CAM­PEÓN DE NAL­GA­DAS

El 8 del mes 8 es el día in­ter­na­cio­nal del span­king (nal­ga­das), to­do por­que si se gi­ra es­te nú­me­ro da­rá la for­ma del cu­lo. ¿Se ha ima­gi­na­do có­mo es un tor­neo de es­te fe­ti­che se­xual? Al­re­de­dor del mun­do se rea­li­zan cien­tos ese día, y Soho es­tu­vo en la terc

SoHo - Censurado (Colombia) - - Clandestino - POR: JUAN DE FRONO

SUETONIO

Suetonio no es un nom­bre real. Así se lla­mó un his­to­ria­dor ro­mano en épo­cas de los em­pe­ra­do­res Tra­jano y Adriano, ha­ce ca­si 2000 años. Pe­ro aquí, en es­te ins­tan­te, no es un nom­bre real. Es el seu­dó­ni­mo que M., un abo­ga­do de 28 años, tri­gue­ño, 1,80, con ras­gos afro, mio­pe, li­ge­ra­men­te en­cor­va­do, usa en el mun­do del BDSM ( bon­da­ge, do­mi­na­ción, sa­dis­mo-su­mi­sión y ma­so­quis­mo).

Es el se­gun­do sá­ba­do de agos­to, el día de La Trans­nal­ga­da, el ter­cer tor­neo de nal­ga­das que se rea­li­za en Me­de­llín. Suetonio se le­van­ta a las sie­te. Lo pri­me­ro que ha­ce, co­mo to­dos los ga­fu­fos del mun­do, es bus­car sus len­tes y po­nér­se­los. Aho­ra es M. En su ca­sa, un se­gun­do pi­so en el ba­rrio Ni­quía, en el mu­ni­ci­po de Be­llo, a na­da de Me­de­llín. Su ma­dre lo lla­ma M. y a su ce­lu­lar lle­gan men­sa­jes di­ri­gi­dos a M.

M. lo ig­no­ra aho­ra, pe­ro en la no­che, con­ver­ti­do en Suetonio, ga­na­rá el tor­neo y re­ci­bi­rá una me­da­lla ex­plí­ci­ta­men­te ilus­tra­da: la pal­ma de una mano gra­ba­da en la nal­ga iz­quier­da de un per­so­na­je en cuatro. Una fo­to que­da­rá co­mo prue­ba: él, me­dio des­nu­do, le­van­ta­do en bra­zos por otro, co­mo un ver­da­de­ro cam­peón. Son­rien­do.

NADI E

—Es fá­cil —me di­ce Ós­car Da­vid al otro la­do del te­lé­fono—. Te com­pras una ca­mi­si­lla de ma­lla y unos bo­xers trans­pa­ren­tes.

Son las cinco de la tar­de. So­bre Me­de­llín se ex­tien­de un sol du­ro, bri­llan­te y her­mo­so co­mo la piel de un co­co­dri­lo ten­sa­da y abier­ta des­de una mon­ta­ña a la otra. Des­de ha­ce una ho­ra bus­co el atuen­do pa­ra ir a la fies­ta a la que Ós­car Da­vid Ta­ma­yo, un hom­bre de 42, mo­ña per­ma­nen­te so­bre la ca­be­za y cor­te al ra­pe a los la­dos, me ha in­vi­ta­do. La ci­ta es en La Li­cua­do­ra, el lu­gar que él creó en fe­bre­ro de 2016 y que ges­tio­na con una pa­sión pa­re­ci­da a un tor­na­do. Es “un es­pa­cio cul­tu­ral in­de­pen­dien­te orien­ta­do a pro­mo­ver ex­pre­sio­nes mu­si­ca­les, ar­tís­ti­cas o eró­ti­cas”, se lee en la pá­gi­na de Fa­ce­book.

So­lo he­mos ha­bla­do por te­lé­fono. En ca­da con­ver­sa­ción sus pa­la­bras se atro­pe­llan unas con otras, co­mo ani­ma­les sal­va­jes suel­tos en un cuar­to pe­que­ño. En uno de esos in­ter­cam­bios ace­le­ra­dos me con­tó que agos­to es el mes in­ter­na­cio­nal del span­king (nal­ga­das). Con exac­ti­tud, el día 8 del mes 8 por­que es­te nú­me­ro pues­to en for­ma ho­ri­zon­tal son dos nal­gas aco­ge­do­ras y per­fec­tas. Y por es­ta

ce­le­bra­ción Ós­car de­ci­dió, des­de ha­ce tres años, rea­li­zar un tor­neo lo­cal de nal­ga­das, con un po­dio co­mo el de cual­quier even­to de­por­ti­vo: oro, pla­ta y bron­ce.

Pa­ra en­trar a La Trans­nal­ga­da, co­mo se lla­ma el tor­neo en 2018 (por un show tran­se­xual al fi­nal), de­bía cum­plir con la nor­ma de ves­tua­rio. Al­go que re­mi­tie­ra al BDSM. En otras pa­la­bras: cue­ro, lá­tex, ta­ches, trans­pa­ren­cia. So­bre to­do cue­ro, en eso pen­sé cuan­do Ós­car me lo di­jo.

