LA EX­TRA­ÑA MUER­TE EN LA ESCALERA

¿Fue el tipo de la fo­to el cau­san­te de la bru­tal muer­te de su es­po­sa o se tra­tó de un des­afor­tu­na­do ac­ci­den­te? La se­rie Thes­tair­ca­se no lo de­ja muy cla­ro, pe­ro ra­ti­fi­ca el éxi­to de las pro­duc­cio­nes so­bre crí­me­nes ver­da­de­ros y nues­tra afi­ción a ju­gar a los

SoHo - Censurado (Colombia) - - Web Tv -

La lla­ma­da de Mi­chael Pe­ter­son a la lí­nea de emer­gen­cia el 9 de di­ciem­bre de

2001 es an­gus­tian­te. En la gra­ba­ción se le es­cu­cha de­ses­pe­ra­do pi­dien­do ayu­da pa­ra su es­po­sa, quien aca­ba de caer­se de las es­ca­le­ras y ya­ce in­cons­cien­te, pe­ro aún con vida. Sin em­bar­go, pa­ra cuan­do las am­bu­lan­cias lle­gan, Kath­leen Pe­ter­son, una em­pre­sa­ria mi­llo­na­ria de 48 años, es­tá muer­ta. Una de las pri­me­ras es­ce­nas del do­cu­men­tal The Stair­ca­se, del fran­cés Jean-xa­vier de Les­tra­de —ga­na­dor en 2001 del Ós­car por el do­cu­men­tal Mur­der on a Sun­day Mor­ning — mues­tra a Mi­chael Pe­ter­son re­co­rrien­do su man­sión en la ciu­dad de Dur­ham, Ca­ro­li­na del Nor­te, y ex­pli­can­do la se­cuen­cia de lo ocu­rri­do esa no­che. Se­gún su tes­ti­mo­nio, él y Kath­leen ha­bían es­ta­do ha­blan­do y be­bien­do vino jun­to a la pis­ci­na has­ta que en al­gún pun­to, avan­za­da la no­che, ella de­ci­dió ir­se a la ca­ma y él, que­dar­se un ra­to más. Po­co des­pués, cuan­do tam­bién él de­ci­de ir­se a dor­mir, en­tra a la ca­sa y se en­cuen­tra con su ago­ni­zan­te mu­jer ti­ra­da a los pies de la escalera. Las pri­me­ras reacciones son uná­ni­mes y apun­tan a un

ac­ci­den­te; una caí­da fa­tal pro­vo­ca­da, en­tre otras co­sas, por la mez­cla de al­cohol y Va­lium —Kath­leen lo usa­ba pa­ra ayu­dar­se a dor­mir—. Es­tán res­pal­da­das por ob­ser­va­cio­nes tan sub­je­ti­vas co­mo ge­ne­ra­li­za­das: era una pa­re­ja per­fec­ta y Mi­chael es en­can­ta­dor e inofen­si­vo. Y sí, uno ve al tipo que apa­re­ce en pan­ta­lla, un es­cri­tor me­dia­na­men­te re­co­no­ci­do has­ta ese mo­men­to, y pien­sa que po­dría ser su ami­go. Es con­ver­sa­dor, son­rien­te y pro­yec­ta la tran­qui­li­dad pro­pia de un inocen­te.

A pe­sar de la ima­gen de tipo bo­na­chón, las cer­te­zas so­bre lo ocu­rri­do em­pie­zan a res­que­bra­jar­se pron­to. Pri­me­ro son las fo­tos que mues­tran el cuer­po de Kath­leen ro­dea­do por un charco de san­gre y las man­chas ro­jas en la pa­red, pues la ló­gi­ca in­di­ca que una sim­ple caí­da se­ría mu­cho me­nos es­can­da­lo­sa. Lue­go vie­ne la au­top­sia y las imágenes de las la­ce­ra­cio­nes en la ca­be­za, que tam­bién retan la ex­pli­ca­ción del tras­pié y que lle­van a la aper­tu­ra del jui­cio del Es­ta­do con­tra Mi­chael Pe­ter­son.

