MI HE­REN­CIA MAL­DI­TA

El pri­mo­gé­ni­to de Pa­blo Es­co­bar, en jui­cio por la­va­do de ac­ti­vos en Ar­gen­ti­na, cuen­ta que el úni­co “de­li­to” del que lo pue­den acu­sar es ser hi­jo de su pa­dre.

SoHo - Censurado (Colombia) - - Testimonio - Por Se­bas­tián Ma­rro­quín

Re­sul­ta que la úni­ca evi­den­cia in­cri­mi­na­to­ria de la que se va­len unos po­cos jue­ces y fis­ca­les ar­gen­ti­nos es nues­tra con­di­ción de ser “el hi­jo” y “la viu­da de” pa­ra acu­sar­nos de ser “co­la­bo­ra­do­res esen­cia­les” de una su­pues­ta ope­ra­ción “his­tó­ri­ca” de la­va­do de di­ne­ro. El de­li­to: ha­ber­le pre­sen­ta­do a un exi­to­so abo­ga­do ar­gen­tino, Mateo Cor­vo Dol­cet, un en­ton­ces repu­tado em­pre­sa­rio co­lom­biano a quien mi ma­dre co­no­ció en un even­to pú­bli­co or­ga­ni­za­do por ella en 2007, en Me­de­llín, lue­go de no ha­ber pi­sa­do Co­lom­bia por 13 años. A esa ciu­dad ha­bía lle­ga­do en com­pa­ñía del pres­ti­gio­so ar­qui­tec­to Da­niel Sil­ber­fa­den, pre­si­den­te de la So­cie­dad Cen­tral de Ar­qui­tec­tos de Ar­gen­ti­na, con el fin de atraer po­si­bles in­ver­sio­nis­tas que pu­die­ran in­tere­sar­se en com­prar­le a ella un te­rreno que la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de ese país ha­bía or­de­na­do de­vol­ver­le des­pués de una ex­haus­ti­va pe­ri­cia con­ta­ble. Se hi­cie­ron va­rios desa­yu­nos em­pre­sa­ria­les en un re­co­no­ci­do ho­tel de la ciu­dad a los que asis­tie­ron ar­qui­tec­tos co­lom­bia­nos, em­pre­sa­rios de Ca­ma­col y cons­truc­to­res muy re­co­no­ci­dos, y no se dis­tin­guía en­tre los asis­ten­tes el nom­bre de nin­gún nar­co.

De he­cho, el ar­qui­tec­to Sil­ber­fa­den y mi ma­dre co­no­cie­ron en ese even­to a quien el dia­rio El Es­pec­ta­dor des­cri­bió re­cien­te­men­te co­mo un “… hom­bre que po­só por

más de tres dé­ca­das co­mo uno de los ga­na­de­ros más prós­pe­ros del país” (1), en re­fe­ren­cia a Jo­sé Bay­ron Pie­drahí­ta Ce­ba­llos.

El juez fe­de­ral de Mo­rón, Nés­tor Barral, y los tres fis­ca­les de­li­be­ra­da­men­te omi­ten ha­cer re­fe­ren­cia a la con­tun­den­cia de las prue­bas que nos ab­suel­ven y ale­gan que de­bi­do a nues­tro pa­ren­tes­co con Pa­blo Es­co­bar pa­re­cie­ra ape­nas ló­gi­co que no­so­tros su­pié­ra­mos to­do el pa­sa­do cri­mi­nal de Pie­drahí­ta, al­go que ni la DEA, la Fis­ca­lía de Co­lom­bia o los me­dios de co­mu­ni­ca­ción sa­bían.

La reali­dad es que Pie­drahí­ta, hoy pe­di­do por Es­ta­dos Uni­dos en ex­tra­di­ción por so­bor­nar a un agen­te fe­de­ral, no re­gis­tra has­ta 2018 con­de­na al­gu­na en nin­gún país. Mi ma­dre y yo que­da­mos ató­ni­tos, así co­mo el ac­tual go­ber­na­dor de An­tio­quia, Luis Pé­rez Gu­tié­rrez, quien en de­cla­ra­cio­nes a Ca­ra­col Ra­dio en di­ciem­bre de 2017 re­co­no­ció ha­ber te­ni­do dos reunio­nes con Pie­drahí­ta du­ran­te sus cam­pa­ñas po­lí­ti­cas. “El se­ñor Pé­rez Gu­tié­rrez ar­gu­men­tó que Jo­sé Bay­ron Pie­drahí­ta es un em­pre­sa­rio re­co­no­ci­do en An­tio­quia: ‘Creo que us­te­des, los pe­rio­dis­tas, lo co­no­cen, lo co­no­cen los otros em­pre­sa­rios’” (2).

