La mo­da del porno ani­ma­do

Lo úl­ti­mo en por­no­gra­fía di­gi­tal es el se­xo du­ro en di­bu­ji­tos. Las ci­fras re­cien­tes de Porn­hub re­ve­la­ron que es una de las ca­te­go­rías más bus­ca­das. Un co­no­ce­dor ex­pli­ca de dón­de vie­ne es­ta in­quie­tan­te ten­den­cia.

SoHo - Censurado (Colombia) - - En - Bra // Soho - POR JUAN CAR­LOS RO­DRÍ­GUEZ

Co­men­cé a ver hen­tai por­que era ra­ro, por­que pa­ra mí fue par­te de la mo­da de lo sin­gu­lar. Em­pe­zan­do la dé­ca­da de los no­ven­ta, lo al­ter­na­ti­vo, una for­ma de lo mar­gi­nal, se pu­so de mo­da sin cam­biar de nom­bre. Nos lle­na­mos de ba­res al­ter­na­ti­vos, mú­si­ca al­ter­na­ti­va, ci­ne al­ter­na­ti­vo. Y al­gu­na no­che en un bar de esos vi que pa­sa­ban un anime que nun­ca ha­bía vis­to, que no ima­gi­na­ba po­si­ble: dos jo­ven­ci­tas —con sus res­pec­ti­vos pe­los de co­lo­res y ojos gi­gan­tes— re­to­za­ban des­nu­das en una ca­ma y, sú­bi­ta­men­te, de la en­tre­pier­na de una de ellas sur­gía un miem­bro mas­cu­lino con el que pe­ne­tra­ba a su com­pa­ñe­ra. Ca­si co­lap­so de la im­pre­sión. Po­si­ti­va, cla­ro.

El man­ga y el anime eran al­go que co­men­za­ba a in­tere­sar­me; era, y si­go sien­do, to­tal fa­ná­ti­co de Aki­ra y ha­bía dis­fru­ta­do Evan­ge­lion, aun­que nun­ca en­ten­dí el fi­nal. Pron­to lo­gré, con gran es­fuer­zo, ha­cer­me con cin­tas de VHS co­pia­das en las que pu­de ver Urot­su­ki­dõ­ji y Pan­do­ra.

La pri­me­ra no tie­ne tí­tu­lo en es­pa­ñol, pe­ro se co­no­ce en in­glés co­mo Le­gend of the Over­fiend y tie­ne una pre­mi­sa so­bre­na­tu­ral en la que hom­bres, de­mo­nios y cria­tu­ras hí­bri­das lu­chan por el con­trol de la Tie­rra. Lo cu­rio­so es que no tie­nen ar­mas dis­tin- tas a sus pro­pios cuer­pos y, más cu­rio­so aún, es que siem­pre ter­mi­nan ti­ran­do: por­que son ami­gos, por­que son enemi­gos, por­que no sa­ben si son ami­gos o enemi­gos. Es al­go así co­mo to­mar una le­yen­da, una his­to­ria tra­di­cio­nal, y ha­cer que to­dos los even­tos que na­rra con­flu­yan en el se­xo. La Ma­dre­mon­te sa­bro­seán­do­se al Mohán, di­ga­mos.

Ha­bía, sin em­bar­go, un pe­que­ño de­ta­lle que me lla­ma­ba la aten­ción: so­lo la cuar­ta par­te de los ac­tos se­xua­les se da­ban en­tre hu­ma­nos que pa­re­cían dis­fru­tar­lo. El res­to con­sis­tía en en­cuen­tros en­tre mons­truos dán­do­se ga­rra (li­te­ral­men­te) o en­tre mons­truos y hu­ma­nos en los que la vio­len­cia era re­gla­men­ta­ria. De los pri­me­ros sa­lían ten­tácu­los fá­li­cos con los que in­mo­vi­li­za­ban y lue­go pe­ne­tra­ban a sus víc­ti­mas. Por su par­te, es­tas pa­sa­ban pron­to de los que­ji­dos do­lo­ro­sos a unos in­ten­sos ge­mi­dos de pla­cer que no de­ja­ban de ser in­quie­tan­tes. Al­go cu­rio­so, pa­ra ver even­tual­men­te y ya, sin pen­sar mu­cho en cier­tas im­pli­ca­cio­nes al­go os­cu­ras de es­ta re­pre­sen­ta­ción tan vio­len­ta del se­xo. Así que eso fue: vi el par de “pe­lis” y me ol­vi­dé del asun­to.

Fue des­pués, en 2010, cuan­do se po­pu­la­ri­zó el strea­ming y se hi­zo co­mún la co­ne­xión de ban­da an­cha, que me to­pé de nue­vo con el hen­tai. Y si ha­cía años me

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.