En una tien­da veo una ca­de­na y un co­llar de pe­rro que me pa­re­cen idea­les. Uno de mis gran­des ami­gos, Jor­ge, me acom­pa­ña y me ayu­da a su­je­tar el co­llar en la par­te de atrás, por lo que va­rios ven­de­do­res se mi­ran en­tre sí. No es per­fec­to. Es mu­cho más. Con sus tres hi­le­ras de apli­ques de chu­zos pla­tea­dos co­mien­za a dar­me una idea del hom­bre que se­ré en po­cas ho­ras.

Cuan­do Jor­ge se va, apro­ve­cho pa­ra ca­mi­nar por el cen­tro. En un mo­men­to me sien­to a es­pe­rar a que re­gre­se la ven­de­do­ra de una tien­da de se­xo. El vi­gi­lan­te del pa­sa­je co­mer­cial me di­ce que con se­gu­ri­dad so­lo ce­rró unos mi­nu­tos, por lo que vol­ve­rá. Por la ven­ta­na veo y re­pa­ro en la más­ca­ra ne­gra que quie­ro: ore­jas de fe­lino, ojos de fe­lino, for­ma de fe­lino.

Des­pués de me­dia ho­ra la mu­jer que de­be lle­gar no lle­ga. A las seis so­lo ten­go el co­llar y la co­rrea de pe­rro. No me que­da más tiem­po. Doy vuel­tas y en el pa­tio in­te­rior de un an­ti­guo club con­ver­ti­do en cen­tro co­mer­cial un ma­ni­quí sin ca­be­za ni bra­zos ni pier­nas lu­ce una ca­mi­si­lla ne­gra de ma­lla. Es per­fec­ta pa­ra el co­llar y la co­rrea, pe­ro ten­dré que in­ven­tar­me al­go pa­ra aba­jo. Me la lle­vo. En la tien­da hay otro clien­te que me mi­ra y, co­mo si tu­vie­ra una pa­re­ci­da o me hu­bie­ra vis­to den­tro del ves­tier, me di­ce: —Esa es muy bo­ni­ta. No es lo que pien­so. Más que bo­ni­ta, en es­te ins­tan­te, es ade­cua­da. Pe­ro la be­lle­za, co­mo ya se sa­be, es re­la­ti­va.

SUETONIO

Suetonio ha­bla de ‘us­ted’. Y ha­bla po­co. Apro­ve­cha el sá­ba­do pa­ra avan­zar en un tra­ba­jo es­cri­to que de­be en­tre­gar. Por el mo­men­to no ejer­ce el de­re­cho (“es­tá di­fí­cil”), por lo que se de­di­ca a es­cri­bir lo que otros no pue­den o no desean (en­sa­yos pa­ra co­le­gia­les y uni­ver­si­ta­rios). Mien­tras co­mien­za el día pien­sa en los azo­tes de la no­che. Se en­tre­na. En otras pa­la­bras, se con­cen­tra y pre­pa­ra la men­te pa­ra las nal­ga­das. —To­do es una cues­tión men­tal —di­ce. To­do. Por ejem­plo, M. ig­no­ra­ba que Suetonio se es­con­día en el fon­do de su ce­re­bro. M. vi­vió la ado­les­cen­cia y la ex­plo­ra­ción de la se­xua­li­dad sin ma­yo­res con­tra­tiem­pos. Pe­ro a los 19, cuan­do in­ter­cam­bió por primera vez su cuer­po y ja­deos con una mu­jer —ma­yor que él—, al­go se ilu­mi­nó, se abrió en su men­te.

—El en­cuen­tro me pa­re­ció muy ru­do y vio­len­to. Al mis­mo tiem­po me gus­tó y me dis­gus­tó. Y me pu­se a ave­ri­guar en li­bros e in­ter­net y di con el asun­to del BDSM.

NADI E

Mien­tras el Uber que me tra­jo se ale­ja, me acer­co a la puer­ta del edi­fi­cio y, an­tes de to­car, sa­co el co­llar de un bol­si­llo y me lo pon­go. Fi­nal­men­te: bo­tas, pan­ta­lón verde po­li­cía, ca­mi­si­lla ne­gra, co­llar de pe­rro en el cue­llo y ca­de­na de pe­rro co­mo cin­tu­rón. Es­toy fren­te a una re­ja que de­ja ver las es­ca­le­ras. Es­pe­ro al­gu­nos mi­nu­tos eter­nos. Na­die ba­ja. Na­da se oye. Lla­mo a Ós­car. Le di­go que es­toy en la en­tra­da y apa­re­ce una mu­jer ba­ja, de pe­lo cor­to, tri­gue­ña, un le­ve tra­zo in­dí­ge­na en la mi­ra­da, que mi­nu­tos des­pués sa­bré que es Juan Es­te­ban.

—Te es­ta­ba lla­man­do por la ven­ta­na pa­ra ti­rar­te las lla­ves —di­ce.

Arri­ba, en el ter­cer pi­so, hay es­to: 15 per­so­nas (po­cas to­da­vía, se­rán cin­cuen­ta), un biom­bo im­pro­vi­sa­do que crea un co­rre­dor mí­ni­mo por don­de se

en­tra a un sa­lón gran­de, con pan­ta­lla y me­sas con si­llas. Hay me­dia luz. Hay un pe­que­ño es­ce­na­rio en el fon­do, que se ele­va so­lo unos cuan­tos cen­tí­me­tros del sue­lo. Hay una cruz de San An­drés y un ce­po en el cen­tro. Hay fra­ses en una pa­red: “Pe­ro aún no ha­bía po­di­do ver­te el cu­lo (es­te nom­bre pa­ra mí es el más her­mo­so del se­xo). Ba­tai­lle” o “Juepu­ta, qué ri­co”. Y en la ba­rra del si­tio (por­que se ven­de li­cor) hay una mu­jer con un cor­sé en su tor­so que pre­sio­na sus te­tas des­nu­das y las de­ja co­mo dos pe­que­ñas su­cu­len­tas so­bre un bal­cón, a pun­to de co­men­zar a re­gar­se, cre­cer ha­cia aba­jo.