A Pie­drahí­ta lo co­no­cí en Bue­nos Ai­res en 2008. Traía un su­ple­men­to es­pe­cial de la re­vis­ta Se­ma­na ti­tu­la­do El po­der pai­sa, pu­bli­ca­do en oc­tu­bre del año 2007. Re­cuer­do que la abrió y me se­ña­ló un ar­tícu­lo ti­tu­la­do Con mar­ca re­gio­nal, di­cién­do­me: “Es­te soy yo, y es­ta que es­tá acá es mi em­pre­sa”. En el su­ple­men­to apa­re­cían las me­jo­res em­pre­sas del de­par­ta­men­to, en­tre las cua­les se des­ta­có a Su­ba­gau­ca, pro­pie­dad del se­ñor Pie­drahí­ta, co­mo una de las más prós­pe­ras, in­no­va­do­ras y pu­jan­tes de An­tio­quia.

El Se­na­do de la Re­pú­bli­ca de Co­lom­bia hi­zo una Men­ción de Re­co­no­ci­mien­to al Fri­go­rí­fi­co del Cau­ca pa­ra “con­me­mo­rar” los diez años de vida de una de las tan­tas em­pre­sas de Pie­drahí­ta. Así cons­ta en su re­so­lu­ción n.° 135 del 23 de fe­bre­ro de 2009, en la que ha­ce una cla­ra “exal­ta­ción a la la­bor desa­rro­lla­da en be­ne­fi­cio del sec­tor pe­cua­rio del país” y des­ta­ca a “su equi­po hu­mano y es­pe­cia­li­za­do”.

CRE­CÍ EN­TRE NAR­COS Y BAN­DI­DOS, Y POR ELLO ME CON­SI­DE­RO CON CA­PA­CI­DAD PA­RA RE­CO­NO­CER DE LE­JOS A MU­CHOS. PE­RO EL JO­SÉ BAY­RON PIE­DRAHÍ­TA QUE CO­NO­CÍ ERA UN HOM­BRE DI­FE­REN­TE.

Re­cién el 26 de sep­tiem­bre de 2009, es de­cir más de un año des­pués de que mi ma­dre ac­tuó co­mo una le­gal co­mi­sio­nis­ta in­mo­bi­lia­ria en el ne­go­cio que se le re­pro­cha, El Es­pec­ta­dor arro­jó pri­me­ro elo­gios y lue­go sos­pe­chas so­bre Su­ba­gau­ca S. A. “En diez años de ac­ti­vi­dad, Su­ba­gau­ca trans­for­mó el con­cep­to de la subas­ta tra­di­cio­nal y hoy es lí­der en la co­mer­cia­li­za­ción de ga­na­do. Sus lo­gros eco­nó­mi­cos es­tán de­bi­da­men­te acre­di­ta­dos” (3).

Lue­go cues­tio­nó la apa­ri­ción de dos de los her­ma­nos Ochoa Vás­quez en­tre sus ac­cio­nis­tas, Juan Da­vid y Jor­ge Luis, quie­nes en el pa­sa­do se so­me­tie­ron vo­lun­ta­ria­men­te a la jus­ti­cia, con­fe­sa­ron sus crí­me­nes, en­tre­ga­ron bie­nes pa­ra la re­pa­ra­ción de víc­ti­mas y pa­ga­ron la to­ta­li­dad de sus sen­ten­cias. Pa­re­cie­ra ser que, aun­que ha­yan pur­ga­do sus con­de­nas y cum­pli­do tras las re­jas, en la ca­lle siem­pre se per­mi­ti­rá til­dar de “sospechosa” cual­quier ac­ti­vi­dad que reali­ce el con­de­na­do, co­mo si las pe­nas no ven­cie­ran nun­ca y esas per­so­nas per­die­ran pa­ra siem­pre el de­re­cho a tra­ba­jar.

