Hués­pe­des si­nies­tros

SoHo - Censurado (Colombia) - - Cine -

Se aca­ba de es­tre­nar en Co­lom­bia Lo­sin­qui­li­nos, un thriller ir­lan­dés con la his­to­ria de siem­pre pe­ro con in­gre­dien­tes nue­vos pa­ra el gé­ne­ro, ¿fun­cio­na o no?

Es Ir­lan­da a prin­ci­pios de 1920 y los ge­me­los Ra­chel (Char­lot­te Ve­ga, Vel­vet) y Ed­ward (Bill Mil­ner, Dun­ker­que) aca­ban de cum­plir 18 años. Se su­po­ne que por ha­ber al­can­za­do la ma­yo­ría de edad ya po­drían ha­cer lo que qui­sie­ran, pe­ro vi­ven ba­jo tres re­glas in­que­bran­ta­bles —que han me­mo­ri­za­do con una té­tri­ca can­ción de cu­na—: de­ben es­tar en sus ca­mas an­tes de me­dia­no­che, no pue­den de­jar en­trar a na­die a la ca­sa y nun­ca de­ben de­jar al otro so­lo.

To­do es­to por cul­pa de una maldición que he­re­da­ron, la cual los obli­ga a per­ma­ne­cer en la lú­gu­bre man­sión don­de vi­ven y a no te­ner vida fue­ra de esas pa­re­des. Sus pa­dres y to­dos sus an­ces­tros mu­rie­ron ahí y aho­ra la ca­sa pa­re­ce ha­blar pa­ra de­cir­les que su turno ha lle­ga­do.

Pe­ro Ra­chel se enamo­ra de Sean (Eu­ge­ne Si­mon, Ga­me of Th­ro­nes) —un sol­da­do que, pre­sun­ta­men­te, aca­ba de re­gre­sar de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial— y se rehú­sa a acep­tar su des­tino. Su her­mano, por otro la­do, es­tá en­tre­ga­do a cum­plir con la con­de­na de la fa­mi­lia. Así, su per­so­na­je se de­te­rio­ra mien­tras el de ella se em­po­de­ra a me­di­da que ‘los in­qui­li­nos’ in­ten­tan, de­ses­pe­ra­dos, arras­trar­los a su mun­do.

De es­ta ma­ne­ra arran­ca un thriller con tin­tes de ci­ne de te­rror gó­ti­co, y de en­tra­da tie­ne to­dos los cli­chés del gé­ne­ro: una ca­sa vie­ja em­bru­ja­da (que sue­na has­ta con mi­rar­la), ca­ras pá­li­das y oje­ro­sas y, por su­pues­to, la pre­sen­cia de al­go

so­bre­na­tu­ral que co­bra vida en la ma­dru­ga­da. Ah, y tam­bién mu­chas re­fe­ren­cias a Ed­gar Allan Poe evi­den­tes en los cuer­vos y su poe­ma El la­go, re­ci­ta­do en la cin­ta.

Si bien la tra­ma no es nue­va ni ori­gi­nal, el he­cho de que sea una pe­lí­cu­la de te­rror crea la ex­pec­ta­ti­va de que uno va a lle­var­se un gran sus­to en cual­quier mo­men­to. Eso nun­ca pa­sa. Ni la his­to­ria ni mu­chí­si­mo me­nos los efec­tos vi­sua­les lo­gran esa an­gus­tia inevi­ta­ble que pro­du­ce ver una cin­ta de mie­do. Lo que sí lo­gra ge­ne­rar es mu­cho sus­pen­so e in­co­mo­di­dad.

El he­cho de que­rer sa­ber quié­nes son esas per­so­nas que vi­ven ba­jo la ca­sa, qué quie­ren de ellos o cuál es la maldición ha­cen que uno desee ver más. Pe­ro, a ra­tos, esos ele­men­tos sor­pre­sa ra­yan con lo ab­sur­do: a los fan­tas­mas des­nu­dos se les su­man al­go de in­ces­to y el “des­per­tar se­xual” de los pro­ta­go­nis­tas, una com­bi­na­ción, de le­jos, inu­sual en un fil­me clá­si­co de te­rror.

Aun así, con to­do y lo ra­ro que pue­da so­nar, esa fue la pro­pues­ta por la que se la ju­gó el di­rec­tor Brian O’ma­lley. Es la se­gun­da pe­lí­cu­la del ir­lan­dés des­pués de Let Us Pray, una cin­ta mu­cho más san­grien­ta y vio­len­ta que Los in­qui­li­nos, pe­ro que com­par­te su ca­rác­ter tur­bio. El guion es­tu­vo a car­go de Da­vid Tur­pin, un pro­fe­sor de li­te­ra­tu­ra ir­lan­de­sa y com­po­si­tor, quien creó un cuen­to gó­ti­co que po­co se di­fe­ren­cia de cual­quier otro thriller de te­rror.

Hay que re­co­no­cer­les que aun­que la pro­duc­ción no es lo su­fi­cien­te­men­te po­de­ro­sa (qui­zá de­bi­do a un pro­ble­ma de pre­su­pues­to), sí les su­ma mu­cho el am­bien­te don­de ro­da­ron.

Los in­qui­li­nos fue fil­ma­da en el Lof­tus Hou­se, una man­sión de más de 700 años en una zo­na ru­ral al su­r­es­te de Ir­lan­da. Di­cen que en reali­dad la ca­sa es­tá em­bru­ja­da por el fan­tas­ma de una jo­ven da­ma del si­glo XVII. Cier­to o no, ha­ce mu­cho más creí­ble el cuen­to y has­ta los ac­to­res co­men­ta­ron que la lo­ca­ción les ayu­dó mu­chí­si­mo a me­ter­se en el pa­pel.

Prác­ti­ca­men­te no tu­vie­ron que in­ter­ve­nir la ca­sa, que en su es­ta­do ac­tual se pres­ta sin pro­ble­ma pa­ra con­tar la his­to­ria de una fa­mi­lia que he­re­dó una te­rri­ble maldición.

Pe­ro los diá­lo­gos se que­dan muy cor­tos pa­ra que los pro­ta­go­nis­tas pue­dan dar­lo to­do. La hon­ro­sa ex­cep­ción es Char­lot­te Ve­ga, quien con su ac­tua­ción lo­gra ele­var el ni­vel de Los in­qui­li­nos y, de al­gu­na ma­ne­ra, dar­le fuer­za al res­to de la his­to­ria. El per­so­na­je de Mil­ner es tur­bio, co­mo uno es­pe­ra­ría, pe­ro se­ría mu­cho más creí­ble si de re­pen­te no tu­vie­ra un ex­ce­so de ma­qui­lla­je al me­jor es­ti­lo de una pe­lí­cu­la de Tim Bur­ton.

Las crí­ti­cas no lo­gran po­ner­se de acuer­do y la reali­dad es que, des­pués de ver­la, uno no sa­be muy bien qué pen­sar. Pa­ra al­gu­nos fal­tó ori­gi­na­li­dad en la tra­ma pe­ro pa­ra otros, aun sa­bien­do có­mo ter­mi­na, es en­ri­que­ce­dor ver su desen­la­ce.

Si bien no es una pe­lí­cu­la pa­ra mo­rir­se de mie­do, es lo su­fi­cien­te­men­te os­cu­ra co­mo pa­ra per­tur­bar a cual­quie­ra..

FUE GRA­BA­DA EN UNA AN­TI­GUA CA­SA IR­LAN­DE­SA QUE SE CREE ES­TÁ EM­BRU­JA­DA. ESO AYU­DÓ A HA­CER CREÍ­BLE LA HIS­TO­RIA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.