SUETONIO

M. en­con­tra­ría len­ta­men­te a Suetonio. Pri­me­ro el nom­bre, a raíz de sus es­tu­dios de De­re­cho y su gus­to por la an­ti­gua Ro­ma. Lue­go, a los 23, per­so­nas pa­ra ha­blar y prac­ti­car. Pe­ro to­do len­to, muy len­to, sin te­ner, a di­fe­ren­cia de otros, un ama o un amo per­ma­nen­te o a al­guien con­ti­nuo pa­ra ha­cer­lo (es he­te­ro­se­xual, pe­ro pa­ra los azo­tes le da lo mis­mo hom­bre o mu­jer). Ha si­do una vi­da BDSM su­je­ta al azar y a even­tos co­mo La Trans­nal­ga­da.

Hoy, Suetonio no tie­ne una pre­pa­ra­ción fí­si­ca es­pe­cial pa­ra re­ci­bir los gol­pes que cae­rán so­bre sus nal­gas apre­ta­das. El en­tre­na­mien­to se da en el tiem­po, con la prác­ti­ca. Con otros o au­to­fla­ge­lán­do­se. Pe­ro hoy no. Suetonio gas­ta­rá el día en tra­ba­jar, leer, al­mor­zar, ver te­le­vi­sión, ha­blar por ce­lu­lar, ba­ñar­se y sa­lir a com­prar al­go pa­ra la fies­ta (una pren­da nue­va, co­mo un amu­le­to de la suer­te). Lue­go se en­con­tra­rá con unos ami­gos pa­ra co­mer y lle­ga­rá a La Li­cua­do­ra a las diez, con un mo­rral ne­gro en el que lle­va­rá los cal­zon­ci­llos que es­tre­na­rá y va­rios ju­gue­tes.

NADI E

El lu­gar se lle­na len­ta­men­te. Ós­car Da­vid or­ga­ni­za el so­ni­do, la pan­ta­lla en la que se pro­yec­tan vi­deos se­xua­les y se po­ne una fal­da pa­re­ci­da a la que usan pa­ra bai­lar jo­ro­po. Des­pués al­guien lo ayu­da a ama­rrar­se un cor­sé, se suel­ta el pe­lo, se le- van­ta la fal­da, pa­ra mos­trar na­da de­ba­jo: un pe­ne gran­de y flá­ci­do. Al fi­nal so­lo se de­ja­rá el cor­sé y se pon­drá unas san­da­lias blan­cas con tacón, li­gue­ros y unos cal­zo­nes de mu­jer con un bor­de de en­ca­je.

An­tes de que co­mien­ce el tor­neo, con­ver­so con va­rios de los par­ti­ci­pan­tes. Uno a uno se sien­tan en la me­sa en la que es­toy. Mien­tras los diá­lo­gos su­ce­den, al­re­de­dor se alis­tan los com­pe­ti­do­res: sa­can los ju­gue­tes, se po­nen baby­dolls, cal­zo­nes trans­pa­ren­tes, me­dias, pan­ta­lo­nes de cue­ro. To­do ne­gro, ne­grí­si­mo. O ro­jo, co­mo un en­re­ja­do que se ha pues­to Juan Es­te­ban —la mu­jer que me abrió—, que per­mi­te que sus te­tas ma­ci­zas sal­gan, mi­ran­do con dul­zu­ra la no­che.

La primera con quien ha­blo es XXSM, no­via de Juan Es­te­ban, la mu­jer de las dos pe­que­ñas su­cu­len­tas aso­ma­das en un bal­cón. Ha­ce ocho años lle­gó a la co­mu­ni­dad, se­gún me cuen­ta. Y el des­cu­bri­mien­to del BDSM su­ce­dió con un pro­fe­sor de la uni­ver­si­dad, apo­da­do Mr. H., quien fue su amo du­ran­te 18 me­ses. XXSM me ex­pli­ca el fun­cio­na­mien­to del tor­neo: igual nú­me­ro de azo­ta­do­res o amos ( span­kers) por igual nú­me­ro de azo­ta­dos o su­mi­sos ( span­kees). Diez gol­pes y los azo­ta­do­res ro­tan, pa­ra gol­pear a ca­da uno de los azo­ta­dos.

Ni­ki­ta, di­se­ña­do­ra de mo­das, ta­tua­da, ca­ra am­plia y al­ta co­mo la de un ga­to, me ex­pli­ca otro tér­mino: switch, al­guien que a ve­ces desea ser su­mi­so y otras do­mi­nan­te. Ella lo es. Y me con­fie­sa que no ne­ce­si­ta una pa­re­ja se­xual, pe­ro sí ve­nir aquí, pa­ra azo­tar a al­guien o que la azo­ten. Y tam­bién, mo­vien­do las ma­nos, con una cer­ve­za al la­do y la voz sua­ve, que los or­gas­mos con azo­tes son “len­tos, sen­sua­les”.

