El re­su­ci­ta­do de Al­ca­traz

SoHo - Censurado (Colombia) - - En - Bra // Soho -

tres hom­bres, ca­da vez más cé­le­bres, vi­vie­ron lue­go en los Es­ta­dos Uni­dos, pre­vio pa­so por Bra­sil, has­ta ha­cer­se abue­los. En el ca­so de John, di­ce ha­ber vi­vi­do en Seattle, Da­ko­ta del Nor­te y Ca­ro­li­na del Sur, lu­gar des­de don­de en­vió el men­sa­je que le atri­bu­yen. An­glin re­co­no­ce­ría en esa mi­si­va que Mo­rris y su her­mano fa­lle­cie­ron en 2008 y 2011, res­pec­ti­va­men­te.

En­ton­ces el for­ce­jeo so­bre cuán­to de­ja­rá sa­ber la his­to­ria ofi­cial y qué nue­vas prue­bas de su­per­vi­ven­cia sal­drán a flo­te está en pie. En to­do ca­so, la ver­sión de có­mo se fra­guó el es­ca­pe se­gui­rá sien­do la mis­ma, una aven­tu­ra que im­pli­có mu­cho más que ex­ca­va­ción y bue­na suer­te. Por­que si al­go su­ce­dió en 1962 fue que tres pi­llos (en reali­dad eran cua­tro por­que uno de ellos, Allen West —con­de­na­do por ro­bar ca­rros—, se que­dó ato­ra­do a mi­tad de ca­mino y no los pu­do acom­pa­ñar en el tre­cho de­fi­ni­ti­vo a al­ta­mar) hi­cie­ron equi­po y su­pie­ron con­ver­tir en for­ta­le­zas sus de­bi­li­da­des.

Mo­rris era un neu­ró­ti­co. ¿Pu­die­ron sus ele­va­dos me­ca­nis­mos de de­fen­sa ser­vir­le pa­ra me­dir has­ta el úl­ti­mo de los ries­gos y no de­jar ca­bos suel­tos? A lo mejor. De los An­glin hay que de­cir que ve­nían de una fa­mi­lia po­bre y nu­me­ro­sa de 14 hi­jos, en la que ca­da uno te­nía que ga­nar­se el sus­ten­to dia­rio. “Eran co­mo Macgy­vers”, di­jo Da­vid Wid­ner, su so­brino, muy mo­les­to por­que la car­ta no fue com­par­ti­da por las au­to­ri­da­des en 2013.

Du­ran­te me­ses, y con cu­cha­ras co­mo he­rra­mien­tas, ca­da uno fue ho­ra­dan­do el ca­mino ha­cia los tu­bos de ven­ti­la­ción de la vie­ja cons­truc­ción, ayu­da­dos a ve­ces por el mo­tor de as­pi­ra­do­ra con­ver­ti­do en ta­la­dro. Una de las tan­tas pre­gun­tas que bien hu­bie­ra po­di­do res­pon­der An­glin es có­mo hi­cie­ron pa­ra ocul­tar, de un la­do, la tie­rra que iban sa­can­do y, del otro, el rui­do del apa­ra­to.

Esos túneles pu­sie­ron al gru­po don­de pre­ten­día, un es­pa­cio li­bre que fue adap­ta­do co­mo ta­ller. Allí, en ese rin­cón, en la os­cu­ri­dad de la no­che y su­plan­ta­dos por ma­ni­quíes que en­ga­ña­ron a los guar­dias (he­chos de pa­pel y ca­be­llo hu­mano que re­cau­da­ban en la bar­be­ría), cons­tru­ye­ron con res­tos de sal­va­vi­das una bal­sa que de­bía re­sis­tir los em­ba­tes del mar y las pro­ba­bles ta­ras­ca­das de ti­bu­ro­nes ham­brien­tos. Pa­ra el fi­nal de­ja­ron la ela­bo­ra­ción de re­mos que los ayu­da­rían a al­can­zar la otra ori­lla, pro­ba­ble­men­te cer­ca del Gol­den Ga­te. Fal­ta­ba el ins­tru­men­to pa­ra in­flar el bo­te: un vie­jo acor­deón que no se sa­be de dón­de sa­lió.