Fren­te a los es­tra­dos, el pro­pio acu­sa­do de­ci­de con­ver­tir su ca­so en un do­cu­men­tal, lan­za­do pri­me­ro en 2004 con ocho epi­so­dios, a los que se le su­ma­ron dos más en 2012 y otros tres que Net­flix es­tre­nó re­cien­te­men­te. Cuan­do co­men­zó no po­día sos­pe­char que trans­cu­rri­rían más de 15 años, ocho de los cua­les pa­sa­ría en la cár­cel, pa­ra lle­gar a un fi­nal.

Ya en el se­gun­do capítulo las co­sas em­pie­zan a com­pli­car­se. Una a una las prue­bas pre­sen­ta­das por la fis­ca­lía le dan ve­ro­si­mi­li­tud a la hi­pó­te­sis de un ase­si­na­to a san­gre fría co­me­ti­do por el es­po­so. Se de­mues­tra, por ejem­plo, que Mi­chael es bi­se­xual y que so­lía te­ner re­la­cio­nes ex­tra­ma­ri­ta­les con otros hom­bres, lo que es usa­do pa­ra po­ner en en­tre­di­cho la su­pues­ta re­la­ción idí­li­ca de los Pe­ter­son. O que ha­bía men­ti­do so­bre las con­de­co­ra­cio­nes que ha­bía re­ci­bi­do du­ran­te su par­ti­ci­pa­ción en el gue­rra de Viet­nam. Eso, su­ma­do al he­cho de que años atrás ha­bía es­ta­do vin­cu­la­do a la muer­te de otra mu­jer en Ale­ma­nia —cu­yo cuer­po, pa­ra col­mo, apa­re­ció a los pies de una escalera—, ha­ce que en el ter­cer epi­so­dio uno ya no du­de de su cul­pa­bi­li­dad.

Pe­ro na­da es así de trans­pa­ren­te en los ca­sos de crí­me­nes ver­da­de­ros, por­que más tar­de uno se en­te­ra­rá de de­cla­ra­cio­nes men­ti­ro­sas, exá­me­nes mal he­chos, omi­sio­nes ma­lin­ten­cio­na­das, in­tere­ses os­cu­ros y teo­rías al­ter­na­ti­vas —la más exó­ti­ca no es­tá re­co­gi­da en el pro­gra­ma, pe­ro sos­tie­ne que el ata­que de un búho fue el cau­san­te del ac­ci­den­te—. Por eso cuan­do ter­mi­nan los 13 epi­so­dios uno ya no sa­be na­da de na­da. Y es pre­ci­sa­men­te por las fluc­tua­cio­nes en­tre cer­te­zas y du­das que el pú­bli­co per­ma­ne­ce fiel a es­tas his­to­rias, a pe­sar de te­ner que tra­gar­se ho­ras en­te­ras de au­dien­cias som­ní­fe­ras.

Pro­duc­cio­nes co­mo la pro­pia Mur­der on a Sun­day Mor­ning (2001), Ma­king a Mur­de­rer (2015), el pod­cast Se­rial (2014) o la in­quie­tan­te Ge­nio del mal (2018), en­tre mu­chas otras, han lo­gra­do con­ver­tir en en­tre­te­ni­mien­to el la­do más os­cu­ro del sis­te­ma pe­nal, so­bre to­do el es­ta­dou­ni­den­se, que pro­du­ce guio­nes mu­cho más re­tor­ci­dos de los que po­drían ocu­rrír­se­le al más ima­gi­na­ti­vo no­ve­lis­ta. Pe­ro no so­lo eso, tam­bién han he­cho tam­ba­lear la con­fian­za de la gen­te en su apa­ra­to ju­di­cial y han crea­do un sis­te­ma iné­di­to en el que detectives y jue­ces, cris­pe­tas en mano, se sien­tan aho­ra del otro la­do de la pan­ta­lla. .

UNA TEO­RÍA EXÓ­TI­CA DI­CE QUE LA MUER­TE DE KATH­LEEN FUE PRO­VO­CA­DA POR UN BÚHO.

Mi­chael y Kath­leen for­ma­ban, se­gún las per­so­nas que los ro­dea­ban, una pa­re­ja per­fec­ta.

Al pie de es­ta escalera y so­bre un charco de san­gre fue en­con­tra­do el cuer­po de Kath­leen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.