De­lord­kano, ba­jo, do­mi­nan­te, 36 años, tres ani­llos en la mano de­re­cha, es­po­sas que cuel­gan de su pan­ta­lón, di­ce: “No me pa­só na­da en la in­fan­cia”. Lo pro­nun­cia co­mo una ad­ver­ten­cia, por­que mu­chas per­so­nas tra­tan de en­con­trar el ori­gen de es­te gus­to en los pri­me­ros años. “Me gus­ta ge­ne­rar do­lor”. Tam­bién acla­ra lo que im­pli­ca ser él, por­que se tie­ne una per­so­na a car­go. Y que to­do de­be ser sano, sen­sa­to y con­sen­sua­do, por lo que es im­por­tan­te el có­di­go de se­gu­ri­dad, un ges­to que le avi­sa al amo cuán­do pa­rar. Y que su ju­gue­te fa­vo­ri­to es el lá­ti­go, el más di­fí­cil de ma­ne­jar, por­que pue­de cor­tar la piel.

Ka­ne­lla Ma­ren­tes, una mu­jer ge­ne­ro­sa con las pa­la­bras y el mo­vi­mien­to de las ma­nos, de pe­chos gran­des, tri­gue­ña, nue­ve años en la co­mu­ni­dad BDSM, do­mi­nan­te, quien no par­ti­ci­pa hoy, me cuen­ta que lo más im­por­tan­te es sa­ber gol­pear, por­que no so­lo se pue­de pro­vo­car un da­ño fí­si­co sino men­tal. Ca­da tan­to se to­ca el pe­lo y asien­te sin pau­sa mien­tras es­cu­cha. Me ex­pli­ca que no es ne­ce­sa­rio mez­clar la se­xua­li­dad ge­ni­tal con el BDSM, por­que pue­den ser pla­ce­res di­vi­di­dos, pues­tos en ca­jo­nes dis­tin­tos. Y tam­bién al­go que so­lo en­ten­de­ré una ho­ra des­pués: que ca­da ob­je­to de­ja una mar­ca par­ti­cu­lar y que a mu­chos do­mi­nan­tes, in­clui­da ella, les gus­ta aca­ri­ciar con ter­nu­ra las nal­gas pa­ra sen­tir es­to.

To­dos me di­rán su nom­bre real. Pe­ro pa­sa­rá a un se­gun­do plano, por­que aquí el po­der se lo lle­van los seu­dó­ni­mos, que son so­no­ros, sig­ni­fi­ca­ti­vos y ex­tra­ños. Qui­zá jus­tos, ya que mu­chos pa­re­cen una su­ce­sión de gol­pes se­cos. Yo, un ex­tra­ño, sin seu­dó­ni­mo, tor­pe, soy na­die, un N. N. Mi nom­bre real no im­por­ta.

SUETONIO

Suetonio se qui­ta la ca­mi­se­ta en un rin­cón. Ac­to se­gui­do se sien­ta pa­ra ha­cer lo mis­mo con los jeans y lo que tie­ne de­ba­jo. En es­ta po­si­ción se po­ne los cal­zon­ci­llos nue­vos. Se ha­ce el lla­ma­do a los span­kees y los span­kers. So­lo han lle­ga­do cinco que pon­drán sus nal­gas al ser­vi­cio, por lo que al­gu­nos amos se que­dan por fue­ra.

Cinco hom­bres azo­tan, en­tre ellos Ós­car Da­vid. Los azo­ta­dos: cuatro mu­je­res blan­cas y Suetonio, el úni­co que es­tá ca­si des­nu­do, so­lo con sus cal­zon­ci­llos ne­gros.

“DES­PUÉS DE LOS AZO­TES HAY GEN­TE QUE SE SIEN­TE TRIS­TE, ABU­RRI­DA, CON RA­BIA. A MÍ ME CALMAN. ME HA­CEN SEN­TIR TRAN­QUI­LO, RE­LA­JA­DO, DIS­TEN­DI­DO”.

Se hi­zo una se­lec­ción de ju­gue­tes, que se pu­sie­ron so­bre una me­sa. Los span­kees se re­cues­tan so­bre so­fás, una me­sa y so­bre el ce­po que an­tes es­ta­ba en el cen­tro y aho­ra con­tra una pa­red. Los amos ca­lien­tan, ha­cer so­nar el lá­ti­go (cra­queo) o se so­plan emo­cio­na­dos las ma­nos. Juan Es­te­ban se­rá el en­car­ga­do de con­tar ca­da se­rie.

El pri­mer azo­te es la pal­ma de la mano. Cin­cuen­ta nal­ga­das, diez de ca­da do­mi­nan­te a ca­da su­mi­so. Suetonio sa­be muy bien que es­to es el ca­len­ta­mien­to, por eso se con­cen­tra, tra­ta de pen­sar en otras co­sas. Pa­ra los gol­pes so­lo se ba­ja los cal­zon­ci­llos atrás. Con la luz es­ca­sa su cuer­po se ve fir­me, las pier­nas lar­gas, la piel más os­cu­ra.

El pú­bli­co es­tá con­cen­tra­do. Lue­go de la pal­ma se ata­ca con el flogger, un lá­ti­go con va­rias co­las, fa­mo­so por un li­bro y una pe­lí­cu­la re­cien­tes de los que so­bra pro­nun­ciar el nom­bre. Uno, dos, tres… diez. Suetonio no di­ce na­da. Una de las mu­je­res gri­ta; otra, la úni­ca que tie­ne za­pa­tos —unos te­nis con alas—, se em­pi­na pa­ra so­por­tar los gol­pes. Na­die se re­ti­ra.