Ha­bían he­cho to­do, pe­ro les fal­ta­ba otro tan­to. Por­que el 11 de ju­nio, ve­rano, no po- Du­ran­te me­ses, y con cu­cha­ras, ca­da uno fue ho­ra­dan­do el ca­mino ha­cia los tu­bos de ven­ti­la­ción.

día ha­ber pa­so en fal­so. Los tres pró­fu­gos subie­ron al te­cho, ba­ja­ron por una chi­me­nea, sal­ta­ron un mu­ro y, tras po­ner el neu­má­ti­co a pun­to, se lan­za­ron a las aguas en­con­tra­das y he­la­das que re­bo­ta­ban en los pe­drus­cos ale­da­ños al pe­nal.

De sa­lir vi­vos, es­ta­ban lis­tos pa­ra em­pren­der el úl­ti­mo via­je a bor­do de la bal­sa. So­lo que, se­gún se pu­do com­pro­bar des­pués con apa­ra­tos de al­ta pre­ci­sión, so­lo tu­vie­ron en­tre las on­ce y las do­ce de la no­che pa­ra po­der ga­nar­le a la fuerza de las aguas con sus re­mos im­pro­vi­sa­dos. ¿Azar de prin­ci­pian­tes o se­su­do es­tu­dio del olea­je?

La reac­ción de la guar­dia so­lo se dio has­ta el día si­guien­te, cuan­do los tres hom­bres no res­pon­die­ron a lis­ta. La bús­que­da fre­né­ti­ca de las si­guien­tes ho­ras no dio re­sul­ta­dos. Qui­zás el ha­llaz­go de res­tos de sal­va­vi­das en un lu­gar cer­cano pue­de ser la ma­yor evi­den­cia de que el in­ten­to pros­pe­ró. Sin em­bar­go, no hay cons­tan­cia de que fue­ran los mis­mos que Mo­rris y sus ami­gos usa­ron.

Lo cier­to es que por el me­ro he­cho de ser con­si­de­ra­dos fu­gi­ti­vos y, ca­si en­se­gui­da, des­apa­re­ci­dos, John , Cla­ren­ce y Frank pa­sa­ron a ser le­yen­da. Na­die has­ta aho­ra ha­bía lle­ga­do tan le­jos en más de diez in­ten­tos de huí­da, ca­si to­dos bur­dos en los que la de­ses­pe­ra­ción se an­te­po­nía a la san­gre fría. Co­mo le pa­só a Joe Bo­wers, a quien la pun­te­ría de uno de los en­car­ga­dos de las ga­ri­tas le cor­tó el via­je cuan­do es­ca­la­ba una pa­red rum­bo a nin­gu­na par­te.

Otros, co­mo los que pro­ta­go­ni­za­ron la lla­ma­da ‘ba­ta­lla de Al­ca­traz’ —el 2 de ma­yo de 1946—, tam­po­co te­nían des­tino al­guno, más allá del ba­ta­llón que los re­ci­bió con fue­go ce­rra­do. En esa oca­sión, seis pri­sio­ne­ros se hi­cie­ron con ar­mas del pe­nal y em­pren­die­ron un com­ba­te que de­jó dos guar­dias muer­tos y otros 18 he­ri­dos. Al­gu­nos su­ble­va­dos pa­ga­ron la osa­día con su vi­da en la pro­pia re­frie­ga y los de­más ter­mi­na­ron en ‘el Agu­je­ro’, una cel­da sub­te­rrá­nea, os­cu­ra y he­dion­da don­de se pa­ga­ban las fal­tas gra­ves.

So­lo en 1945 hu­bo otro in­ten­to de es­ca­pe digno. Eran los tiem­pos del fi­nal de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y el trans­bor­da­dor Ge­ne­ral Frank M. Co­xe es­ta­ba des­ti­na­do a trans­por­tar tro­pas a ba­ses del Pa­cí­fi­co en puer­tos es­tra­té­gi­cos. El va­por de­bió re­ca­lar en el puer­to que ha­bía en Al­ca­traz, don­de per­ma­ne­ció va­rios días y allí, en me­dio del aje­treo mi­li­tar, al­guien sal­tó sin per­mi­so al bar­co, al que se in­tro­du­jo por una es­co­ti­lla pa­ra lue­go dar a cu­bier­ta. Era John Knight Gi­les, un la­drón pro­fe­sio­nal.

