El que pe­ca y re­za no em­pa­ta

Te­ner gua­ya­bo es, en sí mis­mo, al­go bas­tan­te di­fí­cil de so­bre­lle­var. Así que, por fa­vor, no les su­me a las ar­ca­das, al do­lor de ca­be­za y a la des­hi­dra­ta­ción los pro­ble­mas que le pue­de traer ha­cer ejer­ci­cio en ese es­ta­do.

SoHo - Censurado (Colombia) - - En Forma -

El gua­ya­bo se res­pe­ta. Uno no pue­de ir por la vi­da des­pués de una no­che de co­pas

dig­na de Bu­kows­ki o Bau­de­lai­re que­rien­do ir al gim­na­sio. Los mo­ti­vos, a pe­sar de ser ob­vios, pue­den lle­gar a sor­pren­der­lo. Si le­van­tó más de una bo­te­lla ano­che qué­de­se quie­to en la ca­ma has­ta que su ca­be­za de­je de mar­ti­llar. Si no lo sa­bía, el con­su­mo de al­cohol pro­du­ce aci­do­sis, un es­ta­do en el que el ex­ce­so de áci­dos en los te­ji­dos mus­cu­la­res y en la san­gre, su­ma­do a la pro­duc­ción de áci­do lác­ti­co du­ran­te una ru­ti­na pro­me­dio de ejer­ci­cio, au­men­tan el ries­go de su­frir le­sio­nes mus­cu­la­res.

Ade­más, cuan­do to­ma, su or­ga­nis­mo reac­cio­na au­men­tan­do la pro­duc­ción de in­su­li­na en el cuer­po. Es­to no so­lo le da una ma­yor sen­sa­ción de ham­bre, sino tam­bién un po­co de tem­blor, ta­qui­car­dia, ansiedad y do­lor de ca­be­za. ¿Al­guno de es­tos sín­to­mas le sue­na fa­mi­liar?

Tam­bién ha­brá no­ta­do que du­ran­te el gua­ya­bo su cuer­po sien­te ma­yor can­san­cio y la vi­sión se vuelve bo­rro­sa. To­do es­to pro­duc­to de la di­la­ta­ción de los va­sos san­guí­neos, la dis­mi­nu­ción de la glu­co­sa en la san­gre y la tra­di­cio­nal des­hi­dra­ta­ción. En­ton­ces, cuan­do us­ted quie­re ser una per­so­na “res­pon­sa­ble” y apli­car eso de que el que pe­ca y re­za em­pa­ta, lo que es­tá ha­cien­do es po­ner en ries­go su sa­lud.

Es me­jor que se tra­gue el sen­ti­mien­to de cul­pa, pues los múscu­los no es­tán en óp­ti­mas con­di­cio­nes y ne­ce­si­tan re­po­so. No de­je su ca­ma y ni se le ocu­rra des­per­tar a su pa­re­ja.

Me­jor pren­da el te­le­vi­sor y pón­ga­se a hi­ber­nar. Pe­ro evi­te las pe­lí­cu­las de ac­ción y de te­rror, ten­ga en cuen­ta que la fre­cuen­cia car­dia­ca del en­gua­ya­ba­do au­men­ta y tan­to es­tas co­mo ha­cer ejer­ci­cio la ele­va­rían to­da­vía más. Co­néc­te­se con su yo in­te­rior y de­je que su co­ra­zón se tran­qui­li­ce. Y co­mo la des­hi­dra­ta­ción pue­de cau­sar ago­ta­mien­to y ca­lam­bres, sue­ro y una ven­ta­na abier­ta son la fórmula del éxi­to.

Si no se aguan­ta las ga­nas de ejer­ci­tar­se, ha­ga bi­ci­cle­ta es­tá­ti­ca, elíp­ti­ca o una ca­rre­ra sua­ve du­ran­te má­xi­mo trein­ta mi­nu­tos. .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.