­cien­te de que ese es­cán­da­lo po­día cos­tar­le la elec­ción, le pi­dió ayu­da a su gran ami­go Da­vid Pec­ker, due­ño del ta­bloi­de Na­tio­nal En­qui­rer. Es­te le ofre­ció a la play­ma­te 150.000 dó­la­res por la ex­clu­si­vi­dad to­tal de la his­to­ria se­xual. Esa ci­fra era su­pe­rior a la de la com­pe­ten­cia. Lo más sor­pren­den­te de to­do es que no le pa­ga­ron pa­ra pu­bli­car­la, sino pa­ra en­te­rrar­la. Así lo­gra­ron prohi­bir por con­tra­to que Mc­dou­gal ha­bla­ra con otro me­dio de co­mu­ni­ca­ción. Des­pués de ele­gi­do Trump, ese “ta­pen, ta­pen” se fil­tró, pe­ro él ya ha­bía ga­na­do las elecciones.

Aho­ra, en un nue­vo es­cán­da­lo, apa­re­ció Stormy Da­niels, una exu­be­ran­te ac­triz porno de la­bios car­no­sos y se­nos de in­far­to, que ha par­ti­ci­pa­do en más de 150 pe­lí­cu­las pa­ra adultos co­mo Good Will Hum­ping ( hum­ping en es­pa­ñol es ti­rar). Da­niels ha­ce par­te del Sa­lón de la Fa­ma de Adult Vi­deo News e in­clu­so qui­so lan­zar­se co­mo se­na­do­ra del es­ta­do de Lui­sia­na en 2010. Ac­tual­men­te tie­ne una gi­ra de des­nu­dos que bau­ti­zó Ma­ke Ame­ri­ca Horny Again, ha­cien­do re­fe­ren­cia al es­lo­gan de la cam­pa­ña de Trump Ma­ke Ame­ri­ca Great Again ( horny en es­pa­ñol es arre­cho).

En 2011, Da­niels le con­tó su aven­tu­ra con el mag­na­te a la re­vis­ta In Touch Weekly, la cual, por mie­do a re­ta­lia­cio­nes de la Ca­sa Blan­ca, no la pu­bli­có.

En 2016, la ac­triz de­ci­dió con­tar su his­to­ria en el pro­gra­ma Good Mor­ning Ame­ri­ca y en la re­vis­ta Sla­te. Sin em­bar­go, al fi­nal se arre­pin­tió. Ha­ce unos días, The Wall Street Jour­nal tu­vo ac­ce­so a la en­tre­vis­ta cen­su­ra­da y re­ve­ló que Stormy ha­bría re­ci­bi­do 130.000 dó­la­res por su si­len­cio.

Y es que la ver­sión de la ac­triz porno no de­ja bien pa­ra­do al mag­na­te. Su­pues­ta­men­te el af­fai­re co­men­zó en ju­lio de 2006, cuan­do Trump par­ti­ci­pa­ba en el tor­neo de golf pa­ra ce­le­bri­da­des Ame­ri­can Cen­tury en Sta­te­li­ne, en Ne­va­da. Por esa épo­ca su es­po­sa Me­la­nia es­ta­ba en ca­sa con su hi­jo de cua­tro me­ses, Ba­rron Trump. Da­niels cuen­ta que el ac­tual pre­si­den­te no pa­ra­ba de mi­rar­la, le pi­dió su nú­me­ro y la in­vi­tó a co­mer.

Ella lle­gó a la lu­jo­sa sui­te y en­con­tró a Trump vien­do te­le­vi­sión en pi­ya­ma. Co­mie­ron en la ha­bi­ta­ción y cuan­do ella re­gre­só del ba­ño lo en­con­tró ti­ra­do en la ca­ma. Le di­jo “ven aquí”, a lo que ella pen­só “uh, aquí va­mos”. Des­pués de la fae­na sin con­dón, Da­niels di­jo que el mag­na­te le re­pe­tía que la iba a lla­mar, que que­ría lle­var­la a su pro­gra­ma El apren­diz y que era her­mo­sa e in­te­li­gen­te. Una fra­se al fi­nal de ese en­cuen­tro sor­pren­dió e in­dig­nó a mu­chos: “Tú te pa­re­ces mu­cho a mi hi­ja”. Mien­tras él le re­pe­tía que ella era in­creí­ble, la ac­triz cuen­ta que el se­xo con Trump le pa­re­ció “ge­né­ri­co”, li­mi­ta­do a la po­si­ción del ‘mi­sio­ne­ro’ y na­da al es­ti­lo porno.