Na­die re­pa­ró en su pre­sen­cia, pues en la la­van­de­ría el con­vic­to se ha­bía pues­to en­ci­ma un uni­for­me de sar­gen­to. Co­mo era cos­tum­bre al zar­par la em­bar­ca­ción, se hi­zo un con­teo in­terno que es­ta vez de­la­tó un tri­pu­lan­te de más. El ca­pi­tán guar­dó si­len­cio. A la vez, en Al­ca­traz se die­ron cuen­ta de que fal­ta­ba un pre­so. Sin em­bar­go, en el bre­ve tra­yec­to has- ta la is­la Án­gel, Gi­les lo­gró ha­cer­se a la iden­ti­fi­ca­ción de al­guno de los ma­ri­nos y con ella sal­tó a tie­rra. Un mi­núscu­lo de­ta­lle en la ves­ti­men­ta, per­ci­bi­do por un ofi­cial, le cor­tó el via­je a la li­ber­tad. Gi­les fue pues­to de vuel­ta en la cár­cel de in­me­dia­to. Al­ca­traz se ne­ga­ba en­ton­ces a ser fa­li­ble, co­mo pa­só du­ran­te sus 29 años de exis­ten­cia.

Por eso la fu­ga de los tres y la in­cur­sión de Gi­les de­ja al des­nu­do que “la is­la mal­di­ta” era mu­cho más po­ro­sa de lo que se creía. Al igual que to­das las pri­sio­nes, tu­vo reos que se eva­po­ra­ron y que se con­vier­ten en fan­tas­mas, co­mo John y Cla­ren­ce An­glin y Frank Mo­rris, el trío ca­la­ve­ra que se quie­re le­van­tar de sus ce­ni­zas pa­ra de­cir que sí hu­bo es­ca­pe en Al­ca­traz.

Re­co­no­cer que de­lin­cuen­tes de ba­ja es­to­fa se fu­ga­ron de la pri­sión más se­gu­ra de la his­to­ria es hu­mi­llan­te.

ha­bía in­tere­sa­do por­que era ra­ro y mar­gi­nal, aho­ra vol­vía a ver­lo por las ra­zo­nes con­tra­rias: era fá­cil de en­con­trar y bas­tan­te ape­te­ci­do por el ci­ber­mun­do. Eran muy po­pu­la­res clá­si­cos co­mo La Blue Girl, con su par­ti­cu­lar mez­cla de hu­mor benny­hi­lles­co, sus nin­jas y cria­tu­ras so­bre­na­tu­ra­les, o Co­ol De­vi­ces, una se­rie de his­to­rias con un ai­re de le­yen­da ur­ba­na pro­cli­ve al BDSM ( Bon­da­ge, Do­mi­na­ción y Su­mi­sión, Sa­dis­mo y Ma­so­quis­mo). Lo que de­fi­ni­ti­va­men­te se­guía igual era lo ex­tre­mo que po­día lle­gar a ser el con­te­ni­do, así que pron­to mi cu­rio­si­dad se con­vir­tió en can­san­cio y no bus­qué más.

El tér­mino hen­tai tie­ne en Oc­ci­den­te una am­pli­tud de sig­ni­fi­ca­dos de los que ca­re­ce en su idio­ma ori­gi­nal. En ja­po­nés ha­ce re­fe­ren­cia es­pe­cí­fi­ca­men­te a la per­ver­sión, a un com­por­ta­mien­to que se apar­ta de lo ha­bi­tual y que se con­si­de­ra de­pra­va­do. Es cla­ro que no se tra­ta­ba de un ca­li­fi­ca­ti­vo neu­tro ni mo­de­ra­do. De he­cho, el pri­mer anime hen­tai, pro­du­ci­do en 1984, se lla­mó The Lo­li­ta Anime y fue pé­si­ma­men­te re­ci­bi­do por am­plios sec­to­res de la so­cie­dad ja­po­ne­sa re­la­cio­na­dos con el man­ga y el anime, que lo con­si­de­ra­ron gro­tes­co y per­tur­ba­dor. Sin em­bar­go, el mer­ca­do no res­pon­dió igual y es­ta se­rie fue el ini­cio de un gé­ne­ro que pron­to se hi­zo muy po­pu­lar den­tro de la enor­me y com­ple­ja in­dus­tria por­no­grá­fi­ca ja­po­ne­sa.