La fus­ta ya co­mien­za a crear mo­re­to­nes en las nal­gas de una de las mu­je­res. Des­pués si­gue la ta­bla ( paddle), por la que al­gu­na pien­sa en re­ti­rar­se. El gol­pe con ella sue­na se­co, am­plio, y de­ja mar­cas gran­des (“el paddle rom­pe”, di­ce uno de los azo­ta­do­res). Dos de las par- ti­ci­pan­tes con­traen la ca­ra, el cuer­po, aguan­tan. El do­lor se les no­ta en la ma­ne­ra co­mo las ma­nos se afe­rran. A mi­tad de es­ta se­rie una le­van­ta el pu­ño —la se­ñal de se­gu­ri­dad— y se re­ti­ra.

La ca­ña, he­cha de ma­de­ra fle­xi­ble, que­ma, eso lo sa­be Suetonio. Es una lí­nea cruel en las nal­gas, por eso res­pi­ra, cie­rra los ojos, se con­cen­tra. El lá­ti­go, que vie­ne des­pués, es el que me­nos pre­fie­re, por­que sa­ber­lo ma­ne­jar y te­ner pun­te­ría es di­fí­cil, y pue­de gol­pear la es­pal­da (lo que pue­de ser pe­li­gro­so) o las ca­de­ras (lo que pue­de rom­per la piel o des­con­cen­trar).

En es­te pun­to las nal­gas de una de las mu­je­res preo­cu­pa a va­rios, in­clui­do Ós­car Da­vid. Co­mo es cos­tum­bre de al­gu­nos do­mi­nan­tes des­pués de gol­pear a ca­da su­mi­so, uno de ellos le ha­bla al oí­do, la aca­ri­cia. Ella, be­lla, pe­lo ne­gro, qui­zá 30 años, qui­zá un po­co me­nos, de nal­gas gran­des y tem­blo­ro­sas, de­ci­de se­guir.

Con el lá­ti­go, los áni­mos suben, el pú­bli­co gri­ta. “Juepu­ta”, se oye de­cir a al­guien, tras el so­ni­do del cue­ro con­tra el ai­re. Uno de los amos, al que lla­man ‘el Se­ñor de los Lá­ti­gos’, mi­ra ca­da tan­to al­re­de­dor, co­mo si es­pe­ra­ra un aplau­so. Mu­chos co­men­tan el es­ta­do de las nal­gas, con múl­ti­ples la­gos ro­jos ba­jo la piel. La de Suetonio per­ma­ne­ce in­tac­ta, o eso pa­re­ce, por­que de cer­ca se al­can­zan a ver al­gu­nas mar­cas le­ves. Él, a di- fe­ren­cia de sus com­pa­ñe­ras, no gri­ta y se man­tie­ne ca­si in­mó­vil.

Des­pués del lá­ti­go se em­plea el ver­ga­jo, una fus­ta a la co­lom­bia­na. Suetonio si­gue, pe­ro otra de las mu­je­res sa­le. An­te la que­ja de una de las su­mi­sas, que se da la vuelta, al­guien des­de el pú­bli­co gri­ta: “Nooo, que no se vol­teen”. La span­kee se que­ja de los gol­pes, que a ve­ces le ro­zan la es­pal­da, por lo que la tie­ne con lí­neas su­per­pues­tas en di­fe­ren­tes di­rec­cio­nes, co­mo la ho­ja de ra­yo­nes de un ni­ño.

Se aca­ban las op­cio­nes de ju­gue­tes. So­lo hay tres su­mi­sos y se de­ci­de im­ple­men­tar una téc­ni­ca li­bre, en la que ca­da azo­ta­dor gol­pea­rá con lo que pre­fie­ra. Co­mien­za. Uno, dos, tres… diez. Trein­ta. Se aca­ba la se­rie y los tres si­guen, ca­si a pun­to de sa­lir. En­ton­ces se de­ci­de co­men­zar otra li­bre en la que no pue­den gi­rar­se des­pués del pa­so de ca­da azo­ta­dor. Uno, tres, cinco, sie­te… diez. Uno, dos, tres… y una de las mu­je­res le­van­ta el pu­ño y sa­le. Uno, cinco, ocho… la otra mu­jer ha­ce lo mis­mo. Y Suetonio, aún con los ojos ce­rra­dos, ca­si qui­nien­tos azo­tes, con la men­te pues­ta en otro lu­gar, ga­na. Y se oyen gri­tos.

NADI E

El tor­neo ter­mi­nó ha­ce cinco mi­nu­tos. El año pa­sa­do fue­ron 700 azo­tes (en el tor­neo de Bo­go­tá se ha lle­ga­do a 1300). El pú­bli­co ha vuel­to a las me­sas. Las span­kees y los span­kers que par­ti­ci­pa­ron ca­mi­nan, van por cer­ve­za, se acer­can a las ven­ta­nas a fu­mar, se cam­bian. Las nal­gas de las mu­je­res re­cién azo­ta­das son ga­la­xias vis­tas des­de el te­les­co­pio es­pa­cial Hub­ble: los mo­re­to­nes son di­ver­sos, sor­pren­den­tes —en ta­ma­ños, co­lo­res y for­mas— y bri­llan co­mo pla­ne­tas o es­tre­llas. Be­bo una ter­ce­ra cer­ve­za mien­tras ha­blo con Ka­ne­lla. A Suetonio to­dos lo abra­zan, lo fe­li­ci­tan. Cuan­do pa­sa cer­ca, me pre­sen­to, lo fe­li­ci­to y le cuen­to qué ha­go aquí. Me ob­ser­va y son­ríe: —¿No se acuer­da de mí? Pien­so: “No, no lo re­cuer­do”. —Yo era el que es­ta­ba en la tien­da en la tar­de.