Al­gu­nos me­dios le han agre­ga­do a ese en­cuen­tro un de­ta­lle ju­go­so. An­tes del agi­te

se­xual, Da­niels le di­jo a Trump que te­nía una ami­ga en el pri­mer pi­so, con quien ha­bía he­cho ci­ne porno, Ala­na Evans. A Trump se le ilu­mi­nó la ca­ra y le pi­dió que la in­vi­ta­ra. Da­niels la lla­mó, él pa­só al te­lé­fono y le ro­gó que subie­ra a acom­pa­ñar­los a pa­sar­la ri­co (“to ha­ve a good ti­me”). Evans su­pu­so in­me­dia­ta­men­te que era pa­ra “al­go su­cio”. Y co­mo le con­tó en 2006 a la re­vis­ta Peo­ple: “No me sen­tía atraí­da por él. No era co­mo si ella me es­tu­vie­ra lla­man­do con Brad Pitt”. A pe­sar de las sú­pli­cas, el mé­na­ge à trois que­dó en ve­re­mos, por­que Ala­na nun­ca subió. Co­mo ella di­jo, “con Do­nald (el trío) no iba a pa­sar”. Una vez to­do es­to se pu­bli­có, Da­niels lo ne­gó ca­te­gó­ri­ca­men­te di­cien­do que en­tre ella y Trump nun­ca pa­só na­da. La re­vis­ta In Touch le con­tes­tó con un co­mu­ni­ca­do afir­man­do que co­mo la his­to­ria era tan de­li­ca­da, le ha­bían exi­gi­do a la ac­triz que se so­me­tie­ra a un po­lí­gra­fo, a lo cual ac­ce­dió y pa­só la prue­ba sin nin­gún pro­ble­ma.

Y no hay que ol­vi­dar que al me­nos 22 mu­je­res han acu­sa­do a Trump por ma­la con­duc­ta se­xual en­tre 1970 y 2013, lo cual va des­de mi­ra­das mor­bo­sas has­ta aco­so, ma­no­seo y vio­la­ción. In­clu­so otra ac­triz porno, Jes­si­ca Dra­ke, lo acu­só en oc­tu­bre de 2016 de be­sar­la sin su per­mi­so en el mis­mo tor­neo de golf en el que ‘se le­van­tó’ a Da­niels.

Tam­bién lo acu­sa­ron de prác­ti­cas se­xua­les im­pu­bli­ca­bles con pros­ti­tu­tas en Ru­sia. Du­ran­te la cam­pa­ña, sa­lie­ron a flo­te su­pues­tos in­for­mes que de­mues­tran que en Miss Uni­ver­so de 2013, ce­le­bra­do en Mos­cú, sí lo­gró su mé­na­ge à trois. Se pu­bli­có en la pren­sa ru­sa que du­ran­te su es­ta­día en ese país, a su sui­te subie­ron dos pros­ti­tu­tas y en otra no­che, miss Hun­gría.

An­te to­das esas re­ve­la­cio­nes, sue­na re­la­ti­va­men­te inofen­si­va la gra­ba­ción que le pro­du­jo un es­cán­da­lo du­ran­te su can­di­da­tu­ra. Fue su con­ver­sa­ción en 2005 con el pre­sen­ta­dor de Ac­cess Holly­wood, Billy Bush, a quien le di­jo que las mu­je­res “siem­pre se lo dan a los fa­mo­sos. Pue­des ha­cer cual­quier co­sa con ellas. Hay que aga­rrar­las por el co­ño”.

Pe­ro tal vez lo más im­pre­sio­nan­te de la ca­rre­ra de Trump co­mo se­duc­tor fue­ron las de­cla­ra­cio­nes de su an­ti­guo mejor ami­go y más cer­cano es­tra­te­ga, Ste­ve Ban­non. Cuan­do el pe­rio­dis­ta Mi­chael Wolff (quien es­cri­bió el polémico li­bro Fue­go y fu­ria, den­tro de la Ca­sa Blan­ca de Trump) le pre­gun­tó so­bre los su­pues­tos pa­gos por el si­len­cio de Ka­ren y Da­niels, Ban­non con­tes­tó: “Oja­lá fue­ran dos, son más de cien”.

Los úl­ti­mos es­cán­da­los se­xua­les su­pues­ta­men­te su­ce­die­ron des­pués de 2006, cuan­do Do­nald y Me­la­nia lle­va­ban un año de ca­sa­dos y ella cui­da­ba de su re­cién na­ci­do hi­jo, Ba­rron.

The Wall Street Jour­nal re­ve­ló que la ac­triz porno Stormy Da­niels ha­bría re­ci­bi­do 130.000 dó­la­res pa­ra ca­llar su su­pues­to af­fai­re con Trump.

La es­pec­ta­cu­lar play­ma­te Ka­ren Mc­dou­gal ha­bría re­ci­bi­do 150.000 dó­la­res de un ta­bloi­de por la ex­clu­si­va de su aven­tu­ra con Trump. Nun­ca se pu­bli­có.

Se­gún le con­tó la ac­triz porno Ala­na Evans a la re­vis­ta Peo­ple, su ami­ga Stormy Da­niels y Trump la in­vi­ta­ron a ha­cer un trío.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.