En es­te la­do del mun­do el tér­mino se usa co­mo si­nó­ni­mo de por­no­gra­fía en ani­ma­ción, sin que ne­ce­sa­ria­men­te ten­ga que ver con com­por­ta­mien­tos per­ver­sos, pe­ro cual­quier per­so­na que vea una se­rie com­ple­ta de es­tas no­ta­rá que el es­pí­ri­tu del gé­ne­ro sigue sien­do fiel a sus orí­ge­nes. Cla­ro que la mi­ra­da oc­ci­den­tal no pue­de com­pa­rar­se con la ja­po­ne­sa. A fin de cuen­tas, la cen­su­ra de con­te­ni­dos se­xua­les ha si­do tra­di­cio­nal en Oc­ci­den­te y se ha ido le­van­tan­do re­cien­te­men­te. En Ja­pón, por su par­te, existe una lar­ga tra­di­ción de re­pre­sen­ta­cio­nes grá­fi­cas de la se­xua­li­dad y cier­ta cen­su­ra fue tar­día.

El ejem­plo per­fec­to de es­to son los gra­ba­dos shun­ga, que se pro­du­je­ron en gran­des can­ti­da­des des­de 1600 has­ta ini­cios del si­glo XX. Eran re­pre­sen­ta­cio­nes

El pri­mer ani­mehen­tai fue pro­du­ci­do en Ja­pón, en 1984. El gé­ne­ro se po­pu­la­ri­zó ra­pi­da­men­te en to­do el mun­do.

bas­tan­te ex­plí­ci­tas de to­do ti­po de ac­ti­vi­da­des se­xua­les, y re­sul­ta im­po­si­ble ima­gi­nar que al­go re­mo­ta­men­te si­mi­lar exis­tie­ra en Eu­ro­pa o sus co­lo­nias en esos tiem­pos. Pre­ci­sa­men­te uno, del gran Ho­ku­sai, El sue­ño de la es­po­sa del pes­ca­dor (1814), en el que apa­re­ce una mu­jer te­nien­do se­xo con dos pul­pos, es ci­ta­do co­mo un an­te­ce­den­te de las se­ries de hen­tai pro­ta­go­ni­za­das por mons­truos con ten­tácu­los. Cier­to o no, el he­cho es que tan­to el tra­di­cio­nal shun­ga co­mo el hen­tai son len­gua­jes me­dian­te los cua­les una so­cie­dad en­con­tró la ma­ne­ra de re­pre­sen­tar de­seos se­xua­les de di­ver­sa na­tu­ra­le­za, des­de los más co­mu­nes has­ta los más os­cu­ros.

El crí­ti­co y en­sa­yis­ta Geor­ge Stei­ner di­ce en Pa­la­bras de la no­che, su ma­ra­vi­llo­so en­sa­yo so­bre obs­ce­ni­dad y por­no­gra­fía, que “las ma­te­má­ti­cas del se­xo lle­gan has­ta el 69 y no hay se­ries tras­cen­den­tes”. Alu­de a que la re­pre­sen­ta­ción por­no­grá­fi­ca es li­mi­ta­da si no hay al­go de in­te­rés na­rra­ti­vo, in­te­lec­tual, hu­mano, que la sus­ten­te. Es­te pa­re­ce ser el ca­so de los es­tu­dios de ani­ma­ción ja­po­ne­ses, en los que siem­pre se con­si­de­ra ne­ce­sa­ria una his­to­ria que so­por­te la re­pre­sen­ta­ción de ac­tos se­xua­les, aun­que ra­ra vez es­tas re­vis­ten un in­te­rés ver­da­de­ro y más bien tien­den a ser pre­tex­tos pa­ra ex­plo­rar fan­ta­sías eró­ti­cas con fre­cuen­cia ex­tre­mas.

Y es que si bien hay hen­tai pa­ra gus­tos va­ria­dos y no to­do son mons­truos vio­la­do­res hi­per­ten­ta­cu­la­dos, la ver­dad es que es un gé­ne­ro que tien­de a con­te­ni­dos con­si­de­ra­dos bas­tan­te in­co­rrec­tos en Oc­ci­den­te: ade­más de que la vio­len­cia es fre­cuen­te, son ha­bi­tua­les el se­xo no con­sen­ti­do y di­ver­sas pa­ra­fi­lias, ade­más de la con­sa­bi­da fe­ti­chi­za­ción ja­po­ne­sa de los uni­for­mes es­co­la­res y las mu­je­res de as­pec­to ex­tre­ma­da­men­te ju­ve­nil. Es­to en par­ti­cu­lar ha lle­va­do a que se­ries muy

po­pu­la­res en Ja­pón so­lo pue­dan ver­se en Oc­ci­den­te en ver­sio­nes cen­su­ra­das y que paí­ses co­mo Ca­na­dá, Fran­cia y Aus­tra­lia ha­yan ile­ga­li­za­do bien sea la pro­duc­ción o la po­se­sión de di­bu­jos que re­pre­sen­ten me­no­res de edad en si­tua­cio­nes se­xua­les.