Ah, aho­ra sí. Y la eti­que­ta de sus cal­zon­ci­llos, la mis­ma de mi ca­mi­si­lla, me mi­ra co­mo que­rien­do de­cir “ho­la”..

Aes­te de­por­te lo co­no­cí mu­cho an­tes de sa­ber cuál era su nom­bre. No re­cuer­do bien dón­de, si en el sa­lón de cla­ses com­pi­tien­do con­tra mis com­pa­ñe­ros o desafian­do a mi pa­dre. En nin­guno de los dos es­ce­na­rios co­se­ché vic­to­rias. Aho­ra, mien­tras el sol de me­dio­día obli­ga a 35 cu­rio­sos a uti­li­zar la mano co­mo una vi­se­ra pa­ra pro­te­ger­se de la luz, veo co­mo Ro­lan­der Fa­ria —apo­da­do ‘Ro­lo’— com­pi­te con­tra Fa­vián Bas­ti­das por el oro en bra­zo de­re­cho. Un em­pa­te a do­ce pun­tos los tra­jo has­ta es­ta ins­tan­cia.

La ci­ta es el do­min­go 26 de agos­to a las on­ce de la ma­ña­na en el Par­que San­tan­der, en pleno cen­tro de Bo­go­tá. Ro­dea­dos por la bu­lla, el tu­mul­to en el que se ca­mu­flan ar­tis­tas y la­dro­nes en la Sép­ti­ma y los ska­ters que azo­tan el sue­lo en­tre el ras­par de la li­ja y el vien­to, cuatro lu­cha­do­res de bra­zo, acom­pa­ña­dos de sus fa­mi­lias, mi­ran aten­ta­men­te los bí­ceps de los fi­na­lis­tas vi­brar vio­len­ta­men­te mien­tras gri­tan apo­yan­do a su pre­fe­ri­do.

Por ser un nú­me­ro im­par de com­pe­ti­do­res, Ós­car de la Cruz —a quien to­dos me pre­sen­tan co­mo ‘el Cam­peón’— ha­ce las ve­ces de juez. No le in­tere­sa com­pe­tir hoy, es­tá con­cen­tra­do en el tor­neo na­cio­nal en Ba­rran­qui­lla, que ha si­do es­qui­vo des­de ha­ce va­rios años. Co­no­ci­do en el mun­do de las ven­ci­das co­mo ‘Rian’, el ba­rran­qui­lle­ro fue sub­cam­peón en la primera ver­sión del cer­ta­men na­cio­nal en la ca­te­go­ría de 80 a 90 ki­lo­gra­mos. En Bo­go­tá al­can­zó la pre­sea de oro y de nue­vo fue a la fi­nal na­cio­nal, en la que se col­gó la me­da­lla de pla­ta. En la ter­ce­ra ver­sión del tor­neo si­guió en el se­gun­do pues­to. Su ma­yor re­to pe­sa 140 ki­los y lo apo­dan ‘De­mo­le­dor’.

Cuan­do co­no­cí a Ós­car des­cu­brí que mi eterno ré­cord de de­rro­tas se de­bía, en par­te, a mi inexis­ten­te fuer­za en los bra­zos, pe­ro tam­bién a la pé­si­ma téc­ni­ca que te­nía y que le­jos de lle­var­me a mi pri­mer gri­to de vic­to­ria, me es­ta­ba acer­can­do a una frac­tu­ra de hú­me­ro. Con­tra­rio a lo que se cree, las ven­ci­das no tie­nen que ver con quien tie­ne el bra­zo más gran­de y lo­gra do­ble­gar al otro sin mo­ver­se. Es­te de­por­te con­sis­te en te­ner la des­tre­za su­fi­cien­te pa­ra ata­car el pun­to dé­bil del ad­ver­sa­rio: de­dos, mu­ñe­cas o an­te­bra­zo, sin rom­per la con­cen­tra­ción un so­lo se­gun­do.

La lu­cha de bra­zos no se en­cuen­tra en los gim­na­sios tra­di­cio­na­les. No es fá­cil ha­llar com­pa­ñe­ros de en­tre­na­mien­to y de no ser por los vi­deos de You­tu­be —tu­to­ria­les y campeonatos gra­ba­dos—, no exis­ti­ría re­fe­ren­te pro­fe­sio­nal al­guno. Es por

es­to mis­mo que to­dos los com­pe­ti­do­res en­tre­nan en sus ca­sas, prac­ti­can so­los en ga­ra­jes, bo­de­gas y par­ques. Los ver­da­de­ros apa­sio­na­dos man­dan a sol­dar sus me­sas uti­li­zan­do me­di­das in­ter­na­cio­na­les y las adap­tan con ban­das y pe­sas pa­ra for­ta­le­cer­se. Po­co a po­co sus bí­ceps aban­do­nan la os­cu­ri­dad pa­ra mos­trar­le al pú­bli­co de qué son ca­pa­ces.