Cre­cí en­tre nar­cos y ban­di­dos, y por ello me con­si­de­ro con ca­pa­ci­dad pa­ra re­co­no­cer de le­jos a mu­chos. Pe­ro el Pie­drahí­ta que yo co­no­cí era un hom­bre di­fe­ren­te, de bue­nos modales, bien ves­ti­do con tra­je y cor­ba­ta, na­da os­ten­to­so; an­da­ba siem­pre con sus hi­jos y su es­po­sa, sin guar­daes­pal­das; pa­ga­ba con tar­je­tas de cré­di­to a su nom­bre, no usa­ba efec­ti­vo, no da­ba pro­pi­nas exa­ge­ra­das y ha­bla­ba de Dios.

To­das sus transac­cio­nes las hi­zo a nom­bre pro­pio y an­te no­ta­rio pú­bli­co fue­ron ban­ca­ri­za­das a tra­vés del Ban­co BNP Pa­ri­bas, uno de los más pres­ti­gio­sos de Eu­ro­pa, cum­plien­do con los re­qui­si­tos le­ga­les, fue­ron de­cla­ra­dos to­dos sus mo­vi­mien­tos a la AFIP (Ad­mi­nis­tra­ción Fe­de­ral de In­gre­sos Pú­bli­cos) a tal pun­to que pa­sa­ron ¡diez años! y esas ope­ra­cio­nes nun­ca fue­ron ob­je­ta­das. ¿Có­mo po­dría­mos ayu­dar­le a la­var a Pie­drahí­ta lo que ya for­ma­ba par­te de los au­di­ta­dos cir­cui­tos fi­nan­cie­ros in­ter­na­cio­na­les?

Pie­drahí­ta y sus em­pre­sas in­gre­sa­ron el pri­me­ro de sep­tiem­bre de 2016 en

¿ PUE­DE CREER­SE QUE YO, SIEN­DO — CO­MO AFIR­MA EL JUEZ— “EL HI­JO DE”, FIR­MA­RÍA UN RE­CI­BO POR UNA CO­MI­SIÓN IN­MO­BI­LIA­RIA A SA­BIEN­DAS DE QUE SE TRA­TA DE UN DI­NE­RO NAR­CO?

la Lis­ta Clin­ton. Re­cién ¡ocho años des­pués! fue que es­te se­ñor pa­só a ser un sos­pe­cho­so pa­ra la jus­ti­cia es­ta­dou­ni­den­se. Mi ma­dre es­ta­ba ha­bi­li­ta­da le­gal­men­te en Ar­gen­ti­na a tra­vés de Ne­xo Ur­bano S. A. pa­ra co­brar una co­mi­sión es­tán­dar de mer­ca­do del 4,5 por cien­to al abo­ga­do Cor­vo, quien le abo­nó de su pro­pio di­ne­ro, no de Pie­drahí­ta, una co­mi­sión de 101.000 dó­la­res que tar­dó has­ta tres años en pa­gar­le a cuen­ta­go­tas. Así lo ra­ti­fi­ca­ron mi ma­dre y el se­ñor Cor­vo en sus res­pec­ti­vas de­cla­ra­cio­nes al juez de la cau­sa.

Por eso fir­mé tran­qui­la­men­te, y en nom­bre de mi ma­dre, un re­ci­bo le­gal en el que cons­ta­ba to­da la ope­ra­ción in­mo­bi­lia­ria y has­ta el pro­pio nom­bre del se­ñor Pie­drahí­ta. Esa es la apa­ren­te prue­ba rei­na en la que se ba­sa el juez pa­ra pro­ce­sar­nos, cuan­do en reali­dad es la que de­be­ría ab­sol­ver­nos, ade­más de una trein­te­na de evi­den­cias irre­fu­ta­bles que fue­ron to­tal y de­li­be­ra­da­men­te ig­no­ra­das.