La enor­me po­pu­la­ri­dad del hen­tai qui­zá no se de­ba a una so­la ra­zón. Por un la­do, está el as­pec­to ob­vio: los di­bu­jos ani­ma­dos son una ma­ne­ra de ex­plo­rar to­do ti­po de de­seos sin res­tric­ción. Pe­ro tam­bién pue­de te­ner que ver con la om­ni­pre­sen­cia del anime y di­ver­sos ele­men­tos de cul­tu­ra po­pu­lar asiá­ti­ca que se han glo­ba­li­za­do. Sin em­bar­go, mi hi­pó­te­sis prin­ci­pal es la hi­per­se­xua­li­za­ción que vi­vi­mos hoy: años atrás es po­si­ble que hu­bie­ra ima­gi­na­do a la Mu­jer Ma­ra­vi­lla o a Ga­tú­be­la pro­ta­go­ni­zan­do es­ce­nas eró­ti­cas. Pe­ro nun­ca ha­bría ima­gi­na­do, mien­tras ju­ga­ba Street Figh­ter o Ma­rio Bros, a Chun Li, Ma­rio o la prin­ce­sa Peach en una fae­na de esas.

Aho­ra, aun­que re­sul­te sor­pren­den­te, no so­lo se les ocu­rre a mu­chos, sino que es re­la­ti­va­men­te fá­cil en­con­trar en la web vi­deos no ofi­cia­les de es­tos per­so­na­jes en ac­ción. Cla­ro, ni Nin­ten­do ni Cap­com van a pro­du­cir al­go así, pe­ro aho­ra que el ac­ce­so al soft­wa­re de ani­ma­ción es más am­plio, hay afi­cio­na­dos con tiempo de so­bra pa­ra con­ver­tir en es­tre­llas porno a sus per­so­na­jes fa­vo­ri­tos del anime, los di­bu­jos ani­ma­dos oc­ci­den­ta­les y los jue­gos de vi­deo. Y aho­ra que lo pien­so, los vie­jos fa­ná­ti­cos de Mazinger Z tal vez no lo pa­sa­ría­mos tan mal si al­gún día pu­dié­ra­mos ver, fi­nal­men­te, a Sa­ya­ka en bra­zos de Ko­ji.

El hen­tai pue­de ser la ma­ne­ra de ex­plo­rar to­do ti­po de de­seos sin res­tric­ción.

Du­ran­te sus 29 años de exis­ten­cia, Al­ca­traz se ufa­nó de ser la pri­sión más se­gu­ra del mun­do.

Cla­ren­ce An­glin (her­mano de John) y Frank Mo­rris, los otros dos pró­fu­gos de Al­ca­traz, ha­brían muer­to en 2011 y 2008, res­pec­ti­va­men­te.

Un ins­pec­tor mues­tra la en­tra­da de uno de los túneles que sir­vie­ron co­mo vía de es­ca­pe en la fu­ga.

Lee­la, la cí­clo­pe de Fu­tu­ra­ma, tam­bién es un exó­ti­co ob­je­to de de­seo.

Ho­me­ro y Mar­ge Sim­pson en ac­ción.

La Mu­jer Ma­ra­vi­lla y el Ca­pi­tán Amé­ri­ca en un ac­to “he­roi­co”.

En el hen­tai ja­po­nés la vio­len­cia, el se­xo con mons­truos y to­do ti­po de per­ver­sio­nes con­tra fi­gu­ras an­ge­li­ca­les son la re­gla.

La pro­ta­go­nis­ta del po­pu­lar anime Sai­lor Moon, en ver­sión hen­tai.

El hen­tai tie­ne an­te­ce­den­tes ja­po­ne­ses cul­tu­ra­les an­ti­guos co­mo El sue­ño de la es­po­sa del pes­ca­dor (1814) de Ho­ku­sai.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.