Ha­ce si­glos, cuan­do las gue­rras se dispu­taban más con el cuer­po que con las ar­mas, los co­man­dan­tes ro­ma­nos, ru­sos, chi­nos, fran­ce­ses y afri­ca­nos com­pe­tían con los sol­da­dos más fuer­tes pa­ra de­ci­dir quié­nes de­bían guiar a las tro­pas. Des­de en­ton­ces, el ins­tin­to de pro­bar quién do­mi­na fí­si­ca y men­tal­men­te a los de­más ha des­en­ca­de­na­do un fe­nó­meno glo­bal. El pri­mer tor­neo de ven­ci­das tu­vo lu­gar en Pe­ta­lu­ma, Ca­li­for­nia, en 1954. Po­co des­pués, el armw­restling fue te­le­vi­sa­do por la ca­de­na ABC y de 1969 a 1985 fue el seg­men­to más vis­to del ca­nal. Dos años más tar­de, el de­por­te ha­ría la con­quis­ta de­fi­ni­ti­va de la cul­tu­ra po­pu­lar con Over the Top (tra­du­ci­da co­mo El hal­cón), una cin- ta en la que Syl­ves­ter Sta­llo­ne in­ter­pre­ta­ba a un ca­mio­ne­ro que com­pe­tía en un tor­neo de ven­ci­das con­tra va­rios go­ri­las de pro­por­cio­nes in­dus­tria­les.

Fue esa pe­lí­cu­la la que le en­se­ñó al mun­do que exis­tía un de­por­te que con­sis­tía en ba­jar el bra­zo del opo­nen­te uti­li­zan­do prin­ci­pal­men­te la fuer­za del an­te­bra­zo y el bí­ceps.

Den­tro de una com­pe­ten­cia real, los de­dos, los ten­do­nes de la mano y la mu­ñe­ca desem­pe­ñan un pa­pel de­ter­mi­nan­te: es gra­cias a ellos que se pue­den eje­cu­tar dos

de los mo­vi­mien­tos más co­mu­nes en el de­por­te. El top roll, que con­sis­te en gi­rar la mu­ñe­ca ha­cia afue­ra ata­can­do los de­dos del opo­nen­te, for­man­do una co­bra con el bra­zo, y el hook, en el que la mu­ñe­ca gi­ra ha­cia aden­tro co­mo un gan­cho que acer­ca el pu­ño del ri­val y en don­de la fuer­za del bí­ceps es el ar­ma prin­ci­pal.

En am­bas téc­ni­cas, in­clui­da una ter­ce­ra lla­ma­da shoul­der press —en don­de el hom­bro im­pul­sa­do por el trí­ceps ejer­ce una fuer­za aplas­tan­te— in­ter­vie­nen la es­pal­da, el ab­do­men y las pier­nas. No es sim­ple­men­te ser fuer­te, un mé­to­do bien eje­cu­ta­do con­vier­te to­do el cuer­po en una má­qui­na en la que con­flu­yen en ar­mo­nía per­fec­ta pre­sión, fuer­za y con­cen­tra­ción. Se­gún Ós­car, “más del 40 por cien­to de la vic­to­ria se en­cuen­tra en la téc­ni­ca”.

Las re­glas de ca­da en­cuen­tro son sen­ci­llas: 1. no se pue­de le­van­tar el co­do de la ba­se acol­cho­na­da, 2. la mano que no es­tá pul­sean­do siem­pre de­be to­car una va­ri­lla de me­tal, 3. an­tes de que el juez dé sa­li­da, los hom­bros tie­nen que es­tar pa­ra­le­los a la me­sa, 4. las mu­ñe­cas de­ben es­tar to­tal­men­te rec­tas, es­to con el fin de que am­bos par­ti­ci­pan­tes par­tan en igual­dad de con­di­cio­nes, 5. en ca­so de sol­tar­se, las ma­nos se ama­rran, 6. des­de que un pie to­que el pi­so, el otro se pue­de apo­yar en don­de el com­pe­ti­dor lo desee y 7. las fa­lan­ges de los pul­ga­res siem­pre de­ben ver­se al mo­men­to de co­men­zar.

En es­te de­por­te, uno de los fac­to­res de­ter­mi­nan­tes es la pa­sión, pues se sa­be que el di­ne­ro no es la mo­ti­va­ción de es­tos per­so­na­jes, ya que no hay mu­cho. Los pre­mios se sue­len des­pren­der de la pla­ta que re­co­gen co­mo ins­crip­ción y al no ser un de­por­te tan po­pu­lar, las apues­tas son ín­fi­mas. En­ton­ces ¿qué los mo­ti­va a en­tre­nar más de cuatro ho­ras dia­rias? El ho­nor, res­pon­den mu­chos.

Lo cier­to es que en ca­da en­cuen­tro, a me­di­da que las ve­nas se bro­tan y las fi­bras mus­cu­la­res se ten­sio­nan, uno pue­de ver en los ojos de los com­pe­ti­do­res quién va a ga­nar. Na­da ha­ce más rui­do que la mi­ra­da de un hom­bre que­brán­do­se. Los bí­ceps pue­den tem­blar, los de­dos tor­nar­se mo­ra­dos y las mu­ñe­cas do­blar­se al pun­to de pa­re­cer de go­ma, pe­ro cuan­do los pár­pa­dos se cie­rran len­ta­men­te y los la­bios ar­quea­dos de­ve­lan una evi­den­te frus­tra­ción, es ahí don­de men­te y cuer­po se des­co­nec­tan y la par­ti­da ter­mi­na.