¿Sin­ce­ra­men­te pue­de creer­se que yo, sien­do —co­mo afir­ma el juez— “el hi­jo de”, fir­ma­ría un re­ci­bo por una co­mi­sión in­mo­bi­lia­ria a sa­bien­das de que se tra­ta de un di­ne­ro nar­co? Ni lo­co que es­tu­vie­ra. Y con to­do gus­to me so­me­to a una pe­ri­cia psi­quiá­tri­ca. Jus­ta­men­te si fir­mé es por­que ni yo, ni mi ma­dre, ¡ni Co­lom­bia en­te­ra!, te­nía­mos la mí­ni­ma sos­pe­cha del hoy cues­tio­na­do em­pre­sa­rio. Me acu­san por no ha­ber he­cho un tra­ba­jo que de­bie­ron ha­cer los or­ga­nis­mos de In­te­li­gen­cia y Po­li­cía. No so­mos cóm­pli­ces de ac­to ilí­ci­to al­guno.

Ape­nas en 2016 fue que to­mó es­ta­do pú­bli­co la in­ves­ti­ga­ción con­tra Pie­drahí­ta y des­de el año 2009 no tu­vi­mos más con­tac­to con él. Las in­ter­cep­ta­cio­nes te­le­fó­ni­cas, de co­rreos elec­tró­ni­cos y men­sa­jes así lo de­mues­tran. Mi ma­dre le pre­sen­tó a Cor­vo mu­chos otros re­co­no­ci­dos em­pre­sa­rios ar­gen­ti­nos y fon­dos de in­ver­sión es­ta­dou­ni­den­ses, co­mo lo afir­mó el abo­ga­do en su tes­ti­mo­nio an­te la W Ra­dio (4).

El pe­rio­dis­ta ar­gen­tino Raúl Koll­mann es­cri­bió en el dia­rio Pá­gi­na 12 una no­ta de opi­nión ti­tu­la­da Una dia­blu­ra en la cau­sa del Ca­fé de los An­ge­li­tos (5) en la que re­su­me lo si­guien­te:

“Hu­bo una per­so­na, de un to­tal de 99, que in­vir­tió una par­te muy mi­no­ri­ta­ria en un pro­yec­to in­mo­bi­lia­rio. Y no fue­ron 15 mi­llo­nes de dó­la­res, sino me­nos de una quin­ta par­te de esa ci­fra.

“La in­ver­sión se ins­cri­bió en los li­bros so­cie­ta­rios y en la Ins­pec­ción Ge­ne­ral de Jus­ti­cia. To­do fue au­di­ta­do por uno de los gi­gan­tes en la ma­te­ria. Más de la mi­tad de los fon­dos pro­vi­nie­ron de un ju­ga­dor de fút­bol mun­dial­men­te co­no­ci­do.

“La viu­da y el hi­jo de Pa­blo Es­co­bar no le com­pra­ron ni le ven­die­ron na­da al su­pues­to nar­co­tra­fi­can­te. Co­bra­ron una co­mi­sión por la que fir­ma­ron un re­ci­bo, cuan­do pu­die­ron ha­ber ocul­ta­do su par­ti­ci­pa­ción.

“Las ope­ra­cio­nes se hi­cie­ron en 2008, ocho años an­tes de la exis­ten­cia de un anun­cio de la DEA de que es­tá in­ves­ti­gan­do al su­je­to y cuan­do el su­pues­to ga­na­de­ro via­ja­ba por el mun­do, en­tra­ba y sa­lía de Co­lom­bia con su pro­pio nom­bre.

“De es­te com­bo y siem­pre con la mi­ra­da pues­ta en con­gra­ciar­se con Was­hing­ton, (Pa­tri­cia) Bull­rich (mi­nis­tra de Se­gu­ri­dad) se des­pa­chó con que el go­bierno des­cu­brió una gi­gan­tes­ca ope­ra­ción

LA VIDA ME PO­NE A ELE­GIR EN­TRE DE­CLA­RAR PÚ­BLI­CA­MEN­TE MI IN­DIG­NA­CIÓN O RE­SIG­NAR­ME Y ACEP­TAR QUE SU­FRI­RÉ ETER­NA­MEN­TE ES­TE MIS­MO BULL­YING JU­DI­CIAL Y ME­DIÁ­TI­CO QUE DES­DE NI­ÑO CO­MEN­ZÓ A ACE­CHAR­ME.

Pa­blo Es­co­bar; su es­po­sa, Ma­ría Vic­to­ria Henao, y sus dos hi­jos, Juan Pa­blo y Ma­nue­la.

La vida fa­mi­liar de Es­co­bar, dos años an­tes de su muer­te en Me­de­llín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.