“¡Va­mos, Fa­vián!, ¡du­ro, ‘Ro­lo’!, ¡de­le, de­le, An­der­son, con el hom­bro!” . Hoy se de­fi­ne el es­ca­la­fón de Cun­di­na­mar­ca, en un tor­neo en el que ca­da uno de los par­ti­ci­pan­tes com­pi­te cinco ve­ces, lle­ván­do­se tres pun­tos por ca­da vic­to­ria, sin im­por­tar la di­fe­ren­cia de pe­so en­tre ri­va­les. Des­pués de más de me­dia ho­ra de pul­sos en los que se ven mu­ñe­cas ca­mi­nar so­bre los lí­mi­tes de la la­xi­tud anató­mi­ca, co­dos ro­jos y yugulares palpitantes, la lis­ta ter­mi­na así: ‘Ro­lo’, 12 pun­tos. Fa­vián, 12 pun­tos. An­der­son, 9 pun­tos. Da­vid, 9 pun­tos. Ro­se­ro, 3 pun­tos. Ja­vier, 0 pun­tos.

El des­em­pa­te por el bron­ce otor­ga la sor­pre­sa del día: el triun­fo de An­der­son, un son­rien­te jo­ven de 20 años que sue­le gua­da­ñar en fin­cas, pe­ro que ac­tual­men­te es­tá des­em­plea­do. Sus grue­sos an­te­bra­zos y su apa­ren­te tran­qui­li­dad se im­po­nen so­bre la ex­plo­si­vi­dad de Da­vid, quien en ca­da pul­so trans­for­ma su pá­li­do ros­tro en una cal­de­ra a pun­to de es­ta­llar.

El pú­bli­co mi­ra có­mo ‘Ro­lo’ cla­va su mi­ra­da so­bre los de­dos de Fa­vián en la fi­nal. Los pu­ños se cie­rran. El aga­rre es fir­me. Sus ma­nos es­tán ama­rra­das y Ós­car es­tá a pun­to de dar la sa­li­da. El ros­tro de Fa­vián se trans­for­ma, los múscu­los de su ca­ra se ten­sio­nan y una mue­ca in­có­mo­da re­ve­la que es­tá en aprie­tos. ‘Ro­lo’, sin par­pa­dear y con la tran­qui­li­dad que lo ca­rac­te­ri­zó du­ran­te to­do el tor­neo co­mien­za a gi­rar su mu­ñe­ca mien­tras los de­dos de Fa­vián em­pie­zan a ce­der.

De re­pen­te el án­gu­lo de no­ven­ta gra­dos em­pie­za a ce­rrar­se. ‘Ro­lo’ se des­cuel­ga de la me­sa y em­pu­ja la mano de Fa­vián, el top roll do­bla la mu­ñe­ca de su opo­nen­te y la vic­to­ria es­tá cer­ca. A Fa­vián ya no so­lo le tiem­blan el bra­zo, el pe­cho y las pier­nas. Se co­lo­ca en pun­tas y, sa­can­do la ca­de­ra, ha­ce un úl­ti­mo es­fuer­zo.

En ape­nas 12 se­gun­dos el dor­so de la mano de Fa­vián to­ca la al­moha­di­lla. ‘Ro­lo’ son­ríe y Fa­vián mi­ra al cie­lo, se la­men­ta y ar­quean­do la bo­ca de­ja es­ca­par la mue­ca de un hom­bre de­rro­ta­do. Ós­car le otor­ga los tres pun­tos a ‘Ro­lo’, quien so­lo lle­va ocho me­ses en­tre­nan­do. To­dos se ríen, ha­cen chis­tes y Fa­vián re­cu­pe­ra la son­ri­sa. Una vez con­clui­do el tor­neo si­guen pul­sean­do, es­ta vez pa­ra en­tre­nar y mos­trar­le al pú­bli­co el po­der de ‘Rian’, quien ter­mi­na­rá do­mi­nan­do al cam­peón de la jor­na­da con com­ple­ta tran­qui­li­dad. Pe­ro esa es otra his­to­ria..

SE VIE­RON MU­ÑE­CAS CA­MI­NAR SO­BRE LOS LÍ­MI­TES DE LA LA­XI­TUD ANATÓ­MI­CA, CO­DOS RO­JOS Y YUGULARES PALPITANTES.

FUS­TA

EL BDSM es con­si­de­ra­do, más que un gus­to, un es­ti­lo de vi­da. Una de las re­glas bá­si­cas en sus prác­ti­cas es el SSC: se­gu­ro, sen­sa­to y con­sen­sua­do.

De iz­quier­da a de­re­cha, los cinco span­kees que par­ti­ci­pa­ron: Mai­ra (pla­ta), Paca (bron­ce), XXSM, Ni­ki­ta y Suetonio (oro).

Los de­por­tis­tas en­tre­nan en­tre cuatro y cinco ho­ras dia­rias.

Ós­car de la Cruz do­mi­na a ‘Ro­lo’, el cam­peón de la jor­na­da.

Du­ran­te la com­pe­ten­cia, los lu­cha­do­res de bra­zo que des­can­san su­per­vi­san la pos­tu­ra de los de­más pa­ra pre­ve­nir le­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.